En una fuga con De Gendt y De Marchi no se pide el relevo

Sin hacer ruido Magnus Cort Nielsen sigue creciendo en el papel de killer

Gravel Ride SQR – 300×250

La jornada que cambiaba el paso de la París-Niza ha resultado lo pestosa que puede resultar ese terreno quebrado y volcánico que es la Auvernia.

La tierra de Romain Bardet que puso a su equipo a bloque cuando poco había que hacer con los supervivientes de una escapada que estaba integrada por gente de caché.

LDB_Berria 1024×140

 

Pirinexus 300×250

Un nivel que se explica sólo con mencionar a Alessandro De Marchi y Thomas De Gendt, corredores que no saben guardar, porque les quema el sillín.

El ciclismo es para listos, no sólo para brutos, pero sin embargo cuando combinas el esfuerzo que saben transmitir corredores como De Gendt y De Marchi con el éxito, aunque de vez en cuando, este deporte enamora.

Porque ves nobleza en el esfuerzo y sinceridad en lo que se expone, porque no son ciclistas que te pongan de mala hostia, sacando el codo a pasear, porque sabes que lo que dan es lo que hay.

Cosa que parecería normal, si no fuera tan poco usual.

Cuando De Gendt entra en la fuga sabes que sufrirás, porque el belga es una bestia moviendo vatios, pero si aguantas te llevan hasta la cocina.

De Gendt y De Marchi prendieron fuego a la fuga, en una de esas jornadas frescas, que no gélida, que caracterizan la carrera que busca el sol en Niza.

 

Como dirían los clásicos: Magnus Cort Nielsen es un mal cliente

Se les metió un mal enemigo en ese corte.

Magnus Cort Nielsen es relativamente joven, incluso con esa cara de media barba, que parece que venga de limpiar arenque.

Magnus Cort Nielsen, desde que explotara en esa Vuelta, es uno de los ciclistas más certeros del pelotón.

SQR – GORE

 

Cambrils Square Agosto

Hoy en la París-Niza no esperó a ganar en el sprint, como otras tantas veces.

Quiso homenajear el esfuerzo e incondicionalidad de sus compañeros saltando a un kilómetro de meta y aguantando hasta el final.

Prueba el servicio de Nacex para llevar tu bicicleta 

Las cosas se puede hacer bien, pero también de muchas maneras, y si le metes la impronta que el danés supo imprimirle, chapeau.

El dominio celeste es un hecho tan tangible como estadístico, si nos impresiona el control azul de las clásicas, qué diremos de los Astana en las vueltas, con generales y etapas.

Imagen tomada de FB de Paris-Nice

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.