¿Se tiene que resignar el ciclismo a correr en el desierto?

Tuvalum

En menos de 48 horas el ciclismo mundial ha visto los dos reversos de la moneda en toda su crudeza y contraste. De un mundial íntimo, corrido en medio de la nada, sin más aliciente en las cunetas que vallas despobladas y zonas ajardinadas sin nadie paseando, a la presentación del Tour, donde se refrescaron estampas de la ultima edición, gentíos inundando el lugar, ciclistas atosigados por gritos, zarandeados y hasta bloqueos efectivos de la carretera, como en el Ventoux, cuando Richie Porte no tuvo ni tiempo a esquivar la moto que le precedía.

Dos imagenes, dos mundos y pero un mismo deporte. El domingo algún tuitero también cogía fotos del superprestigio de ciclocross en Bélgica y lo contrastaba con el “gentío” de Qatar. Cuesta entender que ambos lugares estén en el mismo planeta, pero lo están y será así como deberemos acostumbraron.

Deportivamente el Mundial de Qatar dio de sí mucho, muchísimo más de lo esperado. El espectáculo fue interesante, no hablamos de la “carrera del año”, pero sí fue digna de un mundial. Hubo ediciones en el cogollo europeo que sí fueron peores, sin ir más lejos Zolder 2002 y Copenhague 2011, que se resolvieron al sprint y se bloquearon por las selecciones italiana e inglesa, respectivamente. Esta vez no había un equipo que dominara. Bélgica tenía los hombres, pero no la baza idónea para el sprint. Otros tenían los velocistas, pero no los hombres para hacer daño.

Otra cosa es el ambiente que rodeó a la carrera que, como era más que previsible, fue inexistente. Al final ocurre como dijeron en una entrevista en RAC1 al CEO del Manchester City, Ferran Soriano, cuando le preguntaron por el glorioso capítulo de Spanair y el supuesto interés de Qatar Airways: “Qatar es algo que siempre merodea por ahí pero nadie entra a reconocer abiertamente” vinieron a decir, exprensando el obvio conflicto de imagen que proporciona trabajar con quienes parece que ahora tienen el dinero que sostiene los carísimos deportes y lujos que nos hemos impuesto.

Espero que el futuro del ciclismo no pase por resignarse a entrar en el desierto con asiduidad, pero por el momento se debe entrar y cada vez más, por lo que parece. El Tour de Abu Dhabi rueda estos días como colofón a la temporada y los equipos pensando en las vacaciones, incluso un ciclista que dijo que se retiraba como Purito Rodríguez ha dado marcha atrás a su decisión porque en Bahrain le necesitan y han echado el resto para ello, ojo que el momento de la retirada no es uno cualquiera en la historia de un deportista, es el punto y seguido, tras años y años consagrados a un deporte, con lo que ello implica de privaciones y esfuerzos. Pues en ese instante también deciden desde la península arábiga.

Su desembarco ha sido y es efectivo, pero convendría también que estos jeques que quieren saborear la excelencia en cada deporte que fijan el tiro se dieran cuenta del inexsistente interés de los suyos en seguirles en este viaje, como en otras tantas cosas que ocurren en estos países. Un deporte adinerado pero sin alma no creo que tenga gran recorrido.

Imagen tomada del FB de Abu Dhabi Tour

INFO

Todo en portabicicletas y accesorios para llevar tu bici en el coche…

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.