#Profile2017 Geraint es bueno en todo pero el mejor en nada

A Geraint Thomas lo quieren todos en su equipo: polivalente, dócil y muy bueno. Es precisamente ahí donde falla, o destaca, según se mire. Su valor real excede sus resultados. Su versatilidad la hace vale para un roto y un descosido. En el superespecializado ciclismo, sólo él es capaz de brillar en Roubaix y estar entre los grandes en el Tour. Queda todo dicho. A ello se le suma la incondicionalidad en el trabajo para otros. Froome estos años, Cavendish en su día, incluso Wiggins, muchos han probado sus virtudes.

Y él sigue buscando su propio camino, la forma de realizarse, sin gritar en exceso ha hecho valer sus cartas. No es sencillo, en un equipo como en el que está, con la jerarquía bien establecida y la necesidad de aceptar tu rol si más. El problema es que Geraint quiere las dos cosas, la comodidad del equipo de casa, que además le ofrecería los mejores medios humanos y materiales, sumada a una hipotética capitanía en ciertas citas.

Esos galones parece que los compartirá con Mikel Landa en el Giro. El alavés no pudo asumir el reto en su primer año, y ahora le ubican un segundo de abordo que no sé si estará por encima, al mismo nivel o un peldaño por debajo. Dicen que la carretera dictará sentencia, esas cosas son un arma de doble filo, veremos qué tal funciona y cómo se lo toma Landa, quien reclamaba ser el gallo del corral y ahora esto.

Sea como fuere el Giro parece irle bien al galés, que ve como la cita 100 de la carrera rosa suaviza en cierta manera el itinerario, quizá por eso más de uno se haya atrevido a ponerlo en su agenda. La triada de favoritos es importane, y Geraint, aunque se agarre al Tour de hace un par de años, tiene aún cosas que demostrar, como el día que evidenció su calidad camino de Niza, encajando los golpes de Contador y ganando una carrera que considero el paso intermedio para optar a las grandes.

No queda clara su pretensión para las clásicas, eso que un día se le daba de maravilla y que poco a poco arrincona. En el equipo negro los monumentos del pavé siguen siendo, como el Giro, una asignatura pendiente, muy pendiente. Otra vez irán con la caballería -ojo con Gianni Moscon- que cada vez es más grande y potente, pero a Geraint aquí no le vemos centrado como cuando hace dos años abultó su palmarés con un Harelbeke sublime ganando por la mano a Sagan y Stybar, palabras mayores.

Combinar la aspiración al Giro con una primavera intensa es complicado, incluso para él, que derrocha polivalencia y bebe del respeto a todo el ciclismo y sus variantes. Veremos qué hace, pero al final la trampa del galés es esa, su valor dentro y fuera de la carretera, algo que le hace bueno para casi todo pero el mejor en nada.

Imagen tomada del Team Sky

INFO

Mira lo sofisticada que se ha vuelto la compra de bicicletas de segunda mano

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.