Pogacar en el Tour: un campeón puede tener mofletes

Kalas 1024×140

 

Pogacar demuestra que para optar al Tour no es necesario lucir un semblante que recuerde los años del hambre

Ayer Matxin estaba como unas castañuelas, tres triunfos en el Tour, mejor joven y una opción aún viable de ganar la carrera con Tadej Pogacar.

El UAE Emirates es uno de los equipos más caros del pelotón, al punto que pueden estar en el Tour disputando con Pogacar, las llegadas de Tirreno mediante Gaviria e incluso perder a Fabio Aru antes de la primera jornada de descanso.

El triunfo de Pogacar en el Grand Colombier es un triunfo que no sólo se inscribe en el momento, glorioso para un corredor de 21 años y la historia que está escribiendo en la mejor carrera del mundo, también se proyecta sobre el ciclismo en general, este ciclismo de cuerpos esqueléticos, alejados de lo atlético, llegando casi a lo enfermizo.

Y es que el esloveno que porfía por el Tour que quiere ganar Roglic luce esos mofletes que en su tiempo no eran tan raros en el ciclismo.

Etape 400×400

 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

El Tour llega a Villard de Lans este martes, una cima habitual en los ochenta, en los Tours de Perico, Roche y compañía.

Hay fotos de Roche en el Tour que gana, año 87, cuya cara evidencia otra cosa, evidencia el sacrificio de este deporte, sí, pero también una constitución normal, lejos de los rostros casi enfermizos que pueblan hoy el pelotón, caras chupadas, en negativo, ojos marcados, miradas perdidas, la miseria que hay ahí detrás no la podemos imaginar, ni siquiera sé si la compensa el glamour que desprenden los ciclistas cuando les vemos por la televisión.

Mirad el semblante de Rafal Majka en la Tirreno…

 

Comparadlo con el de Roche hace 33 años…

No queráis comparar los brazos de Froome con los de Hinault.

Podemos entender que en cada gramo hay rendimiento y mejora, y seguro que compensa, pero ello no quita para que estéticamente la imagen sea triste, como hombres sin espíritu, casi sin sombra.

Es triste que haya marcas que hagan del hambre eslóganes. 

El ciclismo actual se puebla de alfileres en la carretera, una tendencia que recuerdo de los años que Wiggins hizo en cambio de pista a carretera, que Froome ha llevado hasta el extremo y otros han seguido, desde Romain Bardet a Enric Mas o el propio Egan Bernal.

El peso siempre ha sido la madre de cordero, pero lo que vemos en algunas imágenes no parece deporte parece otra cosa, y sí, sabemos que a los pros de cualquier cosa no se les pide salud, en todo caso resultados y rendimiento.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Sin embargo hay excepciones, y en cierto modo lo celebramos.

Excepciones como Alexander Kristoff todo corpulencia, una bestia los días esos en los que el resto se amilana, como en Niza, como en esa Wevelgem que ganó a vatio pelado, desatando muchas reacciones sobre el peso que evidenciaba su victoria.

Kristoff como otros de su especie, Peter Sagan está cuadrado por ejemplo, Van Avermaet no le va a la zaga.

O el propio Remco Evenepoel, con esa cara de alumno aventajado parece haber salido de comer unas lentejas en casa de la abuela.

Añadid a Mikel Landa, a Nairo, a Rigo… ciclistas que no necesitan están como alambres para rendir, que resisten ante la profusión de los flaquísimos y eso no implica que no se cuiden.

Como el propio  Pogacar, desde hoy el ciclista que apoyamos en la conquista del Tour y no porque Roglic no sea un ciclista que nos encanta -esa precisión suiza que luce es fruto de un trabajo descomunal- y sí por que es un competidor que nos remite a los Tous de los ochenta, por su forma de correr, atrevida, siempre pendiente de poner en aprietos a los rivales, y por esa carilla que desmiente que el ciclismo de gran fondo sólo se juegue entre rostros apretados y enjutos.

Imagen: FB de UAE Team Emirates

Gore 400×100 MArzo2020

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.