Egan Bernal: el jugoso ejercicio de amortizar campeones

Egan Bernal Tour

No es de recibo «enterrar» un ciclista con la calidad de Egan Bernal

A la vista de Egan Bernal, que tome nota Tadej Pogacar, como el año que viene no rinda satisfacción, irá al palco, se le dará por amortizado, punto y final.

En la vorágine en la que vivimos instalados, cualquier caída en la gráfica de rendimiento cae a plomo sobre el corredor en forma de un desprecio que, con lo duro que este deporte, no nos parece de recibo.

El otoño de 2020 estará siendo muy diferente para Egan Bernal, un calvario en forma de silencio social y no sé si administrativo que se cobra previo chequeo de su cuenta de resultados: tanto ganas tanto vales.

Leer cada poco que Bernal no volverá a ser el mismo, que lo suyo pasó el año anterior, que ganó el Tour en una tómbola y toda esa suerte de afirmaciones que demuestran un desconocimiento feroz del ciclismo, se ha convertido en una costumbre poco saludable estas fechas.

Cambrils 400×400 OCT20

 

Hace tres años todo era expectación para Egan Bernal, el fino y tostado corredor que ganaba enteros en carretera luciendo el mailllot abarrotado de publicidad del Androni de Savio, con pocos años sobre la flaca por que venía de las ruedas gordas, y fichando nada menos que por el Team Sky,

Chris Froome saludaba al nuevo fenómeno colombiano y desde el minuto cero empezó a justificar, en Down Under y Colombia: un debut que se plasmó con duelos ante Roglic en el sol y lluvia de Romandia, un triunfo en California y deslumbrante debut en el Tour.

El año pasado Egan Bernal fue el mejor ciclista del mundo, por encima incluso del exsaltador esloveno, ganando un Tour en el que hubo desenlace precipitado, pero el mismo para todos, unido a Suiza y Niza, nada menos.

Ese era Egan Bernal, el que se ponía delante en los abanicos de la carrera hacia el sol, en marzo, y seguía competitivo en Lombardía.

De eso nadie se acuerda.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

El mismo de los entrenos apocalípticos, de siete horas que no creo que nos hiciera de motu propio, y sobre los que muchos han sembrado grandes dudas.

Bernal aterrizó en Europa dentro de ese famoso vuelo de estrellas colombianas y todo le ha ido a la contra, de hecho a todos les ha ido en contra.

Las malas sensaciones del Tour de l´ Ain se materializaron en Dauphiné y explotaron en el Tour, es la vida, el signo de la suerte a veces sopa a favor, otras en contra.

Dolores de espalda son los argumentos esgrimidos, dolores que al parecer le vienen de lejos y que esta vez se han cebado especialmente.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Pero es que Egan Bernal tiene 23 años, 24 a inicios del próximo años, es decir, seguiría optando al maillot blanco del Tour, cuyo límite de edad tendrán que bajar a más no tardar viendo cómo camina esa gente.

Sigue siendo el mismo que nos maravilló el año pasado, y el anterior, ha dado un mal paso, y lo ha aceptado mucho mejor que lo encajarían otros muchos, con tranquilidad y cuajo, reventó en el Tour, dramas cero.

Eso sí para la nueva campaña le espera una presión si igual, otros que han saltado jóvenes a la palestra también llevan la cruz, pero es que él, a todo ello, le añade una victoria en el Tour, y eso te hace especial, sí o sí.

En el Ineos me parece que la jerarquía que podía ofrecer dudas hace un año ahora no da a lugar, a no ser que Richard Carapaz dé un salto espectacular, que Tao se quede y siga creciendo, que Sivakov dé el paso al frente o Geraint retome el golpe de pedal que no tiene desde que ganara el Tour. no vemos a nadie con la potencia de Egan Bernal, quien a sus 23 años podría permitirse una campaña, o dos, en blanco.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Castelli en inverno, cómo vestir por capas

Acierta con tu equipación gracias a la amplia y variada protección de Castelli para el invierno

Las temperaturas de invierno pueden cambiar enormemente durante una salida según la altitud a la que estemos, el clima que haga y la ubicación, entre otros factores y Castelli lo tiene presente.

Para lidiar con estas variaciones, es muy importante tener en cuenta la ropa con la que nos vestimos y considerar las capas que vamos a llevar.

La teoría del sistema de capas es algo que puede ayudarte mucho a acertar, ya que te permitirá hacer ajustes rápidos en función de los cambios de clima y el nivel de actividad, contando siempre con una sensación de comodidad, seque-dad y calidez.
Tradicionalmente, el sistema de capas se ha explicado como un concepto de tres pasos, que puedes conseguir con la amplia gama de prendas de Castelli: capa base, capa intermedia y capa exterior.

La capa base o primera capa será la que más se adhiera al cuerpo y nos permita mantenernos secos en todo momento, ya que, gracias a la fabricación de las prendas interiores de Castelli con tejido ProSecco, te ayudan a mantener el cuerpo seco y lograr aislamiento térmico necesario. Los modelos Prosecco, Flanders o Core, son una de las mejores opciones de Castelli para usar como primera capa.

El objetivo principal de la capa intermedia o segunda capa es retener el calor. Esta capa se entiende como un apoyo a las funciones de la capa base y la capa externa, incluso como una extensión de la primera capa, contribuyendo a la evacuación de la humedad y proporcionando aislamiento. Una buena opción si buscamos protegernos del aire y mantener el cuerpo caliente, es el maillot Tutto Nano Ros, ya que, con el tejido Nano Flex 3G cuenta con un tejido térmico con protección ante los elementos externos. El 20% de elastano ofrece elastici-dad, e incluye, el tratamiento repelente al agua Nano Flex, exclusivo de Castelli.

Por último, la capa externa o tercera capa, tiene el objetivo de aislarte de elementos como el viento y la lluvia, que tan molestos resultan cuando vamos en bici. Esta capa debe permitir que el aire circule y escape la humedad, al mismo tiempo que ser impermeable para que no filtre la lluvia. En este sentido, Castelli cuenta con la mejor tecnología como Gore-Tex Infinium o Polarterc NeoShell.

La amplia gama de chaquetas Castelli con esta tecnología ha ido aumentando colección tras colección, ya que, gracias al tejido GORE-TEX INFINIUM™ WINDSTOPPER®, estas prendas son totalmente resistentes al viento y al agua, y ofrecen la máxima transpirabilidad para mantenerte cómodo en condiciones de clima fresco y con viento. Esta combinación de protección y transpirabilidad minimiza el efecto de enfriamiento del viento a la vez que reduce el riesgo de sobrecalentamiento cuando estás activo.

Y si la lluvia y el viento son incesantes, Idro o Emergency pueden cambiar tu ma-nera de salir en bici. Altamente comprensibles, las puedes guardar con facilidad y te permitirán seguir pedaleando con lluvias y viento intensos, porque estarás totalmente protegido.

Bkool Cycling presenta mejoras en su app

Bkool acaba de lanzar una nueva actualización de su simulador de entrenamiento ciclista, Bkool Cycling, que comprende novedades importantes

La nueva versión de la app de entrenamiento ciclista de Bkool incluye un nuevo buscador de rutas, los maillots de los equipos UCI World Tour 2020 y mucha más información de tu entrenamiento…

En primer lugar, destaca un nuevo Buscador de rutas con una navegación más simple e intuitiva. Ahora, podremos disfrutar de nuevos filtros para afinar más nuestra búsqueda de rutas ciclistas o incluso, consultar de un vistazo el nivel de pendiente acumulada de los recorridos. Sin duda, resulta mucho más fácil encontrar un destino diferente donde entrenar cada día, y es que el catálogo de rutas reales en vídeo y 3D de BKOOL continúa creciendo diariamente gracias a los recorridos subidos por sus usuarios. Actualmente, es posible disfrutar de más de ocho millones de rutas diferentes en la aplicación.

La actualización incluye, además, un nuevo sistema de alertas que nos avisa en el momento en que nuestro rodillo inteligente o cualquiera de nuestros dispositivos de entrenamiento sufre algún tipo de desconexión. Así, es mucho más sencillo comprobar que todas las conexiones son correctas antes de comenzar a pedalear.

Pero las novedades principales se advierten especialmente al empezar a entrenar. BKOOL ha conseguido convertir la pantalla de su aplicación en una verdadera radio de equipo ciclista en lo que la información se refiere. Ahora, disfrutamos de muchos más datos mientras pedaleamos, para perfeccionar nuestra estrategia de carrera o simplemente, sacarle más partido a cada sesión.

Además del nombre de nuestros rivales o su relación vatio / kilo, podremos consultar qué niveles de pendiente nos esperan en los próximos metros para gestionar mejor los esfuerzos. La información se presenta de forma mucho más clara, pudiendo ver de un solo vistazo nuestra posición y la de nuestros rivales dentro del perfil de la ruta o el velódromo virtual.

Todo se muestra más limpiamente, consiguiendo ofrecernos una sensación de control total acerca de todo lo que está ocurriendo en nuestra sesión de entrenamiento.

Y ya que entrenamos como auténticos profesionales, ¿por qué no vestirnos como ellos?

El nuevo BKOOL Cycling también pone a nuestra disposición las equipaciones de los equipos UCI World Tour 2020. No sólo seremos capaces de rodar sobre las mismas etapas de las principales carreras del calendario ciclista profesional, sino que, además, podremos hacerlo defendiendo los colores de nuestra escuadra favorita.

Los nuevos maillots ya están disponibles dentro del vestidor virtual, cuyo sistema de inventariado también ha sido mejorado para facilitarnos el acceso a las nuevas equipaciones.

Un nuevo BKOOL Cycling que llega más completo que nunca, orientando todas sus mejoras a ofrecer una experiencia de entrenamiento optimizada, en la que los datos cobran un papel fundamental. Ya no habrá excusa para no mantener la forma durante el invierno.

A estas novedades hay que añadirle un nuevo Editor de Vídeo lanzado en los últimos días, para que los usuarios podamos subir nuestras propias rutas en vídeo a la plataforma de forma más sencilla. Además, desde BKOOL han anunciado que su aplicación BKOOL Fitness también contará con una nueva versión en las próximas semanas, con nuevas clases y una nueva interfaz completamente mejorada. ¡Habrá que estar atentos!
Sobre Bkool Bkool es una compañía tecnológica creadora de soluciones interactivas e innovadoras para el deporte y el video-gaming. En el campo del ciclismo ha desarrollado el rodillo de entrenamiento y simulador más avanzados y realista del mercado. Además, con Bkool Fitness la compañía, de capital español, se introduce en el mundo del home fitness con una aplicación para smartphones para poder realizar clases con instructores de fitness en casa. Sus productos se comercializan actualmente en más de 30 países.

+INFO

#Moment2020 El gran error de Alaphilippe en Lieja

Alaphilippe Lieja

La imagen de Lieja acompañará para siempre a Alaphilippe

Hay llegadas que marcan una generación, de esas que por más vueltas que le das, no encuentras consuelo, finales como el de Purito en Florencia con Rui Costa o de Erik Zabel con Freire en aquella San Remo.

El ciclismo de gran fondo es un arte de resistencia y tenacidad bien mezcladas con la sapiencia de saber que la clave no sólo está en las sensaciones propias y sí en el paisaje, los rivales, sus sensaciones y las miradas que sabes te están escrutando.

El gran fondo tiene eso, que hace posible lo imposible, y en el carrusel de la vida, te pone cada día en un sitio diferente.

Cambrils 400×400 OCT20

 

Qué ganas tendría Julian Alaphilippe de ganar la Lieja-Bastogne-Lieja para protagonizar ese final, tras más de 250 kilómetros para protagonizar ese final en la capital valona.

Qué ganas y que ingenuidad pensar que iba a resultar tan fácil.

Por que el último kilómetro de Alaphilippe en esta Lieja de septiembre, una semana después del mundial, dos tras el final del Tour, fue un manual que correrá por las escuelas de lo que no se debe hacer en la cumbre de una de las grandes del calendario.

Ahí llegaron cuatro, de los más fuertes del Tour, también del mundial para dar la medida de lo bonito que es un final de monumento en llano, tras una limada tremenda por las Árdenas y las fuerzas en zona roja.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Alaphilippe irisado, se creyó la niña de todos los focos, trazaba raro, delante tenía rivales que sobre el papel debía ganar, pero era eso, sobre el papel, por que en el gran fondo, volvemos al inicio, corredores como Hirschi, Roglic o Pogacar te hacen un roto con una facilidad insultante.

Y a ellos les añadió, cómo no, otro esloveno, Mohoric, para complicarlo un poco más.

De esta guisa, el francés hacía alguna ese, ya de lejos, y esos quiebros eléctricos sacarían a Hirschi y Pogacar de la ecuación, inadmisible, corriendo como si la carretera fuera suya, echando por tierra una carrera bien ejecutada hasta ese momento, sabedor que no era el mejor en esos instantes, pero sintiéndose partícipe de la puja.

Ahí ya quedó sentenciado por los jueces, pero a la de éstos, se añadió el veredicto de Roglic quien aprovechó una celebración temerariamente temprana para acabar de ponerle en su sitio.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Alaphilippe es un ciclista que, gestitos y tonterías a parte, sólo puede gustarte, pero ese día encendió merecidamente la ira de la gente y la pólvora de las redes.

Si el ciclismo quiso estrellitas, ahí amortizó el maillot arcoíris, nada menos, en un malabar que acabó sin red, una historia que Alaphilippe llevará para consigo siempre y de la que echaremos mano como en su día Eric Zabel sembró el precedente ante el más listo de la clase, Oscar Freire.

Y es que para que eso ocurra, hay que ser un superdotado y el francés lo es, el perejil de todas las salsas…

Gore 400×100 MArzo2020

 

Ciclistas: Mis tres estrategas de cabecera

Laurent Jalabert 1995 JoanSeguidor

La línea Lemond-Jalabert-Nibali dibuja el triángulo de los mejores ciclistas estrategas que hemos visto

Entre los ciclistas hay muchas virtudes compartidas, pero también otras, como el juego de estrategas que no todos tienen por la mano.

En la historia del ciclismo que nos ha tocado ver, han habido corredores que se han distinguido por una fuerza y dominio, en su momento, que no han necesitado de la pátina de estrategia que otros sí precisan.

Corredores que han corrido a lo bruto y les ha salido bien, a veces, tipo Alberto Contador o Jan Ullrich, incluso si nos apuráis, diría que Chris Froome no siempre ha sido un buen «tramador», sus primeros triunfos fueron merced a un golpe certero de inicio que le permitía entrar en guerras de las que salía escalado.

Otros mostraron evolución, como Fabian Cancellara, que pasó de ganar Flandes y Roubaix siempre solo, a lo bruto, a gestionar escapadas con varios y batirse al sprint.

En clásicas, Tom Boonen, por eso, nos ha parecido el maestro en la anticipación, uno de los mejores ciclistas estrategas que acabó dando con el palmarés que le contempla, una auténtica leyenda.

Cambrils 400×400 OCT20

 

Hoy, Primoz Roglic juega ese rol de estrategia bien medida que maquilla en gran parte la igualdad con la que se mide ante sus rivales, sabe que si los lleva en el redil hasta cerca de meta, los tiene en su mano y con ello, los segundos de bonificación que construyen la ventaja.

A día de hoy, con casi 35 años de ciclismo degustado en directo, hay un ciclista que combina fuerza y pizarra casi a partes iguales: Miguel Indurain.

Huelga poner ejemplos.

En una línea imaginaria de ciclistas que hayan sido o sigan siendo buenos estrategas me gustaría echar mano de tres nombres más una bola extra, la de Moreno Argentin, un Maquiavelo sobre la bicicleta, cuya astucia llegó a poner en jaque al propio Indurain en el Giro de Italia.

Las andanzas de Argentin las contamos en su día juntándole con otros cuatro buenos ejemplares de sacar petróleo de donde no lo hay: Simon Gerrans, Pascal Richard, Wladimir Belli y Rui Costa.

Sin embargo, cuando uno crece y se enamora del ciclismo viendo la modernidad eterna de Greg Lemond, sabe que eso es especial.

Que el Tour de 1989 siga en los anales, y todos hablen de él tarde o temprano es por su exclusiva culpa: una carrera que fue una obra de arte entre los tres mejores de aquella generación, con la única ausencia de otro gran zorro llamado Stephen Roche, y que acabó en manos del americano cuando Laurent Fignon pintaba a ganador y Perico llegaba como el más fuerte.

La gestión de la carrera de Lemond aquel año es un manual sin fecha de caducidad de cómo saca provecho de cada acción y cada gesto del rival, solo, sin equipo, con la única certeza de que su clase intrínseca saldría cuando lo necesitara.

Greg Lemond JoanSeguidor

Como en el Mundial que le ganaría a Sen Kelly un par de meses después.

Lemond fue de los mejores y curtido con los mejores, que llegó de América con una mano delante y otra detrás, haciéndose un nombre y sacando la cabeza ante el propio Bernard Hinault.

Cayó con grandeza en el Tour de 1991, ante el dominio que iniciaba Indurain, pero su perfume de campeón sigue disfrutándose aún hoy.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Laurent Jalabert fichó por la ONCE con la etiqueta de prometedor sprinter que, nada más aterrizar, sumó etapa y maillot verde en el Tour, un logro de gestión y estrategia que él mismo destaca cuando tienes la suerte de hablar con él de aquello que fue.

Ganó en los Lagos siendo un velocista, en medio de un mar de etapas en su palmarés, y firmó un año, 1995, que sublima las estadísticas.

Una campaña llena de intensidad, con carreras en las que salió escaldado, como la Lieja, pero otras que quedan para el recuerdo por sus movimientos certeros ante rivales enormes, tipo San Remo ante Fondriest.

Jalabert alargo su trayectoria lo suficiente como para seguir sumando y sumando grandes carreras en la conjunción de un ciclista irrepetible que aún hoy continua siendo objeto de estudio para muchos que consideran una buena pizarra como la primera piedra del éxito.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

De Jalabert y Lemond bebe Vincenzo Nibali…

El siciliano es el mejor de los estrategas entre los ciclistas contemporáneos, un corredor que, como a veces hemos dicho, ha ganado cuatro grandes vueltas en tiempos de Froome y Contador.

Y eso demuestra el tamaño de un competidor nato que ha sabido reunir un palmarés único firmando todo tipo de pasajes, por que Nibali nunca nos ha parecido el prodigio físico que sí han sido sus principales rivales.

Giro Italia Nibali JoanSeguidor

Jornadas como aquella de Tirreno en la que hizo saltar a Froome bajo el diluvio, los ataques certeros de Lombardía y San Remo, el Giro 2016, un monumento al acoso sin descanso al rival o la etapa del pavé del Tour que acaba ganando, una etapa en la que Astana fue un reloj alrededor suyo, sacando del mapa a Froome y dejando a Contador al límite.

Y es que el ciclismo, más allá del duelo directo, del mano a mano, es una suerte de matices y movimientos que bien ejecutados nos regala campeones que siempre quedan para los anales.

Aquí os he traído mis favoritos de siempre.

¿Y si Miguel Indurain se hubiera atrevido con la París-Roubaix?

Indurain Roubaix JoanSeguidor

Indurain y Roubaix son dos palabras que cuesta ver juntas

La semana pasada, a raíz de un vídeo de Miguel Indurain, recién coronado ganador del prestigioso Criterium Internacional, allá por 1989, cuando aún lucía Reynolds en el equipo, pocos días de ganar su primera París-Niza, se colgó un vídeo de aquella carrera que acaba con una entrevista de un periodista francés preguntándole al navarro por su presencia en la París-Roubaix…

«¿Harás París-Roubaix?» le inquieren a Indurain

«No París-Roubaix, no» responde.

Lo cierto es que Miguel Indurain fue desde el primer minuto un punto y aparte en la historia del ciclismo español, grandote, angulado, poderoso, rodador fuerte, a veces pesado en las subidas. estaba claro que aquel diamante en bruto había que pulirlo, restarle peso sin perder esa potencia que llevaba de serie.

Cambrils 400×400 OCT20

 

Aquel chavalote en las huestes de Perico, el explosivo escalador castellano, pequeño, chepudo en la subida, solvente en la lucha contra el crono, en el seno de un equipo español, el ciclismo español, tierra de abnegados escaladores, con mejor o peor suerte en las contrarrelojes…

Miguel Indurain marcaba la diferencia y en Francia llegaron a pensar que aquel mozalbete de aún 24 primaveras, en aquellas alturas de año, se iba a atrever nada menos que con la París -Roubaix.

El ciclista era una paradoja en sí.

Había rodado como los ángeles en la crono del Criterium Internacional, poca broma que acababa de batir a un renacido Laurent Fignon, aquel año ganaría el Giro, e incluso apeado del primer puesto a Stephen Roche, nunca volvería ser el del 87, y Charly Mottet.

Una victoria contundente a más de cincuenta por hora en uno de los grandes aparadores del ciclismo francés.

Le veían en Roubaix.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Esos días, aunque marcada de un inicio, la filosofía del tándem Echávarri-Unzué era relativamente joven, ambos se habían marcado el Tour como objetivo, desde la explosión del 83 con Ángel Arroyo y el camino culminado con Perico, meses antes.

Roubaix en esa estructura estaba en las antípodas

Indurain era un proyecto personal, un chaval de la zona, que crecía con calma, sin prisas, que abandono un par de Tours antes de acabar el primero e iba granjeando su camino hacia la cima.

Ese mismo año explotaría en el Tour, ganando en los Pirineos su primera etapa.

Sin embargo, la pregunta, aunque en la prórroga de la entrevista, nos llamó la atención, y nos la hacemos hoy nosotros.

¿Cómo le habría ido a Miguel Indurain en la París-Roubaix?

Aquellos eran años dominados por belgas tipo armario empotrado como Dirk Demol, Eric Vanderaerden y Jean Marie Wampers, ganador ese mismo año y a las pocas semanas del Criterium en el típico caso de un ganador de Roubaix con pocas victorias en el casillero, pero un adoquín en su casa.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Luego habrían de venir los años de Franco Ballerini, el ciclista considerado perfecto para Roubaix recuerdo que dijo una vez Jean-Marie Leblanc, también el viejo Duclos Lasalle y el más bruto de todos, Andrei Tchimil y su legendaria victoria del 94.

Nos cuesta mucho ver a Indurain batirse en aquel lodazal y peligro intrínseco, más cuando estaba en la carrera por el Tour, sin embargo, a pelo, sin otros objetivos a la vista, querríamos haber visto al navarro, un portento físico, buen estratega y avispado anticipando peligros en la reina de las clásicas.

Incluso diría más, si el recorrido y los tramos no le dieran para romper la carrera, su sprint tras 260 kilómetros no era nada despreciable, recordad como dejó sin planta a Museeuw y Ludwig en un mundial.

Hoy son todo conjeturas, y más con el condicionante de las grandes vueltas que le aguardaban y la primavera que no siempre le sentaba bien, pero fue curioso escuchar esos periodistas comentar lo de Roubaix al ciclista que siempre vimos lo más alejado posible del infierno y todo lo que significaba.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Leyendas del fútbol americano a las que les encanta el ciclismo

futbol americano ciclismo

Chad Greenway, Connor Barwin y Kellen Winslow II son algunas de las estrellas de la NFL que se han declarado amantes de la bicicleta

No es ningún secreto que un buen número de deportistas de élite, pertenecientes a otras disciplinas que poco o nada tienen que ver con el ciclismo, son amantes de la bicicleta. En algunos casos, como hemos contado en la web, incluso se pasan de un deporte a otro.

Sin embargo, cuando hablamos de algunos deportes en concreto, como en el caso del fútbol americano, quizás nos cuesta más imaginarnos a estos deportistas, caracterizados por el músculo y el gran tamaño, especialmente en el caso de algunas posiciones, subidos a una bicicleta.

Pues nada más lejos de la realidad. Son muchos los deportistas de la National Football League (NFL) que se han declarado abiertamente amantes del ciclismo, pero aquí solo os vamos a habla de algunos de los más destacados.

El primero de ellos es Chad Greenway, que fue linebacker (apoyador o apoyo) durante nada menos que once años en los Minnesota Vikings de la NFL. Greenway ha declarado en varias ocasiones que utiliza su bicicleta para recorrer hasta nada menos que 60 millas (poco menos de 100 kilómetros) en un día, eso sí, esto solo ocurría cuando estaba fuera de la temporada regular. Greenway también ha puntualizado que generalmente recorría entre 20 y 40 millas para no reducir su masa muscular, siguen siendo unas distancias generosas (entre 32 y 64 kilómetros).

Connor Barwin es otra de esas leyendas del fútbol americano que afirma utilizar la bicicleta diariamente. Probablemente, y entre otras cosas, esto le haya permitido extender su carrera como profesional y militar, hasta hace solo unos meses y a sus 34 años, en uno de los equipos líderes de las apuestas NFL, los New York Giants. En la actualidad, Barwin se ha convertido en el asistente del gerente general de los Eagles y es uno de los defensas más valorados de la NFL. En lo que respecta al ciclismo, ha afirmado que, como entrenamiento a intervalos, es muy probable que le haya ayudado a mantener una forma física adecuada para el fútbol americano.

futbol americano ciclismo

Cuando hablamos de entrenamiento a intervalos podemos imaginar la siguiente situación: estamos sobre nuestra bicicleta, pedaleando suavemente, hasta que encontramos una colina. Una vez que llegamos a esta colina, empezamos a pedalear con fuerza, hasta alcanzar su cima (siempre y cuando no sea demasiado largo el camino). Posteriormente, volvemos a pedalear suavemente hasta encontrar una nueva colina y repetir el ejercicio. Este tipo de actividad imita, de manera muy acertada, la manera en la que se comporta un jugador de fútbol americano sobre el campo de juego.

Por último, nos gustaría mencionar a Kellen Winslow II. Al margen de no tratarse de un jugador especialmente brillante, y haber destacado más por sus problemas personales que por su carrera profesional, cabe hablar de Winslow por una sencilla razón: el ciclismo le permitió recuperarse de un accidente grave. En el año 2005, este tight end (o “ala cerrada”, una de las posiciones ofensivas del fútbol americano), tuvo un accidente de motocicleta que pudo haberlo dejado fuera del terreno de juego de por vida. Sin embargo, según ha declarado en numerosas ocasiones, la bicicleta le permitió reconstituir su fuerza y su resistencia. Según dice Winslow, desde aquel momento, se volvió un amante del ciclismo y recorre entre 30 y 40 millas diariamente (entre 48 y 64 kilómetros).

La pasión de estos jugadores o exjugadores profesionales de fútbol americano por el ciclismo no hace más que confirmar lo que muchos de nosotros ya sabemos: se trata de un deporte muy útil, que puede no solo optimizar la calidad de otros deportistas en sus disciplinas, sino ayudar en la recuperación de lesiones.

Presupuestos de equipos ciclistas: no todo reside en el dinero

Ineos Tao Geoghegan

Los equipos ciclistas no triunfan sólo con presupuestos altos

En la resaca de la temporada ciclista, dulce resaca tras una buena Vuelta, nos quedan algunos tweets sobre los presupuestos de los equipos ciclistas que no queríamos pasar por alto…

Cambrils 400×400 OCT20

 

Los dos gráficos que Javier dejó hace unos días muestran una cosa que hace tiempo que pensamos y a veces repetimos: fiar el éxito de un equipo al presupuesto que maneja es injusto e incompleto.

Y la clave la vemos ahí, en una foto en la que todos los equipos se mueven en ciertas franjas salvo Ineos Grenadier, que con su obsesión por acaparar talento demuestra que doblar con holgura el presupuesto de los rivales no le sale a cuenta, al menos en el cómputo de puntos UCI.

Por que otra cosa es lo que logran a través, por ejemplo, de ser el equipo de referencia del Tour y todo lo que pueden montar alrededor de ello.

Sin embargo su coste puro y duro es, a la vista está en el primer gráfico el más ineficiente de todo el pelotón.

Una ineficiencia que vimos en la Vuelta de Richard Carapaz, muy desasistido en los momentos que, por ejemplo, Primoz Roglic estaba acompañado.

En todo caso, Ineos nació con una misión y la lleva cumpliendo desde su inicio con una colección histórica de triunfos en la mejor carrera que parece complacerles por todo el año, con excepciones de alguna grande, la obsesión de Froome por tener las tres, la sorpresa de Tao en este Giro y de aquellas primaveras a las que acudían para ganar alguna «major», tipo Lieja con Poels o las Roubaix que coparon en los instantes clave pero nunca dominaron.

El Tour es el inicio y final de este equipo, y para ello fichan a placer, a unos niveles tales que si son ocho los que deben ir, puedan escoger entre veinte.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Los ratios de cordura y eficiencia los tenemos en Jumbo y Deceuninck

Los primeros han armado un equipo admirable, con unas nóminas racionales y un rendimiento que a la vista está.

De hecho cuando valoramos la derrota de Roglic en el Tour, pensamos en la dificultad de mantener a Dumoulin, Van Aert, Kuss, Gesink y otros bajo el mismo paraguas con ese presupuesto.

Deceuninck es un ejemplo de motivar el grupo a tal nivel que cualquiera que vista ese maillot es capaz de lo mejor en el momento más insospechado.

Y no sólo eso, a los cabeza de cartel se le añade una continua renovación que demuestra que los rastreadores hacen su trabajo con una pulcritud extrema.

Ambos equipos tienen menos de la mitad de dinero que Ineos.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

La gestión del colectivo, «el hoy por ti mañana por mí», se lleva en otros equipos y el resultado lo vemos.

El caso del Sunweb que no contento con el Tour que se cascaron, sacaron dos integrantes del podio del Giro, o el Bora, donde hace tiempo que la emancipación de la segunda línea respecto a Peter Sagan es un hecho.

El UAE está a caballo de todo, sacando brillo a una amplia plantilla en la que se pueden permitir el declive en el rendimiento de Gaviria o la desaparición de Aru, sin fiarlo todo, como pudiera parecer, a Pogacar: el peso se reparte entre varios incluso Kristoff, eterno.

Un equipo coral es Astana, donde todos ponen el granito de arena, qué decir del Education Fisrt, un prodigio de efectividad, y en las antípodas de Fenix o Arkea, muy dependientes de sus figuras, tanto Van der Poel como Nairo.

Aunque en descargo de estos está el gasto que mueven.

Movistar nada entre los equipos más caros, pero su eficiencia es la penúltima de la lista, sólo le empeora el Ineos

Aquella segunda línea que amamantaba de calidad y puntos al equipo despareció, se fueron tres líderes, a Valverde le pesa la edad, Mas no es un ganador más allá de su rendimiento en las grandes y Soler apunta a una versión que habrá que ver si se potencia.

Presupuestos en equipos ciclistas altos no implica grandes resultados.

En fin, que las cifras que pasó Javier por twitter son muy oportunas para desmontar ese mantra de que en el dinero reside la clave del éxito de un equipo, también cuenta lo que surja desde el coche y de la iniciativa e intuición individuales de los corredores.

Gore 400×100 MArzo2020