José María Moya: 24 horas de bici e insomnio contra la esclerosis múltiple

Jose Maria Moya Berria Bikes Montmelo cerca JoanSeguidor

Así fue el día entero que José María Moya se pasó dando vueltas al Circuit de Catalunya

En la salida de las 24 Horas de Montmeló nos presentan José María Moya.

Nos cuentan que este curioso ciclista de Reus, con su edad, pero simpático, extrovertido a más no poder, correr por una buena causa: contra la esclerosis múltiple.

«No hacía deporte, qué va, pero pruebas, vas cogiendo forma y acabas metido en esto» comenta ataviado por una sonrisa de oreja a oreja.

Alguien cercano padece esclerosis múltiple y él ha querido renovar su compromiso aunando la cauda a su gran pasión por la bicicleta: «Hacemos visible la enfermedad, eso es lo importante porque es una dolencia que tiene aspectos muy desconocidos«.

Jose Maria Moya Berria Bikes Montmelo INICIO JoanSeguidor

Está en Montmeló un año después de realizar un reto mayúsculo: más de 700 kilómetros en 29 horas en Puertollano, que ni tiene puerto, ni es llano.

Y lo pudo saber, porque de aquella experiencia sacó muchas de las conclusiones que llevó a competir en la categoría de solo en las 24 horas de Montmeló.

«Lo de Puertollano tuvo su qué, fue muy duro, pero era un itinerario lineal, con la gente por la calle, pueblos, paisajes, coches y esas cosas» rememora.

«Esto -por lo de Montmeló- es otra cosa, es darle vueltas a un circuito. Hay que tirar mucho de cabeza» precisa antes de la salida.

Suelta piernas, mira el material, comparte con su equipo interioridades, es un niño con juguete nuevo.

Monta una Berria Belador BR color British Racing en su totalidad, salvo una franja amarilla en el tubo vertical y una más pequeña en horquilla delantera. .

Es un color elegante, que viste.

Está encantado con su máquina, tendrá una igual en breve, en su tienda de Ciclos Masvi en Reus, donde vive.

 

El año pasado hizo el reto de Puertollano con la Fundación Idibell, esta vez está con la Fundación Gaem: «Participar aquí es un gran reto. Tengo un grupo de gente, todo organizado alrededor mío.  Aquí veo periodistas, más gente, seguro que saldrá bien y que tendremos más visibilidad«.

«No te creas, esto no es nada sencillo -nos coge del brazo, mientras habla- llevo cinco años saliendo en bicicleta y ya estamos con estos retos. Mi día a día es de currante -es electricista en una fábrica- salgo con el tiempo justo para rodar un poco de lunes a viernes, a eso de las cinco de la tarde, pero lo gordo lo hago el fin de semana«.

Ahí sacrifica familia, vida social y otras cosas para meterle kilómetros al cuerpo: «Últimamente le meto mucho desnivel, unos 3000 metros para 200 o 300 kilómetros, es la forma de que cunda más todo esto«.

Jose Maria Moya Berria Bikes Montmelo JoanSeguidor

Le miramos con asombro «tío que te te vas a cascar veinticuatro horas en la bicicleta»

«Todo es mental -nos corta-. Quiero acabar bien y buenas sensaciones,  hacerlo bien. Nada más«.

«Nada más» dice, como si fuera sencillo.

Igual que prever a qué ir, a cuánto apuntar: «No he hecho cálculos, ni redondeos, 100 vueltas son 470 kilómetros, a partir de ahí tira«.

Tiene una referencia, los 680 kilómetros de Puertollano en 29 horas, aquello fue a carretera abierta, con gente pasando, coches, pueblos.

Veinticuatro horas después…

A las diez de la mañana del día siguiente, José María Moya se apeaba de la bicicleta tras algo más de 514 kilómetros, un desnivel acumulado superior a los 5700 metros y veintitrés horas más doce minutos en el sillín.

La broma le salió a una media de 22 por hora.

«Qué experiencia, qué bonita, llena a uno mismo y la gente que está alrededor y te ayuda. Superar los 400 kilómetros en 24 horas ya está muy bien, imagínate los 500» comienza contando un tipo feliz.

Y no fue sencillo: «Este circuito hay que trabajarlo, no es fácil, pesa por su monotonía y lo lo que afecta a la cabeza. Es que me salieron 5000 metros de desnivel, ojo que tiene rampas del ocho por ciento que en la tele no se aprecia«.

«Ya en la primera vuelta de reconocimiento ya vi que era muy duro -admite-. Así que con veinte horas en las piernas, aquello era un puerto de categoría especial«.

Jose Maria Moya Berria Bikes Montmelo final JoanSeguidor

El plan de viaje… 

De inició «quise salir a diez horas sin parar, más que una sola vez y porque me estaba meando. El paso de las vueltas no me pesaban: la espalda perfecta y a nivel muscular, bien«.

Diez horas, la pausa para evacuar más agua y un sandwich, «paré un minuto quizá un par, no más y tiré otras cuatro horas«.

Cabe decir que de salida partió con dos botes y comida.

Siempre hidratado, obsesionado con los líquidos: «A medianoche vuelvo a parar, no sé si fue por el fresco, la gente iba más abrigada, pero fui al baño varias veces. También iba bebiendo mucho. Cuando iba al baño, salía blanco, es decir perfecto«.

«La noche era cabeza pura y dura, concentración. quedábamos pocos rodando, te encontrabas gente cada rato, ya no era lo de la primera hora. En esos momentos por la cabeza pasan muchas cosas. Piensas qué haces ahí, y si no lo hiciera por otros, aquí iba a estar«.

Y hablas con uno y con otro, en la oscuridad del lugar, de repente compañeros de ruta que desparecen, se han ido a dormir.

José María no quiso echar una cabezada… «yo no dormí, paré para cambiarme de ropa y ponerme manguitos» explica.

Jose Maria Moya Berria Bikes Montmelo abrazo JoanSeguidor

Cuando sale el sol… 

Aguantar toda la noche tiene un premio: «Ver amanecer es muy bonito, porque en tres o cuatro horas ya acabas. Con el sol parecía volver a la vida. Te quitas el chaleco, vas más ligero, hasta subí el ritmo»

En la llegada «entré con un grito y el speaker me mencionó. Ahí ves a tu hijo y la emoción te puede. Lo primero que hice fue abrazarle. Le tuve ahí toda la noche, lo recuerdo con su sudadera naranja chillándome a las tres y cuatro de la mañana«.

La bicicleta, la Berria Belador BR, de elegante verde British Racing, ha cumplido, preparada para los esfuerzos extremos, es cómoda, pero permite acoplarse cuando es menester.

Su ligereza se conjuga con la rigidez necesaria y sus vainas delanteras hicieron más sencilla la «navegación» ahorrando vibraciones al ciclista.

«Hice estudios de biomecánica antes de meterme en algo así, fue perfecta, acoplado a mi máquina. Las manos no se durmieron en ningún momento» cuenta.

Al final: «objetivo cumplido, arrastrando tanto entrenamiento y gente tras de mí. A los pocos días pasamos muchas fotos a la fundación. Queríamos que se hablara de la enfermedad, que la gente supiera de ella y lo hicimos«.

Objetivo cumplido y mensaje redondo, porque la bicicleta es buena aliada para la gente con esclerosis…

24 horas Montmeló, un día en las carreras

24 horas en bicicleta por el circuito de Montmeló las experiencias se amontonan

Decíamos ayer, hablando de esas 24 horas de ciclismo por Montmeló, sobre las anécdotas e historias que se suceden en el vientre del grupo.

Eran 500 ciclistas en una mañana de esas de septiembre, que amanece frías, con pereza.

La salida ya fue un enjambre, frenética.

Son 24 horas de ciclismo por Montmeló, pero bien parecieran 24 minutos por las prisas de inicio.

El recorrido siguió el trazado original del Circuit de Catalunya, siempre por fuera, omitiendo un par de peraltes cerrados, que en la primera vuelta nos confunden.

La propia inercia de los compañeros nos ayudó de inicio.

En el Team JoanSeguidor montamos un par de bicicletas Berria que la marca había dispuesto…

Y que nuestros amigos de Corbike nos habían ajustado

24 horas Montmeló ajuste bicicleta Berria JoanSeguidor

La bicicleta es cómoda, las virtudes del carbono surgen en la subida vas fácil, subes bien, notamos que tiene nervio, cuesta domarla en las primeras curvas, hay que tenerla bajo control.

Se hace querer.

No tenemos 24 horas por Montmeló, serán seis, tenemos tiempo de ganárnosla.

Un circuito para y por el ciclista

La gozada de tener un circuito así, cerrado al tráfico, es impagable: calidad de asfalto, curvas que puedes trazar a tu aire.

Acabas gustándote, aunque, ojo atención, con cuidado, cuando pasan las vueltas y los buenos, los aviones que vuelan raso, te van a adelantar, tienes que mirar para atrás, no se que te pasen por encima.

El Circuit de Montmeló es un libro en blanco, lo escribes a tu aire, cada trozo que superas te lo agradece, vas de un grupo a otro, el primer relevo puedes hacerlo todo a plato.

Nosotros podemos claro, porque vamos a hacer un par de horas largas, si vas a doce o más horas, si los relevos te consumen, mejor dosificar, ya vimos alguno acalambrado parado en el césped en medio del circuito.

Coincidimos con alguno que hará 24 horas por Montmeló

Josep nos impresiona por su forma de rodar: traza, vigila, controla, es elegante.

Está ante sus segundo reto de 24 horas, hizo Cheste, allí el calor y el viento mermaron su marca, unos 400 kilómetros largos.

«Todo está en la cabeza» nos dice.

«Todo se entrena» repite, ante nuestros ojos de admiración, va a hacer 24 horas, él quiere atravesar el túnel del gran fondo, ponerse al límite, saberse en el umbral de todo.

Al día siguiente se habrá ganado un buen chuletón, nos proclama.

Un chuletón y una siesta de diez horas, añadimos.

Le salieron unas 107 vueltas, unos 490 kilómetros al cambio.

 

Al lado nuestro, en el mismo box, vemos a Vanessa rellenar su camelbak

Compite la modalidad de dúo con su novio Albert: objetivo doce horas.

24 horas Montmeló esperando relevo JoanSeguidor
El relevo que se hace esperar para Vanessa

Nos admite que no se esperaba un circuito tan duro aunque va fuerte, ha hecho muchas marchas este año y la condición es la buena.

Verla en bicicleta es una goza, va muy fácil y elegante, aunque el calor, dice, pasa factura.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Se han turnado con un primer relevo de dos horas y luego se alternan una cada uno hasta las doce,

En el primer relevo aprovecha para meterle hidratos al cuerpo: ensalada de patata y pasta y mucho líquido.

En el resto de postas: cosas más ligeras y buena hidratación.

Mientras el Team JoanSeguidor a lo suyo, saboreando cada relevo…

24 horas Montmeló relevo 1 JoanSeguidor

24 horas Montmeló relevo 2 JoanSeguidor

24 horas Montmeló relevo 3 JoanSeguidor

 

Como nos cuenta Vanessa, y nosotros comprobamos, no es sencillo rodar por el circuito de Montmeló.

No es sencillo, como todo, si quieres hacerlo a un ritmo decente.

Hicimos seis horas a relevos de hora y pico entre tres, aunque Toni y un servidor doblamos.

Salida tipo Le Mans y Marc ya estaba rodando.

24 horas montmeló Marc Araez JoanSeguidor

Como decimos no es sencillo el circuito.

«Pero si no tienen cuestas» me repetían cuando narraba la experiencia entre amigos y familia.

¿Qué no tiene cuestas?

La televisión, la misma que engorda, disimula bien esos repechos.

El segundo relevo no tiene nada que ver con el primero, aunque hemos ido hidratando y descansando lo que podíamos entre charlas y unas risas, las piernas no tienen la alegría del primer relevo.

24 horas Montmeló peloton JoanSeguidor

Ya no hace un ápice de frío, son las dos de la tarde, el sol tuesta la gente de las 24 horas ciclistas de Montmeló, el pedaleo es áspero, el dominio de la bici algo impreciso.

Está todo roto, rotísimo, te adelanta todo tipo de gente, grupos mayores, menores, también adelantamos, que conste en acta.

No nos preocupa la clasificación, pero si hacer algo digno: salimos a cuchillo y el rodillo del circuito nos pasa por encima.

 

Tomamos conciencia que cada vuelta que hacemos la velocidad se resiente, Toni nos ofrece relevo, desde el muro de los tiempos, no desistimos.

De los dos repechos, el segundo, el que antecede el descenso a la recta de meta, se atraganta, cada vuelta un poquito más.

Miramos ruedas cómodas para seguir, porque el viento es cambiante.

Plato pequeño adelante, optamos por agilidad, no hemos venido a convencer a nadie.

24 horas montmeló Toni JoanSeguidor

 

Acabamos satisfechos, con ganas de más.

El año que viene aquí nos tienen, decimos.

Cambrils Movil 300×100

 

SQR – GORE

 

En la antesala del podio, conocemos a Mauro Llorens, director de Win Sports.

Hace diez años nació esta empresa con un pequeño circuito de triatlón que entró en ciclismo con la marca GF -Gran Fondo- hace unos seis, con puestas en escena como La Mussara

En su porfolio de ciclismo tienen ahora mismo este gran fondo 24 horas en Montmeló más la Mussara, Priorat y Andorra.

Tres niveles de producto, podríamos decir: BTT, resistencia y cicloturismo

24 horas Montmeló Mauro Llorens JoanSeguidor

 

«Intentamos buscando todo tipo de ciclista, un mix de triatleta, con nivel alto y cierto nivel de competición en el contento de resistencia» nos cuenta de estas 24 horas de Montmeló, en cuya organización se estrenan.

Lo que buscan en definitiva es una fiesta del ciclismo

«Nos hemos atrevido -prosigue- por hacer algo diferente, el circuito de Catalunya apostó por tantas de entrenamientos, nos pidieron ayuda, hemos conseguido el objetivo». 

Aquí vinieron unos 500 ciclistas, no estaría mal llegar a los 3000 de Le Mans.

Por el momento ya avisan: «daremos continuidad, seguro…«.

Si queréis echarle un ojo a las fotos del evento