Ruanda, el país que sueña con el ciclismo

Tuvalum

De sobra es sabido que el pasado de Ruanda está marcado por un pasado bastante reciente llamado genocidio, una guerra civil que, con más de un millón de personas asesinadas, castigó brutalmente a un país ya muy mermado por su situación económica.

Actualmente, Ruanda es uno de los países africanos más seguro y próspero del continente, dentro de sus limitaciones, por supuesto. Una población que no olvida su pasado, pero que quiere pasar página llenando su futuro de esperanza y prosperidad.

Por todo esto, Ruanda acoge con especial ilusión todos los eventos deportivos que acontecen dentro de sus fronteras. Pero sobre todos ellos, hay uno, concretamente el ciclismo, que destaca por encima de todos. El ciclismo es un deporte que evoca sacrificio, trabajo, superación, constancia y honestidad. Unos valores que la población ruandesa quiere arraigar entre los suyos y transmitir al resto del mundo.

La ruandesa ya no es una población que quiere vivir de la condescendencia internacional sobre su pasado. La población ruandesa quiere demostrar que no son menos que nadie, que ellos también pueden organizar eventos internacionales, participar en otros fuera de su país y encima dar la talla.

Estos días atrás se ha disputado en dicho país su Tour. Una prueba por etapas que no se empezó a disputar hace un año, ni dos. La primera edición fue en 1988, se pudieron organizar tres seguidas pero, primero la inestabilidad del país, y después la propia guerra civil y la postguerra, hicieron que la organización del evento se detuviese por diez años.

Fue 2001 cuando la carrera volvió a disputarse, el ganador final fue el local Bernard N’Sengiyumva. Ruanda recuperaba la normalidad y el ciclismo se convertía en el motor anímico del país. Los ciclistas se convertían en héroes, un aire de esperanza para la sociedad.

En los años venideros, Abraham Ruhumuriza se convertía en el dueño y señor de la carrera con cinco victorias en seis años, sólo en 2006 el keniata Kamau fue capaz de quitarle la victoria. El 2008 llegó la victoria para el deportista más popular del país, Adrien Niyonshuti. Referencia del ciclismo y deporte: olímpico en MTB en Londres 2012 y en ciclismo en ruta en Rio 2016, es el único ciclista del país que corre en el World Tour, enrolado en el equipo sudafricano Dimension Data, estructura en la que en 2017 cumplirá nueve años. Ha vivido el crecimiento desde este equipo, desde que arrasaba en las pruebas africanas como equipo continental al impecable Tour que se marcaron el año pasado.

La victoria de Adrien supuso un antes y un después para ronda por etapas africana. El impulso de Jock Boyer con su Team Rwanda y la implicación de la UCI hizo que la carrera fuese elevada a categoría UCI en 2009. Todo un boom para el ciclismo local y para el país en general. Toda la población se volcó con la carrera, con el objetivo de enseñar al mundo que era un país en vías de recuperación, con mucha ilusión y ganas por evolucionar dejando atrás el jodido genocidio vivido.

Tanto la organización de la carrera como la UCI tienen sendos planes para hacer crecer la ronda por etapas ruandesa, el siguiente paso que se han propuesto es elevar el nivel de la carrera de 2.2 a 2.1, si todo sigue la hoja de ruta marcada llegará en 2018 como muy tarde. Vivimos en un ciclismo, una sociedad, en la que las noticias negativas ocupan portadas, telediarios, entrevistas y conversaciones. Sin duda, Ruanda, el Tour du Rwanda y las imágenes del mismo son un aire de ilusión que necesitamos.

Por Jon Hernández

Imagen tomada http://buzz.eurosport.es

INFO

Nacex te pone la bici en destino

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.