La única manera de derribar a Horner

Tiempo habrá para valorar si nos gusta que Chris Horner gane o no la Vuelta, aunque creo que nunca nos hemos escondido. En ese envite además hay un protagonista mudo pero que posiblemente tenga su opinión formada, y no es otro que Javier Guillén y Unipublic como creadores de la carrera. No quiero saber lo que piensan de un ganador que supera la cuarentena. A pesar de tal singularidad y sembrar tal antecedente, no me parece que las cosas estén para frivolidades.

En todo caso, ciñéndonos a la carrera y las postrimerías del Angliru, esto pinta al caballo estadounidense. Vincenzo Nibali es un globo que lleva días perdiendo aire y no parece en disposición de plantar cara. A pesar de ser el mejor colocado, al italiano las fuerzas le han abandonado y hace unas jornadas que reconoció debilidad, lo peor que se puede hacer en estos casos, cuando admitió que los vatios que arrastraba en el Giro no los ve ni por asomo en la Vuelta.

A pesar de que Thibaut Pinot, Nicolas Roche, Domenico Pozzovivo y compañía nos parecen fenomenales corredores, en especial el irlandés a quien hace días queremos dedicarle unas líneas, corren lejos de los mejores. Por eso la esperanza blanca de que esta Vuelta no caiga en manos de Horner empieza en Alejandro Valverde y termina en Joaquim Rodríguez, bazas buenas en otras circunstancias, pero vapuleadas por los avatares de una temporada que en ambos se alarga desde febrero.

A mí entender a Valverde y Purito les da absolutamente igual ser podio, cuarto, quinto o sexto –ojo la cantidad de segundos y terceros puestos que lleva Valverde este año-. Su única opción de plantear el Angliru es armarla desde abajo y que sea lo que Dios quiera. ¿Vieron lo que hizo Contador en Fuente De? Pues eso. Cada kilómetro de Angliru que pase al lado de Horner es un kilómetro menos para hacerle daño a un ciclista que en los tramos más duros se ha mostrado inaccesible. Ahora mismo todo pasa por buscar hacer daño de lejos y convertir en un calvario el camino a la base del coloso que nace en Riosa.

El terreno del Naranco pudo ser propicio, pero se jugó a la victoria de etapa. Quitada esa ansiedad, el tablero comprende mucho más que la última subida. Es la única carta, la última si no se quiere que Horner le dé a la Vuelta un récord que sinceramente no sé si es lo más recomendable para la reputación de una carrera.

Entradas recomendadas

3 Comentarios

  1. Parece que el hecho de que Horner supere la cuarentena y pueda ganar la Vuelta, es algo que levante dudas… esa sombra que todo lo puede; planeando de nuevo.
    El Angliru y el tiempo nos contará la historia…

  2. Para el redactor: pues la carrera finalmente es para el que se la gane, gústenos o no. Si en esta ocasión tiene 42 años, que gran excepción se hace en una Grande! Dudas Caro? ummmmm pues claro, no más ni menos que las que tuvimos del Tour2013 y otras cuantas. Eso sí saberlo puede llevar también años, aunque no tantos como los de Horner.

    • Con los ciclistas siempre hay dudas… qué pasa con el resto de deportistas???


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.