#Profile2017 Si Wellens gana, gana el ciclismo

Tuvalum

Corrió ayer por la tarde el rumor de que por las curvas que llevan a Deià, por las crestas de la Tramuntana, pasó un avión que iba recto y veloz. Era valón, iba de rojo Lotto y respondía al nombre de Tim Wellens. Quienes le vieron en el resumen enlatado de Teledeporte dicen que fue brutal, espectacular, por las mismas rutas, remojadas, muy remojadas, en las que perdió contra Fabian Cancellara, él quiso homenajear el mito suizo midiéndose en ambición y arrojo.

Pero, con todos los respetos para el prólogo mallorquín, esto es el entremés de la campaña, el primer cerrojazo al amanecer de una temporada que idea y busca ahora qué será de ella en los grandes momentos. Con Wellens sabemos que no nos equivocamos si decimos que será protagonista, estelar o no, dependerá de su suerte y acierto en la elección. En un ciclismo trufado de racanería e intrascendencia, gente como él tiene las horadas contadas, sin embargo hasta que podamos, debemos disfrutar de ellos.

Wellens explotó hace ya un tiempo. Lo hizo en 2014, en los estribos del otoño valón de mes de agosto, cuando le ganó un Eneco Tour a Tom Dumolin jugando a lo grande por los escenarios que llevan a Lieja. Ese día anotamos su nombre, en rojo y con letras marcadas, casi rehundidas en en papel. Una exhibición de esas que perturban, que quedan en la memoria, jugando a grande siendo un mocoso de 23 años y un pelotón de estrellas persiguiéndote.

Ganó ese Eneco, y ganaría el del año siguiente, también jugando fuerte, a lo grande, esta vez contra otro que no se esconde, Greg Van Avermaet, otro rara avis en el pelotón de pinganillos y órdenes de contener. Otro Eneco Tour, una de esas carreras que todos discutimos cuando la calzaron en el máximo circuito y que ha resultado excepcional por estos ciclistas. Al poco ganó en Montreal, una de las carreras canadienses que nada tiene que envidiar en plástica y calidad de artistas a un mundial.

Esas son las medidas de Wellens, las de un ciclista grande, con 25 años aún, en mayo cumplirá 26, con hechuras para volar alto, muy alto, como cuando ganó una etapa en el Giro, descubriendo que el Tour, por el momento, no le va y comprendiendo que quizá mejor dar un paso atrás en la más grande de todas y hacerte notorio en otras carreras.

Pero Wellens mira a su casa, a sus carreras y seguro que por Deià, mientras sorteaba los culebreos de la zona, pensaba en Lieja y en Huy, porque si alguien siemore busca romper antes del gran muro de la Flecha Valona ese es Wellens quien año tras año no ha podido llegar delante y sin embargo no renuncia a su estilo y forma de hacer.

Por todo eso no lo olvidéis, si gana Wellens gana el ciclismo y para muestra ir al resumen de Mallorca. Veréis lo que entendemos por CICLISMO.

Imagen tomada de Ciclo21- Iraia Calvo

INFO

Evita colas en el aeropuerto si quieres viajar con tu bicicleta

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.