Mikel Landa en el Tour: esto es lo que hay

Kalas 1024×140

 

Tras ver este Tour: ¿De qué sirve machacar a Mikel Landa?

Desde tiempos proverbiales, Mikel Landa esperaba un día como hoy en el Tour.

Lo lleva esperando desde que le tocó sacrificarse por Fabio Aru cuando volaba en el Giro, lo mismo por Froome, ídem cuando se le adelantó Carapaz, cuando porfiaba por un liderato con Nairo.

Hoy camino de la cima cima que rasca la panza del cielo, el Col de la Loze, Mikel Landa dispuso de todo aquello que pedía para conquistar el Tour, o el podio en su defecto.

Lo hizo todo, tuvo todo lo que pidió, en la base de la Madeleine puso uno a uno a sus compañeros a tirar y poner el ritmo del grupo, sin esperar que Jumbo marcase su tempo.

Y no fue un ritmo sencillo, dejó el grupo pelado de favoritos y gregarios de Roglic, cuando la caravana dejaba Meribel camino de la cima.

Caruso tiró y tiró, pareció que Mikel le iba a tomar el relevo, pero cuando el valioso gregario italiano dejó la vanguardia del grupo, Landa se escurrió grupo abajo y se quedó.

Sin más.

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Luego progresó, y no llegó tan lejos con lo que parecía que iba a caerle en el momento de descolgarse.

¿Qué decir de Landa en este Tour?

Poco o nada, lo que habéis visto, es lo que hay, no hay más, no queda más.

Mikel Landa se ha quedado en la panza del grupo durante dos semanas y media, sin apenas les diera el aire, callado, meditabundo, sin arriesgar ni gastar nada que no fuera necesario, sólo se le vio en el Marie Blanque, por que aguando en el top cuatro y ahí era imposible esconderse, hay que pasar al relevo.

A ese instante añadidle el calentón que le tocó pegarse para limitar los daños del corte que sufrió el día que perdió minuto veinte.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Era la prueba del algodón que esperábamos para Landa, tan quieto, tan callado en ese grupo lanzado por un Jumbo que no ha permitido alegrías ni desmanes.

Ha llegado mejor situado que nunca a la montaña y con un equipo volcado en él.

Y la prueba ha dado lo que ha dado, Mikel Landa no ha tenido más.

¿Criticable?

Pues ¿qué queréis que os diga? Esta vez ha venido de perfil bajo, no ha alimentado los ánimos ni lanzado las campanas al vuelo, ha sido prudente y la carrera le ha situado en su sitio, eso es un top ten, otro, en el Tour de Francia.

Sin duda ese no era su objetivo.

Si lo del Col de la Loze ha sido un mal momento lo veremos, el problema es que era el momento, su momento, por que suspiraba hace tiempo y no ha dado la talla, sencillamente no la dado.

Emplearse contra él ahora, más allá del rollo que nos traemos con el «Landismo», no tiene sentido.

Hay seis ciclistas mejores que Mikel Landa ahora mismo en el Tour, podéis poner el grito en el cielo, el Landa del Tour 2020 mucho me temo que está tocando techo.

Gore 400×100 MArzo2020

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.