Seguridad del ciclista: no somos conscientes de lo que hay en juego

La seguridad del ciclista se está jugando estas semanas

Lo repito, sobre lo que pasa con la seguridad ciclista no somos conscientes de lo que hay en juego.

En los años más negros del ciclismo en España, en los años en el que más gente se anima a salir a la carretera a rodar y en los años en el que desayunamos, comemos o cenamos con la muerte de un ciclista., en estos tiempos inciertos, y tristes, veo que no somos conscientes de lo que hay en juego.

Hace dos años y medio, sacábamos en este mal anillado cuaderno la queja de nuestro amigo José María Caroz sobre la desprotección del ciclista accidentado por un cambio en la ley que favorecía en definitiva a la casa de seguros de turno.

La estrategia era simple y llanamente desincentivar la denuncia del ciclista que sufría un atropello, con mil subterfugios, como el tema de las costas que podían caer del lado del accidentado, si el caso no se fallaba a su favor. Un flaco favor a la seguridad del ciclista

Aquello fue en 2015, y Caroz ya advirtió de lo que se venía encima.

El otro día leí este artículo, una reflexión espectacular, de Alfonso Triviño en Ciclismo a Fondo. Una reflexión que empieza con lo que en su día nos adelantó Caroz, sólo que con la perspectiva del tiempo y datos sobre la mesa.

En definitiva, las aseguradoras han ganado la partida, se han ahorrado una pasta con el miedo inoculado en el ciclista atropellado y amenazan con perpetuar su dominio. La seguridad del ciclista es indiferente en el tablero. 

Jugada redonda para las casas de seguros, negocio nefasto para el ciclista.

Han bajado una barbaridad los recursos de ciclistas atropellados por vía penal y la prometida solución civil apenas lo ha notado. Es decir, los juzgados tienen menos trabajo y los seguros ganan.

Mientras los juzgados caminan desbordados en otras cuestiones, aquí se han desprendido del eslabón frágil. El sistema omite la seguridad del ciclista. 

Y nosotros tan felices. A las pruebas me remito, viendo la cantidad retuits que ha tenido el artículo de Triviño. Cualquier mierda trepa por la red a mil por hora, en esto, que nos va la seguridad del ciclista, pero incluso también de peatones, nadie le da al retuit, pocos lo leen.

#Porunaleyjusta JoanSeguidor

La columna de Triviño tiene una segunda parte y duele en el alma leerla.

Habla de la suerte que puede correr la iniciativa #PorUnaLeyJusta, el desvelo de nuestra querida Anna González, quien habiendo perdido más que nadie ve como su esfuerzo se diluye entre nuestra decepcionante, otra vez más, clase política.

Estamos muy preocupados por el futuro de #PorUnaLeyJusta

A efectos prácticos lo que se prepara es una posible dulcificación de la reforma que, oh sorpresa, perjudique a los más frágiles en la carretera.

Es aberrante, triste, indignante.

No se me ocurren otros calificativos, sabiendo el esfuerzo personal de Anna, ver como las cosas no salen como merece, como ha buscado para el bien común de un colectivo que nunca había visto tan unido hasta que ella irrumpió. Hoy no sé si la gente es tan consciente de ello. 


En El Velódromo…


No estamos al corriente, repito, de lo que nos jugamos y no lo somos desde el momento que retuiteamos selfies en ruta de ciclistas pros o aficionados a la bicicleta, que dan un pésimo ejemplo a sus seguidores.

A eso le damos retuits, perpetuando las conductas que pueden llevar a accidentes, o al menos, no evitarlos.

Despertad ciclistas, porque un futuro mejor para todos está en juego. Lo de los seguros, lo de #PorUnaLeyJusta… todo eso está ahora en el alambre de la seguridad del ciclista.

Si queréis una ley que os cobije mejor, no evitéis leer estas cosas y hacerlas saber. El bien común está en juego.

Imagen tomada de El Tío del Mazo 

INFO

Los portabicicletas de Cruz en un click

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.