El otro ciclismo: Michael Goolaerts y el Valenciaga

Tuvalum

La muerte de Michael Goolaerts y la suspensión del Memorial Valenciaga retratan lo milagroso de este deporte

Puedo imaginarme la semana de Michael Goolaerts.

El domingo pasado no pudo acabar el Tour de Flandes y se habrá pasado estos ocho días pensado en Roubaix, en llegar, en disfrutarlo, en nadar por una carrera que, aunque francesa, tiene un grandísimo arraigo en su país.

Un mal paso, lo cierto es que esta Roubaix ya tuvo caídas desde el primer tramo, le dejó fuera de carrera muy lejos de meta.

Allí mismo sufrió un infarto, falleció por la noche.

DEP Michael Goolaerts, tratar estas cosas en medio de la humareda que montamos por el desarrollo y desenlace de las carreras, que si éste que si aquel, que si tendría que haber hecho… una desgracia así nos retrata la ridiculez que muchas nos mueve y nos somos capaces de ver.

La injusticia de la vida es aquella que adelanta finales a quien todavía tiene una historia por escribir.

Michael Goolaerts tenía 23 años

Dicen en su equipo que no se comunicó a los corredores la gravedad de la situación hasta después de la carrera.

¿Estuvo bien hecho?

Pues no sé, no soy quién para juzgar cuestiones tan lamentables, ahora bien, estar en ese coche durante la carrera, mientras miles de aficionados vibraban ahí fuera, debió ser un trago durísimo de pasar.

Lo de Michael Goolaerts ocurrió casi al mismo tiempo que el Memorial Valenciaga discurría hasta que un ciclista chocó contra una motorista que marcaba un peligro en la carrera y tras él, varios ciclistas más.

Conocí de primera mano a gente del Eibarrés hace un tiempo y sé lo que cuesta sacar una carrera que aún siendo la mejor de España, o al menos la más prestigiosa, tuvo momentos complicados para seguir a flote.

El día de antes, en un descenso por Ermua, un ciclista del Education First se estampaba y destrozaba la luna delantera de un coche. Era en la Itzulia.

A veces no reparamos en el milagro que se sucede cada día que un pelotón o una carrera se pone en marcha.

El ciclismo tan bello, tan frágil

Que días como los de ayer nos recuerden que hay otro ciclismo y que no siempre vemos o sabemos de él, pero es la misma cara de la moneda de un deporte que lleva el peligro extremo en el ADN.

Imagen: @Gooliee94

INFO

Nacex para transportar tu bicicleta donde desees 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.