Mi nombre para el Giro era Geraint Thomas

Tuvalum

Otro Giro que pasa sin fortuna para Geraint Thomas

Decíamos el otro día que el Giro para Geraint Thomas era un reto casi doble, por que a la posibilidad de ganarlo, quedaba la opción de hacerlo con el libreto del Team Ineos, eso es marcando el ritmo, controlando la concurrencia y haciendo de Italia su jardín francés en el mes de julio.

Va a ser que no, como en la base del Blockhaus hace tres años, nuestro nombre para el Giro se ha caído de la parrilla de favoritos.

Una caída, no dos, en la neutralizada, un poco como Froome en aquella famosa etapa de Andorra de la Vuelta 2015, le deja fuera del sueño rosa, una pena, pero es lo que tienen estas pruebas, un mal paso y adiós.

Geraint Thomas llegaba muy bien al Giro, como demostró en Imola, pero también en el arranque de Palermo, era el mejor favorito, la crono había hecho su trabajo y había abierto diferencias que cinco llegadas en alto no garantizan, pero de ahí a perderlo todo la línea es fina, ya lo vemos mucho últimamente.

Para Geraint el Giro 2020 era la vía de escape, posiblemente la última, para poder ganar una grande, por que no parece muy pródigo en oportunidades el futuro del Team Ineos, fichando como ficha, teniendo lo que tiene y gente como Sivakov o Carapaz dispuestos a tomar más galones, junto a Egan Bernal.

Geraint es uno de los mejores corredores de su generación, y no sólo por ganar el Tour, un premio que creo no se ha valorado como merece, y ahora le cabe redefinir lo que quiere de este Giro.

Hace tres años se fue tras descolgarse en la caída del Blockhaus, y Mikel Landa prosiguió, erigiéndose en una de las estrellas de aquella edición.

Espero que opte por lo segundo, una versión libre y desapasionada por la general de Geraint Thomas entrando en jornadas en las que seguro, si recupera el golpe de pedal, puede ser protagonista.

A Geraint se le une Simon Yates

La jornada negra para los ingleses en Sicilia la completó Simon Yates, el hermano que no irá al Ineos el próximo año, se dejó tres minutos largos con los favoritos…

-escrito el 3 de octubre-

Si Geraint Thomas ganara el Giro haría justicia a una carrera asombrosa

Geraint Thomas, Vincenzo Nibali, Simon Yates, Jakob Fulgsang… ¿Quién ganará el Giro de otoño?

Una crono cuesta abajo, desde la loma de Monreale hasta el mismo Palermo pone la salida del Giro 2020 como aquella edición que ganó Roche, cuando en la primera etapa metieron un segundo sector en descenso desde el Poggio a San Remo.

Una salida que dicen es un hornillo de treinta grados en Palermo, una salida cálida en un Giro que prevé problemas para cuando se suban los muros del Stelvio y Agnelo, entre otros.

Dicen que el Giro 2020 presenta la nómina más modesta de la década, en cuanto a nombres decimos, pero no nos engañemos, esto es un Giro, y cualquiera lo quiere en el palmarés, y no sólo los cuatro citados, hay algunos outsiders, no muchos, si bien nuestras preferencias van con Geraint Thomas.

Y no son preferencias objetivas, por que algo nos dice que el galés no lo va a tener fácil, es totalmente subjetivo y de justicia.

Subjetivo por la debilidad que tenemos por uno de esos corredores que con todo lo que arrastra no acaba de tener el favor generalizado del público, cuando ha sido sin duda uno de los actores más destacados de los últimos diez años de ciclismo.

Desde campeón olímpico, y miembro de la cuarteta mágica del Team GB, a clasicómano de fortuna, asistente de lujo de ciclistas tan dispares como Cavendish y Froome a ganador de un Tour  de Francia.

De esa carrera se cayó por que Bernal era el líder y por que el galés admite que trabajar para terceros ya no le motiva.

Su tiempo de gregario pasó y, como hace tres años, Geraint Thomas se presenta en el Giro con idea de domarlo.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Un triunfo del galés aquí trascendería a su nombre y relevancia, pues significaría que la apuesta incompleta que el Team Sky hizo en aquella edición de 2013 con Bradley Wiggins no era una locura.

Desde entonces lo británicos han querido ganar el Giro con su manual, es decir, hacer de la carrera un velódromo, todo controlado y en el redil, con los suyos marcando el paso, sin opción abrir la mano al rival.

Lo intentaron con el mentado Wiggins, con Richie Porte y el propio Geraint, acompañado de Landa, no funcionó.

El único que puso un trofeo sin final del Giro en la estantería del Sky fue Froome, pero tirando de épica en aquella jornada de Finestre.

Pero no vemos a Geraint Thomas haciendo esa machada para ganar el Giro, le vemos en modo dominio del reloj y salvar los muebles en la montaña que el tiempo deje subir.

Para el galés volver al punto de forma que alcanzó en el Tour que ganó es imperativo, pero no suficiente, en Italia hay trampas, emboscadas y finales en los que corredores como Vincenzo Nibali se transforman.

Por eso el reto para Geraint es grande, por eso queremos que, si logra la victoria, se le reconozca como lo que es, un grande del tiempo que le tocó vivir y disfrutar, uno de los corredores más apreciables y apreciados de su generación, un ciclista que merece la mejor de las suertes.

Imagen: FB de Giro d´Italia

Gore 400×100 MArzo2020

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.