Primoz Roglic vino a ganar la Vuelta y eso hizo

Tuvalum

El triunfo de Primoz Roglic en la Vuelta es el premio para el mejor ciclista de la carrera

Sabor de boca mejor, peor, mejorable o no, lo que queráis, Primoz Roglic es el ganador de la Vuelta y así figurará por siempre en los almanaques.

¿Claves?

Sencillamente que ha sido el mejor, que incluso cuando hemos querido ver debilidad, ésta era ficticia, una realidad que queríamos ver y que no por eso significaba que estuviera al límite.

 

Lo cierto es que la Vuelta que gana Primoz Roglic ha sido una carrera de altibajos, que no son atribuibles a él, aunque a él se le vinculan los momentos más importantes de la competición.

Ha estado en todos: en la caída de la contrarreloj inicial, en el corte que persiguió a Nairo en Calpe, en las llegadas en alto de la primera semana, presente siempre, en la caída y recuperación de Andorra -donde se vio que su estado de forma era insultante-, en la crono de Pau donde firmó un registro memorable y a partir de ahí: ir haciendo, dejando a unos y a otros que le sacaran las castañas del fuego, en una lectura perfecta de carrera y las necesidades de cada cual.

Porque si la la Vuelta ha tenido altibajos, el Jumbo de Roglic también ha caminado en el filo.

Creemos que éste es preludio del superequipo que se está armando para el año que viene y un perfecto ensayo que marca el nuevo tiempo.

Cruz Race Dark: Portabicicletas de techo con diseño funcional. Acabado negro texturado 

El Jumbo Visma que ha acompañado a Primoz Roglic en la Vuelta que gana es el mejor que podía acompañarle, pero no sólo eso, era el único posible, con el talegazo de la primera etapa, y la dura baja de un podio en el Tour,  un ciclista valiosísimo como Kruikswijk, y la merma propia del control de la carrera.

DT-Swiss Junio-Agosto

El Jumbo Visma de Roglic en esta Vuelta era la versión mejorada del Giro para que su jefe no estuviera a merced de los elementos… en la mayoría de ocasiones.

Eso sucedió en Italia.

Evidentemente que Primoz Roglic ha estado solo y aislado en esta Vuelta, el día de Guadalajara fue evidente, pero en su haber, en las experiencias del Giro que dominó hasta que emergió Carapaz, figura una lectura lúcida y transparente de la carrera.

Primoz Roglic ha tenido el auxilio de los dos mejores equipos de la carrera cuando ha sido menester, porque sabe perfectamente que este ciclismo en el que ha aterrizado un puesto es oro, los puntos UCI son oro y llegados a un punto, eso vale más que la propia vida.

 

 

Por eso entre Astana y Movistar han puesto la comodidad que necesitaba el líder y a donde estos no han llegado han estado los Bora para salvaguardar en enésimo top ten de Rafal Majka, el corredor que ha hecho del puesto un arte.

Y así, mientras unos y otros se envenenaban, Miguel Angel López peleado con los Movistar, Roglic ha ido haciendo, silencioso, ejecutivo, certero, ganador.

Tan silencioso que ha ofendido por su aparente pasotismo.

Quizá se esperaban un tío dando palmas, un esloveno, del frío, de los saltos de invierno, que por no hacer no hace ni mueca de dolor cuando lo da todo.

Yo no sé si la Vuelta es la grande más difícil de ganar, pero que es la que más quema, desde luego que sí.

Cambrils Movil 300×100

 

SQR – GORE

 

El Roglic que casi no pestañeaba en la Plataforma de Gredos era un ciclista agotado, cansado de tanta trampa, repecho, desnivel infernal, abanicos, cortes, caídas y equipos que tiran y pelotones que se reagrupan.

Esto, aunque no se le recuerde, le pasó a Chris Froome hace un par de años cuando en Los Machucos dijo estar hasta el gorro de tanta dureza, a veces injustificada.

Claro que el inglés tiene esa sonrisa que…

No es que Primoz Roglic estuviera hastiado de la Vuelta, como dijo Nico Van Looy, es que Roglic estaba hasta los cojones de la Vuelta y quizá del oficio de ciclista, porque para él esto parece un oficio al que se debe por unas facultades físicas tremendas, pues lleva desde febrero ganando todo lo que disputa, a excepción del Giro.

Si en la vida cabe un poco de empatía, ponerse en el lugar del otro, Roglic quizá merezca esa gracia, pues ha sido una de las pocas figuras internacionales que se ha presentado en Torrevieja con idea de disputar y lo ha hecho, vaya si lo ha hecho.

Imagen: FB Team Jumo-Visma Cycling.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.