Si a Valverde no se le puede exigir nada ¿para qué va al Tour?

Alejandro Valverde Tokio JoanSeguidor

No entendemos que se diga que a Valverde no se le puede pedir más

Hace tiempo, recuerdo que cuando volvió a competir tras la sanción, que dijimos que Alejandro Valverde tiene don.

Un don que le hace único, un corredor que demuestra que el carisma no se compra, se tiene sin más, y a él le vino de serie, y lo sacó a pasear el día que dio el salto a pros, hace casi veinte años, tras ser el amateur de oro.

Un tipo dotado de olfato y físico desde el inicio de los tiempos, un capo que siempre fue capo, que aprendió a serlo desde el minuto cero, y eso marca.

Con todo, si Valverde deja el ciclismo en 2021, lo hará con dos décadas ahí.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Lleva tanto que es parte de paisaje, mirad quién ha competido contra él y sabréis de lo longevo de su obra.

Recuerdo las primeras rivalidades con Damiano Cunego, luego todos le querían ver junto a Pilippe Gilbert, eso mientras porfiaba por grandes vueltas con Purito y Contador.

Alejandro Valverde, lo dijimos el otro día, se mantiene como al inicio porque nadie tiene cojones a retirarlo de ahí, nadie le regala nada, ni siquiera en este sistema tan de perdonarlo todo que rige el ciclismo en este lado de los Pirineos.

Con estos mimbres veo la cantinela del Tour, anotadlo: «A Alejandro Valverde no se le puede pedir nada más«.

Y es cierto, sobre el papel, en la teoría, hablamos de un corredor que no ha dejado títere con cabeza, que ha hecho la suya, resbalando mucho sobre los no pocos comentarios que le hemos dedicado, y le han dedicado.

Que pudiera ser o no, uno de los grandes clasicómanos y cazadores de la historia, sencillamente le da igual.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Pero incluso con este bagaje, con todo lo que lleva hecho y recorrido, cuando Nairo explotó por ejemplo, Valverde ya llevaba diez años en la elite, no entendemos esa descarga de responsabilidades que la prensa oficial le profiere a puertas del Tour.

Podemos entender ciertas cosas, pero que no rinda cuentas no, no al menos en un equipo bautizado con el nombre de una empresa privada que mantiene una estructura que no es barata.

Decir que a Alejandro Valverde no se le puede pedir nada más -Javier Ares no para de repetirlo- es un falta de respeto para el propio corredor y sus compañeros, que confían en uno de los ocho de su formación para hacer el mejor Tour posible.

Si ya en años atrás, Valverde no se ha distinguido por deslomarse por un compañero -él siempre fue capo- sólo falta que no se le pidan cuentas, más cuando su equipo navega desorientado, con nula presencia y perspectivas poco halagüeñas en este Tour.

Dijimos en su día, a Movistar le hace falta un Valverde «killer» en este Tour, no uno que amarre hasta colgar otro top ten en su palmarés… ¿sabrán hacerlo? ¿sabría hacerlo?

Cabrá verle entre chavales que supera, mínimo en diez años, pero claro si no se le puede pedir nada más…

Gore 400×100 MArzo2020

El drama de Movistar: Nadie sigue los pasos de Valverde

La sucesión «mágica» de Valverde es lo único que puede salvar el Tour para Movistar

La bola de nieve sobre el Movistar para este Tour sigue y sigue creciendo al ritmo de las avalanchas de esos Alpes que estos días frecuentan para ponerse a punto.

Lo que en otras fechas se definiría de otra manera, un error, un mal momento, mala surte, y toda esa retórica, estos días empiezan a vincularse los términos «Movistar y ridículo».

Se hace hasta en titulares ya… y toda suerte de tweets.

DT-Swiss Junio-Agosto

 

El Dauphiné ha sido la gota que ha colmado el vaso, lo que comentamos el otro día no fue gratuito, el rendimiento que se prevé de Movistar en el Tour levanta mil dudas, al punto que, a fin de maquillar las evidentes carencias, un Alejandro Valverde en plan cazador, olvidándose de un puesto, yendo a por etapas -algo que por otro lado nunca ha hecho-, se necesita para que los azules salven un Tour muy complicado.

¿Cómo han cambiado las cosas cuando el foco y el morbo se situaban sobre ellos con ese tridente?

Hasta han realizado un documental de aquello.

Pero hoy las cosas son diferente, en el Movistar hay un vacío que no tiene visos de cubrirse

¿Quién sucede a Alejandro Valverde?

Aunque algunos le encolomaron ese título a García Cortina para el año que viene, las cosas son más urgentes, tanto como que sólo queda una semana para que empiece el Tour,

No es la primavera vez que oigo y leo, Alejandro Valverde debería dar un paso al lado, dejar que los jóvenes tomen el mando y esas cosas.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Sobre el papel queda guay, resultón, pero la realidad es otra, no hay nadie con calidad suficiente para sacar a Valverde ahí.

El Critérium du Dauphiné es una muestra, el Alejandro Valverde más gris de los tiempos recientes fue el mejor de su equipo.

No hay más preguntas.

Por eso cuando vemos que en Ineos buscan relevo a su dúo de ganadores Tour y nos preguntan si a Valverde le agradecen sus servicios llevándole otra vez al Tour, la respuesta sería sencilla: lo llevan porque no hay otro.

 

Es pronto, y quizá Enric Mas, no sé si Marc Soler, nos quite la razón, pero a día de hoy ambos parecen a distancia sideral del murciano.

Y eso es así, se ve a leguas y no implica ser irrespetuoso con nade.

La pésima planificación deportiva del Movistar ha dado con sus huesos en el asfalto, a los que se fueron no se le encontró sustituto y ahora esto.

Como el otro día nos dijeron ¿sólo lo deportivo ha influido en la marcha de Carapaz, Landa, Nairo y Amador?

Imagen: FB Movistar Team 

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

Movistar necesita un Valverde «killer» en el Tour

Alejandro Valverde Tour

Nunca la estadística puede serle más útil a Valverde que en este Tour

Puedo entender, a dos semanas del Tour,  que las fuentes oficiales apoyen a Alejandro Valverde…

También que Javier Ares en Eurosport dé pábulo al Dauphiné a la carrera del murciano.

Incluso que en su equipo tuiteen con la venda en los ojos.

Pero un mínimo sentido crítico y objetivo sobre la realidad debería pasar sobre lo que es el Movistar Team ahora mismo y cómo pinta su Tour de Francia.

Está a la vista de todos…

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Nosotros hace dos semanas, ante la invisibilidad del equipo en la Strade Bianche, antes de la total nulidad en la Vuelta a Burgos, ya comentamos que los defectos históricos recientes del Movistar Team iban saliendo a flote y con ellos, emergen los tics que han situado a Alejandro Valverde lejos del corredor que un día pensamos que podía ser: un auténtico prodigio de la estadística y la acumulación de éxitos.

Pero como dijimos un día Alejandro Valverde pasa de las estadísticas y los estadísticos.

Lo suyo es estar, mejor o peor, pero estar, siempre ahí y da igual que quede tercero, quinto o vigésimo, siempre que esté, que se le vea «entre los mejores» es óbice para sacarle brillo a una actuación que, sintiéndolo mucho, deja más dudas que otras cosas.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

El Dauphiné de Alejandro Valverde y el Movistar Team en general, me cuesta ver a Enric Mas y Marc Soler allí donde algunas crónicas les sitúan, es el reflejo de un equipo que se mira al espejo y no se reconoce.

Puede ser histórico lo que viene en el Tour, hace cinco años este mismo equipo acompañaba por ambos lados a Chris Froome en el podio del Tour, hace menos pisaba grandes podios, el año pasado ganaron el mismo Giro, pero esta espantada que ha sufrido «chez Unzue» a finales del año pasado es un contrapeso muy grande.

Y en estas Alejandro Valverde corre, a sus cuarenta primaveras, como el tipo regular que necesita hacer currículum a los 23 años, con actuaciones consistentes y regulares omitiendo cualquier ambición de etapa, clásica o número que engrose su palmarés.

Sabemos que habrá quién se ofenda, Valverde es de la santísima trinidad en este lado de los Pirineos, que sólo con el nombre entra sin pagar billete, pero la realidad es otra.

Alejandro Valverde ha ganado una barbaridad, posiblemente tenga el mejor palmarés en cuanto a calidad y variedad del ciclismo español, que no es un ciclismo pequeño, pero es que podría quitarle algunos puestos de honor por más y más victorias que seguro le saciarían más y mejor, a él y el aficionado.

Y ahora, a falta de otros objetivos, quizá llegue el momento de cambiar el paso.

Sin un opositor claro para el Tour, el Movistar Team necesita más que nunca triunfos parciales, actuaciones sonoras y titulares gruesos y eso, ahora mismo, sólo lo veo en manos de Alejandro Valverde, dejándose ir al principio y corriendo en plan anotador, incluso a sus cuarenta años…

Gore 400×100 MArzo2020

Iván García Cortina no viene a substituir a Alejandro Valverde

Ivan Garcia Cortina Andorra salida

Decir que Iván García Cortina es el relevo de Valverde es mentir a la gente

Debe tener el móvil a petar Iván García Cortina estos días, a petar de mensajes, felicitaciones, ánimos y recortes de prensa.

Cuando Movistar remueve las aguas, todos acuden solícitos, hay eco en todos lados y al mismo tiempo, un poder que los azules siguen teniendo intacto, aunque en la carretera el regreso les haya pillado, fríos.

Así leemos este titular

Ivan Garcia Cortina

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Y es que como en otras muchas cosas en la vida, el «déjà vû» es un clásico que manejamos con una asiduidad que nos asusta.

Decir que Iván García Cortina viene al Movistar a tomar el sitio de Alejandro Valverde es, además de engañar al personal, colgarle una presión a este ciclista que ni merece ni ha buscado.

Comparar el perfil de uno y otro no es de recibo, ciclísticamente hablando, son dos corredores diametralmente diferentes, con virtudes y defectos plausibles, pero sobre todo, alejados de cualquier cosa que se pueda llamar relevo.

Desde los primeros años Alejandro Valverde fue un corredor de casa, pero depredador de todo lo que se le cruzara que ganó mucho desde el minuto cero, destacando por esa polivalencia que le daba victorias al sprint en carreras donde también disputaba generales.

Con el tiempo aprendió a apreciar lo que había fuera, pero tardó una eternidad, al entender de los aficionados más «frikis», en debutar en una carrera como Flandes y San Remo nunca fue una prioridad para él, estando incluso por debajo de la Vuelta a Murcia en su escala de valores.

WD-40 400×400
Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

Iván García Cortina es un emigrante que vuelve a casa a los 24 años

Con una calidad que ya hemos visto, es un ciclista diametralmente opuesto a Valverde.

Le cuesta mucho ganar porque estamos en un circuito donde la competencia es feroz y los nombres que destacan surgen por doquier y cada vez más jóvenes.

El pelotón en el que crece García Cortina es cien veces más internacional y competitivo que el de Valverde, esto en lo que implica al entorno.

El asturiano bebe de equipos internacionales, donde crece y aprende a amar carreras que, por ejemplo, nunca han sido objeto de deseo de Valverde.

Y luego en el físico, a la vista está, nada que ver.

Decir que Iván García Cortina viene a suceder a Alejandro Valverde es jugoso y vende, pero es un flaco favor a la realidad y a los que ya están en Movistar, al margen de que al gijonés le cargan un cruz que, como ya hemos visto tempos atrás, es muy pesada.

Abraham Olano podría dar fe.

Gore 400×100 MArzo2020

 

 

2020 ¿Un año perdido para Alejandro Valverde?

Alejandro Valverde Tour

Al igual que hace 10 años, los años acabados en cero son sinónimo de incertidumbre para Valverde

El incombustible Alejandro Valverde parece que va a tener que aplazar un año, al menos, su fecha de retirada.

Una decisión que quizá no le quepa sólo a él, pero que a la vista del cariz que toma el año, va por ese derrotero.

El año 2020, surja lo que surja a final de campaña, parece que va a ser un año perdido para el ciclismo, para los ciclistas y eso arrastra la decisión de todo para  Alejandro Valverde un año más allá.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

El año ciclista, como en todas las vertientes, se ha envenenado para todos, pero la influencia sobre unos u otros no será la misma. 

Alejandro Valverde tenía bien marcada la hoja de ruta con los Juegos Olímpicos en lo alto.

Estos han pasado al año que viene, lo que implica alargar todo, otro otoño, otro invierno, otro año…

Un otoño que además no será normal, porque para el murciano le vienen tres meses a full, de agosto a noviembre con Tour y Vuelta más otras citas por medio.

Una caña en la que el poder de recuperación va a ser la clave.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Y no sólo eso, ¿dónde se harán finalmente los mundiales? por que la cita suiza se diluye al tiempo que los países árabes ganan peso, un peso que va en contra de los intereses de Alejandro Valverde.

Todo aderezado con la incertidumbre total del momento, porque decir que se va a correr seguro todo lo que se ha programado es de un optimismo que roza la ingenuidad.

Valverde, también multado como Gilbert por salir en bici, puede alargar esto sí, pero no eternamente, si 2020 fuera un año perdido, al final, no computaría en desgaste físico, pero cabrá que ver lo mental como se resuelve, porque según se está poniendo la campaña, quien maneje mejor los tiempos de coco puede ser el que se lleve el gato al agua.

Diez años después, entonces le vino la sanción que le tuvo fuera de la competición la mitad de 2010 y 2011 entero, a Valverde le toca gestionar de nuevo la incertidumbre.

Hoy a diferencia hace una década, convive con la sensación de que no le queda nada por demostrar, pero esa esquirla de necesidad por la competición siempre vuelve puntual a su cita…

Valverde nunca tuvo el Tour a tiro

Valverde Nairo Tour JoanSeguidor

Incluso sin el Tour, el legado de Valverde habría sido enorme

Jornada festiva en casa de los Valverde, una jornada que tiene la guinda en la reposición de su primera victoria en el Tour de Francia, aquella tarde de julio, año 2005, en Courchevel.

Una tarde icónica, de aquel grupo, en el que resistían Mancebo, con es estilo peculiar, Rasmussen, a topos, y el capo que no figura en los anales oficiales, Lance Armstrong, surgió un imberbe Alejandro Valverde para aguantar al americano y remacharlo en meta.

Cruz 400×100 Banner Landing

 

La exigencia de aquella aceleración de Armstrong se refleja en el rostro descompuesto de Valverde, ganador de una etapa que selló su camino sempiterno y recurrente con el Tour de Francia.

Aquella tarde la parroquia se reafirmó: Valverde podía ganar el Tour,.

Abandonaría a los pocos días, como al año siguiente, pero el Tour, siempre el Tour seguía estando en su agenda.

Recuerdo una conversación, otoño de 2007, con el propio Alejandro Valverde, siempre fiel a la llamada de los Zamora en el Criterium de Hospitalet, donde le inquirimos por el Tour, sus posibilidades y porqué no centrar el tiro en clásicas.

Y nos fue sincero, quería, deseaba el Tour pues es lo más y además legítimo.

No le veíamos para ganarlo, en esas fechas emergía también Alberto Contador, que lo tenía todo para dominarlo, gran croner, escalador top, capacidad de resistencia…

Valverde era chispa, sprint, aceleración infernal… pero tres semanas y en Francia se le hacían bola. 

Era la realidad, lo veíamos con nitidez.

Alejandro Valverde ha cuajado grandes prestaciones en las tres semanas de la Vuelta a España, incluso cuando la ganó no lo hizo holgado, sufrió lo que no está en los escritos, nunca le vimos la solvencia en las tres semanas que sí mostraba Contador.

El marcador en ese capítulo es inapelable, siete grandes de uno por una del otro.

Comparaciones al margen, el Valverde de 2007 nos confesaba que él ya había ganado la Lieja, la Flecha, que había demostrado que esas carreras las podía domar y que quería Tour, Tour y Tour.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Muchos años después, seguimos pensando que el Tour nunca estuvo en el radar de Valverde.

Francia ha sido demasiado para un talento que por otro lado consideramos único y legendario, hoy que cumple 40 abriles.

En el camino queda el podio de 2015, una obsesión que Movistar le consistió incluso sacrificando que Nairo le apretara más a Froome.

Pero también ediciones en las que, con rivales y condicionantes muy a su favor, no le fueron proclives.

El Tour de un año antes, el que gana Nibali, con ciclistas manifiestamente inferiores en el 99% de los cruces, como Pinot y Péraud sacándole del podio.

Pero no nos confundamos, por que una carrera con 19 temporadas pro, de ellas descontar una y media por sanción, más la mitad de 2017 por la caída junto a la presente que no sabremos cómo acabará, le ha dado para sembrar un palmarés único e irrepetible.

Incluso sin ser campeón del mundo Alejandro Valverde ya era una leyenda, cuanto sí más siéndolo.

Él prefirió jugar al Tour, fue su elección, pero mirando atrás vemos que Valverde nunca necesitó el Tour para ser el gigante que ha sido y es.

Si Marc Soler no ha ganado más no ha sido por Valverde

Marc Soler ganador Paris-Nice

Marc Soler no ha ganado más porque sencillamente los hubo mejores en cada momento

Esta mañana amanecimos con el este tweet de la Federació Catalana de Ciclisme sobre la entrevista realizada por L´ Esportiu  a su presidente Quim Vilaplana, valorando una situación tan lamentable como actual y metiendo una cuña, a instancias del periodista, sobre Marc Soler y lo que podría haber logrado de no haber terciado Alejandro Valverde…

Cruz 400×100 Banner Landing

 

Dice el presidente de la catalana que…

«hay que admirar cómo ha estirado su carrera Alejandro Valverde por ese nivel que tiene, cosa que a su edad no es lo normal. Pero hay una parte negativa que condiciona a ciclistas que vienen por debajo. Marc Sole habría tenido mejores resultados, Ha tenido que trabajar mucho para él, claro que ha aprendido mucho, pero ha llegado su momento. No hace falta esperar a los 27 ó 28 años como Indurain; Tiene buenas condiciones y esta preparado para carreras por etapas»

La declaración, lo siento, rezuma parcialidad, por ser educados, por todos los lados.

Primero que no se puede reprochar nada, absolutamente nada, a Alejandro Valverde por alargar lo que parece imposible estirar.

Que Valverde mantenga la chispa, entrene, mejore, se cuide y todo eso que hace un profesional no es más que admirable.

Luego quien quiera buscarle otros motivos a su rendimiento, que se los busque y justifique.

Otro error es decir que Marc Soler ha trabajado mucho para Valverde, cuando es impreciso.

Ha trabajado para el murciano, sí, pero no creo que más que para Mikel Landa o Nairo Quintana.

Al final, Movistar ha sido un equipo en el que la cabeza visible ha sido, y es, no sé por cuánto tiempo, Alejandro Valverde, pero ha habido otros capos que han hecho tapón.

Sobre los trabajos o no de Marc Soler para Alejandro Valverde, quizá el más obvio fue el de la Volta de hace tres años, cuando le puso en bandeja la carrera en Mont Caró con una exhibición que incluso le sirvió para subir al podio de aquella carrera junto al citado murciano y Alberto Contador, casi nada.

Un documental inside Movistar aquellos días habría estado bien, porque ahí Valverde no dejó ni las migas para nadie, ni para su propio compañero.

A partir de ahí, decir que Alejandro Valverde ha condicionado a Marc Soler es querer satisfacer a la parroquia.

Otra cosa… esperar a los 27 ó 28 años ha sido la norma en «chez Unzue», se hizo con Indurain, quien por cierto a esta edad ya tenía cierto palmarés, logrado incluso con Perico de líder, y con otros que han venido detrás.

Incluso el Nairo que acaba como mejor joven del Tour en 2013 es enviado al Giro al año siguiente, para no quemarlo.

Gore 400×100 MArzo2020

 

Marc Soler no ha tenido grandes opciones de ser líder, eso es cierto, cuando lo ha sido ha dado buena medida, alguna vez, como la París-Niza que gana.

Pero en otras muchas no ha sido así.

Seguro que podría haber logrado más en la última etapa de montaña del Tour pasado, pero es que no hubo ni estrategia para que Valverde acabara disputando el premio que se llevó Nibali.

Y en la Vuelta 2020, en la que su cabreo de Andorra trascendió fronteras, se cortó en la primera etapa, la que Nairo gana en Calpe.

Es bonito defender lo nuestro, venderlo y esas cosas, pero enfocar la suerte de Marc Soler a la longevidad de Alejandro Valverde es tendencioso.

En todo caso, cabría preguntarse qué cojones hace Valverde para que no le hayan jubilado aún.

A todo esto, lo que otras veces hemos dicho de Marc, pero también de Enric Mas, de García Cortina… esta generación lo tiene muy complicado, hay una competencia brutal y encima no paran de surgir prodigios de 20 años que hace parecen viejos a trotones de 26.

Vuelta 2012: Valverde pudo haber ganado en Fuente Dé

Vuelta 2012 Valverde Vuelta 2012 Valverde JoanSeguidor

Visto ahora Valverde pudo tener la Vuelta 2012 en su palmarés

Permitidnos viajar un momento en el tiempo, divagar sobre lo que pudo ser y no fue, hoy nos vamos ocho años atrás, a la Vuelta 2012, a aquella etapa de Fuente Dé, que encumbró a Contador, pero que podría haberlo hecho con Alejandro Valverde.

Y además perfectamente.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Hablar con Purito de aquella jornada, él era el líder y a juicio de muchos casi ganador, es tomar conciencia de la carrera que planteó Alberto Contador ese día por Cantabria.

No atacó una, ni dos, ni tres veces, fue constante, siempre delante, siempre tentando.

A diferencia de días atrás, con Cuitu Negru, Ancares, Ézaro y otros muros, no cabía la posibilidad de esperar al final.

Ahora se imponía un ataque de largo radio.

Cuando le televisión contactó con la carrera, totalmente rota ya -el otro día Teledeporte dio en un revival-  Contador iba con menos de un minuto sobre un grupo en el que Alberto Losada se dejaba la vida por mantener el liderato de Purito.

Fue imposible, por delante Sergio Paulinho era una maza sobre la moral los perseguidores, Paulinho con relevos de Contador en persona.

Aquel día pasaron cosas muy extrañas.

El Katusha hizo aguas, Menchov no concurrió, Dani Moreno, uno de los fijos de Purito, tampoco.

Contador tomó metros en Collada de la Hoz y Purito aburrido, se los dio.

Pero ¿y si hubiera entrado Valverde con Contador?

Esa es la pregunta que entonces nos hicimos y el otro día, en el refresco de Teledeporte, tuvimos nítida.

Entre las cosas raras que pasaron, estuvo también la estrategia de Movistar, como ves lo de los azule viene de lejos.

Una vez hecho el corte, Contador arrastró en ese grupo a Beñat Intxausti y Nairo Quintana hasta que les .

¿Qué hacían dos Movistar delante?

¿Acaso el ataque de Contador iba sólo contra Purito?

Por que esta claro que Alejandro Valverde también perdía, no tanto como Purito, pero perdía.

A 19 de meta, Valverde iba en cola del grupo del líder, mientras Contador abría brecha, cinco kilómetros después, Purito en persona ya tiraba del grupo, a la desesperada, vaciándose para nada.

Un kilómetro más tarde Alejandro Valverde, de verde, valga la redundancia, se iba solo a por Contador.

Purito bajaba los brazos.

Y empieza la cuenta atrás, Nairo y Beñat esperan a Valverde, éste emprende la caza y recorta a marchas forzadas: Contador está tostado, va al límite.

Al madrileño le caen los segundos como losas, Valverde está fuerte, muy fuerte, es el más fuerte de los tres.

Se ve en la carretera, Purito derrotado, Contador fundido.

No le caza, por que, visto ahora, e incluso justo después de aquella memorable etapa, pensamos que reaccionó tarde y que Movistar no aprovechó sus peones, quizá para no ayudar a Purito.

Pero en esa omisión, Valverde también perdió, incluso después de Valdezcaray, dos semanas antes, cuando una caída y el abanico le dejaron con un minuto de merma.

A los pocos días Contador no pudo seguir ni a Valverde ni a Purito en la Bola del Mundo.

Físicamente, el madrileño no era el mejor de esa Vuelta, pero mentalmente les ganó por KO técnico.

Y sí, todos pensamos que aquellos días Purito perdió su grande, la misma que tuvo a tocar meses antes en Italia y el Giro, pero somos de la opinión que aquella Vuelta pudo haber sido de Valverde si hubiera mostrado una pizca de la ambición infinita que Contador puso sobre la mesa aquellas jornadas de calor y ciclismo achicharrantes.

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore