Matteo Trentin y el trabajo en equipo

Para mí ahora Matteo Trentin es el corredor de moda…

Acaba de anunciar el Quick Step su equipo para el mundial de crono por escuadras. Será, sabéis, el domingo en Bergen. Los azules van con Jack Bauer, Philippe Gilbert, Bob Jungels, Yves Lampaert, Niki Terpstra y Julien Vermote. Son vigentes campeones. Se juegan mucho.

Lo cierto es que ha sido un año muy bueno para la huestes de Lefevere, que tiene una virtud, es la implicación del colectivo en cada causa, aunque sea individual, para sacarla de forma limpia. Es eso que Unai Yus nos decía de la profesionalidad y estar en cada momento en el sitio exacto.

Recordad el final de la Vuelta: Alaphilippe, Lampaert, Terpstra,… celebrando el triunfo de Mattero Trentin. Los belgas tienen eso, como haya un objetivo ponen toda la carne en el asador, puede Trentin trabajar para Jungels camino de Gijón, como el luxemburgués para Gaviria en las llegadas del Giro, carrera en la que un ciclista que es un 10 en profesionalidad, Gianluca Brambilla, recién fichado por Trek, le dejó limpio el camino al citado Trentin para ganar a Moser una etapa.

Es el círculo de la solidaridad, supongo que no siempre bien aceptada de buen grado, impuesta en ocasiones, puedo imaginar, pero en definitiva un ejemplo de equipo, una auténtica máquina de ganar: 16 etapas en grandes vueltas.

No les será sencillo repetir estos registros el año que viene. La ingente cantidad de talento que pierden es complicada de gestionar. Se van el citado Brambilla, De la Cruz, Kittel, Dan Martin y Matteo Trentin.

Y es aquí donde quiero ir a parar. Matteo Trentin, para mí ahora mismo, es el gran rival de Peter Sagan para ganar el mundial, pues a la forma que trae de la Vuelta, le suma que al eslovaco ya lo ha limpiado en alguna ocasión y que conoce las sutilezas del gran fondo.

La Vuelta de Trentin es de enmarcar, incluso en el contexto de ausencia total de velocistas de renombre, que rehúyen la carrera roja. Trentin ha sacado libro de registros y le veo en modo favorito, eso teniendo en cuenta como plantean el Mundial en Italia, palabras mayores.

Si un ciclista es capaz de hacer equipo, aglutinar fuerzas y bajar personalismos creo que es éste y mucho me temo que en Bergen empieza el ciclo de un corredor que se ha ganado el derecho a seguir su camino. Menuda perla se ha llevado el Orica para la próxima sesión de clásicas.

Imagen: Prensa Quick Step

INFO

Tú #bicicleta siempre controlada…

Entradas recomendadas

1 Comentario


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.