Meyer, de nombre Cameron

Casi sub 23, Cameron Meyer es el último nombre aussi en saltar a la palestra, al menos para el gran público. Lo ha hecho en la prestigiada prueba del Tour Down Under, esa anomalía geográfica que habla de la redistribución global de fuerzas en el ciclismo. Meyer ha hecho buenos los pronósticos de éxito que su carrera lleva tiempo desprendiendo. Nacido en Melbourne es el último producto de esa prodigiosa escuela austral de pista. El año pasado hizo un histórico triplete en los mundiales de la modalidad, debutó en el Giro y siguió creciendo. Ahora surge cual estallido en el remozado Garmin con el suplemento de Cervelo. El primero de un año que se prevé cargado de éxitos para el equipo del campeón del mundo Thor Hushovd.
Vástago de saga ciclista, su padre llegó a ser ciclista de renombre en la isla-continente, comparte experiencias en Europa con su hermano Travis, otro de los prometedores canguros, uno más. El año pasado pudimos hablar con él tras su magnífico mundial de pista. En M2M aparece el fruto de esta charla. Hemos querido rescatar algún párrafo. “Joan Llaneras es la inspiración y un gran modelo a seguir para todos. Tuve la suerte de correr contra él dos mundiales y unos juegos y siempre estuvo entre los mejores. Aprendí mucho viéndole” comenta del balear al que ha podido suceder en el palmarés de la puntuación por partida doble con la única inclusión de Kyrienka en 2008. Vaticina malos momentos para la pista después del recorte de pruebas en el programa olímpico. Dado su perfil de fondista admite que  “no creo que el cambio sea bueno. Los corredores llevamos tiempo trabajando estas especialidades y la UCI y el COI anuncian su exclusión a dos años y medio de competir en Londres. Están poniendo en una situación comprometida a la pista, por que se hace realmente duro preparar estas pruebas en estas circunstancias”. Autoexcluido del ómnium, sólo puede estar en la cuarteta de persecución para participar en Londres.
Mucho más joven que Wiggins, ha emprendido un camino similar al inglés, incluso admite que  “hacer un buen Tour es algo que me atrae”. Para quienes le conozcan poco se define como “un todoterreno que progresa en las cronos, y también en las subidas. Sin embargo creo que mi punto fuerte es el cazar etapas”. Ojito con él,  dará que hablar.
La foto es de Biciciclismo, como no.
***
Felicidades para el Movistar Team,, gran arranque con dos de sus fichajes, Tondo y Veloso. Este equipo puede aspirar a esto, a auparse entre los más laureados dada su ausencia de grandes líderes y por ende grandes objetivos que distraigas de otros que, aunque más pequeños, qué coño, también suman. Lástima que Tondo se quedara vacío para no poder disputar otra general.

Armstrong, la segunda parte fue la buena

El hoy iniciado Tour Down Under marca, ahora sí, el final definitivo de Lance Armstrong. En el invierno austral, allí donde lo retomó por tercera vez, el mejor ciclista de la historia del Tour de Francia capitula ante el lastre de la edad.
 Armstrong ha tenido una carrera ciclista recortada en tres partes. Un tríptico cuya tabla central esconde las mejores pincelas y cuyas bisagras se amortizaron primero por un cáncer y posteriormente por un adiós que fue “see you later”. Criticado a más no poder, en el ojo del huracán siempre, ha sido el ejemplo de un ciclista que ha trascendido como nadie y como nunca al rol atribuible a este tipo de sufrido deportista. Su “come back” del cáncer, verle rodar en 1998 encadenando tres cuartos puestos en Vuelta y ambos mundiales, CRI y fondo, ya sería un éxito para cualquiera de los mortales. Como su antecesor americano en el Tour, Greg Lemond, con quien vive manifiestamente enemistado, no lo tuvo fácil e incluso en las primeras pedaladas de aquella temporada barruntó dejar la bicicleta. Pero este tejano de atribulada infancia y poliédrica carrera deportiva se crece en la adversidad. Cuando finalizó último la Clásica de San Sebastián de 1992, aquella en la que la tarde estival se hizo noche por la tormenta, dijo, como Mac Arthur en las Filipinas, “volveré” y lo hizo sí, para ganar la edición de 1995.
Ojeando un libro de hace unos seis años, con gran parte de su carrera deportiva ya cuajada, del americano, uno se da cuenta de los muchos estadios por los que ha tenido que sortear. Le vemos en las colinas flamencas junto a Tchimil con ese maillot “blaugrana” del Motorola evidenciando sus cualidades de nadador, tras el cáncer esa corpulencia se convirtió en extrema delgadez. Para entonces ya se acostumbró a firmar récords, de precocidad en este caso, cuando le birló a Indurain el Mundial de Oslo siendo el más joven de la historia en lograrlo. Un año después, poseyendo el arco iris, fue doblado por el navarro en la crono de Lac de Madine. Desde luego que aquello no lo volveríamos a ver. La de 1996 fue su mejor campaña antes de anunciar su retirada de las carreteras por un cáncer. Optó al doblete Flecha & Lieja, pero se le cruzó ese perro viejo llamado Pascal Richard.
En 1999 se inmiscuyó en asuntos domésticos disputándole la Amstel a Michael Boogerd, fue segundo. Pero lo suyo entonces fue el Tour. En Luxemburgo, igual que Indurain siete años antes, abrió el periodo que rompió todos los registros: siete Tours consecutivos. Varias imágenes en la retina: el gesto mal interpretado con Pantani en el Ventoux, el sufrimiento ante Heras en el Joux Plane, el ataque al pie del Alpe d´ Huez con Chechu de lanzador,… sin embargo fue la edición en la que se vio más justito en la que más disfrutamos. Ullrich le tuvo a huevo, pero entonces comprendimos por qué uno se convirtió en el Poupou del nuevo siglo, mientras el otro se erigió en leyenda. Le daba igual se batido en el Dauphiné, incluso con dolorosas derrotas como la infringida por Mayo en la cronoescalada al Ventoux, el Tour lo era todo, y a él llegaba mejor que nadie. Lo dominaba como ninguno. Al séptimo dijo basta.
Pero a este americano de afilada mirada le aburrían la vida de negocios multimillonarios, su engordada fundación. Volvió en el seno del equipo del nuevo capo –algún cándido reyó entonces que trabajaría para él- y le disputó el Tour hasta donde dieron de sí sus piernas. Su vuelta fue un bálsamo para el ciclismo. Controvertido y sabedor de ser el centro de atención, supo generar seguimiento e incluso se trajo un sponsor bajo la manga, ahora mismo en forma de equipo Pro Tour.
Admirado y odiado. La fina línea de ambos estados es difusa. Lance Armstrong es un capítulo entero de este libro llamado ciclismo. No puede haber discusión.
Sabes más sobre el Tour de Francia?
https://www.joanseguidor.com/el-tour-de-francia/

Fobia contra el reloj en las vueltas modernas

Con la Vuelta a España, ya tenemos el ciclo de presentaciones de recorridos sobre la mesa. La edición 2011 de la ronda nacional, con un mes de retraso y con una escandalosa filtración que calcó el circuito horas antes de presentarte, retoma sus últimas entregas y sigue en la línea de innovación de la que se ha querido dotar las últimas temporadas. Celebramos el regreso al País Vasco, más de treinta años después de los incidentes que condicionaron el final de un ciclo y propiciaron la entrada de Unipublic ya en los ochenta. También la llegada de nuevas cumbres, algunas como se comentan en algunos círculos twitteros, rebautizadas para la ocasión. Al final los organizadores emprenden el rol de los cocineros haciendo gala de fantasía a la hora de poner nombre a los finales de algunas etapas. También llama la atención la cada vez más profusa costumbre de introducir marcas y patentes a los finales de etapa, al más puro estilo de esas jornadas que hacían arribo a las Destilerías Dyc, que si no me equivoco se hallan en Collado Villalba.
Sin embargo la esencia de esta carrera recién descubierta la hallo en la ausencia total de equilibrio. Seguimos en las mismas. Modernidad significa en ciclismo hollar cumbres cuyas pendientes regalen dos dígitos y omitir cronometradas. Salamanca será la afortunada de acoger la única contrarreloj de la próxima edición porque lo de Benidorm será un acto de artificio y además colectivo. Intrascendente. Parece que desde que la crono de Zaragoza en aquella edición de 2007 sentenciara la carrera a favor de Menchov, la Vuelta, y también el Giro, y paulatinamente el Tour, se ha enemistado con la disciplina. No sabemos a qué responde la tendencia, quizá se cree salvaguardas el espectáculo, pero a mi entender lo que se consigue es falsear el resultado y lo hace por una cuestión de base, no hay las mismas oportunidades para todos y además ante el aluvión montañoso, la prueba está no muy lejos, el corredor se hace más conservador. Miremos los minutos más intensos de la última edición. Revisemos Peña Cabarga, Cotobello, Lagos y demás. Ciclismo narrado desde plató comprimido en cuatro kilómetros, los últimos. 
En la foto Purito en la crono del año pasado. Foto de www.biciciclismo.com, por cierto muy buena web y mejor gente tras ella

La pista, ese gran vergel

Cuando el ciclismo abrió la ventana de mis hobbies y desató pasiones en mi quehacer diario, lo reconozco la carretera gozó de mi atención en exclusiva. Pero el paso de los años, el progreso en diferentes medios  y demás han hecho de mí, un loco de todo lo que tenga que ver con la bicicleta. Especialmente del ciclocross y como no de la pista, ciclismo de quilates, enlatado en recintos ovalados que permite ser seguido desde una grada como otros tantos deportes.
Lo dicen los técnicos, en las escuelas de ciclismo,… la pista es idónea para los ciclistas de carretera. La lista se antoja interminable. Los pistards de éxito en la ruta son cada vez más, al punto que naciones enteras, Australia o Reino Unido, confían el éxito entero de su ciclismo de carretera a la pista. Digo esto porque trabajando en un tema de historia, he tenido acceso a la lista de corredores, hoy de fortuna, que han pasado por el centro de tecnificación del velódromo de Barcelona. Resulta abrumador. Joan Antoni Flecha, Ángel Edo, Ginés Salmeron, Jaume Hernández, Carles Torrent y el malogrado Isaac Gálvez son la punta del iceberg, pero hay otros tantos que aunque su palmarés no apunte tan alto como el de los citados, ha rallado a gran altura.
A nivel internacional completaríamos un pelotón tal que así: Brad Wiggnins (cuarto en Tour 2009), Theo Bos (Clásica de Almería 2010), Mark Cavedish (mejor sprinter del mundo), Geraint Thomas, Ben Swift, Mathew Hayman, Greg Henderson, Chris Sutton, Graeme Brown, Baden Cooke, Stuart O´ Grady (París- Roubaix), Bret Lancaster (prólogo Giro 2005), Alex Rasmussen, los hermanos Meyer, Cameron y Travis, Jack Bobridge. Mathew Goss (París- Bruselas), Mark Renshaw, Vasil Kiyirienka, Mihail Ignatiev, Christian Vandevelde, Alexei Markov… Lo sé echamos de menos algún español. Al nivel de los citados, si me apuran sólo se me ocurre Rubén Plaza, y con resultados en categorías inferiores.
Sin embargo esta lista de nombres, y los que hallaríamos si indagásemos en la historia, corre el peligro de interrupción con el infumable recorte olímpico. La salida por la puerta de atrás de la mayoría de carreras de fondo y la integración de algunas de ellas en el ómnium amenaza con romper una relación, la de pista-carretera, que, a la vista está, es más estrecha de lo que las apariencias demuestran. Quedan dos mangas de la Copa del Mundo por celebrarse. Al liderato de la UCI de Leire Olaberria, añadamos las buenas sensaciones que nos transmiten la cuarteta, Eloy Teruel y las chicas de velocidad. España merece estar en Londres con sus puntas de lanza.

***

Increíble lo del Balón de Oro de ayer. Algunos  soportes que se dicen medios poco menos que sacaron a Messi del concurso.

***

By twitter he encontrado esta noticia hoy. Qué pena que un siglo después gente sin comerlo ni beberlo tenga que cargar sobre sus hombros los desastres de pésimos dictadores. En este caso Stalin.

***

Después de China, Japón. Ahora se habla hasta de negociación colectiva. Para cuándo el sector público???

“Hacia el ciclocross, desde el ciclocross”

El salto cualitativo del ciclocross español esta última década ha sido realmente encomiable. Es para estar orgulloso y con la retransmisión del evento de Zamora, unos bellos Campeonatos de España en TDP, creo que se ha cerrado el círculo. El ciclocross nacional ya tiene lo que le faltaba: televisión. Sin embargo la empresa no ha sido fácil, hemos pasado de paseos militares de David Seco a competidas riñas dirimidas en tres meses cuyo cénit se halla en los Campeonatos de España.
Pero qué le falta a los nuestros para hallarse tan lejos de los mejores. Esto mismo se lo he preguntado a todos, temporada tras temporada, he podido oír en boca de Unai Yus, de David Seco, de Larri, incluso de Hermida, Suarez y Murgoitio y todos coinciden en lo mismo, el camino en España es “hacia el ciclocross”, no “desde el ciclocross”. Me explico, la modalidad de invierno se ofrece en cualquier catálogo de actividades de una escuela de ciclismo flamenca nivelándose a la carretera, BTT o pista. En España no ocurre lo mismo. Desconozco la realidad concreta, pero no me equivocaría mucho si asegurara que no existe escuela que trabaje en exclusiva la modalidad. Y eso señores ésta es la clave.
Si valoramos la elite de nuestro CX vemos nombres familiares de otras disciplinas. Salvo Isaac Suárez, la trayectoria de los mejores españoles ha sido hacia el ciclocross, es el caso de los routiers Larrinaga, Zaballa y Murgoitio, y los bikers Hermida, Lozano y cia. Corredores más o menos fieles venidos desde otros terrenos. En Bélgica vemos auténticos especialistas consagrados a la disciplina. Nys practica con fortuna BTT pero desde el ciclocross, Albert se prodiga en la temporada continental española como complemento a la invernal, pero con los pies  asentados en el barro. Qué decir de Wellens, Vervecken, Vantornout,… aunque en estos pastos también hay desertores. Boom, primero, y Stybar, muy posiblemente en breve, parecen seducidos por la carretera.
***
En Zamora realmente me ha sorprendido Hermida, y mira qué es complicado que lo haga. Más corto de preparación que nunca, más retrasado en la parrilla que nunca, se ha visto delante a la cuarta vuelta de tú a tú con los mejores. Chapeau. Larri muy bien otra vez. Tres títulos en otros tantos años.
Mi apuesta era Murgoitio quien en Igorre hizo historia y que con un trazado embarrado como el zamorano podría haber brillado. Pero en CX la suerte va y viene en bussiness, y a él le salió cruz. Tiene margen y en su porvenir reside una de las claves de la suerte de la modalidad en España. Alrededor suyo ha crecido una estructura que puede servir de ejemplo en el futuro. Dinero es lo que necesita la modalidad, aunque se sabe que con el vil metal todo se corrompe.
***
Semanita de infarto nos espera en los mercados respecto a España. Éste es un tema que me cabrea especialmente. Sinceramente creo llevamos tiempo siendo intervenidos y si nos intervienen de forma vierta quizá se corrijan los enormes déficits que arrastra nuestro modelo. 

Queridos Reyes Magos

El de hoy no es un post al uso de los últimos. Quizá adquiera un tono más personal cuando de la festividad de los Reyes se habla. Este último coletazo de las fiestas es para los niños el días más feliz del año, y no entraremos en la angustiosa espera y engorde de ilusiones que anteceden a la llegada de esta jornada por parte de los más pequeños. En definitiva es eso, introducir con “vaselina” y engranaje a los pequeños salvajillos en el vergonzoso rodillo de consumo desaforado que mueve nuestro sistema.
Mi reflexión en torno a los Reyes va por otros derroteros. Se cierne sobre las etapas de una persona que como yo ha sido padre, una bendición, por que en los días que corren es en la conversación con un niño donde tomas conciencia de lo que significa inocencia, aunque ésta se pierda cada vez antes.
Si seguimos el teorema de que las personas nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos, nada mejor que esta festividad para ubicarnos en cada una de estas etapas.  Yo diría que los Reyes definen nuestra vida en cinco etapas. En este caso lo mejor viene al principio, aquellos años donde te tragas la bola de los Reyes y los vives con virginal ilusión. Pero llega un día en que se abre la caja de Pandora, y con ella el segundo ciclo. Esto es así hasta que eres padre, convirtiendo la fecha en un mercantil intercambio de regalos para con los “tuyos”.  Y llegan los hijos en manada, y desordenan tus procesos automatizados desde que supieras de la verdad. Luego ellos se enteran de la misma y volvemos en cierto modo al segundo estadio, sólo que ahora con bastantes más años. La última fase sería la de abuelos, un ciclo confuso por cuanto éstos se pasan el año comprando cosas a los niños, con lo cual poco se diferencia un día de Reyes de cualquier domingo del mes de julio. En definitiva cinco etapas, a mí me toca la tercera, no quiero pensar que ellos significa que estoy en el meridiano de mi vida, si bien los años pasan, y para todos con igual cadencia. Vivirlos más y mejor es nuestra obligación, una más…

***

Se presentó el Team Leopard de los Schleck, no sé a qué obedece el nombre. Se siguen los patrones de Slipstream y Hihg Road. Primera impresión??? Pues que estos luxemburgueses han hecho del Saxo Bank un solar. Por llevarse se han llevado hasta el diseño del maillot, realmente parecido al del conjunto dirigido por Rijs –estará contento éste con el cambio de cromos que ha hecho-. De cualquiera de las maneras son el equipazo del Pro Tour. Salen a tiro hecho, con lo mejor del Saxo Bank más incorporaciones muy valiosas como los alemanes Weggman y Gerdemann. Quién se lo iban a decir a estos??? Dos buenos exponentes, sobretodo el primero, del país más potente del viejo continente que se han tenido que buscar la vida en el pequeño ducado centroeuropeo.

***

Interesante comentario (+ repercusiones) sobre los políticos en esa megaferia llamada Fitur, cuya única forma de abarcar es volviéndose loco, de mi compañero Xavier Canalis. Como reza el eslogan “Spain si different”. Más de lo mismo

Raras parejas de ases

Hace poco tuve ocasión de departir un largo rato con dos buenos ciclistas de cuño muy diferente, aunque con una relación muy especial. Hablo de Xavi Tondo y Theo Bos. A mis años, quién me diría que iba a hablar con Tondo en inglés. El de Valls está realmente ilusionado con el año que empieza. Va a «ser azul». Entra en ese equipo donde ser ciclista es lo más parecido a ser funcionario, y no lo digo por que en las huestes de Unzúe no haya las necesarias dosis de presión, pero ya han sido varios los corredores que agradecidos ante los parabienes del técnico navarro han volado en busca de estímulos y mayor exigencia si cabe. A su lado Bos un «niño prodigio» del siempre efectista rodillo holandés. Este año 2010 ha sido completado con éxito. Bos ha empezado a amasar palmarés pero es que además ha superado lo más duro su primera grande, la Vuelta.
Ambos bajan una vez a la semana al velódromo de BCN para mejorar la cadencia y la postura en el caso de Xavi y para completar su preparación en el de Theo. Hablar con ellos demuestra cuán enriquecedor puede llegar a ser este deporte. Una amistad de dos tipos realmente diferentes. Bos ha crecido entre algodones, en las comodidades que se le suponen a un país tan avanzado como el suyo en un entorno muy exigente aunque exento de la épica de la ruta. Hablo de la pista. Xavi es un auténtico «currante» de la bicicleta. Ha pasado por tantos estadios en esto del ciclismo que sorprende seguir viéndole con la ilusión de un juvenil. Además le pasa como a un servidor, le ha cogido asco al fútbol que nuestras vidas quiere llenar. ¿Quién se lo diría hace casi diez años cuando una tremenda caída casi le aleja de la bicicleta?
Ojo con Bos esta temporada. los expertos me lo dicen una y otra vez, la velocidad en pista no tiene nada que ver con la carretera. Es otra historia, al punto que desde Urs Freuler no veíamos a un campeón del mundo de velocidad postularse con tanta solvencia en la ruta. Bos ha puesto en la balanza la pérdida de velocidad vs el rendimiento en la ruta y parece haber dado con la fórmula. Ha perdido de una lo que le hace competitivo en la otra. Juega a la alquimia. Además vuelve a casa, al Rabobank, y lo dice claro «nadie es imbatible» señalando a Cavendish. Este simpático holandés por eso tiene una cruz y no es otra que ese incidente de la Vuelta a Turquía de 2009 cuando arrolló a Impey. Verle la cara después de mencionarle dicho suceso habla a las claras de cuánto daño le produce ese recuerdo.

Por cierto el resultado de todo esto en breve en el Meta 2Mil

Mucha suerte a ambos.

***

En la vida los ingresos nunca cubren los gastos dijeron el otro día en la Rosa de los Vientos que había dicho Schopenhauer. La Rosa de los Vientos, ese programa que pone en duda todo aquello de lo que dudo 😉

100 años de Volta

El otro día por una cuestión ajena, me informaron con tino de que este día de Reyes la Volta Ciclista a Catalunya cumplirá cien años desde su primera salida. Cierto, y muy importante, a pesar de que en los días que corren todo deporte que no sea fútbol parece no existir, y todo aquello que no sea morboso, parece no importar. Sin embargo, estamos ante una efeméride extraordinaria. Por los mismos motivos en Francia en 2003 y en Italia en 2009 hicieron sonoros homenajes a su Tour y Giro. Aquí las cosas por desgracia no parecen en el mismo camino.
De cualquiera de las maneras conviene recordar la fecha. 6 de enero de 1911, en la partida (como bien nos cuentan nuestros amigos de Urtekaria) 44 pioneros. Nombres míticos hicieron posible la ruta, como el Miguel Arteman, un hombre renacentista metido a labores grandes en los albores del ciclismo. Este andaluz creo primero la Volta y luego la Vuelta a Andalucía, pero su vida dio para mucho más. En la primera edición la carrera realizó un trayecto triangular con Barcelona, Lleida y Tarragona como vértices y más de 350 kilómetros en las aristas. Sebastià Masdeu fue el ganador de la primera edición de la primera carrera ciclista que cumple cien años en España, si bien cabe recordar que la Volta a Tarragona es más antigua, aunque en su historial presenta enormes lagunas.
Los viejos de Sants, el barrio barcelonés que dio vida a la carrera, recuerdan cómo las localidades se paraban literalmente al paso del pelotón. Enric Canto, periodista de La Vanguardia, me contó como hizo una edición montado en un coche de la guardia civil sin frenos. Aquello le costó años de vida en disgustos. Nada de aquello parece haber quedado en nuestro ciclismo postmoderno.
Para quienes tengan un minuto que le dediquen un segundo a su palmarés, tomaran conciencia de cuan importante es esta prueba. Cañardo -recórdman casi para la eternidad con siete triunfos- Cardona, Poblet, Ezquerra, Merckx, Ocaña, Gimondi,… hasta Purito Rodíguez. Sólo echamos de menos, por circunstancias varias, a Bartali, Anquetil, Coppi e Hinault. Pero esta breve reseña no sería completa sin mencionar la figura de mi buen amigo Ferran Bellfort, quien con su labor abnegada y humilde hizo que esta carrera trascendiera en círculos como el de la filatelia, entorno de minorías aunque de prestigio y «branding» cultural. Amigo Ferran, nunca te olvidaremos.

En la imagen salida de la primera Volta.

***

Alvarez Cascos, ley antitabaco. Continuamos en la labores de distracción. Trileros sociales, engañifas mediáticas, … nos siguen vendiendo la moto que les interesa. Mientras desde no sé dónde conspiran contra nuestro bienestar. Cada vez más alejados del político medio.