La unión entre ciclistas es una quimera

Lance Armstrong insta a una unión de ciclistas que en tiempos de zozobra es casi imposible

En una actualidad sin actualidad, metemos cuchara en cualquier macedonia y últimamente Lance Amstrong sale cada vez más, esta vez hablando de la unión de ciclistas.

La situación que ha propiciado toda esta mierda que nos ha caído encima en el ciclismo es notoria.

Equipos al borde de la desaparición, como el CCC, otros que han impuesto o aceptado algún tupo de rebaja en salarios, desde el Bahrain al Mitchelton o Lotto llegando a Astana y sus ancestrales problemas de pago, mucho antes que esta crisis estallara.

Un paisaje poco halagüeño que habrá que gestionar, de la mejor o peor manera y basar en gran parte en el Tour de Francia, que se anuncia para finales de agosto y que implica el 70% de la visibilidad de los equipos del World Tour y entiendo que más para los que no son, pero lo corren.

Un paisaje que por cierto no incluye los equipos que no corren el Tour, de los que nadie habla, y que sin calendario a ver cómo

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Sin embargo, Lance Armstrong, cuya autoridad para hablar de este circo no sé en qué niveles debe estar, se ha dado el gustazo de “asesorar” a los ciclistas profesionales en ejercicio de su profesión.

Ante la crisis del coronavirus y la presión sobre equipos y por ende sobre los corredores, Lance Armstrong ha sacado a relucir un tema que no por viejo está resuelto: la unión de los ciclistas.

Les recomienda que tomen el mando, que se reúnan, hablen y pongan sobre la mesa su papel en todo esto, obviamente capital, dado que ellos son los artistas.

Les dice que es una «oportunidad de oro»… 

Gore 400×100 MArzo2020

 

Aunque no deja de ser curioso que un tipo que salió de este circo a mamporros opine así, lo cierto es que Lance Armstrong no tiene presente que los ciclistas se pueden unir todo lo que quieran que si delante hay mecenas tocados económicamente poco o nada podrán negociar.

Pero no sólo eso, en el caso hipotético que se fragüe una unión de ciclistas ¿quién toma la voz? ¿quién dirige el cotarro?

El pelotón carece de tipos con autoridad desde hace tiempo, cada uno va a lo suyo, cada uno defiende su parcela.

En el pelotón cada uno es hijo de su padre y su madre, hay cientos de intereses, cada uno tiene el suyo, hay miles de sueldos, y nacionalidades, concepciones que es muy difícil casar por muy buena fe que se ponga.

¿Quién renuncia a su trozo de pastel por el bien común?

La historia nos dice que la unión entre ciclistas simplemente no se da, no fragua y menos en un contexto donde muchos ven peligrar, obviamente, su mensualidad, como para pensar en soñar con otras cosas…

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.