Que haya dolor de piernas es bueno

Hay una sensación no tangible para quienes viven al margen de la zapatilla, carretera y camino que me encanta expresar. Es el primer momento de día, aquel en que te desenfundas de la sábana y manta y pones los pies en el suelo. Un calambre suave pero pesado te recorre de abajo a arriba. Es la fatiga que tus piernas acumulan, el precio de entrenos y entrenos. Un dolor de piernas en definitiva que afirma que el trabajo se está haciendo bien y lo que es más importante que te hace sentir realmente bien, pero ¿cómo se lo explicas a los demás?

Imagen tomada de Facebook

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.