Sobre el subasta de la bicicleta de Contador

bicicleta Contador JoanSeguidor

Recordar el origen de la bicicleta que subasta Contador no creo que sea la mejor manera de dar la noticia

Cuando Alberto Contador anunció que subastaría su bicicleta para la Cruz Roja, supimos que la iniciativa traería cola…

Y en efecto, surgió este tweet de nuestros compañeros de Ciclo21…

Cruz 400×100 Banner Landing

 

No sé las estadísticas que habrán manejado en Ciclo21 por este tweet, las respuestas dan a entender que algún unfollow se habrán llevado, también hay quien les aplaude.

Lo más curioso es que lo han petado con un tweet que conduce a un breve… es decir, un artículo de fondo, de llamadas, contraste y esas cosas puede quedar a años luz de un breve.

Pero al margen de la anécdota, lo cierto es que la subasta de esa bicicleta en concreto por parte de Alberto Contador, para cualquiera que sepa mínimamente de su trayectoria, sabe que no es una bicicleta más.

Es con la que consiguió un Giro del que fue desposeído.

Pero ¿era necesario decirlo en el titular?

Que es cierto es una obviedad, pero ¿era necesario?

Si miramos otros medios que hablan de lo mismo, vemos que no hay mención del origen de esa bicicleta hasta el cuerpo de la noticia, no en el titular.

Y ojo que es un soporte anglosajón, tan de mirar la paja en ojo ajeno.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Incluso otros medios no hacen mención de la suerte que corrió aquella victoria…

Sinceramente, no vemos que haya motivo para montar tal polvareda, es la bicicleta del Giro 2011, por que el Tour aquel lo concluyó en quinta plaza, a no ser que se pretenda hacer ruido, estruendo, algo que no podemos reprochar a Ciclo21, pues todos en un momento u otro lo hacemos, con mejor o peor suerte.

A nosotros nos tocó vivir una penitencia, y la seguimos pagando, el día que dijimos que un embajador se equivocó al oler unas bragas, que no daba la mejor imagen de la marca que representaba y esas cosas.

Cuando te arrojas a los leones, corres el riesgo de ser devorado.

A Ciclo21 le ha caído una buena con ese tweet, que no miente, cierto, pero que recuerda algo que escuece, sin duda.

Lo que pasó entonces pasó, un organismo falló en contra del corredor, éste purgó su periodo sin correr, fue desposeído del Giro aquel, y del Tour del año anterior, y menearlo tampoco creo que conduzca a nada.

Estamos de acuerdo con lo que dice Nico Van Looy, uno de los redactores de Ciclo21…

No se miente, pero el enfoque creo que no venía a cuento, incluso cuando lo que dice Fernando Ferrari, director de Ciclo21, aquí también es cierto

Es como si el ciclismo estuviera o tuviera que estar purgando eternamente sus pecados.

Quedémonos con el gesto y la ayuda que implica, que son más de 13.000 euros de salida.

En el fondo somos más papistas que el Papa.

¿Un everesting en casa? es posible

Everesting JoanSeguidor

Paolo nos cuenta cómo idear, ejecutar y salir vivo de un «everesting» en casa

Hace ya unos años que supimos qué era un everesting, una de esas «locuras», dicho con cariño, que llevan al ciclista a acumular en una sesión el desnivel equivalente a la altura del Everest, eso es más allá de los 8800 metros.

Incluso hemos conocido personas que lo han hecho, y nos admitido que un «everesting» les había dejado secos, sin fuerza ni chispa, carentes de apetito de bici no por días, sino que también semanas.

En todo caso, lo que nos dejó tocados, a raíz de sacar este artículo Dani Buyo sobre largas sesiones de rodillo, fue conocer el caso de Paolo Álvarez y de varios miembros del ZESP Team que se plantearon un everesting en casa, en pleno confinamiento.

Toma ya.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Así que le pegamos una llamada al amigo Paolo para saber cómo se plantea un reto de estas características…

Paolo ¿desde cuándo conoces el concepto «everesting»?

«Pues no hace mucho la verdad, unos pocos meses»

¿Qué te pareció el asunto?

«No le presté atención, la verdad, incluso te diría que me pareció absurdo. Subir más de 8000 metros en una tirada ¿para qué?. Vi incluso que estaban regulados, que tenían una normativa»

Entonces ¿cómo toma forma el reto?

«Debido a la cuarentena, me gusta llamarla así antes que confinamiento, me surgieron varios retos. Desde ZESP, un compañero lo sugirió«

¿Y?

«Pues que no sabría decirte cómo pasé de la indiferencia más absoluta al interés, pero la propuesta me motivaba»

Pero es que son 8000 metros largos en un rodillo…

«Cierto. Mira, hace cinco meses yo no tenía ni rodillo de transmisión directa, ni me lo planteaba. Pero lo probé y vaya si me gustó, es todo, la inercia, el realismo... la gente a veces opina sin haberlo probado y es muy recomendable. La cosa cambia por completo»

Ahora defiendes el rodillo…

«Totalmente, pero es como todo, necesitas un buen material para que no acabes quemado encima de él»

¿Qué ventajas le ves?

«Varias. Por un lado, a diferencia de la ruta, no necesitas gente que te asista, por otro lado ganas tiempo en tu día a día. Por ejemplo en los descensos del reto, podía bajarme de la bicicleta, estirar, ir al baño, comer, hasta darme una ducha, si quería el rato que el muñeco iba bajando. Por otro lado te ahorras el frío y la lluvia»

Así aceptaste el reto

«Me apetecía un reto estos días de esta en casa, sin salir a la carretera«

Subiste Alpe d´ Huez ocho veces ¿por qué este puerto?

«Por que era lo suficientemente largo para llegar al desnivel necesario en ocho ascensiones, había otras más cortas, pero no me apetecía, también con más desnivel, pero este puerto tenía la pendiente perfecta, todo el rato al 7-8%. Además con un realismo del 100% echabas manos de los desarrollos como si estuvieras allí y cumplías con las normas del «everesting»

Gore 400×100 MArzo2020

 

¿Cómo acabaste?

«Pues no puedo decir que acabara reventado, cumplí con una consigna: llevar los ritmos que me permitieran acabar bien. Recuperé rápido y entreno como si saliera a la carretera, entre 450 y 500 kilómetros semanales»

¿Algún momento complicado?

«en la séptima subida empecé con dolores de estómago. Al haber hecho ultradistancia alguna vez, imaginaba podían venirme»

Te escuchamos impresionados, de verdad. ¿Cuánto hay de ego en estas cosas?

«Claro que hay ego, es imposible que no lo haya y no creo que sea tan malo, si el ego es un buen motor, pues adelante. Todos tenemos cierta ambición, siempre bien entendida, claro. En mi caso quería un reto, algo que entrara dentro de mis posibilidades»

¿Dónde vives Paolo?

«En un pueblo en el norte de Madrid»

¿Se han roto mucho los planes con esta situación?

«Tenía unas cuantas marchas pensadas, la Cantabrona, la sierra Norte, la Gran Fondo Almería y la Quebrantahuesos… ¿qué le vamos a hacer?»

¿Qué harás el día que nos den vía libre?

«Es una buena pregunta que me hecho muchas veces. Seguramente tiraré de clásicos, haré una Morcuera, subir y bajar«

Indurain en Isola 2000: ¿De verdad regalaba etapas?

Indurain Isola 2000 JoansEGUIDOR

Isola 2000 ¿Dejó ganar Indurain a Rominger?

Seguimos a rebufo de Miguel Indurain, sus Tours y lo que nos pone Teledeporte: este miércoles tenemos Isola 2000

Aquella etapa fue la constatación que había dos cocos en el Tour, la continuidad del Galibier pero ahora en Isola 2000, una estación más al sur, que curiosamente nunca más visitaría el Tour, pero que quedó con letras de oro por el duelo Indurain vs Rominger.

Si os acordáis de la conclusión de aquella etapa, en la recta final de Isola 2000, Pedro González narraba con pasión la más que posible victoria de Indurain.

Rominger tiraba y tiraba, lanzó el sprint, pero no… cuando parecía que le iba a pasar, Miguel mira a su izquierda y detiene la remontada.

Isola 2000 ¿Dejó ganar Indurain a Rominger?

Y es más ¿ha regalado Indurain tantas etapas como se dice?

Ayer, el autor del libro sobre Miguel Indurain de nuestros amigos de Cultura Ciclista, escribía esto…

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Hojeando su libro, si nos detenemos en la doble página dedicada a esa jornada leemos las declaraciones de Vicente Iza: «A mí Miguel no me ha mentido nunca. Miguel era muy sincero y si dijo que no pudo, eso fue lo que pasó«.

A ello añade José Miguel Echávarri: «No es una etapa que quieras que gane porque sí, sino que le sirva para redondear su palmarés, ya que nunca había vencido una etapa en línea vestido de amarillo«.

Y es cierto, eso se le extrañó a Miguel Indurain, que no tiene una foto levantando los brazos vestido de amarillo.

Viéndolo ahora, recordando la cabalgada con Chiapucci en Val Louron, esa llegada con Rominger en Isola, incluso Hautacam con Luc Leblanc… cuesta mucho creer que Miguel Indurain no ganara etapas en línea en los Tours que dominó de esa manera, y con tal solvencia.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Y cuesta creer porque nada fue porque sí en esa época.

Ayer mi hijo, que está viendo a Miguel Indurain hasta en la sopa este confinamiento, me preguntó si el navarro era bueno físicamente y tácticamente, o una cosa o la otra y es que lo fue en los dos puntos, alcanzando un equilibrio que rara vez hemos visto en otro campeón.

Por que hubo grandes corredores que lo confiaron todo a una cosa u otra: lo que el físico no le ha dado a Nibali, lo ha conseguido la estrategia, y en el caso de Froome, quizá al revés, aunque con el añadido del equipo.

Miguel Indurain fue un fenómeno en todos los aspectos, algo que, como otros grandes de otros deportes, estoy seguro que no volveremos a ver, y no, no es que el confinamiento nos haya nublado la visión, es que fue así.

Por eso cuando,  muchas veces surge la pregunta ¿Induráis regalaba etapas? puedo pensar que fue totalmente posible, porque en esos «regalos» iban favores de vuelta, como la famosa jornada de Mende, Tour 1995, cuando Banesto no daba abasto ante el ataque de Jalabert.

Pensar en esas etapas como algo accesorio, el medio a sacrificar por un fin mayor, no lo veo descabellado, es más, entra dentro de lo normal para alguien que pudo y supo perpetuar su dominio tantos años.

Quitarse el stress de ir a por etapa y general al mismo tiempo son esos calentones que te ahorras cuando pones la mirada en largo.

Y Miguel Indurain creo que en Isola 2000 miraba mucho más allá de esa línea de meta.

Imagen: CyclingHistory

HEROESxGOBIK: maillots para ayudar a la Cruz Roja

Gobik Cruz Roja Heores JoanSeguidor

Serie limitada y solidaria de 300 maillots HEROESxGOBIK para una donación para Cruz Roja

Gobik pone este miércoles 8 de abril, a partir de las 17.00h, una de las piezas más especiales realizadas por la firma de textil ciclista en su historia: el maillot HÉROESxGOBIK con el foco puesto en Cruz Roja.

Se trata de una edición limitada a 300 unidades, de venta exclusiva online, con un precio único de 70 euros y con entrega prevista a partir de los 21 días desde la reactivación de actividad fabril de Gobik.

Como sucede en la acción que la marca emprende cada Navidad con Save The Children, el importe total de la venta se destinará esta vez a Cruz Roja Española y su Plan Cruz Roja Responde Emergencia Coronavirus, en unas fechas marcadas por los estragos sanitarios y sociales.

Gobik Cruz Roja JoanSeguidor

Una ayuda muy necesaria estos días

Como comenta Irene Torres, directora de Responsabilidad Social de Cruz Roja Española en Murcia, “hace unos días Gobik nos contactó para saber cómo ayudar en la actual situación de emergencia. Y no es cualquier cosa, hablamos de la mayor movilización de personal y recursos de Cruz Roja Española en toda su historia”.

Así surgió la idea de impulsar nuestro plan y con ello poder satisfacer algunos de los cometidos de Cruz Roja Española estos días de ingente actividad: “Especialmente ayudarnos con el reparto de material esencial para muchas personas, material de higiene, sanitario y alimentos no perecederos”.

La historia del maillot HÉROESxGOBIK

A la semana del establecimiento del estado de alarma, el viernes 20 de marzo, Gobik, a través de sus empleados, montó de forma espontánea y desinteresada una línea adicional en su factoría para la fabricación de batas y mascarillas de protección para personal sanitario.

Pasados siete días, la marca ideó el maillot HÉROESxGOBIK, dentro de la plataforma deportiva Strava, como recompensa a los diez ciclistas que más kilómetros acumularan en su casa durante una semana. Días después, atendiendo la petición de muchos de sus seguidores y fans, Gobik ha decidido sacar esta misma prenda en una edición limitada con el objetivo de crear un fondo solidario con Cruz Roja Española como destino.

 

Indurain vs Rominger: una rivalidad incompleta

Indurain Rominger JoanSeguidor

No hubo tantos duelos directos entre Indurain y Rominger

Entre ayer y hoy, Teledeporte nos ha rescatado dos piezas que explican el punto de inflexión de Tony Rominger y su acceso a la primera línea de rivales de Miguel Indurain.

Si en el Galibier puso su pica en el Tour, cabe decir que en la jornada de los Lagos de Covadonga el suizo alcanzó la convicción que la Vuelta del 92 estaba a su alcance, tras Luz Ardiden en aquella jornada de primavera hostil, en la cima astur Rominger tuvo la certeza que el pequeño murciano, Jesús Montoya era asequible.

Entre ambas etapas median catorce meses, más o menos, y entre, las dos Rominger se erigió como el rival más fuerte y peligroso de Indurain.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Sin embargo, visto hoy, lamentamos que estos dos gigantes no vivieran los duelos que muchos les presumíamos,

No en la cantidad que imaginábamos, pues si quitamos ese Tour del 93, las coincidencias de los dos astros y en plenitud de condiciones no fueron tantas.

Y lo lamentamos, viéndoles destrozar el Tour mano a mano en el Galibier, por que entre los dos sumaron once grandes vueltas en cinco años, una barbaridad de dominio al que sólo se escaparon talentos como Chioccioli, Mauri, Berzin y Jalabert.

Aunque si hiciéramos una pinza entre el primer y último Tour de Miguel Indurain, la lista sólo tendría el nombre de Eugeny Berzin, ganador del Giro del 94.

En medio, dominio total de ambos.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Pero ¿cuántos duelos vimos Indurain vs Rominger?

Pues el Tour de 1993 y poco más.

Esa carrera pudo haber estado más igualada de no haber mediado el desastroso inicio del suizo, que llegó muy perjudicado a la gran montaña.

Hizo falta aquel prodigio hacia el Galibier entre ambos, para que Rominger entrara en aquella carrera que se le había cruzado.

Una subida en la que los dos talentos fueron en paralelo, sacando un mundo al resto, aguantaron Hampsten, Mejía, qué clase tenía, y ese polaco de la goma, Jaskula.

Fuera de esos días, poco más dio esta rivalidad.

Rominger no volvió a ser rival de Indurain en el Tour.

En los años sucesivos llegaría con Vuelta, la tercera, y Giro en el zurrón, y quizá pasado de forma.

Otra cosa fue ese particular pulso por la hora que mantuvieron en otoño de 1994, en el que el suizo voló por muy delante.

Y es que la historia, caprichosa ella, muchas veces nos pone y nos quita los grandes del mapa, con azar e improvisación, dejándonos con las ganas de lo que pudo ser y no fue.

Foto: Parlamento Ciclistahttps://forodeciclismo.mforos.com/30823/10721160-fotos-de-indurain/?pag=2

El ciclismo que narró Angel María de Pablos

Angel Maria de Pablos ciclismo JoanSeguidor

Las tardes de bicicleta en los ochenta se hacían al son de la voz de Ángel María de Pablos

Siempre voy dejando cosas para otro momento, entre ellas, el ordenar libros.

Mira por donde, ese momento ha llegado, por obligación.

En esa tarea estaba cuando tuve en mis manos un pequeño libro llamado “Manual del perfecto ciclista” de un tal Julian Merino, alias «Lapize».

Si, como aquel ciclista francés, con “c”, que ganó el Tour en 1910.

Hice lo que no hay que hacer cuando ordenas libros, ponerte a leer uno que estás pasando de un montón a otro.

Mientras lo releía, tenía de fondo la voz de Angel María de Pablos retransmitiendo una de las etapas vintage que están ofreciendo en Teledeporte a falta de eventos en directo.

Un manual que habla del compañerismo en ruta, de la diferencia entre ciclista bueno y malo, consejos práctico e, incluso un capítulo titulado “El ciclista ¿presunto tuberculoso?”, en el que desmontaba punto por punto esa falacia.

Una “fake news” en todas regla que, hablando de tuberculosis, me generaba la duda de saber en que año se había escrito este libro.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Se me ocurre ponerlo en Twitter y preguntar por ello.

Surge la magia de las redes sociales y llego a la conclusión de que es del año 1930. Escrito hace 90 años, con parrafos que se podían firmar ahora mismo.

Entre los que me contestan veo a Miki de Pablos, contacto en privado y, efectivamente, es el hijo del narrador que estoy escuchando en la tele.

Angel María de Pablos era vicepresidente de la federación española de ciclismo cuando empezó la primera etapa de la Vuelta 83  en Almusafes.

Era primera Vuelta que se retransmitía en directo y en TVE no tenían a nadie que supiera de ciclismo para acompañar a Emilio Tamargo en las retransmisiones.

Le preguntaron a Luis Puig si sabía de alguien y este señaló a Angel que estaba a su lado: “Es periodista, escribe de deportes en El Norte de Castilla y es un apasionado del ciclismo”.

Y yo voy a añadir algo más a lo que dijo el entonces presidente de la Unión Ciclista Internacional.

Sobre todo para los que nunca le habían oído en directo y se han sorprendido, vamos a dejarlo en eso, y lo han comparado con comentaristas de ciclismo de épocas posteriores.

Desde joven era poeta y tiene varios libros de poesía, este dato os hace entender algo de su narrativa, además de ser actor de teatro y autor de algunas obras.

Otro dato para los de la “sorpresa” es, que en esos tiempos no había internet ni repartían un libro a todos los periodistas con información detallada de los monumentos, castillos y demás, que se iban a ver durante la retransmisión.

Angel María de Pablos se empollaba el recorrido y se preparaba unos apuntes de todo lo que pudiera haber de interesante en la zona por la que discurría la etapa

Mientras duró su trabajo en TVE, el seguía ejerciendo de periodista en El Norte de Castilla.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Periódico en el que empezó a trabajar a los 14 años.

Sí, 14.

Su padre era el redactor jefe y vivían encima del periódico, así que desde muy niño bajaba a ver a su padre.

Al entrar en la redacción, la primera mesa estaba ocupada por un señor con dientes prominentes y no especialmente agraciado.

El niño Angel, lo esquivaba para llegar a la mesa de su padre pero, con el tiempo, fue acostumbrándose a su cara y acabó sentado en sus rodillas escuchándole contar batallitas y ojeando las revistas que tenía.

Ese agradable señor con desafortunada cara, se llamaba Julian Merino, alias «Lapize».

Sí, el mismo que escribió este “Manual del perfecto ciclista” que he recuperado de la estantería. Las batallas que le contaba eran la de los ciclistas del Tour, y las revistas eran las de ciclismo que conseguía de Francia.

Julian Merino falleció cuando Angel María de Pablos tenía 14 años.

Entonces pasó de sentarse en sus rodillas, a ocupar su puesto cronista de ciclismo.

Por Pello Ruiz Cabestany

Imagen: Tribuna de Valladolid

#YoPedaleoEnCasa por la investigación contra el coronavirus

#YoPedaleoEnCasa JoanSeguidor

Tras el gran éxito del reto solidario #YoCorroEnCasa contra el coronavirus, ahora es el turno de los ciclistas con el nuevo reto #YoPedaleoEnCasa

Tras el gran éxito alcanzado hace unos días con el reto solidario contra el coronavirus #YoCorroEnCasa organizado por Albert Jorquera y el apoyo de los ultrafondistas Kilian Jornet, Pau Capell y Tòfol Castanyer, y haber recaudado cerca de 83.000€ con sus 7.500 participantes, llega el turno de los ciclistas con el nuevo reto #YoPedaleoEnCasa Challenge para seguir sumando donativos para el estudio médico #YoMeCorono.

En esta ocasión, la asociación sin ánimo de lucro RideForHer que desarrolla diversas acciones solidarias ligadas al ciclismo para luchar contra el cáncer y empoderar a la mujer en este deporte, recoge el testigo dejado por Albert Jorquera, Jordi Saragossa y Maria Fainé, para realizar, en esta ocasión, una “pedalada virtual y social” desde nuestras casas, y a su vez recaudar fondos para frenar el Coronavirus a golpe de pedal.

Este segundo reto tendrá lugar el próximo sábado 11 de abril, de 9h de la mañana a 21h de la noche, realizando la distancia que cada participante se quiera proponer, pero siempre desde nuestras respectivas casas.

¡Os lo prometimos! ☝️ ¡Tenemos un nuevo reto y os necesitamos!•Después del gran éxito con el #YoCorroEnCasa, ¡ahora es nuestro turno! ??•¡El próximo sábado 11 de abril participa en el #YoPedaleoEnCasa Challenge contra el Covid-19!•Haz como nuestra @petita_senshi y únete a una pedalada virtual en todo el ? que pretende:•✅ Recaudar ? para #YoMeCorono y luchar contra el ?•✅ Mantenernos activos ?‍♀️??‍♂️•✅ Concienciar de la importancia de no salir de ?•Más info e inscripciones ? link en BIO o en siguiente enlace:•https://rideforher.org/yopedaleoencasa/•Idea original y agradecimientos:•#YoCorroEnCasa•@albertjorquera@jsaragossa@mariafaine@kilianjornet@paucapell@tofolcastanyer•#rideforher #reto #solisario #ciclismosolidario #stopcovid19 #covid19 #yomequedoencasa #cycling #ciclismo #ride #bike #bicicleta #encasa #rodillo

Publicada por RideForHer en Jueves, 2 de abril de 2020

Para ello los participantes podrán usar rodillos, bicicletas estáticas, o bicicletas convencionales siempre que dispongan de un espacio privado donde puedan usarla.

Los que no dispongan de estos medios también podrán realizar este reto como en su primera edición, ya sea corriendo o caminando.

Para poder participar en esta ‘pedalada virtual’ sólo es necesario hacer un donativo al movimiento #YoMeCorono, organizado por el equipo de médicos e investigadores de la Fundación Lucha contra el Sida, IrsiCaixa y el Hospital Universitario Germans Trias i Pujol que están trabajando a marchas forzadas en un ensayo clínico pionero para definir fármacos para tratar a los infectados, prevenir el contagio y buscar una vacuna contra este virus.

Así que ya lo sabéis, el sábado 11 de abril os pedimos que te unas al reto.

Sean los kilómetros que sean, sol@, acompañad@ o en familia, lo importante es hacer deporte juntos (virtualmente) en casa y ser solidarios en la lucha contra el Coronavirus.

¡Contamos contigo!

+ INFO

 

Las historias más surrealistas de Stephen Roche

Stephen Roche Giro JoanSeguidor

Pocos campeones tan caricaturescos como Stephen Roche

La profusión de Tours de los ochenta y en especial aquel de 1987 que fue tremendo nos dio por pensar en un perfil de quien fue el coco en aquella edición y uno de los ciclistas más atractivos de ese ciclo: Stephen Roche…

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Los amantes del mundo Marvel conocerán a Arma XI.

Un ser creado en el laboratorio que reúne los poderes de cada mutante; capaz de teletransportarse, lanzar el láser de Cíclope y manejar la catana con la destreza de un maestro ninja.

Stephen Roche va a ser un Arma XI ciclista: el resultado de meter en una batidora a ciclistas históricos para obtener lo mejor de cada uno.

A su vez, emula a ese personaje de ficción en el sentido de que un ligero defecto de fabricación le impide dominar el planeta.

Roche va a aunar la pasión de amasar patrimonio de Van Steenbergen (aunque no le pirran tanto los pelucos poligoneros, es de cash), la precocidad para brillar en la élite y el uso de elementos aerodinámicos de LeMond, el talento innato de Perico para pegar talegadas en los contratos, los problemas iniciales de Rominger en asimilar la tercera semana de GV y por último la vena pugilística de Hinault.

Nuestro protagonista nace a finales de 1959, está por tanto encasillado en la generación del 60.

Si la del 64 (Indurain, Bugno o Breukink) pertenece a una época de ciclismo espectáculo, la del 60 con los LeMond, Fignon, Delgado y Roche se puede considerar como la última de puro ciclismo. Ésta tuvo su apogeo en los 80; un mundo del pedal más ofensivo todavía que en los 90, pero con más descontrol y con la certeza absoluta de que los ganadores eran los más talentosos. Por entonces el dopaje (más antiguo que la orilla del río) en este deporte ofrecía una ganancia residual.

Stephen Roche JoanSeguidor

El caprichoso azar decide que en Dublín, apenas con unos meses de diferencia, vengan al mundo Stephen Roche y Paul David Hewson (cuyo nombre artístico es Bono).

Ambos van a arrancar la década de los 80 a todo trapo: U2 se situará en los primeros puestos de la Billboard con su disco Boy, mientras que un Roche imberbe se impondrá en una París-Niza con participación de primerísimo nivel.

Pese a vencer en lo que es la mejor carrera de una semana -por entonces con mejor palmarés que la propia Vuelta a España- los inicios del irlandés no son un camino de rosas.

Tiene que en enrolarse en el equipo amateur ACBB y sufrir una novatada propia de Kuznetsov con Berzin (después de machacarte en el velódromo te haces unos larguitos en la piscina), en su caso le va a tocar disputar la París-Roubaix amateur.

Lo más divertido de su participación es que Roche ignora por completo que es una estratagema para que le den la patada ante el vaticinio de una actuación random… pero resulta que el de Dublín se impone en la «Pascale baby».

Esta peformance le supone pasar a profesionales, nada menos que con Peugeot.

Por desgracia varios van a ser los talones de Aquiles del bueno de Stephen: al igual que su compatriota Kelly no digiere bien las elevadas temperaturas, esto te elimina prácticamente de la victoria en un Tour de Francia… o te va a hacer depender en exceso de una edición en la que pegue poco el Lorenzo.

Roche y Kelly JoanSeguidor
www.welovecycling.com

A esto hay que sumarle sus continuos problemas de espalda y rodillas.

Con estas premisas Roche apenas va a tener continuidad en su carrera profesional, irá picoteando actuaciones top, como un 2º puesto en Amstel y una medalla mundialista; también va a suponer que encuentre similitud con Juan Carlos Domínguez en cuanto a brillar en años impares (para bajar el rendimiento en los pares), sólo que en el caso del corredor de Irlanda la puja de vueltas de una semana de una tacada subirá a un montante bastante más suculento.

1985 va a ser un gran ejercicio para él, deja clarinete que Lieja es una carrera que tiene en las piernas con su tercer puesto (aunque hasta la bochornosa edición del 88 el recorrido perjudicaba a los que no tenían buen sprint).

Ya tiene continuidad de grandes resultados y por fin le pilla el punto a una GV; Roche va a ser 3º en un Tour de Francia en el que la Vie Claire inicie su monopolización de la Ronda Gala. Como guinda a su gran temporada firma un 7º puesto en el Mundial, resultado que no va a reflejar una pseudo victoria moral.

Estuvo muy cerca de vencer, pero finalmente fue atrapado al ser una rueda muy vigilada y un abuelete que pasaba por allí se llevó el arcobaleno a casa.

La temporada que viene a continuación, la 86, va entrar dentro de la maldición de las pares, un quiero y no puedo que no deparará más alegrías que levantar un hype tras su más que potable crono larga en el Tour para posteriormente fracasar en las etapas de montaña.

Y amigos, hemos llegado a la temporada de 1987.

Hablar del 87 de Roche es como hablar de Pecharromán en su mes desrtroyer.

Este año del irlandés seguramente sea por palmarés bruto la mejor temporada ciclista de la historia… excluyendo claro al Chuck Norris del ciclismo.

Dice la leyenda que el Récord Guiness en realidad es una compilación de segundas mejores marcas, ya que las primeras todas son de Chuck; en ciclismo Eddy literalmente tiene todas las mejores marcas: Tours, Giros, días de amarillo, monumentos, mundiales, carreras ganadas o comerse donuts de una tacada.

Antes de meternos de lleno en esta temporada vamos a despachar el resto para así poder centrarnos en su año mágico.

Roche terminó la temporada 87 conquistando el mundial y en el ejercicio del 88 va a vivir de lleno el gafe del arcoíris.

Por fortuna no tendrá el liderato de las maldiciones como el trágico suceso de Monseré con su fallecimiento, pero sí que va a vivir un año prácticamente en blanco, como acontecerá posteriormente con Leblanc en el 95.

Seguirá la tónica de año bueno impar-malo par (victorias en Itzulia 89 y Criterium Internacional 91) para terminar protagonizando un come back en Carrera donde nos obsequiará con una victoria de etapa en el Tour del 92.

A su vez habrá que sumarle su alta cuota de pantalla en la etapa de Mont Blanc de esa edición de la Ronda Gala.

Jornada en la que de nuevo convivió con Perico en lo que fue una fuga de supuestos gregarios que fueron a su bola.

En esta fase final de su carrera Stephen va a perpetrar bochornos como el de la CRE del Tour del 91

Celoso de Delgado quiere emularle en Luxemburgo y llega tarde a la CRE, tal es su retraso que cuando toma la salida sus compañeros están ya en Cuenca.

No le queda otra que cascarse los casi 40 kms en solitario y finalizar con el «short delay» del doble de tiempo máximo para el cierre de control.

En todas las escuadras que milita la va liar parda.

Los contratos que firmó Roche

Pega sablazos en los contratos, como en Fagor para al final marcarse una temporada tirada al retrete.

A su vez genera disputas que terminaran en los tribunales como con Histor.

Otro daño colateral de sus andanzas es el impuesto revolucionario que va a dejar en Carrera. A esta escuadra le endiñará tal púa que al equipo italiano no le quedará más remedio que llevar publicidad de Peugeot en el culotte.

Para saciarse por completo de fechorías va a tener el valor de desafiar a uno de los mayores machos alfa de la historia: Roger De Vlaeminck, su director en Tonton-Tapis.

Turno por fin para su gran curso del 87.

La temporada 86 del irlandés fue un verdadero desastre dentro del conjunto Carrera, todo ello agenciándose un gran contrato.

Para que sea más divertida la historia, Visentini (también enrolado en Carrera) viene de ganar el Giro de Italia y es de cajón que siendo italiano va a querer plenos galones en la Corsa Rosa para retener corona.

A este cocktail le sumamos que Zimmermann (también integrante del equipo de Boifava) ha sido podium en el Tour, y mejor no Vie Claire, y claro, va a demandar protagonismo.

La situación coge tintes Woody Allen cuando el corredor suizo salta a la palestra reclamando una mejora salarial y echando en cara a Roche que está sobrepagado, su año 86 no justifica para nada su elevada ficha.

Roche replica que los contratos reflejan con ceros a la derecha la trayectoria profesional de cada corredor, «yo soy un corredor molón y tú Zimmermann no eres más que un one-hit wonder, hasta la fecha…» le vino a decir y así fue eternamente.

El caso Zimmermann es para comer aparte.

Se vio metido en unas movidas de cuidado con una novia becaria periodista que se convirtió en su peor pesadilla.

Rompieron la relación en pleno Tour y la becaria dedicó al «salsa-roseo»: haces mal el amor y te encontré unas pastillas raras raras, con el pretexto (no cuela ni de Blas) de que eran para la tos.

El año 87 se inicia con la muerte de Gribaldy (mentor de Sean Kelly).

Precisamente en París Niza vamos a tener un duelo entre los dos irlandeses que se saldará con la sexta Carrera hacia el Sol consecutiva para Sean Kelly y una victoria moral para Stephen.

Éste fue el más fuerte pero perdió toda opción de victoria por una avería mecánica.

Paralela a Niza se ha disputado una Tirreno-Adriático en la que Greg LeMond ha tenido que retirarse por rotura de muñeca.

Para su recuperación se instala en su rancho de Murieta (California) con la fatalidad de ser tiroteado por su cuñado.

Salva la vida por tener un físico privilegiado ya que un ciudadano de a pie no habría sobrevivido a tal desangrado.

Pero por desgracia se va a perder el Tour de Francia, Roche se ha librado en apenas unos meses de los dos primeros de la última edición del Tour.

Por estas fechas Stephen es de nuevo ganador moral en otra carrera de prestigio: Lieja.

Pero se puso a hacer el canelo con Criquielion y se la levantó Argentin.

Error de principiante, ya que con Moreno no hay que jugarse nunca los cuartos, corres el riesgo de terminar en cueros y tener que pagar un suplemento para poder taparte con un barril.

Llegamos al Giro, pero vamos a aparcarlo hasta el final ya que es el episodio más descacharrante de toda esta novela.

En el Tour de Francia Roche se beneficia de un clima benigno en lo caluroso, es superior a Perico en la lucha contra el crono, puede superar su May Day en La Plagne (bastante teatro en meta, eso sí) y en Morzine empieza a guisar su victoria recuperando unos segundos en una jornada en la que en principio tenía que mitigar pérdidas (como sucederá en la Vuelta 2002 en Ávila entre Aitor González y Roberto Heras).

Tour de Francia - Perico Delgado JoanSeguidor

Queda por disputarse el campeonato del Mundo de fondo en carretera.

Esta vez la sede es Austria y Roche acude con la intención de sacrificarse por Kelly.

Su compatriota Sean además de ser el favorito es un corredor que en el Mundial tiene la misma laguna en el palmarés que Jalabert y Valverde (hasta 2018 éste), con lo que a un Stephen en principio con la tripa llena no se le van a caer los anillos por hacer de currela esta tarde.

Así acontece, Roche en la última vuelta enfila el grupo, seca ataques y cuando se forma un corte de cinco muy cerca de meta no para de mirar girar el cuello buscando a su líder.

Pero no llegan y arranca pegado a las vallas para conseguir la triple corona.

A su vez se confirma como el mejor corredor del año al conquistar el Superprestige Pernod International, trofeo que con Kelly de por medio asolando carreras de una semana y clásicas no queda otra que hacer una animalada si lo quieres tener en tus vitrinas… y esto es lo que realmente ha hecho Roche en el 87.

Para terminar el relato vamos a retroceder unos meses y así situarnos en el Giro de Italia de ese año 87

La carrera arranca con la victoria en el prólogo de Visentini y por tanto primera maglia rosa. Posteriormente viene la WTF cronobajada al Poggio que se la lleva Roche (gran bajador) aunque la maglia pasa a propiedad de Breukink.

El conjunto Carrera se impone en la CRE y la prenda rosa vuelve a las espaldas de Roche.

El liderato lo mantiene hasta la primera CRI larga, en la que Visentini le arrebata el maillot y con Roberto de líder llegamos a la ultramítica etapa de Sappada.

Os recomiendo permanecer sentados porque vamos a vivir un episodio que, en cuanto a pelea interna, va a dejar el cabreo de Marc Soler en la Vuelta en una riña por ver quién pilla en el bus ventana o pasillo.

Ante ustedes el que seguramente sea el episodio más divertido de la historia del ciclismo:

Roche es compañero de habitación de Eddy Schepers, personajazo que ya ha estado trapicheando en jornadas previas, dejándose superar en la etapa que se impuso Bagot para así obtener como contraprestación ayudas futuras de Fagor.

Pero ojo, todo ello sin que su director Boifava tenga conocimiento alguno, ya que se la da con queso, le justifica su derrota con una falta de fuerzas en los metros finales.

Curiosamente Schepers en el 88 correrá en Fagor, como Roche.

El irlandés en vez de comentarle que ya te vale lo ve con buenos ojos, ya que asume que Carrera va a quemar todas sus naves en proteger a Visentini y van a pasar de él.

Ahora por fin llega Sappada. El desternillamiento comienza con un Roche que empieza a salir a ataques ante lo que Visentini decide marcar a su compañero como si fuese su peor rival, todo ello aderezado con que anda metido en la fiesta Bagot del Fagor, equipo en principio untado… pero no por Carrera en bloque sino únicamente por los dos compis de habitación… de risa tía Felisa.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Roche que es un gran bajador se larga en el descenso y lo hace en compañía de Bagot, que no se corta un pelo en colaborar, aunque por desgracia pincha el francés y se queda cortado.

Con Stephen escapado y tirando a muerte quién es el que tira en el pelotón… pues un tal Chiappucci de Carrera.

Esto empieza a ser Babilonia.

Ante todo este esturreo a Boifava no le queda otra que acercarse a Roche, la orden es clara: PÁRATE.

El irlandés tampoco deja interpretaciones a su respuesta: pues va a ser que no.

Roche continúa con su cabalgada, en el grupo de favoritos se producen ataques que hacen pasar apuros a Visentini… pero Schepers pasa olímpicamente de esperar.

Ni Telekom y ZG como equipo mixto en el Tour del 95 fueron tan a su bola, tela.

La escena se vuelve más delirante cuando Schepers no es que no colabore, es que se pone A RUEDA de un Visentini en modo Houston Houston.

Roche es atrapado por el grupo de Visentini pero, lejos de dejar un desarrollo más normal, cuando empieza a ceder el italiano lo que presenciamos es algo inédito: la maglia rosa quedándose y tiene a dos compañeros delante que pasan de su cara.

Roberto se pilla un melocotón del bueno y pierde la maglia con Roche.

En Carrera imaginad la que se monta con un Boifava que pese al liderato amenaza con expulsar de carrera al irlandés.

Stephen Roche Giro JoanSeguidor

La prensa italiana no perdona la actuación de Stephen y le pone el cariñoso apelativo de «Judas»

Visentini lejos de comentarios todo queda en casa no se corta un pelo y afirma que a Roche le va a dar una tunda por su comportamiento.

El italiano pese a proceder de una familia millonaria es un macarra de cuidado, como si Poli Díaz fuese hijo de Emiliano Revilla.

Tras el «Sappadazo», Roche barrunta que se va a largar del equipo para la temporada 88, pero ignora si le van a dejar tomar la salida por su rebeldía.

Al final puede competir pero ahora vienen sus yuyus ante un posible sabotaje y porque los tifosi empiezan a inflarle a lapos.

No se vayan todavía, aún hay más.

Continúa el lapidamiento a Roche y cuando Visentini parece que se pone en paralelo para echarle un capote es para intentar mandar a la cuneta a la pareja rebelde.

Cuando llegan a la Marmolada Roche tiene un problema mecánico (raro, raro) y claro, Visentini aprovecha para atacarle en el descenso.

Hay reagrupación y en meta Visentini sigue subiendo su energumenismo: afirma que la próxima vez le soltará un mantecado a su compañero de equipo.

El duelo fratricida termina con caída, hundimiento y retirada de Visentini

Roche mantiene la maglia rosa y se permite el lujo de imponerse en la crono final.

La guerra interna vivida en este Giro de Italia perdurará hasta la eternidad como el caso más extremo de lo que se conoce forerilmente como «equipo casa de putas» y en esta historia el protagonista no podía ser otro que el singular Stephen Roche.

Por Miguel González