Salamanca necesita normalizar la bicicleta

Tuvalum

Salamanca es una ciudad pequeña que ofrece una gran calidad de vida. El influjo de la universidad se nota sobremanera y en los últimos años han ido surgiendo numerosas y muy interesantes propuestas culturales y de ocio. Una ciudad estupenda para vivir, en resumen.

Sin embargo en el tema de la bicicleta, sucede como en casi todas ciudades en España: su concepción y el trazado de calles provienn de hace unos cuantos siglos, por lo que se encuentra ahogada por el tráfico motorizado. No obstante desde hace un tiempo, la presencia de «ciclantes» que utilizan la bici como vehículo para desplazarse por la ciudad está creciendo de manera imparable, ayudado sin duda por la existencia de varias asociaciones y colectivos sociales. La implantación del carril bici por toda la ciudad hace unos años, ayudó sin duda en este sentido.

Desde el lado institucional me temo que la «apuesta» no va más allá de la ampliación de la red de carriles-bici, que en la mayoría de los casos se encaja como se puede en el paisaje urbano, utilizando las aceras peatonales y creando situaciones peligrosas tanto para ciclistas como para peatones. Como muchos otros usuarios de la bicicleta como vehículo para mis desplazamientos diarios, pienso que mi lugar está en la calzada con el resto de la circulación.

El carril-bici puede tener una orientación docente a la hora de ayudar a l@s menos diestr@s a coger soltura con la bici, también se puede utilizar como un elemento de ocio, etc… pero volviendo a lo público, no creo que se trabaje activamente desde las instituciones para integrar la bicicleta con el resto de vehículos que componen el tráfico rodado de la ciudad. Y ello pese a las numerosas propuestas por parte de los colectivos y asociaciones a los que antes me refería.

La convivencia creo que es parecida a la de otros lugares. Siempre hay gente maleducada e irrespetuosa bien sea subida en una bici o al volante de un coche. Conforme han ido aumentando el número de bicicletas en las calles se irá normalizando la convivencia con ellas. No he sufrido experiencias distintas a las padecidas en otros núcleos urbanos.

En cualquier caso, hace falta un trabajo de normalización de la presencia de la bicicleta en las calles que nos lleve a que los conductores nos respeten como un vehículo más, y también es lógico, no lo olvidemos, puesto que también es necesario hacer autocrítica, que los ciclistas respetemos las normas de circulación igual que los demás. En este último punto, señalo que quizá muchas veces esta falta de respeto por las normas venga debido al desconocimiento de las mismas, por lo que la asignatura de «seguridad vial» debería adquirir más importancia en las aulas.

A mí parecer los puntos más peligrosos para los ciclistas están en la entrada o salida de las rotondas, aunque lo extendería a cualquier intersección donde a menudo, los automovilistas nos ignoran por completo.

La regulación de la convivencia de la bici en la ciudad se ha hecho con prisa y sin contar con los colectivos ciclistas de la ciudad que son, en última instancia, los que mayor información y conocimientos tienen de este tema. Queda mucho trabajo por hacer hasta conseguir la plena integración de la bicicleta en la ciudad y la normalización de su presencia en las vías públicas.

Me consta que hay intentos en integrar la bici como elemento turístico, pero son meramente personales. Creo que la aparición de plataformas como Bikefriendly o Sportrooms hará que el sector turístico adquiera conciencia de la importancia de este espectro de la población que usamos la bicicleta para viajar o que la llevamos allá donde vayamos, y que ellos ejerzan una cierta presión sobre las instituciones. De manera espontánea dudo que aparezcan iniciativas en ese sentido.

Como gran aficionado a la lectura, me encanta acercarme a algún rincón silencioso junto al río para leer un rato escuchando el rumor del agua. También hay días en los que simplemente necesito salir a pedalear un rato, aunque sea de noche, para oxigenar mis pulmones y sobre todo mi cerebro.

Creo que en Salamanca, como en todas las ciudades, la bicicleta tendrá una presencia cada vez más importante. Más allá de que ahora mismo esté de moda, ha venido para quedarse.

Por Manu, desde La Biciteca

Imagen tomada de Diarium

INFO

Cuál es la bicicleta que más enamora???

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.