Los malos hábitos del ciclista (vol I)

Nuestra humilde guía para dibujar «el buen ciclista»

Gravel Ride SQR – 300×250

Yo voy tirando ¿eh?

Si alguno de nosotros sufre un contratiempo en forma de pinchazo u otra avería, lo normal, salvo muy honrosas excepciones, es que nos quedemos más solos que la una.

Aquello que decimos: “Yo voy tirando ¿eh? Ya me pillarás”, no sirve de nada.

Hemos de pensar que arreglar un pinchazo no es fácil para todo el mundo y el rato que se pierde hace que atrapar al grupo sea a veces imposible, con el agravante de que nos podemos perder sino conocemos bien el recorrido.

Por tanto, seamos solidarios y amigos de verdad, por el bien de todos y del cicloturismo en general.

Pirinexus 300×250

¿Y los reagrupamientos?

¡Qué mal los hacemos!

Se supone que los reagrupamientos son para esperar a los que no han corrido tanto, unirse a ellos e ir juntos ¿no?

Pues la verdad, no me parece nada efectivo, ya que cuando por fin se han reagrupado con los que corren menos, los que están más fuertes, evidentemente, en pocos metros ya vuelven a tirar y en poco rato se repite el problema y estamos como al principio, los de detrás sacando la lengua para no quedarse solos de nuevo.

¿Quizás tendríamos que hacer reagrupamientos cada tres kilómetros?

¿Por qué no dejar a cada uno que haga lo que crea más conveniente?

Hay que pensar que, normalmente, son en las vueltas a casa cuando nadie habla de reagruparse y es seguramente cuando más tendríamos que esperarnos unos a otros, porque las fuerzas están ya muy menguadas.

Pero bueno, volvamos a la «salida».

¿Verdad que la hacemos todos juntos?

Entonces, ¿por qué no planeamos bien la excursión?

Ciclobrava, 110% cicloturista 

¿No es mejor ponernos de acuerdo calibrando las fuerzas de cada uno y con buen entendimiento entre los colegas crear un grupo pequeño, o grande, pero compacto?

Marchar unidos, siempre vigilando al último.

Llegar juntos sin tener que esperar a nadie.

Si aquel día nos encontramos bien y queremos correr más también lo podemos hacer pero agrupados, tal y como hemos salido y con el consentimiento de todos y así de esta manera nunca se quedará solo el ciclista que ha pinchado  o ha sufrido algún percance.

Estos consejos, y muchos más, se los debo a mi estimado y recordado amigo Ernest Barba.

Foto: www.todomountainbike.net

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.