¿Quién es Jakob Fulgsang?

Tuvalum

¿Quién es Jakob Fulgsang? ¿es Janez Brajkovic? ¿es Andrew Talanski? o quizá su exjefe y con quien se descubrió, Andy Schleck, el ciclista que celebró su mejor día como Jakob al cruzar la meta que le dio el primer triunfo en mucho tiempo, bueno, doble triunfo, etapa y general, porque entonces, sin saberlo, estaba celebrando ambas cosas. Con cara de satisfacción y puño un poco elevado, brazo angulado… Celebración de rabia

Ayer dijimos que parecía que los grandes tenían miedo a meterle el diente al Dauphiné, por temor a quemar fuerzas que posiblemente necesiten dentro de tres semanas, por evitar riesgos, por lo que fuere, la carrera parecía contenida hasta que pisó uno de los ascensos más prodigiosos de los Alpes, la Colombiere, un puerto con historia e historias que hoy añade otro capítulo, el de Richie Porte dudando, vacilando o simplemente quedándose vacío cuando, de repente, todas las ratas decidieron abandonar el barco.

Dice Porte que fue un “todos contra él”, yo creo que fue un sálvese quién pueda y el líder bailó con la más fea. Es la última etapa del Dauphiné, y no es la primera vez que esto es una omelette al vuelo, cayendo de lado y con aspecto muy diferente a como partieron por la mañana. Mucha acción, muchas escenas, muchos resultados pero al final volvemos al principio, Fulgsang y en especial Astana.

Esta vez los celestes le han dedicado un éxito mayúsculo a Michele Scarponi, lo celebro, y en especial celebro que Fabio Aru vuelva a ser ese ciclista que cuando cree que es capaz no se le pone nadie por delante. Ojo al dúo de los kazajos, Aru, descansado, sin Giro e in crescendo, y Fulgsang, el tipo que nos siembra de dudas.

Por eso preguntábamos quién es Fulgsang, el Talanski de turno que gana un Dauphine loco y punto o el corredor que nos abre las carnes por como ha corrido esta semana estando siempre, siempre, siempre con los mejores y ojo que hablamos de los mejores de verdad, por encima ya no vemos a nadie más, son los grandes del Tour, que a un mes ya no están para gaseosas.

Me recordó, como dije, Fulgsang celebrando su triunfo a lo Andy en el Galibier, hace seis años, con la misma clase y categoría que entonces el luxemburgués, con convicción y la certeza de que quiere más, o eso al menos creemos nosotros. Fulgsang es uno de esos talentos por cuya suerte nos preguntamos qué día se torció.

Atención que hablamos del subcampeón olímpico, que esa carrera en Río le cambió el paso a Van Avermaet, y el danés parece que muy en forma. Si no principal, creo que podremos tener secundario a seguir para el Tour, en su mano está, quitarse dos estigmas de una tacada, la de eterna promesa y la de ciclista danés y problemático que brilla en el Tour.

Imagen tomada de http://www.seoghoer.dk

INFO

Todo el Movistar kit listo en Endura…

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.