Sergio Rodríguez, un año entrenando sin objetivos

Tuvalum

Así ha planteado Sergio Rodríguez 365 días en blanco

A los pocos días de empezar el confinamiento, pudimos hablar un momento con Fernando Barceló, y la principal conclusión fue que como profesional acostumbrado a trabajar por objetivos, se veía vacío de ellos… pues bien, Sergio Rodríguez, excorredor de Murias, lleva un año así.

Igual que Edu Prades nos contaba hace unos años, mirad ahora dónde está, hemos querido saber más de Sergio Rodríguez y este año extrañísimo.

Y nos ha querido dejar unas líneas…

Etape 400×400

 

Me considero sobre todo una persona trabajadora y comprometida.

Soy un chico de barrio, un enamorado de la bicicleta y del mundo que la rodea.

Estudié Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en la Universidad del Pais Vasco porque otra de mis pasiones es la preparación física.

Este año también he podido aprender y seguir evolucionando en el tema del podcast ya que soy colaborador de A la Cola del Pelotón, uno de los podcast referentes en ciclismo.

En mi lado más personal, soy un tío tranquilo, muy amigo de mis amigos, que valora lo que tiene y se siente afortunado de llevar la vida que tengo. 

Ha sido y está siendo un año duro sobre todo a nivel mental

Se podría decir que llevo un año entrenando sin objetivos, con lo que ello requiere.

Tengo la suerte que en lo económico tenía el año cubierto ya que contaba con 8 meses de paro, lo que me ha permitido seguir los entrenamientos como cualquier otro año.

Pero no os voy a engañar, ha sido un año jodido.

No es sencillo salir a entrenar día tras día sin objetivos, haga frío o calor, y muchos días en soledad 

Obviamente que he pasado meses mejores y peores, pero para mi lo importante era seguir día a día, sin ponerme objetivos a muy largo plazo.

Supongo que como para el resto, la época del confinamiento resultó quizás un poco más dura.

El tener que entrenar con cierta exigencia día tras día no fue fácil, pero bueno, de todo se aprende y aquí seguimos.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Os diría que ha habido varios factores que me han ayudado a seguir entrenando todos los días.

La base de todo esto creo que es la estabilidad económica, porque sin eso tendría que haberme buscado la vida para trabajar en otro oficio.

Pero ante una situación así, con la casi certeza de que tenía que hacer un año en blanco solo entrenando, lo más importante es la motivación.

La segunda parte de la temporada pasada fue muy dura para mí debido a lesiones y enfermedades.

Eso unido a la desaparición del equipo me dejó un regusto muy amargo a final de temporada.

Tenía clarísimo que no me quería quedar con ese mal sabor de boca, que lo quería seguir intentando, que creía que este cuento no debía terminar así, que tenía ciclismo en las piernas.

Por este motivo decidí continuar y afrontar ese año en blanco.

También me gustaría destacar la importancia del entorno, que siempre me ha empujado en los momentos malos: novia, familia, amigos de toda la vida, amigos del ciclismo, los amigos del documental, los compañeros del podcast…

Cuando me ví ante una situación como esta pensé que podría ser interesante preguntar a ciclistas que habían pasado por algo similar en algún momento de su carrera.

Me vinieron a la cabeza dos nombres: Jon Aberasturi y Oscar Pujol

El primero había sido compañero mío el primer año de Murias.

Me puse en contacto con él por Whatsapp para saber más sobre cómo llevar esta situación y saber de su experiencia.

Con Oscar no tuve la suerte de compartir equipo, pero sí pelotón, y guardaba buena relación con él.

Tuvo que pasar una situación parecida a la mía con lesiones de por medio, y también fueron de gran ayuda sus palabras.

De este periodo recuerdo un día de invierno con mucho frío que llegue a casa sin poder sentir las manos.

No pude ni abrir la puerta de casa y tuve que llamar al telefonillo del portal para que mi novia me abriera.

Al llegar a casa, le dije entre lágrimas que no podía, que para qué tanto esfuerzo, que no valía la pena…

Pero bueno, por suerte ella me animó, como siempre hace, y al día siguiente volví a salir a la carretera.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

 

La crisis sanitaria ha complicado las cosas a todo el mundo, no solo a mí

Sí que es cierto que si ya de por sí mi situación era complicada el tema del virus la complicó aún más.

Pero mirándolo con perspectiva, yo ya estaba mentalizado para pasar una temporada entera entrenando, y esa mentalización creo que me ha venido bien para afrontar situaciones como la del confinamiento por ejemplo.

No quiero que esto se acabe aquí… llevo montando en bici desde los 7 años 

Comencé en la escuela de ciclismo de mi barrio, la Txantrea, porque mi hermano andaba también y me picó el gusanillo.

Es un deporte que me ha acompañado toda la vida, el cual he compatibilizado con los estudios casi todos los años.

Ya sabemos que es muy exigente, pero si tuviera que destacar tres valores serían: insistencia, constancia y solidaridad.

En una situación como la mía no queda otra que ser optimista.

Me gustaría muchísimo seguir dentro del pelotón profesional, y sinceramente creo que tengo el nivel suficiente para ello.

Lo estoy intentando hasta el final para que no me pueda reprochar nada a mí mismo

Mis últimos datos de potencia son públicos en mis redes sociales y creo que son lo suficientemente buenos para estar en un equipo profesional.

El tiempo dirá qué es lo que pasa, pero prefiero ver el vaso medio lleno y pensar que ese dorsal va a llegar, porque sinceramente creo que me lo he currado.

Gore 400×100 MArzo2020

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.