DEP Bjorg Lambrecht

La muerte de Bjorg Lambrecht nos ha dejado sin palabras

Qué complicado es escribir cuando en la hoja en blanco sólo prevés obviedades, porque las palabras no surgen y el mundo se cae a tus pies

La muerte de Bjorg Lambrecht nos ha roto esta tarde de agosto, con el regusto de buenas carreras, la expectación de las que han de venir y el ciclismo que nos llena las horas.

Todo eso es ahora intrascendente.

Una broma respecto al jodido destino.

Leo en twitter que las muertes en carrera tiene un sabor raro…

Son noticias narradas al minuto, al segundo, en las que prevés lo peor y la angustia te hace cuestionar tantas cosas.

Y nos acordamos de la pérdida y aquel reguero de sangre de Fabio Casartelli, hace 23 años, y la muerte que le vino a Lolo Sanroma, cerca de casa, en Vilanova.

Aquellas jornadas negras en las que supimos de la pérdida de Wouter Weylandt, Giro del 11, o la de Demoitié, en Flandes, en su casa, la pérdida de Goolaerts camino de Roubaix.

La de Isaac Gálvez nos golpeó muy de cerca, un domingo frío de noviembre, en un velódromo, donde rara vez narramos cosas así.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

La pérdida de Bjorn Lambrecht es una mierda, una auténtica mierda, una forma que tiene la vida de avisarnos que nos perdemos en los detalles.

El belga era muy joven, aún con 22 años, una mirada transparente y una carrera y vida que quería recorrer.

Lo recordamos, pequeño sobre la bicicleta en escorzo, tras Alaphilippe llegando a lo alto del Muro de Huy con los mejores.

Porque la presencia de Bjorg Lambretch en la Vuelta que empieza en unas semanas nos había despertado curiosidad.

 

Pero la vida no avisa y un mal paso no ofrece partido de vuelta.

56 kilos, no hacía ni metro setenta, nacido en Gante, hace 22 años, era un sub 23, puro y duro.

Ahora pasa a esa maldita lista.

En este deporte que vemos triunfar cada vez más jóvenes, nos sobrevienen miles de preguntas y las respuestas ni se atisban.

Luis Angel Maté ha podido contarlo, pero no somos conscientes del riesgo que esto entraña.

DEP Bjorg Lambrecht, y que el pelotón nunca olvide que hubo un pequeño gran corredor que soñó en grande y un día todo se esfumó.

Fotografia: Ciclo21

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.