Sea como fuere, el ciclista siempre parece el malo

Tour ciclista JoanSeguidor

La polémica de la primera etapa del Tour vuelve a señalar al ciclista como el culpable de todo

¿Cómo saber el estado de la carretera de la primera etapa del Tour, si no estábamos allí?

Ya no sólo en la cuneta, tan siquiera entre los corredores, el pelotón, en el bramido de frenazos, voces y caídas.

¿Cómo juzgar desde la distancia imágenes de jabón chorreando por las bajadas de los alrededores de Niza?

Esa es la realidad, la que se nos escapa y no tenemos presente cuando la indignación sube la temperatura de las redes sociales de aficionados, esperando todo el año esta carrera, indignados por la tregua sobrevenida en el pelotón, mejor dicho por una parte de pelotón.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Evidentemente que no podemos juzgarlo, ni saber de la peligrosidad, lo viscoso que se escurría por el asfalto se asemejaba mucho al la tromba de agua que sucedió al paso del Iseran, el año pasado, y aquella etapa acabó suspendida en la cima del coloso alpino.

No podemos saberlo, aunque sí imaginarlo, pero ello no quita que el pelotón, cada vez que tiene ocasión de escenificar coherencia y unidad, malgasta la opción de la forma más burda.

Estos días surgieron protestas por la seguridad de los corredores que no sabemos muy bien a qué puerto han llegado: desde la caída de Evenepoel, sumada al accidente de Jakobsen, donde Groenewegen prendió la mecha y el peligro de la llegada hizo el resto.

Todo indica que el pelotón necesita la unidad que no llega ni se le espera. 

Ayer mismo, en la jornada inaugural del Tour, un ciclista alemán Tony Martin hizo las veces de Cancellara o de Bettini mandando parar al grupo cuando el peligró emergió, eligiendo la vía del medio, sin consenso, como se vio con los Astana, pidiendo reducir riesgos para evitarle disgustos a los equipos más poderosos del pelotón.

Es curioso que en esto Grenadiers y Jumbo estuvieran tan de acuerdo… 

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Los Astana estaban en el mismo derecho a acelerar, que el resto en pedir precaución. 

Nadie cuestiona que el peligro era evidente, que la carretera era un espejo, pero tampoco se puede poner el grito en el cielo por que alguien quiera aprovechar que esas circunstancias para moverse, más que nada por que nada unánime flotaba en el ambiente y todo parecía decisión de unos pocos, de unos poderosos.

¿Qué sucedió?

Que la gente cargó otra vez contra los ciclistas, lo que siempre reciben, si se lanzan, corren peligro, si se paran, les ponen a parir, y mientras el Tour va haciendo y los equipos sacan sus minutos.

¿Tan complicado es lanzar una protesta a la organización y pedir que se neutralice la carrera?

¿Hay que aparecer al frente del grupo pidiendo calma como en una corrala agitada?

En fin, que de mil maneras de hacer las cosas, siempre se escoge la más complicada, por eso, como bien nos escribió Maté hace unas semanas: «El ciclista aparece como el último siendo el payaso de este circo«.

Imagen: © BORA – hansgrohe / Bettiniphoto

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

Falsos positivos, el nuevo e invisible enemigo del ciclismo

Pascal Akermann Bora Giro JoanSeguidor

Nadie supo darle una salida rápida a un falso positivo por Covid19

Esto que sigue, lo firma Ralph Denk, mánager del Bora-Hansgrohe en una nota para prensa divulgada por el equipo…

Mis temores se han confirmado. 

Se sabe que los tests PCR tienen cierto margen de error que puede dar un falso positivo, esto en sí no debería ser un problema si se pudiera contrastar inmediatamente en caso de positivo. 

En los controles antidopaje, la muestra A se contrasta con la muestra. 

En la actualidad, esta verificación no se da en los procesos de la UCI para las PCR´s. 

Al igual que en los procesos antidoping, se debería tener un laboratorio centralizado para realizar las comprobaciones pertinentes siguiendo unos estándares que deberían servir de referencia para esta situación. 

Debemos ser conscientes que hablamos de atletas que preparan una carrera durante meses y que no podrían tomar parte en una competición por un falso positivo. 

Hoy –por el día de la Bretagne Classic– hemos tenido que retirar el eqiuopo entero de una carrera. 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Esto va de puntos pero también de exposición mediática, en otras palabras, devolverle al patrocinador la inversión que realiza. 

No hemos podido tener ese retorno. 

Por supuesto que la salud, debe ser la prioridad, siempre, pero hay que valorar también otros aspectos. 

Hay que hacer cierto os cambios y asegurar los procesos de comprobación. 

En caso contrario, vamos a tener serios problemas, por que ¿qué empresa seria quiere invertir en la lotería?

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Un falso positivo de Oscar Gatto dejó fuera al Bora de la clásica bretona

Luego vinieron las palabras del mentor del equipo.

Si el dopaje, que es más antiguo que el ciclismo, ya es un galimatías, qué no serán los falsos positivos de los PCR´s para controlar la Covid19 en el pelotón.

A escasas horas de la salida del Tour de Francia, la carrera que el propio Lefevere justificó como la tabla salvavidas para una amplia mayoría de equipos del World Tour de cara al año que viene, el ciclismo comprueba que no todos los flecos estaban cerrados en el coto a la pandemia y el daño que ésta le pueda seguir haciendo a este deporte.

¿Cómo se tomaría un mecenas que su equipo fuese invitado a salir del Tour por un positivo que resulte ser falso?

Pues eso puede pasar.

Y pasará si no se pone remedio, en este caso, dinero, pasta gansa para agilizar todo lo que se pueda un proceso que pondrá en la picota millonarias inversiones.

Hace un mes suspirábamos por que todo saliera bien en Burgos, luego vinieron el resto… hemos tenido ciclismo, muy bueno además este tiempo, pero ojo que la amenaza tiene varias cabezas y cualquiera de ellas tan letal como la otra.

Si el Tour quiere navegar sin sustos, estas cosas, sinceramente, es increíble que estén en este punto de improvisación a estas alturas.

Gore 400×100 MArzo2020

El brillo del Deceuninck- Quick Step sobrevive a nombres

Deceuninck

El rodillo del Deceuninck va más allá de quien vista sus colores

Más de veinte años en el pelotón, Quick Step es una de las marcas más asentadas en el pelotón, siempre al azul, con diferentes compañeros de maillot, ahora con Deceuninck, siempre sacando brillo a trofeos, recogiendo ramos, engordando el pollo.

Una historia de éxito en un equipo que se reinventa, por el que han pasado multitud de estrellas, han hecho fortuna y luego han volado.

Dicen que fuera de la manada hace frío, y es cierto, no pocos corredores empeoraron exponencialmente sus números fuera del cobijo de Lefevere, uno de esos tipos que parece que lleva en esto desde la misma invención del ciclismo como deporte de competición.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Y es que las comparaciones, lo que decimos, son odiosas, pero son también elocuentes, cuando hablamos de capacidad de regeneración de los equipos, ver la del Deceuninck-Quick Step frente al Movistar, levanta ampollas.

Una realidad que vemos a diario, pongamos la carrera que pongamos, con la cantidad de talento que sacan, casi de cero, para ponerlos en el cartel, junto a leyendas máximas del ciclismo belga y por ende mundial.

Estas semanas de vuelta a la competición nos hemos horrorizado con las caídas de Fabio Jakobsen y Remco Evenepoel y la estadística de los azules ha seguido su camino.

En cualquier otro equipo la baja de dos ciclistas así es un contrapeso difícil de superar, aquí se lamenta la pérdida pero no se pierde el horizonte del triunfo, y en caso que éste no llegue, estar ahí disputando hasta el final.

Y así una y otra vez, siempre delante y siempre ganando.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Y no debe ser sencillo gestionar un bloque cambiante donde entran y salen caras nuevas con la misma naturalidad que se mimetizan con la dinámica de la manada.

Si echamos la vista atrás, el carrusel de nombres de ciclistas que un día vistieron esta camiseta que hoy se llama Deceuninck-Quick Step encontraremos el valor que tiene cada imagen de esas que uno de la manada levanta los brazos.

Philippe Gilbert, Enric Mas, Elia Viviani, Max Richeze, Fernando Gaviria, Max Schachmann, Matteo Trentin, Marcel Kittel, Tom Boonen, Niki Terpstra, Daniel Martin, Tony Martin, Michal Kwiatskowski, Thomas De Gendt, Rigo Urán. Mark Cavendish, Wouter Poels…

Añadidle que el año que viene Bob Jungels se va al AG2R, ahora copatrocinado por Cittroën.

Estos son nombres que entraron y salieron, en medio de otros tantos, pero Deceuninck- Quick Step sigue siendo un semillero, el semillero de triunfos.

No puede ser casualidad…

Imagen: © Deceuninck – Quick-Step

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

Una vuelta junior no es como una profesional

Cuando una vuelta junior parece el mundial de pros, mala cosa

La Vuelta a Besaya 2020 ya está en la historia y la retina de todos, por el desenlace final y las miles de interpretaciones que se han dado.

Pero que el bosque no nos impida ver el cielo, es decir, que no nos perdamos en una anécdota que es posible que los dos protagonistas recuerden hasta con cariño y una sonrisa en unos años, porque quizá entonces sean estrellas mundiales o simplemente hayan pasado página del ciclismo, pues un día se cansaron de practicarlo en la agonía.

Lo cierto es que la que posiblemente sea una de las pocas carreras que este veinte-veinte tenga a este nivel en esta categoría plantea algunas dudas sobre su concepción y desarrollo.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Hablando con calma de la carrera en sí, de su planteamiento, una fórmula tipo challenge, cada día una etapa, cada día una historia, no podría ser mala cosa.

Por medio dejas a chavales que han venido de media España fuera del pelotón, cuando se descuelgan a veces a la mínima, pues la Guardia Civil a veces no puede cerrar muchos minutos la carretera.

¿Qué sucede?

Que el primer día cualquier chaval tiene un problema, pincha o se cae, o simplemente pasa un mal momento, se descuelga y para casa… con dos o tres días de carrera por realizar.

Los equipos, que si una cosa no van es sobrados, tienen un chaval ahí en el hotel, con cara larga y una desilusión que posiblemente acabe con un ciclista menos en una categoría que necesita madera para crecer.

En todo caso, tratándose de una categoría de formación no está de más alguna vuelta por tiempos donde los críos aprendan a gestionar una general por tiempos y lo que ello implica.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Los organizadores quieren clasificaciones por tiempos porque al final visten más, y te equiparan, si cabe, con el ciclismo profesional, el espejo de todo este pelotón, una realidad que es golosa pero que quizá convendría adaptar.

¿Podría un organizador renunciar a los tiempos por una challenge de carreras sueltas?

Pues convendría planteárselo, porque, volvemos sobre lo mismo, estamos en una categoría de aprendizaje, por eso no entendemos a veces escenas como la del final de este Beasaya, donde parece que se estén jugando el Tour de Francia.

A diferencia de lo de Egoi y Gerrans, estos críos no son pros, ni están en el máximo circuito, incluso diríamos que ellos van a tener más trenes que coger, tienen partido de vuelta, se verán en próximas carreras, en sub23…

y no creemos que una general o etapa de la Vuelta al Besaya sea tan decisivo, cuando lo que importa es mostrar una progresión y que los que tienen que seguirte, estén pendientes de ti.

Esa es la clave, en un deporte donde el palmarés en categorías inferiores no siempre es son sinónimo de éxito.

Y además ¿de qué estamos hablando?

De una vuelta junior, en la que si no eres Juan Ayuso, el coco de la categoría, debes demostrar que vales y lo que vales, más allá del titular o la prensa, pues no creo que salga mucho más allá de los diarios locales.

Al final, jugar a pros en una carrera así es perjudicar a los chavales, hacerles creer lo que no es y en definitiva hacerles crecer con unos valores que no creemos que sean los del ciclismo a esta edad, ganar está bien, pero es más importante coger ciertos hábitos, conocer el oficio y aprender a competir en bicicleta.

Todo lo demás es accesorio.

Imagen: Noemí González

Gore 400×100 MArzo2020

Accidentes: ¿Es ésta la nueva normalidad del ciclismo?

Egan Bernal Tour JoanSeguidor

Que los favoritos al Tour estén entre algodones debería hacer recapacitar

La vuelta a la actividad ciclista lleva escasas tres semanas de vida, parece que ha pasado un mundo cuando expresábamos nuestras dudas y esperanzas sobre la Vuelta a Burgos.

Un tiempo escaso, que se nos ha pasado volando, un crecimiento veloz como las expectativas de Remco Evenepoel, la explosión de Wout Van Aert, la intimidación del Jumbo Visma y el triste peregrinar que le aguarda al ciclismo español.

Teníamos ganas de ciclismo nosotros, los aficionados, pero esa ansia va con los ciclistas, los competidores, «los payasos de este circo con los que nadie cuenta» como nos vino a asegurar Luis Ángel Maté, encogido por el accidente de Jakobsen.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

En estas dos semanas largas ha cabido gloria, épica, polvo y agua -un saludo a Gorka Izaagirre en su éxito varesino- pero también drama y susto.

Dos palabras que explican unas imágenes que seguro veremos en los zappings de final de año, la de Jakobsen marranamente cerrado por Groenewegen, como la guinda a un pastel de horrores cuya base la tuvimos en la caída por un puente de Remco Evenepoel en Lombardía.

Por medio, prevemos un Tour completamente impredecible con una masa ingente de favoritos tocada, en mayor o menos grado, porque el Dauphiné ha sido una máquina de picar tanta carne como fuerzas, en un desnivel brutal acumulado en cinco días de competición.

Ver el listado que deja la carrera previa al Tour asusta y pone de relieve lo complicado que es sacar pecho en este deporte.

Hoy arriba, mañana mascando miseria, una historia mil veces vista que pero que nunca se ve venir.

Primoz Roglic y Egan Bernal en la punta de la pirámide son la clave de bóveda de esta catedral de los horrores en la que también entran nombres que ahora mismo van con dudas al Tour que empieza en diez días escasos.

Caídas de Emmanuel Buchmann, cuarto en el último Tour y en franca mejoría por lo que vimos en el Dauphiné, y de Steven Kruijswijk, un puesto por encima en ese mismo Tour, más molestias de Nairo, más la espalda de Mikel Landa…

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Un cuadro complicado de digerir, que nos lleva a preguntarnos por este ciclismo de nueva normalidad que hemos sacado del confinamiento.

Un ciclismo que no sé si es más agresivo, más hambriento, pero que ofrece un parte terrible de roturas, abrasiones y percances varios que dan que pensar.

Y es que cuando Tom Dumoulin cuestiona una de las bajadas del Dauphiné resulta obvio que las cosas, desde quien gestionan todo esto, no se están haciendo bien, y además su negligencia goza de total impunidad, porque cualquier protesta del pelotón se diluye en el olvido.

En esa misma bajada, Steven Kruijswijk dejó la defensa de su podio en el Tour.

Quizá cuando alguien de ahí arriba, con poder para decidir, vea que la plana mayor del Tour que arranca en Niza está cogida con alfileres se dé cuenta de que así es imposible seguir, que el payaso merece el respeto de su circo, y con los ciclistas deben contar en esta historia, más allá de llenar los titulares.

Gore 400×100 MArzo2020

Las críticas nunca son a favor de la seguridad del ciclista

Roglic Dauphine

Una tras otra, las grandes carreras cometen graves errores que comprometen la seguridad del ciclista

A vueltas con la seguridad del ciclista: Otra semana de carreras en este calendario comprimido, otra semana semana con bajas y dudas para que ha de venir .

Y todo esto, a sólo dos semanas del Tour, deja muy poco margen de mejora a corredores y equipos que tienen escasos cuatro meses para mostrarse.

Por ellos, muchas alarmas han saltado en los últimos días en el Criterium Dauphine y en el Giro de Lombardía.

El sábado fue un día negro en cuanto a caídas y bajas.

Empezamos en Lombardía, con el niño del momento.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Hace sólo una semana, Remco Evenepoel se anotaba su cuarta carrera por etapas con exhibición incluida y en sábado tuvo que ser evacuado del fondo de un barranco en uno de los complicados y técnicos descensos del Giro de Lombardía.

Remco perdía unos metros en la bajada del Muro De Sormano en el grupo cabecero, un grupo encabezado por un Nibali que estaba atacando en el citado descenso.

Un descenso conocido y en el que ya ha habido caídas anteriormente.

El belga, se pasó de trazada, golpeó un pretil y cayó a un barranco.

Resultado: fractura de pelvis y adiós al resto de temporada.

Otro duro golpe para su equipo que había perdido a Fabio Jacobsen tras una dura caída en el sprint de la 1ª etapa de la Vuelta a Polonia.

Si aquella brutal montonera generó mucha polémica, la caída de Remco no lo ha hecho

Y es obvio, Nibali, un especialista de los descensos, atacó, el belga cometió un error, se pasó en la trazada y se despeñó.

Un juego que todos los ciclistas aceptamos y que sabemos que puede ocurrir.

Afortunadamente, a pesar de la dureza de las imágenes todo quedó en “sólo” una fractura de pelvis.

Y por suerte, una vez más, se demostró que los ciclistas tenemos un Angel de la Guarda que nos acompaña en nuestra bicicleta.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Pero no fue la única caída en la prueba italiana.

A escasos dos kilómetros de meta, el corredor Max Schachmann, circulando en el top10, literalmente se comió un coche y se fue al suelo.

A pesar de levantarse y finalizar la carrera, las peores noticias se confirmaron a las pocas horas.

Fractura de clavícula y adiós al Tour de uno de los hombres importantes del Bora.

¿Cómo es posible que un coche se “cuele” en una carrera de ese nivel?

¿De dónde apareció ese vehículo?

¿Quién es el responsable?

Hace sólo unos días, muchos se rasgaban las vestiduras por la maniobra antireglamentaria de Dylan Groenewegen y pedían una sanción ejemplar mientras otros íbamos un poco más allá y pedíamos depurar más responsabilidades por una meta que, en mi opinión, no reunía las condiciones de una prueba World Tour.

Gianni Bugno pidió más implicación a la UCI en cuestión de seguridad y una semana más tarde nos encontramos con esto.

¿Y quién le mete mano ahora a esto?

¿Pedimos sanción ejemplar para un monumento ciclista y la sacamos del calendario?

Eso es lo que muchos pedían para Groenewegen….¿siguen pensando lo mismo?

¿Alguien se acuerda de lo que se puede hacer por mejorar la seguridad del ciclista?

Dos accidentes totalmente diferentes, con origen totalmente diferente y similar desenlace.

Uno, totalmente asumible por un ciclista y su equipo, el otro, totalmente inasumible por corredor y equipo y por el que nadie pide una sanción ejemplar.

Pero no acaba ahí la cosa.

El mismo sábado, en Francia, varios corredores se iban a suelo y eran evacuados al hospital. De nuevo corredores a escasas dos semanas de Tour en problemas.

De nuevo el Bora, en este caso con su corredor Emmanuel Buchmann, otro de sus gallos, y el equipo de moda, con Steven Kruijswijk y el líder Primoz Roglic.

Los dos primeros evacuados al hospital mientras el esloveno cruzó la meta defendiendo su maillot de líder arropado por su equipo y especialmente por un tremendo Dumolin.

Una defensa que no pudo rubricar en la última etapa, ya que se vio obligado a abandonar por las heridas sufridas el día anterior.

Y cito al holandés ya que lo tengo por un hombre muy cometido que al terminar la etapa hizo unas calmadas pero muy duras declaraciones criticando el estado del descenso de Plan Bois.

Según las palabras de Tom, el estado del asfalto, por llamarlo de alguna manera, era lamentable, lleno de agujeros, descarnado, lleno de piedras y gravilla, algo totalmente fuera de lugar en un descenso.

¿Y en este caso, quién es el responsable?

¿Alguien ha criticado dura y abiertamente al organizador del Criterium du Dauphiné?

¿Alguien se acuerda de lo que se puede hacer por mejorar la seguridad del ciclista?

¿Alguna voz ha apuntado a la UCI por no revisar el descenso y permitir ese descenso?

Gore 400×100 MArzo2020

 

Y ojo, antes de que me critiquéis, los ciclistas aceptamos las reglas del juego cuando nos plantamos en la salida de la Paris-Roubaix, en la Tro Blo León o en la Strade Bianche.

Ahí jugamos con las cartas marcadas, y preparamos la carrera, la bicicleta, etc…para ello.

Nada comparable a encontrarte un descenso impracticable en medio de los Alpes.

Por ello, sólo os pido un poco de reflexión y no hacer siempre sangre del eslabón más débil, el ciclista.

Mientras tanto, disfrutemos de las carreras y de los corredores que al fin y al cabo, son, y sobre todo tienen que ser los protagonistas de este circo.

Por Unai Yus

Iván García Cortina no viene a substituir a Alejandro Valverde

Ivan Garcia Cortina Andorra salida

Decir que Iván García Cortina es el relevo de Valverde es mentir a la gente

Debe tener el móvil a petar Iván García Cortina estos días, a petar de mensajes, felicitaciones, ánimos y recortes de prensa.

Cuando Movistar remueve las aguas, todos acuden solícitos, hay eco en todos lados y al mismo tiempo, un poder que los azules siguen teniendo intacto, aunque en la carretera el regreso les haya pillado, fríos.

Así leemos este titular

Ivan Garcia Cortina

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Y es que como en otras muchas cosas en la vida, el «déjà vû» es un clásico que manejamos con una asiduidad que nos asusta.

Decir que Iván García Cortina viene al Movistar a tomar el sitio de Alejandro Valverde es, además de engañar al personal, colgarle una presión a este ciclista que ni merece ni ha buscado.

Comparar el perfil de uno y otro no es de recibo, ciclísticamente hablando, son dos corredores diametralmente diferentes, con virtudes y defectos plausibles, pero sobre todo, alejados de cualquier cosa que se pueda llamar relevo.

Desde los primeros años Alejandro Valverde fue un corredor de casa, pero depredador de todo lo que se le cruzara que ganó mucho desde el minuto cero, destacando por esa polivalencia que le daba victorias al sprint en carreras donde también disputaba generales.

Con el tiempo aprendió a apreciar lo que había fuera, pero tardó una eternidad, al entender de los aficionados más «frikis», en debutar en una carrera como Flandes y San Remo nunca fue una prioridad para él, estando incluso por debajo de la Vuelta a Murcia en su escala de valores.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Iván García Cortina es un emigrante que vuelve a casa a los 24 años

Con una calidad que ya hemos visto, es un ciclista diametralmente opuesto a Valverde.

Le cuesta mucho ganar porque estamos en un circuito donde la competencia es feroz y los nombres que destacan surgen por doquier y cada vez más jóvenes.

El pelotón en el que crece García Cortina es cien veces más internacional y competitivo que el de Valverde, esto en lo que implica al entorno.

El asturiano bebe de equipos internacionales, donde crece y aprende a amar carreras que, por ejemplo, nunca han sido objeto de deseo de Valverde.

Y luego en el físico, a la vista está, nada que ver.

Decir que Iván García Cortina viene a suceder a Alejandro Valverde es jugoso y vende, pero es un flaco favor a la realidad y a los que ya están en Movistar, al margen de que al gijonés le cargan un cruz que, como ya hemos visto tempos atrás, es muy pesada.

Abraham Olano podría dar fe.

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

Ver ciclismo con mascarilla no es una opción

mascarilla ciclistas

Llama la atención ver público sin mascarilla en las primeras carreras

A vueltas con la mascarilla, a veces, cuando sientes que predicas en el desierto, te acaban diciendo eso de «mas papista que el Papa», sin mas argumento que eres un pelma, pesado, todo lo ves negativo… sin reparar que estamos en la situación más anormal y cogida con hilos que nos ha tocado vivir, posiblemente en los últimos setenta años.

Y es que llevar mascarilla no es una opción, es una obligación, legalmente amparada, por doquiera, da igual dónde, también en llegadas y salidas de carreras ciclistas, también en las subidas, por mucho que seas el padre de la criatura que se retuerce monte arriba…

Lo increíble no es que el ciclista le aclare a un tío tan educado y correcto como Saul Miguel que el que corre a su lado, con la mascarilla en la barbilla, sea su padre, lo increíble es que haya gente que utilice lenguaje digno de Telecinco para justificar la imagen

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Pero esta es la realidad, como si el ciclista no oyera quien le esta chillando casi al oido, por mucha mascarilla que lleve.

No es tan complicado, probadlo y veréis que también se os oye, como escuchó Froome a los subnormales que le abuchearon en Francia.

A algunos se les olvida muy pronto todo lo que acabamos de vivir, un cierre de nuestra sociedad en toda regla, que ha comportando, y comportará, la ruina de muchas empresas, que ha matado a mucha gente, que ha dejado secuelas en otras tantas.

A algunos se les olvida, ya que esto va de ciclismo, que acabamos de pasar el primer mes de julio sin Tour de Francia desde 1946, años de la resaca de la Segunda Guerra Mundial, que estos deberíamos estar relamiéndonos con los Juegos Olímpicos de Tokio.

Todo eso se ha aplazado por el motivo que nos obliga a llevar máscaras, así que dejad de defender lo indefendible.

Mirad lo que dice Van Baarle sobre la distancia social en Francia, donde se corre la Route d  Occitane. 

 

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Un perfecto mensaje para aquellos que justifican que es su padre quien corre al lado suyo y que puede ir sin mascarilla perfectamente.

Tanto en Francia como Strade Bianche, la mascarilla no ha sido la imagen mas vista, y eso pesa también en la percepción del propio ciclista que se ve a merced de los elementos y de cómo sople el viento para infectarse o estar cerca de hacerlo mientras ejerce su profesión.

No olvidéis que cuando hablamos de ciclistas profesionales, lo hacemos de personas al límite de todo, también de salud.

Por eso llevar la mascarilla es elemento indispensable del paisaje.

Menos mal que a veces se impone la cordura…

Imagen: © Deceuninck – Quick-Step – David Ramos – Getty Images

Gore 400×100 MArzo2020