Landa bis

Tuvalum

El encaje de objetivos, ciclistas, carreras y bloques en el Team Sky debe ser de una complejidad que los excels que tanto gustó introducir a Brailsford parecen sacar humo. El problema de gestionar un grupo humano de ese nivel y talento es compilado, yo diría que una misión muchas veces imposible, aunque gratificante, porque manejar tanto talento sólo puede satisfacer, si bien la presión no será sencilla de torear.

En ese encaje que decimos se van desvelando las incógnitas. Intocable, es obvio que Chris Froome, único ganador del Tour en activo con Nibali y Contador, tiene derecho al premio gordo e incluso a nombrar su guardia pretoriana a dedo. Este sí, éste no… pues como se ha visto en las tres ediciones que ha ganado el grupo, el equipo, es clave en su suerte.

Así las cosas, los otros roles, que no son menores, van recayendo en las otras estrellas. Ganar el Giro en el Sky no es algo que haya que tomarlo a la ligera, porque sería en definitiva darle al equipo la excelencia que siempre presume buscar.

De ahí la importancia de que el Team Sky confíe en Mikel Landa, porque en esa maraña de grandes victorias que adornan el equipo negro, ni hay una Vuelta, ni un Giro ni casi monumentos.

No sé cómo habrá sido el encaje de Landa en la capitanía de los ingleses en la grande italiana, pero sinceramente yo no lo veía repitiendo experiencia, más que nada porque en el equipo hay muchos nombres que empujan y piden también la oportunidad que Landa ahora va a tener por partida doble.

Geraint Thomas y Wouter Poels principalmente, pero también Sergio Henao, parecían con opciones de dar ese paso adelante y marcarse el número uno en su dorsal. Incluso diría que por recorrido, con una mejor presencia de cronos, no era descabellado que Thomas pudiera tener la oportunidad que merece. No obstante si la renuncia a la capitanía del Giro, implica que el galés esté en las clásicas, bienvenida sea.

Sobre las opciones de Landa en el Giro, qué queréis que os diga. Yo le veo en la terna de ganadores, incluso si algo bueno quiere sacar de esta ultima edición tiene esa crono por las laderas de Chianti que tan bien ejecutó, ahora bien este mismo Giro exhibió muchas dudas, como quedarse cortado en los primeros días que la verdad y un abandono que alimentó todas las conspiraciones y teorías diversas, como si el ciclismo fuera una ciencia exacta.

Para Landa este Giro es calve, fuera de toda duda, pues sería demostrar que lo sobrado que se le vio en 2015 no fue un paréntesis, y también clave para un ciclismo, el español, que necesita aliento para una hornada que envejece y demuestra que no es eterna.

Imagen tomada del FB de Giro de Italia

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.