¿Qué día supimos de Chris Froome?

Aún recordamos la jornada de La Covatilla que puso a Chris Froome en el mapa

Permtidnos irnos siete años atrás, entonces estábamos en la antesala del primer monumento, Milán-San Remo.

Mientras Brad Wiggins corría en el anonimato alimentando su esperanzada de ganar el Giro y hacer una digna defensa del Tour, el otro gran puntal del Team Sky había despertado rápido esa temporada.

Con la general, más etapa del Tour de Omán, y una segunda plaza, y otra etapa de la Tirreno-Adriático, Christopher Froome sí que era un producto cien por cien Team Sky.

Los compañeros suyos que ganar y dotan de prestigio al equipo venían de otros lares donde ya dieron la nota por su rendimiento, en el caso de Froome empezó, creció y llegó a lo que es dentro del mismo equipo.

Lo que son las cosas, aquella Vuelta de 2011 le supuso una especie de ultimátum para el ciclista de origen keniano.

Llegó a esa carrera en un mar de dudas y la certeza de que podría ser su última carrera con los ingleses y salió de la misma como rutilante estrella y potencial ganador de cosas grandes.

Gran Fondo World Tour: un circuito de ciclismo que nos espera x medio mundo

Supimos de Froome, al menos el gran público, ese día de La Covatilla, donde su líder de equipo, siempre Wiggo, realizó el primer test de fuerza que evidenció madera de vueltómano en ese pistard. Froome apareció raudo al día siguiente en la crono de Salamanca y entonces se solapó a la vanguardia de la carrera.

Las estrecheces tácticas de su equipo le condenaron a la segunda plaza.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Si en el equipo rival, Matxin tuvo la certeza de que Cobo era su hombre frente a nombres más consagrados, el Sky dudó y para cuando quiso apoyar a Froome, una vez superado el Angliru, era demasiado tarde.

Ocho años después le darían aquella Vuelta. 

La campaña 2012 fue para Froome muy diferente a la 2013.

Ausente durante el primer tercio, sólo asomó el morro en el Dauphiné, antesala del Tour.

Luego en éste corrió frenado por Wiggns.

En esta ocasión los galones pesaron y los momentos de incertidumbre que no les propinaron los Sky, llegaron desde dentro.

Aquel Chris Froome nos recordaba mucho a aquel talento desbocado y furibundo llamado Alex Zulle.

Sus requiebros y torcido gesto en el umbral del esfuerzo marcaban el carisma de un corredor que en los descensos ofrecía dudas.

De aquel Froome al actual han pasado muchas cosas, siete grandes, siete años, visto ahora es un regalo de corredor.

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.