Los papeles de Froome

Estamos en terreno de lo desconocido, arena salvaje, un sendero nunca pisado… Chris Froome y su Team Sky han cedido por primera vez el maillot amarillo una vez la carrera ha entrado en fase crítica, con una etapa en los Pirineos, una crono inicial y alguna jornada de montaña más ya disputada. Las preguntas se agolpan, gana el ciclismo.

Hace un año, hoy además, el 14J, en Tour de Francia se levantaba con la noticia de la suspensión de la mitad de la ascensión al Mont Ventoux, por que el “ventoux” soplaba muy fuerte en la cima. El día nacional, con la Provenza colpasada de seguidores y afición, se dejaba en la mitad la subida al monte pelado, teniendo que situar toda la marabunta en la primera parte de la montaña.

Y pasó lo que tenía que pasar, que no había sitio para todos, y la carrera colapsó. Porte, Froome y Mollema acabaron estampados contra una moto bloqueada por el gentío y se desencadenó la locura: Froome con la bici rota, echó a correr a pie montaña arriba, porque sencillamente veía que se le escapaba el Tour.

Ese Froome en crisis, ese corredor atenazado, casi en pánico por ver peligrar su gran desvelo, es el que centra hoy todos nuestros interrogantes, porque a Froome le hemos visto en líder muchas veces, controlando mejor o peor la competición, yo diría que de forma impecable, a la vista del equipazo que le rodea. Ese Froome que en contadas ocasiones se ve en aprietos es un corredor temeroso, dubitativo y casi diría que visceral.

Las imágenes del Ventoux nos vienen a la mente, pero también las del Mont du Chat, todo nervios, brazos arriba, aspavientos, o la del ciclista trabado y carente de swing que entra en la meta de Peyragudes.

Froome perdiendo los papeles, ese sería el titular y ese sería el escenario que quisiéramos ver en la mini jornada de Pirineos que acaba en Foix, una jornada de 101 kilómetros cargada de dureza y mala baba que, a la vista de las diferencias entre los mejores, puede ser una excelente jornada de ciclismo, si los que están en la pomada ponen toda la carne en el asador.

Que el Team Sky muestre la solvencia de antaño no es noticia, que Froome se trabe de esa manera en una rampa sí que lo es. Nos la trae al pairo quién gane el Tour, incluso, bien lo sabéis, si hubiera españoles en la quiniela, a ver Landa qué ocurrencia nos regala hoy, pero ello no nos sustrae de un anhelo, que no es otro que el de ver ciclismo, y eso creo que sí es universal.

Esperemos que el desconcierto reinante regale esa etapa que nos reconcilie con Tour, esa carrera que todo el año esperas, pero que rara vez copa los paladares más exigentes.

Imagen tomada del FB del Team Sky

INFO

Conoce dónde está tu bici en cada momento…

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.