¿Qué hubiera sido de Checho Henao sin el Sky?

Mov_Gore

Sergio Henao es otro eslabón en la gran generación colombiana de ciclistas

El título de este artículo no es una pregunta retórica.

Tampoco es una afirmación velada y en tono lastimero sugiriendo que por fuera del equipo británico Sergio Luis Henao no habría brillado y apenas sería el humilde campeón de esa Vuelta a Colombia que corrió a sus 23 años.

Más bien, el título de este artículo es una duda genuina, un interrogante que nos asaltará siempre:

¿Qué hubiera sido de Checho si, en lugar de cortarle viento y ponerle la rueda a los eternos capos del trenecito, hubiera corrido en otros equipos que confiaran y apostaran por él?

¿Tendría algo más que una París-Niza en su palmarés?

¿Hubiera aspirado al podio de alguna grande?

¿O no tendría nada?

Hay una imagen maravillosa de Santiago Botero, entonces su director, asomado por la ventanilla del auto y gritándole a Henao, dándole ánimos, diciéndole que la tiene en las piernas, que es suya.

Checho ganó esa Vuelta a Colombia de 2010 arrasando en varias etapas con una autoridad impresentable.

No olvidaremos aquella jornada cuando destrozó a Óscar Sevilla en el Alto de la Línea y llegó en un grupito puntero de cinco corredores a La Tebaida, donde los remató a todos y sentenció la Vuelta.

No olvidaremos aquella París – Niza muchos años después en una de las pocas oportunidades en que su equipo apostó con firmeza por él, esa Paris – Niza que casi pierde por dos segundos contra un Alberto Contador pletórico y majestuoso al que la suerte ya no sonreía.

No olvidaremos aquellas Vueltas al País Vasco donde siempre se le atravesó uno mejor:

Nairo Quintana quitándole la victoria una vez.

Purito Rodríguez arrebatándosela en otra ocasión con la única crono decente que ha hecho en su vida.

Alberto Contador arriesgándolo todo en un descenso y ganando…

Henao, un ganador hasta que engrosó las filas del Sky, perdió aquel palmarés que pudo ser más abultado cuando se convirtió en otro vagón más del trenecito aquel.

No creo que hubiera sido un candidato a grandes Vueltas, pero vaya si habría podido arrasar en etapas y clásicas si las condiciones hubieran sido otras.

¿Por qué Bkool entra bien a cualquier hora?

Eso lo demuestran los campeonatos colombianos de ruta que ganó casi sólo, sin ayuda, con medio pelotón atacando, y ese donde fue subcampeón por detrás de Edwin Ávila después de haberse llevado a rueda al lotecito completo y sin colaboración de nadie.

Y está también su mala suerte: una fractura de rodilla que casi lo deja cojo de por vida…

Un tramacazo en la bajada final de esos olímpicos que tenía en las piernas junto a Nibali…

Ahora Henao se va al Emirates, con el prometedor Sebastián Molano, con Gaviria, con el corajudo Atapuma, con Muñoz, una plantilla que rebosa calidad. Los jefes han dicho que lo quieren ver ganador. ¿Qué será de Checho sin el Sky? Lo sabremos pronto.

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.