Que la historia del ciclismo no te estropee un artículo

Tuvalum
Kalas 1024×140

 

Nunca imaginamos que la historia del ciclismo se manipularía para echar por tierra a los ciclistas

Esto que estamos viendo es historia del ciclismo: En este Tour de Francia se está cruzando una línea roja cada vez más difusa, es una línea que camina entre la admiración y la falta de respeto de los ciclistas, una linea roja de la que ya el otro día advertíamos: nunca habíamos visto a los aficionados tan cabreados con los ciclistas como en la primera semana del Tour.

Sabemos que en este mal anillado cuaderno hemos sido críticos muchas veces, empleando las posibilidades que nos da el castellano para darle más fuerza a un titular o a una entradilla en las redes sociales, pero al margen de esos momentos, lo cierto es que siempre hemos intentando ponernos en el lugar del ciclista para entender lo que estamos viendo e incluso nos arrogamos el gusto de decir cinco cosas que hace el Tour que no contribuyen para que el espectáculo sea televisivo.

Sin embargo, esta mañana hemos chocado con este artículo en el Diario Marca, un artículo en el que se falta el resto a los ciclistas, en especial a Mikel Landa, corredor sobre el cual esta prensa fue la primera en levantar expectativas, y se manipula burdamente la historia del ciclismo para que todo quede redondo, niquelado.

En especial hablamos de este párrafo, aunque la totalidad del artículo es un despropósito:

Desde el sofá, o mejor dicho desde la redacción y tomando todas las medidas de seguridad para combatir la COVID-19, el espectáculo del Tour de Francia está siendo horrible. Los profesionales que deberían de luchar por la carrera, que cobran (y mucho) por ello, están corriendo para defender el puesto y tomando el menor de todos los riesgos posibles. Esto no era ciclismo, la foto que abre este párrafo es de Stephen Roche en la meta de una etapa en el Tour que ganó a Perico Delgado en 1987. Llegó vacío después de atacar a más de 100 kilómetros de meta en la Madeleine, que hoy se subió al tran-tran.

Tampoco pedimos eso, tampoco lo de Ullrich a Pantani también en la Madeleine en el Tour de 1998 o la exhibición de Indurain en 1994, también en la Madeleine, o el Tour que ganó Perico en la Madeleine… la mítica montaña que en esta etapa del Tour de 2020 fue ‘fumada’ por el pelotón. No pedimos el ciclimo de antaño, pero algo más que una etapa de cuatro horas se reduzca a los 10 minutos finales.

 

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Se dice primero de todo que esto no era ciclismo, por la etapa de ayer, cuando viene siendo la tónica, en especial en el Tour desde hace mucho tiempo, en especial este último ciclo, en el que las modas de los superequipos y la tecnología han ahogado cualquier tentativa que roce la locura.

Esta gente es profesional, y cobra por ello por hacer lo que han hecho estos días: competir lo mejor posible, en un contexto de extrema igualdad y optimización de su puesta a punto, esto es así, y los tiempos de ganar el Tour por un cuarto de hora fueron hace cuarenta años.

Ese párrafo se ilustra con Stephen Roche desplomado y atendido con oxígeno en la cima de La Plagne tras firmar una remontada in extremis a Perico en el último puerto, poco o nada que ver con el ataque a cien kilómetros desde La Madeleine que dice «ayer se fumaron» los ciclistas.

En todo caso el irlandés lo intentó en el avituallamiento previo a la subida, fue destacado durante la misma y cazado en el descenso.

Atribuir esa imagen a la Madeleine, es forzar mucho el relato.

Esto último lo hemos añadido gracias al apunte Marcos Pereda y la lectura de la crónica original del gran Javier de Dalmases…

Si bien es cierto que Ullrich atacó a Pantani el día después de su hundimiento en Les Deux Alpes, también lo es que ese Tour de 1998 pasó a la historia negra del ciclismo.

Incluso para quienes disfrutamos de aquellas ediciones nos da vergüenza decir que lo gozamos, por que el tiempo demostró que iban como iban, mentar esas exhibiciones es una loa a aquella barra libre, y recordamos portadas muy duras del Marca contra el ciclismo, portadas de jeringuillas pinchando ruedas.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Luego echa mano de los clásicos.

Perico no reventó el Tour que ganó en Madeleine y sí en el Glandon, antes de Alpe d´ Huez.

Y por más que trato de recordar, no me viene a la mente la imagen de Indurain exhibiéndose en la Madeleine, en el Tour de 1994.

Esto es lo que hay, que la historia contrastada y real del ciclismo no te impida vomitar sobre unos profesionales que mejor o peor hacen su trabajo.

Es cierto que el Tour 2020 no pasará a los anales de la emoción, muy posiblemente, a pesar de esas cortas diferencias que se venden como la clave del espectáculo, pero es lo que es, seguro que muy mejorable, a nuestros ojos, que podría ser más emocionante, más vistoso, pero es que el ciclismo se ha convertido en esto, en máquinas de matar tan afinadas que llegan juntos hasta las cimas.

Y la historia del ciclismo está bien como está.

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.