Primoz Roglic y el doble rasero de la «prensa oficial»

Tuvalum

Un campeón se debe al púbico no en quedar bien con la prensa y Roglic lo ha demostrado

Este finde Roglic ha sido TT por eso que está tan arraigado aquí, entre nuestra querida prensa, que hace referencia a la personalidad y calidad humana de un deportista.

Eso tan arraigado reside sobre la base que si un campeón es buena persona es más campeón.

Y así intentamos saber de la intimidad de Rafa Nadal, y nos emocionamos porque se arremangue y ayude a su gente a limpiar los efectos de una riada, pero si antes que todo es persona, ser humano, amigo de sus amigos y simpático con quien le parece.

En el entremés de la final del mundial de baloncesto, lo mismo.

Que si es un grupo extraordinario, que si el vestuario es una piña, que estos chavales son maravillosos y mejores personas…

Matraca, otra vez lo mismo.

En fontanero que nos viene a casa, en el ejercicio de su profesión, podrá caernos mejor o peor que si resuelve la fuga, le recordaremos por el resultado y no la conversación que nos dio mientras.

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Viendo todo esto a cuento por el tweet que levantó la polvareda sobre Primoz Roglic y una rueda de prensa.

Puedo estar de acuerdo en muchas cosas con Nico Van Looy, a quien le han dado injustamente, obviando sus raíces plenamente ciclistas, pero en este caso no estoy de acuerdo.

Primoz Roglic no tiene obligación alguna de alargar sus ruedas de prensa, ni mostrarse más locuaz, ni solícito.

Llega a la sala agotado, y como dijimos, estresado de una carrera cuya última semana se hizo larguísima y la empatía que reclamamos muchas veces, la tenemos que hacer propia.

Si quieres un Primoz Roglic íntimo, sincero, cercano e incluso más auténtico que tu medio te costee un viaje a Eslovenia, o donde viva, como hacen cientos de medios de comunicación foráneos en el mundo.

En España somos muy de meter el micro, y está bien, pero cuando llegan a meta jadeantes, pues no sé… y luego en la sala de prensa, la fatiga se prolonga, casi se cronifica.

 

Con Nico Van Looy se han alienado otros protagonistas de la «prensa oficial», la que critica Roglic, a Ineos, al Tour como nunca lo haría con Movistar, la Vuelta o Valverde.

Aquí Sergi López Egea habla del niño que se enamoró del ciclismo cuando Miguel Indurain le atendió con amabilidad.

Creo que es mezclar realidades, forzarlas, sin necesidad de entrar en ciertas historias.

Miguel Indurain fue uno, único, y a Primoz Roglic se le conoce desidia con prensa que muchas veces pregunta obviedades, pero con el público quienes le han tratado hablan de su amabilidad, cercanía.

¿A quién vende el ciclismo, su ciclismo, Primoz Roglic?

¿A la «prensa oficial» con el plumero cada vez más a la vista o a la gente?

Volvemos a lo de la polémica entre los aficionados y los coches de la organización en algunos puertos.

 

Pero no sólo eso, Primoz Roglic ha sido más señor que algunos de sus rivales… 

Cuando la semana pasada Movistar tiró al calor de la caída del pelotón, Carlos de Andrés y Perico cuestionaron -oh novedad- la actitud de los celestes.

Luego, cuando sucedió lo de los jueces desviaron el foco a ellos: a su manipulación del resultado, la injusticia de la decisión, el precedente sembrado…

¿Dos raseros?

Es obvio que sí.

Cambrils Movil 300×100

 

SQR – GORE

 

Cuando Alberto Contador no ha atendido aficionados, es que está concentrado, cuando a Perico se le conocieron desplantes míticos en el Tour del 90, es que está gafado, cuando Movistar muestra sus carencias, bravo por el esfuerzo…

Es así, tan cierto como la vida misma, y es curioso porque esta polvareda en torno a las ruedas de prensa de Roglic tendría más sentido si viniera de prensa (tipo Ciclo21 y Nico Van Looy) que reparte equitativamente, a un lado y otro, cuando la situación o requiere.

Que tomen nota en Abarca y su camarilla, cuando menos forzado es todo, más irreverente, más cercano, mejor, y el ejemplo lo tienen en la casa que pone los dineros con una plataforma de televisión de pago que se ha hecho hueco entre la gente a base de espontaneidad y de lo políticamente incorrecto.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.