Ciudades libres de coches, ruido y polución según ciclosfera

 

Las Ciudades sin bicicletas

Un estudio de varias universidades británicas revela escenarios urbanos para 2030 y en ellas la bicicleta y los espacios peatonales ganan espacio a espuertas. Esperemos que el sentido común, un mínimo orden y la escasez de energía nos lleven a esta idílica situación sobre la que conjeturan en Ciclosfera. 

Si eres capaz de ver una prueba ciclista, mira esta entrada del blog acerca del GIRO de Italia.

El ciclismo inventó las malditas rotondas

Hay dos localidades en España que sueñan con las rotondas y con la madre que las parió. Como explican en esta pieza de El País, en Dos Hermanas (Sevilla) y Las Rozas (Madrid), las rotondas son hijas del diablo.

El Tour de Francia en la tele

Enamorados de las retransmisiones del Tour de Francia, ese país que tenía veinte isletas en la entrada de cada ciudad, causando estragos en el pelotón, vieron en estos elementos urbanísticos una solución a los problemas de tráfico. Pero hoy las rotondas no son cosa del país vecino y surgen en las rutas de la Vuelta a España y en cualquier trayecto que un imprudente haga por nuestro país.

La rotanda y el ciclismo

Aunque atención, porque con la bicicleta llegan otras rotondas, elevadas y exclusivas para los vehículos de dos ruedas. Se trata de esta rotonda segregada a lo alto que luce en Eindhoven, una de las principales ciudades de los países bajos. Aquí sólo pasan bicicletas, y seguro que algún avispado español, con ese olfato para todo aquello que implique crear una burbuja, lo importa cuando la crisis empiece a remontar. Son 24 cables que sujetan una estructura circular de 72 metros de diámetro, un lujazo en toda regla. El próximo paso en materia de rotondas.

La bicicleta más contradictoria de la historia

La bicicleta Fixie  

Hay una empresa francesa Watch Life with Curiosity que ha fabricado una fixie revestida con piel de cocodrilo. Fruto de un innegable trabajo artesanal, esta pieza, bautizada como “La Fixie Gainé de Crocodile”, tiene todas sus partes revestidas de tan cotizada piel, a excepción lógica de las tramas mecánicas.

Al margen de la horterada que implica tal concepto, unida al precio de 14.500 euros, es la bici más paradójica que he visto pues sus usuarios se deben distinguir por todo  lo contrario, es decir, escasa exhibición de posibles y respeto por el medio ambiente, respeto que obviamente no transmite esta pieza. Si el objetivo de hacer algo excepcional movía al fabricante, creo que había otras muchas formas, materiales y texturas.

 

Noticia y fotografía tomadas de www.ciclosfera.com

Nairo: las vueltas no duran cuatro semanas

Uno puede o no puede. Es capaz o no. Quiere o no quiere. El Giro entra en la zona roja, en el punto de no retorno y el escenario que había dibujado el gran favorito, Nairo Quintana , simplemente no se da, no ha lugar, no se consuma. Aunque queden dos llegadas en alto más una crono, a nadie se le escapa que en Movistar no tienen motivos para la satisfacción. Alguien midió mal, sencillamente hizo corto.

Porque es posible que Nairo tenga un mal día en Oropa, que lo tenga en la crono, o en el Stelvio, o en la concatenación del grupo Sella, pero cuando se da la circunstancia de que en todos y cada uno de los momentos mencionados el colombiano no encuentra el tono es que la forma no es la que debía ser y que en esa alquimia que se ha convertido el doblete Giro-Tour, en Movistar no se ha acertado.

Los azules han hecho lo que tenían que hacer, a veces con tanto entusiasmo, con tanta gente por delante, y tan buena además, que hasta Nairo debe sentir soledad en la panza del grupo. Ha faltado Nairo, su punch, sus piernas, su forma. Yo no sé si valoraron que esta circunstancia se podía dar, pero lo que está claro es que los rivales y su potencian no fueron valorados en su justa medida, no al menos hasta 72 horas de llegar a Milán.

Pero como decía al principio, se puede o no hacer las cosas, puedes o no tener duende, pero de lo que no cabe duda es que no puedes proyectar en otros las limitaciones que tú mismo te has impuesto. Cuando Nairo dijo que ansiaba el doblete, pudimos imaginarnos cómo iba a correr, con la calculadora y la balanza a cada curva y eso está haciendo, de forma tan exagerada que sería capaz de inmolarse en el podio con tal de no entrar en un relevo mal dado. Y eso es lo que nos molesta, la especulación llevada a la máxima expresión, y eso es lo que nos decepciona: la sensación que hay rienda, y que no se suelta, que se pone límites al genio, se coarta el talento.

Nosotros por talento entendemos lo que hace Tom Dumolin, cuyo apretón de anteayer mantiene con cierta emoción una carrera que en otras circunstancias y la crono final por disputar estaría vista para sentencia. Dumolin gestiona como nadie la escasez, a 80 de meta le quedaba Ten Dam, al poco rato nadie, pero el gigantón trepa y se descuenta sigilosamente por el grupo y siempre encuentra la rueda amiga y cuando hay que apostar, lo hace, como cuando salió al ralentí a más de cincuenta de meta a por Nibali y Nairo.

Cuando a unos cuatro kilómetros de meta Reichenbach caza por detrás a los tres mejores de la general y los ve ahí, derrochando cada pedalada en discusiones que en buena lógica ni deberían producirse, quienes estaban amenazados por Pinot, Pozzovivo y Zakarin, eran el segundo y tercero de la general, Nairo y Nibali, y no el líder, quien además de salir a los ataques con efectividad, se permite acelerar frente a sus rivales. Ahí es nada.

Está crecido Dumolin, y que tenga cuidado, porque aunque le asiste la razón en parte de lo que dice sobre sus compañeros de top 3, quizá se lleve una sorpresa. Hace un año por estas fechas su compatriota Stven Kruijswijk lo tenía hecho y mirad como acabó, mientras Nibali esté por ahí, un inoportuno apretón puede ser un mal menor.

Porque las palabras la carga el diablo y si Tom miraba los vídeos de Indurain debería saber que al navarro no se le conoció una provocación, es más apaciguaba de tal manera, que caía bien a todos, hasta a los rivales que sonrojaba en la carretera.

Imagen tomada de FB de Team Sunweb

Imagen tomada de FB de Giro Italia

¿Por qué nos gusta la pista?

No es multitudinaria, no tiene la complicidad de los grandes medios, podría dar para un reality, cogiendo una colla de inexpertos en bicicleta y enseñándoles a montar y disfrutar de ella, encajaría en el prime time, te permitiría cenar mientras ves y ves pasar ciclistas de toda talla y procedencia. La pista no ocupa grandes titulares, pero exprime tu adrenalina. Quien la prueba, sabe de qué habla, del aire, el peralte, las sensaciones contrarias, arrancar parado con un desarrollo imposible, tomar velocidad, coger inercia y notar que tu pedaleo es redondo, que la bici y la persona son uno, un ente que da vueltas en una elipse peraltada a ritmo de crucero. Que cuando tomas velocidad aquello rula, que te ves poderoso, que te ves en el podio de Río, o de Londres, o de Barcelona porque exprimes tu ser y lo haces volar más allá de la grada…

Vuelvo a sugerir que el ciclismo en pista es el gran desconocido de nuestro deporte. Es el espectáculo de la bicicleta en cuatro paredes aunque no siempre bajo techo, desde una grada con la opción de tocar, casi interpelar al atleta en el momento previo a la explosión.

Dijimos una vez que en la pista está el origen. Lo corroboramos. Es la bicicleta sin avalorios: cuadro, eje y pedal, cuadro, potencia, manillar y encintado, cuadro, tija y sillín. Así, nada más. Si es blanca, la bicicleta parecerá hasta desnuda, transparente. Una desnudez que cautiva, que muchos pasean por la ciudad, entre coches, por aceras y calzada. Frenando «a lo Cañardo», como apostillaban los anuncios de hace casi cien años.

El niño que aprende en la pista, aprende a encontrar la cadencia, a circular en grupo, a omitir el freno, a ganar recursos y con estos la técnica, que un día le servirá si escoge el oficio de ciclista o que le salvará de embrollos si quiere ir a su trabajo en bici, porque la pista es el libro en blanco que cada uno escribe desde cero, sin que nadie te anticipe el final.

La pista es concentración y responsabilidad, mirad la imagen de Dario Zampieri ajustándose las correas del pedal antes de competir, porque cuando entras en la elipse es imposible especular. Has de darlo todo, no hay segunda vuelta, ni otra opción, o mueres en el intento o vuelves a tu casa con la sensación de haber escatimado, un sentimiento de culpa terrible. La pista también es social, en la grada ves y disfrutas, pero lo compartes, lo comentas y lo hablas. Es ciclismo del que se puede tocar, oler y casi sentir, cuando oyes un chasquido porque una caída ha tenido lugar, te duele como si estuvieras ahí. abajo del peralte, en el amasijo de carne y hierro.

La pista es también espectáculo, a veces nublado, como el de los Juegos que no tuvieron ningún minuto en la televisión aquí en España, pero siempre luminoso, porque ilustra sobre ciclismo, sobre su esencia, sólo mirad la cantidad de pistards que se fueron a la carretera y lo bien que lo hacen: todos los australianos, Viviani, Kluge, Cavendish, Gaviria, el colombiano que hablará flamenco porque su rodar es una joya en sí mismo, Keisse, Terpstra,…. La pista es un mundo en sí mismo: keirin, velocidades, puntuación,… cada una diferente, todas con lo suyo, pero en sucesión no permiten relajarse.

Si podéis id a la pista, el ciclismo os desvelará su secreto mejor guardado.

Imagen tomada de Laura

INFO

Shimano, GT y Stevens representarán a Macario Llorente en Unibike 2016

Este fin de semana llega a Madrid Unibike, la Feria Internacional de la Bicicleta. El jueves 22 y viernes 23 dirigido a profesionales y el sábado 24 y domingo 25 abierto para todo el público aficionado a la bicicleta. Este año la feria da un paso adelante, ofreciendo a los asistentes un amplio espacio para los test de bicicletas…

¿Cuántos infiernos tiene el cicilsmo?

Me ha llamado la atención la foto del grafiti que ayer La Vuelta colgó en su muro de Facebook. Antes de entrar en la meta del Mas de la Costa había una pintada a lo ancho de la carretera que hablaba del final del infierno, el infierno que era el lugar, en infierno que les supuso a los ciclistas la subida que acababan de “digerir”.

Ya hemos leído varios comentarios y escuchado declaraciones sobre el recorrido de la Vuelta y la profusión de muros. Desde que el Angliru entrara en escena, el goteo ha sido sucesivo. Valdepeñas, la Bola del Mundo, Cuitu Negru, Ermita del Alba,… y este año el tridente Ezaro-Camperona-Mas de la Costa.

Todas estas subidas fueron etiquetadas, en una alguna crónica, en algún lugar, como el infierno, una palabra muy tentadora cuando se habla de estos puertacos cuyo principal requisito es tener más de un 20% en alguno de sus cementados tramos.

¿Cuántos infiernos tiene el ciclismo? me pregunto yo. Estamos en la era en la que los puertos son casi más famosos que el mismo ciclista, es curioso, venden mejor, llenan crónicas, cantan hazañas según su dureza y algunos les dedican columnas de dos párrafos, cortitas, pero rezumando desconocimiento, por decirlo sencillo.

No obstante inferno en ciclismo sólo hay uno, y está en el norte, entre París y Roubaix. ¿Por qué? porque fue el primero y aunque posiblemente no haya quebrado tantas piernas como esos desniveles imposibles, siempre nos ofrece espectáculos dignos de un ciclismo que en estos lares se llama monumento.

Imagen tomada del FB de La Vuelta

INFO

Para celebrar la Vuelta a España 2016, te ofrecemos la oportunidad de ganar un maillot del Movistar Team, firmado por todo el equipo!

La velocidad se corre en el filo

Las carreras de velocidad son una autentica animalada que ponen los atletas en el límite de todo para rentabilizar el trabajo de cuatro años en escasos segundos. No cabe margen y el error se paga. Las chinas por ejemplo fueron un coco imposible de asaltar por sus rivales en la velocidad por equipos. Se marcaron un WR en el peralte donde vuelven a barrer los británicos. Es de traca la colección de cascos que los rojos han sacado en el anillo de Río, sus dibujos son el perfecto escaparate de arte chino en la entraña de los Juegos.

Ahora bien, la caída del keirin femenino fue espeluznante, un día Tania Calvo nos contará qué se vive en un momento así. Lo dicho, en un devaneo todo se va al traste. A punto estuvo Jason Kenny de quedarse fuera. Sus sonrojados mofletes eran el espejo del esfuerzo inhumano que asume esta gente. En breve más…

2

Imagenes tomadas de Cycling Hub & Twitter