La dura vida de la innovación ciclística

Tuvalum

Hace tiempo que pedimos innovación, I+D en ciclismo, algo nuevo, algo que llevarse a la boca que no sea lo de siempre, que a algunos ya nos va bien, y han llegado las Hammer Series, un invento que sin entrar en particularidades ni detalle de su gestación, más que nada porque los desconocemos, nos ha gustado.

Y nos gusta porque es en definitiva adaptar a un terreno de juego, más o menos amplio, un deporte cuya gran definición, el campo sin puertas, es a veces su principal hándicap, pues no es sencillo seguir una carrera ciclista in situ, salvo que te ubiques en el último puerto de una grande o vayas directamente en el coche de organización, ni siquiera equipo, porque a veces algunos ni ven a los ciclistas.

En este caldo de cultivo, poner equipos más reducidos con estrategias muy diferentes a las de la temporada regular, porque el desarrollo no tiene nada que ver, y situarles en el brete de tener que pensar, echar mano de la calculadora, es atractivo de inicio , y me gustaría que si no este formato, se piensen otros o se evolucione lo ya iniciado.

Porque el ciclismo de carretera es terreno bastante complejo para romper esquemas. De las innovaciones más notables que recuerdo estos años podemos encontrar la incursión del sterrato, tanto en la Strade como en alguna parte del Giro, las grandes pendientes, al punto que si el primero va a ritmo de ir caminando, a saber cómo suben los de atrás, y algún reglamento un poco lioso, como aquel de la Vuelta a Polonia que descolgaba bonus en forma de tiempo por el recorrido y no permitía el respiro.

Vemos que en BTT se ha introducido el eliminator, también algunas cronos, que en ciclocross se ha probado la carrera de relevos y que en pista, se impuso la vuelta más larga –The longest lap-, pero que en carretera cuesta. Se hacen en ese sentido una serie de critériums previos a las carreras del WT en Canadá, creo que en Quebec, que sirven para gozo y disfrute del respetable, mientras calienta motores paras las pruebas mayores, que por cierto son de lo mejorcito del año,…

Pero fuera de ahí, poco o nada. Veremos qué suerte corren estas Hammer Series, con ese nombre tan anglosajón de campaña otoñal de velódromo, veremos si entran en el calendario UCI, y no se convierten en elemento de presión y veremos si las figuras muestran el compromiso de Tom Dumolin, quien recién ganado el Giro, fue el Limburgo, a la versión “climb” y estuvo en la pomada.

Imagen de Trek-Segrafedo

INFO

Llévate el Bkool Smart Pro en un precio imbatibleAntes del 15 de junio

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.