Si a Valverde no se le puede exigir nada ¿para qué va al Tour?

Tuvalum

No entendemos que se diga que a Valverde no se le puede pedir más

Hace tiempo, recuerdo que cuando volvió a competir tras la sanción, que dijimos que Alejandro Valverde tiene don.

Un don que le hace único, un corredor que demuestra que el carisma no se compra, se tiene sin más, y a él le vino de serie, y lo sacó a pasear el día que dio el salto a pros, hace casi veinte años, tras ser el amateur de oro.

Un tipo dotado de olfato y físico desde el inicio de los tiempos, un capo que siempre fue capo, que aprendió a serlo desde el minuto cero, y eso marca.

Con todo, si Valverde deja el ciclismo en 2021, lo hará con dos décadas ahí.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Lleva tanto que es parte de paisaje, mirad quién ha competido contra él y sabréis de lo longevo de su obra.

Recuerdo las primeras rivalidades con Damiano Cunego, luego todos le querían ver junto a Pilippe Gilbert, eso mientras porfiaba por grandes vueltas con Purito y Contador.

Alejandro Valverde, lo dijimos el otro día, se mantiene como al inicio porque nadie tiene cojones a retirarlo de ahí, nadie le regala nada, ni siquiera en este sistema tan de perdonarlo todo que rige el ciclismo en este lado de los Pirineos.

Con estos mimbres veo la cantinela del Tour, anotadlo: «A Alejandro Valverde no se le puede pedir nada más«.

Y es cierto, sobre el papel, en la teoría, hablamos de un corredor que no ha dejado títere con cabeza, que ha hecho la suya, resbalando mucho sobre los no pocos comentarios que le hemos dedicado, y le han dedicado.

Que pudiera ser o no, uno de los grandes clasicómanos y cazadores de la historia, sencillamente le da igual.

Selle Italia
Castelli GIRO
Cruz 400×400

 

Pero incluso con este bagaje, con todo lo que lleva hecho y recorrido, cuando Nairo explotó por ejemplo, Valverde ya llevaba diez años en la elite, no entendemos esa descarga de responsabilidades que la prensa oficial le profiere a puertas del Tour.

Podemos entender ciertas cosas, pero que no rinda cuentas no, no al menos en un equipo bautizado con el nombre de una empresa privada que mantiene una estructura que no es barata.

Decir que a Alejandro Valverde no se le puede pedir nada más -Javier Ares no para de repetirlo- es un falta de respeto para el propio corredor y sus compañeros, que confían en uno de los ocho de su formación para hacer el mejor Tour posible.

Si ya en años atrás, Valverde no se ha distinguido por deslomarse por un compañero -él siempre fue capo- sólo falta que no se le pidan cuentas, más cuando su equipo navega desorientado, con nula presencia y perspectivas poco halagüeñas en este Tour.

Dijimos en su día, a Movistar le hace falta un Valverde «killer» en este Tour, no uno que amarre hasta colgar otro top ten en su palmarés… ¿sabrán hacerlo? ¿sabría hacerlo?

Cabrá verle entre chavales que supera, mínimo en diez años, pero claro si no se le puede pedir nada más…

Gore 400×100 MArzo2020

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.