Ocho corredores que explican el Tour 2020

Tour 2020
Kalas 1024×140

 

En el ocho del Tour 2020 vemos un revolcón importante de nombres

Hay un pelotón de ocho ciclistas que hemos escogido de entre todos los que han corrido el Tour 2020 que creo explican lo que ha sido una edición muy singular.

El primer Tour en septiembre ha sido un milagro en lo social, que haya podido llegar hasta París, pero también la renovada fotografía de un ciclismo que muda de nombres, permuta protagonistas.

Así vemos que si el podio es inédito, en este ocho, apreciamos nombres que nunca habían asomado a la ventana del Tour, la vida cambia, el ciclismo con ella…

Empezamos por Caleb Ewan, uno de los dos de esta lista que no es un extraño, el velocista de videojuego, que corre y esquiva rivales con el golpe final más demoledor que existe en el mercado de la velocidad, un nicho algo menoscabado por el ciclismo moderno.

En unas ediciones en las que las llegadas al sprint no son tan abundantes como antaño, Ewan lleva cinco etapas en dos ediciones, argumentando con resultados los motivos que le llevaron a dejar el Mitchelton hace un año y medio.

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Proseguimos por otro doble ganador de etapa, y el verde, Sam Bennett, un velocista que ha corrido a cara perro buena parte de la prueba merced al acoso de Peter Sagan por su maillot de la regularidad.

Bennett se ha tenido que comer salidas a cuchillo, tener que entrar en fugas con el mentado Sagan y Trentin para evitar perder puntos… todo para culminar París con un triunfo.

La emotividad que le puso a su primera victoria en el Tour fue para recordar, luego en París su éxito ha sido por partida doble, el espejo de un trabajo extraordinario.

Tanto como el de su compañero Julian Alaphilippe, que ha sabido reinterpretarse en condición de animador de lujo, olvidándose de ese sueño que veíamos imposible para él, la general del Tour, y basándose en una presencia casi constante en carrera, presencia que además no es estéril, pues se llevó una etapa y varios días de un amarillo que perdió por desconocer el reglamento.

En esa línea Wout Van Aert se impone como uno de los corredores más valiosos del pelotón.

Es el ciclista multiherramienta que surge en el seno del equipo más potente, capaz de hacerlo todo y todo bien, y cuando decimos todo hablamos de marcar un paso matador subiendo, portar bidones a los líderes, ganar sprints y ser capo contra el reloj.

De locos…

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Proseguimos por la línea dura, y vemos los estandartes de ese magnífico bloque que es el Sunweb.

Por un lado Kragh Andersen, un prodigio de rodar en solitario, recordad que ya ha ganado cronos del nivel de París-Niza y clásicas otrora prestigiosas, París-Tours, pero también leyendo la carrera, saltando en pleno descontrol de Lyon y dejando atrás un grupo de ilustres en la jornada previa a la crono.

Marc Hirschi

Luego Marc Hirschi, el bichito que nos entró por los ojos en Niza e insistió e insistió hasta ganar su etapa, no sin estar perennemente delante, marcando clase, rodando como los ángeles, subiendo compacto y metiendo medio en los descenso.

Si Hirschi ha sido parte del paisaje, no le ha ido a la zaga Lennard Kämna, completísimo alemán, que venía precedido del éxito del Dauphiné.

Lo suyo también ha sido buscar el triunfo que Daniel Martínez le robó en una soberbia llegada al Puy Mary, una escena que no le amilanó para seguir en el filo: su nombre habla por esa generación que ha venido a tomar las riendas del Tour, una generación en la que está el citado Hirschi, como Daniel Martínez, como posiblemente Higuita o el propio Pogacar, pero también un ecuatoriano que ha roto su techo de cristal.

michal Kwiatkowski Tour

Por que el final de Tour de Richard Carapaz  es de traca, con tres fugas seguidas que al final le han valido más reconocimiento que resultados: cedió la victoria a Kawiatkowski y el «polka jersey» a Pogacar.

Sin embargo la actitud de La Loze, delante hasta muy al final, eso es lo que seguro persistirá en el futuro para corroborar que este Tour 2020 ha sido un revolcón en nombres y perspectivas, en manos de estos está lo que ha de venir.

Imagen: ©Tim De Waele / Getty Images

Gore 400×100 MArzo2020

Cintas de manillar de Selle Italia: cómo y cuándo sustituirlas

cintas de manillar JoanSeguidor

El correcto uso de las cintas de manillar de Selle Italia estiran su efectividad

La seguridad y el confort de montar en bicicleta dependen sin duda de elementos de importancia fundamental, como el sillín, las ruedas, la medida del bastidor, la ropa…pero también dependen de detalles en apariencia sin importancia, como por ejemplo en las cintas de manillar.

Este accesorio indispensable permite renovar el aspecto de la bicicleta de forma sencilla y económica, aunque su función no sea meramente estética. Permite un buen agarre en los puños y, además, reduce las vibraciones ofreciendo una conducción más fácil.

Selle Italia cree firmemente en la importancia de mejorar la conducción de la bicicleta, como elemento relacionado también con factores “extra-sillín”; por esta razón en el proyecto “body” de IDMATCH, se ha incluido el desarrollo de accesorios para el manillar específicos que permitan pedalear de forma más segura y agradable en todo tipo de condición. Se han desarrollado los Shock-Absorber para fijar debajo de la cinta, que desempeñan una función de amortiguación y anti-vibraciones, capaz de reducir las molestias en las manos y muñecas causadas por la tensión. Además, el especial kit Schok-Absorber, está concebido para garantizar un agarre muy elevado y particularmente seguro en el manillar.

Cómo colocar las cintas de manillar

Antes que nada, ¿cada cuánto tiempo se debe sustituir la cinta? Las cintas de manillar no tienen fecha de caducidad, sino que depende del material de la cinta, de la frecuencia con la que se utiliza la bicicleta, etc. En general, la cinta debería sustituirse cuando comienza a perder elasticidad, cuando deja de ser suave al tacto y no permite absorber las vibraciones como cuando era nueva.
Colocar la cinta en el manillar es muy sencillo, basta con tener en cuenta ciertos aspectos:

En primer lugar, hay que comprobar que la bicicleta está bien fijada, conviene hacerlo con la ayuda de un caballete para que la rueda delantera quede bloqueada. A continuación, hay que prestar especial atención a eliminar cualquier residuo de cola, para posteriormente, fijar dos trozos de cinta adhesiva -sobre la parte descubierta del manillar- para empezar a encintar. Siempre se debe empezar desde los acoples del manillar, dejando unos diez centímetros de margen, que al final deberán doblarse en el interior del tubo para fijar el tapón. Se procede a enrollar hacia arriba los anillos superponiéndolos, procurando no superar la mitad de la longitud de la cinta, para no correr el riesgo de acabar la cinta antes de haber cubierto todo el manillar.

Aprovechando su elasticidad, la cinta debe tensarse para que se adhiera correctamente, pero lo más importante es respetar el sentido de enrollado, para evitar levantarla accidentalmente con las manos durante la conducción. Por ello, se debe aplicar en sentido horario por el lado derecho y en sentido antihorario por el lado izquierdo; basta con enrollar siempre hacia afuera. Por último, hay que cortar la cinta en exceso y sujetarla con la cinta adhesiva específica.

Para terminar, deberán introducirse los tapones en los extremos de los acoples: los bordes de la cinta que al principio sobresalían se utilizarán como grosor, para mantenerlos bien sujetados en su posición.

Smootape, todavía más fácil

El procedimiento descrito es el tradicional, que se realiza con cintas tradicionales, pero Selle Italia ha patentado unas cintas innovadoras, llamadas Smootape -Gran Fondo, Corsa y Controllo-, que hacen que el proceso sea más sencillo garantizando un resultado perfecto.

Entre otras ventajas, este tipo de cinta permite superponer los anillos de modo uniforme sin espesores o bultos, obteniendo como resultado final una superficie perfectamente lisa y regular, que aporta una sensación de homogeneidad y un agarre agradable y cómodo para el ciclista.

+ INFO

No nos gusta nada lo que está sucediendo con Nairo Quintana

Nairo Arkea JoanSeguidor
Kalas 1024×140

 

El cerco sobre Nairo ya lo hemos visto más veces y no suele acabar bien

La resaca del Tour de Francia 2020, una resaca que tendría que ser dulce, pues se ha llegado a París el año de la pandemia, ve emerger nubarrones en torno a una de las grandes estrellas del ciclismo: Nairo Quintana.

Por que nada en Nairo es comedido o centrado, todo es excesivo y repercute, él habla tranquilo, su parroquia hierve, podemos imaginar cómo se están tomando el Colombia todo lo que le ha sucedido a su ídolo desde que hace menos de una semana les registraran la habitación, tanto a él como a su hermano y a Winner Anacona.

Esto, lo siento mucho, es un déjà vû, una especie de nudo de corbata que se estrecha y estrecha hasta dejarnos casi sin aliento, una historia de ciclismo que es negra y soez, que nos remite a eso que muchos dicen que es pasado, pero que cuesta creer con el goteo constante y frecuente de casos, aquí y allí, que no serán escándalos como los de hace quince años, pero que angustian de la misma manera.

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Aunque un caso de dopaje probado de Nairo no sería cualquier cosa, sería poner en cuestión muchas cosas y remover esa fe inquebrantable de los muchos que apoyan a su ídolo y se vuelven del revés con mensajes como éste…

La semana pasada constatamos que con caídas o sin ellas Nairo ya tiene lo suficiente para ganar el Tour, obviamente se formó una interesante, hoy decimos que ese emotivo discurso habrá tenido que ser muy convincente ante las autoridades para salir de un trago que seguro nunca imaginó el boyacense.

Sí, hasta la fecha son todo pesquisas, cierto, pero no son cualquier cosa, ni tampoco los hallazgos que se están realizando.

Como leemos de Matt Rendell, habrá que explicar muy bien que el material médico incautado a los ciclistas, cosa que ya es falta, y lo es desde el famoso Tour de 1998, fue para las heridas

 

Nunca habíamos visto un vídeo de Nairo explicando sus heridas, y mira que buenas tortas se ha dado, como cualquier hijo de vecino, y ha ganado etapas con vendajes en brazo o puertas.

Esta vez ha sido diferente, ha habido todo lujo de detalles sobre las rascadas y abrasiones.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Sea como fuere, esto ya tiene una lectura inicial, falle como se falle sobre Nairo y los suyos, no solo su hermano y Winner, también alguna persona de su confianza y es que el equipo se desentiende, no sabe nada, pasa página, mira adelante… 

Cabría preguntarles a los responsables de Arkéa si Nairo ha corrido el Tour con ellos o si le reconocen pasando por la calle por que es increíble lo rápido que la estructura dice no saber nada.

Ya sabemos que no es la primera, ni última vez, pero en un año tan especial como éste, con grupos burbuja, con más control que nunca sobre los corredores y los que tienen acceso a ellos, que el equipo se haga el sorprendido sorprende.

Como que sea un ente francés y no la agencia antidopaje quien emprenda todo esto, nada es normal, ni lo parece.

Son esas cosas que nos demuestran que, aunque se diga lo contrario, hay cosas que no cambian.

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

El ciclismo español en el Tour, ni tan mal

Landa Bahrain JoanSeguidor
Kalas 1024×140

 

El ciclismo español no ha salido tan mal parado del Tour 2020

El desierto que vaticinamos los agoreros y los no agoreros para el ciclismo español en el Tour llega por fascículos, poco a poco, pero con pruebas fehacientes que en este lado de los Pirineos el talento sigue emergiendo.

Es obvio que los años de cuatro y cinco etapas en el zurrón, uno más en el podio junto a dos o tres en el top ten, todo eso ha pasado y no será fácil volver a verlo, no por que en España los caladeros estén secos, y sí por que estamos en un pelotón más internacional, con muchos más actores y países y una liga, el World Tour, que es un club privado en el que, hoy por hoy, sólo hay una escuadra española, el Movistar.

Para que os hagáis una idea, italianos no hay ni uno.

El ciclismo español ha cerrado un nuevo Tour sin victorias de etapa, dos años y pico ya de la victoria de Omar Fraile en el aeródromo de Mende, para la anterior cabría irse a 2016, Ion Izagirre en Morzine, aquella jornada remojada y un descenso tétrico del Joux Plan.

Esta vez no han habido etapas españolas, curiosamente tampoco italianas…

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Cuarto ha finalizado Mikel Landa, en una historia de esas dignas del «landismo» que él quizá no promueva de forma voluntaria, pero de la que acaba tomando papel principal cada vez que se pone un dorsal en una grande.

Una cuarta plaza que iguala lo mejor de su carrera, la de 2017, siendo, y eso es así, el único corredor que propuso algo de lejos y con enjundia.

Se derrumbó en el Col de la Loze justo cuando se quedó sin gregarios y no tuvo para continuar lo que iniciaron sus compañeros, en esa historia le cayeron buenos palos, pero ciertamente poco se puede hacer si las piernas se niegan.

Otra cosa es el corte de la previa de los Pirineos, y mira que estaba advertido: había cumplido sin problema las primeras etapas, esas que le suponen un lastre en la montaña y se cortó justo en la víspera de la montaña.

Cabe decir que ni habiéndose mantenido ahí delante hubiera sacado a Richie Porte del podio

Sin embargo su final de carrera ha sido muy digno, se rehizo al día siguiente del palo de la Loze, fue otra vez el único que sacó el látigo entre los mejores y de lejos, no le salió del todo bien, no pudo distanciar a Porte, tras el pinchazo, pero dio la medida de lo que quiere la gente de él, y no es otra cosa que proponer algo diferente en un Tour en el que salvo él, y el talento desbocado de Pogacar, nadie ha osado rebelarse contra el dominio estéril del Jumbo.

La contarreloj final de Mikel Landa estuvo en su repertorio de buenas cronos, como aquella del Giro 2016, justo antes de abandonar, ahondando en ese perfil quijotesco que ya siempre le acompañará.

Y es que como he leído, Mikel Landa posiblemente nunca gane una grande, quizá no pise otro podio, pero es él lo que atrae y ha generado esa religión no oficial llamada landismo.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Un puesto por debajo, Enric Mas se ha mantenido en la vieja estrategia de los mentores de Movistar de que el corredor se hace poco a poco, paulatinamente, sin estrés.

A Enric Mas hay que alabarle muchas cosas, es un concienzudo trabajador, una hormiguita, que sabe que superando los malos momentos podrá acabar emergiendo, su fondo se impone con los días y creo que es una baza muy respetable para el ciclismo español en el Tour.

Ahora bien, como me decían esta mañana, «sólo se le ha visto 300 metros por delante del grupo de los mejores«.

Es en definitiva una forma de hacer, un pensamiento que treinta años después sigue intacto.

Mientras estrellas fulgurantes como Erik Breukink, Laurent Fignon, Greg Lemond y otros explotaban muy jóvenes en los ochenta, en el entonces Reynolds miraban a la década siguiente para apostar por Miguel Indurain.

Hoy en tiempos de Pogacar, Evenepoel y Bernal, piensan que Enric Mas merece más tiempo: son formas de hacer, veremos en qué queda.

El equipo azul fue el mejor bloque del Tour, no sé cuántos llevan de este premio, pero queda la sensación de que se lo llevan por que son ellos los únicos que se lo toman como objetivo.

Marc Soler tuvo sus momentos y Carlos Verona ha dado un paso adelante muy importante, no verles en más fugas duele, como a Valverde, pero esa definitivamente no es su guerra.

La carrera ha tenido cuota para otros españoles, Pello Bilbao, muy presente para ayudar a Landa, Gorza Izagirre, en alguna escapada, como Jesús Herrada, uno de esos que buscar una etapa sin fortuna.

Las caídas se llevaron a Ion Izagirre y casi a David de la Cruz, quien penó durante etapas para al final estar entre los mejores en el Col de la Loze y la Planche des Belles Filles y ver a su compañero ganar un Tour a punto de cumplir los 22 años.

Gore 400×100 MArzo2020

Jumbo en el Tour, no puedes defender lo que no tienes ganado

jumbo Visma Tour
Kalas 1024×140

 

Jumbo planteó un Tour a la defensiva sin haber planteado un primer ataque

A vueltas con la estrategia del Jumbo en el Tour, lo cierto es que pasada la ola, pudiendo ver el cielo, la sensación que queda es haber pagado la fiesta para no irse con la reina de la misma.

No le gusta a Manolo Saiz, al otro lado del hilo, esa comparación: «Creo que ha hecho un trabajo extraordinario, excelente, y merecían la recompensa que perseguían pero…»

Pero perdieron de vista al rival que crecía en medio del grupo: «No puedes defender un Tour sin haber atacado antes, eso que dicen de la mejor defensa es un buen ataque. Jumbo siempre ha dicho que a Sky le valía esta estrategia, pero no es cierto, los ingleses daban muy duro en la primera etapa de montaña y luego a gestionar la ventaja«.

Salvo por el corte previo a los Pirineos, Tadej Pogacar nunca estuvo más allá del minuto, es más «el top 8 ha estado en un pañuelo casi hasta el final, todo muy justo para querer ganar el Tour sin buscar hacer daño. No sé si se han creído muy superiores, pero lo cierto es que no les ha valido«.

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Manolo Saiz admite que veía venir a Pogacar, cosa que Jumbo no ha percibido en este Tour.

«Claro que lo veía, y en grupos de wasap o con otros directores lo comentaba. Le daba de inicio que podía recuperarle 45 segundos a Roglic en esa crono, incluso siendo éste un excelente contrarrelojista«.

45 segundos ¿de dónde sacas esa ventaja?

«Es un cálculo de segundo y medio por kilómetro, algo factible, más cuando ya lo había demostrado en el nacional esloveno. Tadej Pogacar es un cuerpo joven cuya mejor virtud no es el ataque, y sí la recuperación, esa es la clave. Pogacar recupera muy bien, como le sucedía a Alberto Contador en sus inicios. Y no pueden decir que les pillara de sorpresa cuando acabó la Vuelta del año pasado desmelenado«.

Y es cierto que para apretar a Pogacar, viéndolo hoy, pero anticipándolo en los Pirineos, quizá Jumbo debería haber jugado una segunda baza, por ejemplo la de Tom Dumoulin antes de sacrificarla por un Roglic que no abría hueco: «Nunca he entendido jugarlo todo a Roglic, cuando Dumoulin podría haber descargado de mucho trabajo al equipo filtrándose en fugas, es que no lo han intentado y el UAE de Pogacar, un equipo muy mermado, no ha tenido que trabajar nada«.

¿Por qué no atacó Roglic más veces en el Peyresourde?

«Roglic parece que siempre está midiendo, ahí realizó un ataque y luego Pogacar se fue. No ha buscado sentenciar cuando parecía que lo tenía en la mano, es posible que en esos momentos perdiera el Tour de Francia»

Sobre todo por que el Jumbo se dedicó a plantear el Tour a la defensiva: «Lo hicieron con un ciclista a menos de un minuto y una contrarreloj por disputar. Se conformaron con que Roglic atacara a 300 metros de cada etapa, de cara a meta«.

Es curioso, durante la primera mitad de Tour cundió la idea que Jumbo estaba perdonando a Bernal, pero lo que estaba haciendo es dar alas a Pogacar.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Ese ritmo demoledor, «innecesariamente rápido» dijo Valverde, fue el que «ellos consideraron bueno para sus intereses, pero sin querer rematar ningún día es complicado hacerlo efectivo«.

En todo caso nada que reprochar a Roglic quien «ha hecho lo que creyó oportuno, aunque no le fuera suficiente. Es un ciclista que parece frío dentro y fuera de la carrera, en ella siempre tiene ir concentrado al 100%. Ahora le viene el momento de gestionar un palo enorme, ha vuelto a perder una grande para la que parecía el gran favorito, como en el Giro del año pasado. Veremos el futuro, no creo que Jumbo tenga problemas en apostar por él otra vez, incluso con corredores similares. En un equipo se apuesta por la baza más fuerte, en el ONCE ciclistas como Breukink, Mauri y Bruyneel demostraron que siendo estrellas pueden trabajar para otros«.

Jumbo ha muerto con su receta, dejando escapadas desde el kilómetro uno unos días, sin querer filtrar nunca a nadie que inquietara a sus rivales «espero que hay tomado nota para el futuro, pero en m opinión, si ese fue su plan, no tienen nada que reprocharse«.

Imagen: FB de Jumbo Visma

Gore 400×100 MArzo2020

Nadie daba un duro por el Tour 2020

Tour 2020 JoanSeguidor
Kalas 1024×140

 

El Tour 2020 es la demostración que la vida sigue en este tiempo de pandemia

«Vive le Tour» firmó Egan Bernal el día que vino abajo, a una semana del final, en la cima del Grand Colombier.

Algunos lo tomaron como una frivolidad, ¿cómo puede decir eso si no va a poder defender su triunfo hasta el final? decían, sin embargo podemos hoy hacerla nuestra.

El Tour de Francia 2020 era hace un par de meses un espejismo que veíamos lejos y lejano, un sueño casi irrealizable, saliendo de una primera ola de esta pandemia, con la marejada previa a la segunda y miles de cuestiones por responder.

El Tour 2020 empezó en Niza con apuestas de hasta cuándo duraría, qué día la situación se haría insostenible y habría que claudicar.

Hasta en este mal anillado cuaderno hicimos cábalas de cuándo se podría proclamar un ganador sólido y certero, a partir de qué día el maillot jaume seria legítimo de figurar el palmarés en caso de suspenderse la prueba.

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Imaginaros que el Tour 2020 se hubiera suspendido a 48 horas de llegar a París, el epílogo que nos hubiéramos perdido

Sin embargo la caravana llegó a unos Campos Elíseos a medio gas, cabe recordar en este sentido que en 2016, el aforo de la gran avenida ya fue muy limitado por los anteriores atentados de Niza, como veis este veinte-veinte no se lleva la exclusividad de todo lo malo.

Se ha logrado salvar el año ciclista, que no es poco…

Los retornos del Tour han sido cumplidos para los mecenas, entiendo que no al 100%, pero sí en la medida justa para evitar que el tsunami que se anunciaba no sea tan devastador como preveíamos en marzo y abril.

El mundo del ciclismo tiene que estar orgulloso, por que ha dado una lección de saber hacer las cosas bien cuando la situación lo requiere y ahí entran todos, desde ciclistas a staff, un éxito del que sacar pecho por que como deporte itinerante, con gente en las cunetas, algunos sin mascarilla, la verdad es que tenemos casi manía persecutoria por quien no respeta las reglas, no era sencillo permanecer inmune en la burbuja.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Si hasta el director del Tour dio positivo y tuvo que irse por unos días.

Una imagen de la que el país Francia, muy apretado también por la segunda ola, sale beneficiada, sabiendo controlar los miles de imponderables en una ruta como la del Tour, pasando por toda la geografía, en manos de tantas personas.

El ciclismo ha dado la talla, el Tour 2020 es un ejemplo que podremos blandir para decir que con respeto, que no miedo, se puede convivir con estos tiempos, a la espera de otros mejores…

Felicidades.

Imagen: © BORA – hansgrohe / Bettiniphoto

Gore 400×100 MArzo2020

 

Plazas limitadas para esta Ciclobrava

El 27 de septiembre se celebrará una edición muy singular de la Ciclobrava

70, 100 o 140 Km, estas son las distancias de los distintos recorridos que puede escoger el participante a la Continental Ciclobrava. ¡Alternativas para que todos los ciclistas disfruten al máximo!

Sin clasificaciones, sin presión, sin prisas. Una prueba con auténtica filosofía de cicloturista. Disfrutar de los pequeños detalles como compartir amistades o sentir la velocidad; las auténticas sutilezas como estrenar un maillot nuevo… El ciclista sabe cuáles son las que marcan la diferencia para él.

Una prueba que reúne todos los ingredientes para el ciclista. Puntos de paso por sitios emblemáticos que la hacen una experiencia única. Girona es una tierra perfecta para la bicicleta y la Continental Ciclobrava integra muy bien lo que es el ciclismo de carretera en esta región. Poder bordear el Mar Mediterráneo con espectaculares vistas, maravillarse pasando por Madremanya, afrontar el reto de superar puertos como el de Sant Grau d’Ardenya, el Empordanet, Romanyà o Montjuïc. Un territorio tan completo, que asombra a todos aquellos que lo descubren.

El recorrido incluirá una zona de entrenamiento de pequeñas ascensiones, la seguridad que aportan las carreteras poco transitada y paisajes nuevos para el cicloturista, que pedaleará entre dos terrenos antagónicos como son el Pirineo y el mar Mediterráneo.

Se ofrecen tres recorridos: uno más exigente de 140 kilómetros y 1750m+ ,pero sin una dureza extrema, ya que la intención es que el cicloturista de la Continental Ciclobrava goce de un recorrido que le transportará hasta la Costa Brava. Otro más suave, de 100 kilómetros y 1.000m+, un recorrido más rodador que descubrirá distintos puntos emblemáticos de Girona; y un tercer recorrido, novedad de la edición 2020, dirigido a aquellos y aquellas ciclistas que hace poco que han empezado a salir con la bicicleta de carretera, 70 kilómetros y 800m+.

Ciclobrava: Maillot oficial para todos los inscritos

Wear Design tiene preparados todos los maillots de la Continental Ciclobrava. Un diseño único, con el que podrás sentir el ciclismo desde el mismo día de la prueba.

Sobre los avituallamientos individualizados, la organización sabe perfectamente de la situación en la que nos encontramos y tiene todos los protocolos de seguridad bien preparados. Desde salidas por cajones a partir desde las 7:30 hasta las 7:50, control de mascarillas, mantenimiento de la distancia de seguridad, hasta unos avituallamientos que se harán en formato individual, que constará de una bolsa que contendrá un bocadillo, fruta y bebida, para que no haya ningún contacto entre participantes.

Una cicloturista que se encuentra en una perfecta localización como es Girona, ciudad con gran cultura ciclista.

+ INFO

El Tour que nunca imaginamos para Richie Porte

Richie Porte Tour JoanSeguidor
Kalas 1024×140

 

Richie Porte demuestra que nunca es tarde para un podio en el Tour

Cuando vemos a Richie Porte en el podio del Tour de Francia miramos atrás, las veces que él contribuyó para que Froome se proclamara ganador, posiblemente hablemos del mejor gregario que haya tenido el inglés, aquel accidente contra la moto del Ventoux cuando iba con los mejores, la caída bajando, el tortazo en ruta hacia Roubaix…

El de Richie Porte es un podio merecidísimo por que nunca dejó de creer, no desistió, corrió y corrió hasta el tercer peldaño de un cajón que hace dos años ocupó su querido Chris Froome.

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Sinceramente, éramos de los que no dábamos un duro por Richie Porte en este Tour, y no de ahora, hace tiempo que pensábamos que su mejor carrera en Francia nunca tendría lugar.

Hace menos de un año pensábamos esto de él

El australiano fue un corredor que desde bien joven, recuerdo el Giro de 2010, marcó una senda que parecía condenada a acabar en lo alto del podio en París.

Porte trabajó muy bien para Brad Wiggins y Chris Froome, aprendió el oficio de líder desde dentro, «inside the job», sabiendo de los matices de llevar algo tan pesado como el maillot amarillo.

Sin embargo proyectar su intimidatoria en lo individual nunca se le ha dado.

Desde aquel famoso Giro en el que sale sancionado por el cambio de rueda con Simon Clarke, a los cartuchos quemados en el Tour de Francia.

Richie Porte llegó a ser quinto en el Tour de 2016, su mejor año, aunque acabara estrellado contra una moto por el colapso del Ventoux.

Aquello fue un presagio de que siempre le pasaría algo en su gran objetivo: la caída al año siguiente que destapó importantes carencias en los descensos, otra caída, esta vez camino de Roubaix…

Siempre le pasaba algo hasta que en 2019 se ha visto que, sencillamente no va, no tiene el Tour en su radar y esa condición de favorito sin corona que se granjeó nunca llegó a buen puerto.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Pero Richie le ha dado la vuelta, en una edición que nos recordó mucho ediciones pasadas, como el día que perdió el minuto largo que desplazó a Pogacar y Landa, curiosamente los corredores que, junto al australiano, han rodeado a Roglic en la general.

Richie Porte pasó los Pirineos en segundo nivel, pero muy cerca de los mejores para crecer en la segunda mitad.

Dejó atrás los fantasmas del pasado, el gafe eterno que nunca parecía soltarle y voló en los Alpes, estuvo efectivo, superando sus miedos en el descenso, siempre con los mejores y saliendo vivo de los dos momentos en los que la balanza habría pintado a la contra en otros años.

En el Col de la Loze mantuvo el tipo y contuvo los daños frente a López mientras que en Glières salió vivo de un pinchazo que despertó todas las alarmas, todos pensamos que ya estaba Porte lidiando con su eterna mala suerte.

Pero salió vivo, sí con ayuda puntual de algunos Jumbo, pero creyendo él solo, antes que nadie y llegando a la rueda de Landa, Mas y López para ganarles el podio por la mano en la crono final.

Un podio que le sabe a gloria, sólo hay que verle emocionado hablando de él, y que nos demuestra que los buenos siempre vuelven.

Una historia a la que podría agarrarse el mismísimo Roglic.

Imagen: FB Trek-Segafredo

Gore 400×100 MArzo2020