Los lujos que Peter Sagan se ha ganado

Tuvalum

Hace una semana podíamos hacer nuestras quinielas y apuestas, marcar a éste o aquel, pero lo cierto es que el mundial ahora mismo tiene un nombre, por encima del resto. Peter Sagan ha domado la fiera que los más grandes no pudieron, es sin duda el ciclista de moda y no contento con ello, ha echado el telón a la campaña. Va a ser padre y quiere estar presente. Legítimo.

Cuando Sagan cogió y superó a Kristoff en la recta final de Bergen, nadie recordó su incidente con Cavendish en el Tour ni su complicada primavera, en la que los marcajes le habían amargado la vida. Tampoco lo bien que se le da Suiza…

Sencillamente era su momento, se había ganado el derecho de saborearlo con todo lo que conlleva.

Con todo ya no veremos al irisado corredor, tres años con esa piel, hasta el año que viene. Stop, ya está bien. En esa vida que lleva al 120% de sus posibilidades, donde el tiempo se estira, los años pasan cuales meses y las semanas como si fueran días, Sagan camina por encima de las cien victorias, holgadamente, a la edad a la que muchos explotan.

En esa vida trepidante se ha embarcado en la aventura de ser padre, y eso puede significar otro corredor, más maduro, menos arrojado y quién sabe si con ese chip que a muchos se les enciente con la paternidad. ¿Le aburrirá más el ciclismo de competición? Todo eso, se ha ganado el derecho a saborearlo tranquilo, relajado y lejos del mundanal ruido. Son los lujos de un tres veces campeón del mundo, algo que se dio por última vez con Freire y que tres veces antes en la historia.

El caché de este ciclista a veces demonio, otras angelito, aunque casi siempre en los titulares, ahora mismo es inalcanzable para el 99.9% de los ciclistas. Incluso diría que Froome, el Chris Froome del doblete, no puede amenazar su trono en el corazón y mente de la afición y por ende de las marcas.

Peter Sagan en un acto tras su tercer mundial

Quizá por todo eso que el Bora tiene ya claro y cerrado el plantel para 2018. No ha acabado el mes de septiembre y el equipo, como buenos alemanes, tiene ya la nómina para el próximo año cuando lo competitivo del presente aún no está finiquitado.

Atención porque el paso que dieron el año pasado con Majka y el propio Sagan sigue su curso. Mantienen la columna vertebral con los dos citados más la mano derecha del campeón mundial, Bodnar, el primer líder del Giro, Pöstlberger, el prometedor alemán Buchmann y el checho Konig pero añaden calidad y de la buena.

A saber Daniel Oss, un fichaje para que Sagan gane ya Roubaix, no en vano el melenudo fue clave para Van Avermaet, Peter Kennaugh, el multiherramienta que que viene del Sky, y Davide Formolo que perfectamente podría ser el capitán en el Giro.

Ya veis, algunos pueden permitirse ciertos lujos, ganar tres mundiales es lo que tiene, y si son seguidos ni os cuento.

Imagen de press Bora-Hansgrohe

INFO

Cuida tus articulaciones, esas grandes olvidadas…

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.