Todos tenemos un calendario para Alejandro Valverde

Alejandro Valverde arcoiris JoanSeguidor

Haga lo que haga, Alejandro Valverde nunca satisface a todos

Gravel Ride SQR – 300×250

Hace unos años, cuando Alejandro Valverde ganó aquella efímera carrera que fue la Roma Maxima, relevo fallido del Giro del Lazio, un lector nos escribía una frase que sigue y seguirá vigente por los siglos de los siglos:

«Alejandro Valverde tiene algo que no se entrena: carisma» 

LDB_Berria 1024×140

De esta manera todo lo que haga Alejandro Valverde es discutible, rebatible y tema de estado en la nación ciclista.

Aunque Alejandro Valverde es un corredor de diez meses y 300 días en la pomada, lo cierto es que estas semanas suele ser un tipo muy citado en las redes.

El calendario, siempre su calendario.

Pirinexus 300×250

Con Alejandro Valverde pasa como con la selección, todos llevamos un director dentro, todos tenemos un calendario para él.

Este tweet fue escrito antes de saber que Valverde no iba a la Strade por motivos de salud.

Pero es un ejemplo, entre varios, sobre los comentarios que generan las elecciones del murciano campeón del mundo.

Si no va aquí, si fuera allí y una muy buena que le ha leído varias veces: «Si no se hubiera centrado en el Tour tendría un palmarés increíble en clásicas«.

Como si el que tiene no lo fuera ya.

Sin embargo quien haya conocido a Alejandro Valverde, sabrá que, desde los primeros años, cuando corría en el Kelme, carreras como Andalucía, Murcia o Valencia siempre han estado en su radar.

Carreras de inicio de temporada, para desbrozar piernas, que no se pueden medir al prestigio de una Milán-San Remo, una clásica que Valverde muchos creemos que tiene en sus piernas pero no que le hace el peso.

Con sus elecciones Alejandro Valverde ha corrido arropado, más cerca de su parroquia, y también ha construido un palmarés muy interesante.

SQR – GORE

No es San Remo, qué duda cabe, pero aquí lo más importante es que al ciclista y a su entorno les llene lo que hacen y competir en estas carreras les satisface.

Es lo que un día dijimos sobre Valverde y los estadísticos, los cientos de aficionados que están haciendo cábalas sobre lo que podría ser.

Cambrils Square Agosto

Alejandro Valverde probará, si nada se tuerce, Flandes a la puerta de los cuarenta

Eso se dice desde hace semanas, pero ha virado tantas veces que…

Sea como fuere y volviendo al inicio, nada de lo que diga, de lo que escoja Valverde generará consenso más allá de esos momentos mágicos en los que chilla como el crío que es porque se ha convertido en campeón del mundo.

La primera gravel de la Sea Otter Europe ya tiene recorrido

Con un registro de posibilidades enorme, Alejandro Valverde no le ha dado la importancia a muchas carreras que todos considerábamos, pero es lo que hay.

Ha hecho, hace y hará su camino, y en el aire quedará lo que pudo ser…

¿Le pesa la edad a Alejandro Valverde?

Alejandro Valverde UAE Tour JoanSeguidor

Cada vez que pierde Alejandro Valverde nos preguntamos si le pesa la edad

Gravel Ride SQR – 300×250

La pregunta aunque incómoda surgirá cada poco, y según pasen los días, cada vez con más frecuencia.

Alejandro Valverde no cumple años a lo tonto, y como a cualquier hijo de vecino el peso de la edad también le afecta.

Otra cosa es si eso le pasa ya, le lleva tiempo pasando o si, por lo que nosotros pensamos, aún no le ha ocurrido.

Pirinexus 300×250

El otro día cuando Alejandro Valverde no pudo con Primoz Roglic en la llegada más exigente del UAE Tour leímos este tweet…

Nos hizo pensar, de inicio, pero también el reguero de respuestas que le vino detrás.

Hay de todo, división de opiniones, como en el fútbol y nadie se pone de acuerdo.

Aunque está claro que echaremos de menos a Alejandro Valverde cuando ya no esté, porque ese día llegará, es arriesgado decir que la edad le pesa ya.

Alejandro Valverde, según dice, pasó días complicados de salud en los Emiratos.

En concreto la etapa que gana Roglic, ocurre tras una «noche toledana» del murciano.

Dijo que tenía fiebre.

Sea cierto o no, no tenemos elementos para pensar mal, lo que sí es un hecho es que mirar atrás nos refresca la memoria sobre los altibajos de la trayectoria del murciano.

De hecho si en una carrera creo que le pasó la edad fue en la Flecha Valona, cuando Alaphilippe fue ampliamente mejor.

Alejandro Valverde vive una segunda juventud…

…de eso no hay duda, porque el año pasado, en especial, no recordó a ese ciclista que ganaba hasta cuando no se lo proponía.

Ganar a Peter Sagan en la Vuelta a España es un símbolo de la varita que alguien, no sabemos quién, le dispuso sobre la cabeza una vez, no sabemos cuándo.

Pero un corredor como el del Movistar, que está tantas veces en disposición de ganar, es normal que pierda muchas más veces que gane.

Eso lo dijo un día Miguel Indurain, para muchos el paradigma del triunfo, y tuvo toda la razón:

«He perdido muchas más veces que he ganado«

Mov_Gore

Y así es.

Alejandro Valverde ganará siempre carreras «con la chorra» porque le va en el ADN y porque no le vemos de comparsa.

Pero no es infalible, y no hace tanto lamentábamos las muchas veces que perdía una Lieja frente a Dan Martin, una Strade ante Kwiatko y…

De eso no hace tanto, cuatro o cinco años, cuando Valverde no llamaba a la puerta de los cuarenta, por eso que Adam Yates se le adelantara en Valencia o Roglic le batiera a él, y otros tantos, en Emiratos, no tiene nada que ver con la edad.

El Cruz Race es un portabicicletas de techo con diseño funcional

Que Valverde gane siempre no es un dogma que tenga que ver con la edad.

Es un privilegiado por la genética ciclista, un corredor que envejece como muchos quisieran y que, a día de hoy y a falta de que vengan otras carreras, no tiene en la edad el peaje que un día seguro deberá pagar.

Alejandro Valverde: Los emires pagaron para esto

Valverde UAE Tour JoanSeguidor

Excelente final de etapa entre Valverde, Roglic, De Plus y una fila de estrellas

La primera subida seria del UAE Tour ha estado a la altura de las expectativas.

En ese ciclismo desangelado, por una cresta, en una cordillera en medio de la nada, a mil metros pelados, Alejandro Valverde ha puesto el arcoíris sobre los Emiratos.

Qué victoria tan singular, respecto a lo que nos tiene acostumbrados.

Cuando hay quince ciclistas top que aspiran a ganar arriba, cualquier cosa puede pasar, y generalmente buena.

Iremos con Valverde, pero si un par nos han impresionado han sido los dos Jumbo, Primoz Roglic y Laurens De Plus.

El segundo es casi un viejo con la hornada de niños que invade el pelotón con idea de tomar el mando antes de lo que mandan los estándares.

De Plus hizo un ejercicio de vatios y ácido láctico que en febrero suena a barbaridad.

Algo nos dice que este chaval en el Jumbo va a explorar lo que llevaba intuyendo en el Quick Step.

Primoz Roglic es harina de otro costal

Es uno de los ciclistas que más poder exhibe cuando va bien, qué más intimida, qué mejor maneja las situaciones comprometidas.

Explotó hace menos de tres años y es un corredor que ha crecido al vértigo de los saltos de esquí que llenaban su vida no hace tanto.

No ha ganado porque delante estaba un ciclista de otra esfera, un campeón del mundo, pero su ejercicio de intimidación se lo lleva por delante.

Mov_Gore

Roglic coincidirá con Valverde en un Giro que se presume increíble

Porque Alejandro Valverde ya levanta los brazos con el arcoíris, en el World Tour, con una ristra de estrellas por detrás.

Frotémonos los ojos, la victoria de Valverde no estaba nada clara a cuatro o cinco de meta, pero qué manera de martillear, de escalar de grupo en grupo hasta coger a los primeros.

Prueba Nacex para enviar tu bicicleta 

Pena que lo haya hecho impulsándose en Dan Martin, tan generoso como errado al arrastrar a Valverde hacia adelante.

Ser generoso con Valverde tiene un precio, y no barato.

Imagen tomada de FB UAE Tour

Los valores de Alberto Contador

La vuelta España

Los valores de Alberto Contador, La Vuelta asaltó Ancares por Pan do Zarco, como se venía reclamando desde hace años, y el espectáculo, aunque bello, no resultó transcendente para la carrera.

El desenlace de Alberto Contador machacando a Chris Froome, así lo expresamos, no fue de nuestro agrado, pues el inglés fue el faro del grupo durante toda la subida, si bien el madrileño marcó terreno para el futuro, que Froome sepa que para el año que viene Contador está presto a volver a cruzarse en su camino.

En este juego de recados fue memorable el ataque de Alejandro Valverde sobre un moribundo Purito, como también marcando de quien colgarán los galones en los próximos mundiales que en el caso de la selección española se presentan complejos de gestionar.

Los Rivales de Alberto contador

Pero hablemos del ganador, hablemos de Alberto Contador Velasco, ganador, contra viento y marea, de su sexta gran vuelta. Curioso, la Vuelta a España fue la última que probó y ahora ésta toma la delantera en un palmarés de excepción: tres Vueltas, dos Tours y un Giro.

Nadie ahora mismo, de entre los corredores que están en activo, atesora este recorrido. Se le aproxima de lejos Vincenzo Nibali, con la mitad de triunfos. No es poco lo del italiano, pero Contador está en otro estadio.

Alberto Contador, mejor ciclista de su generación

Alberto Contador, lo hemos dicho por activa y por pasiva, es el mejor ciclista de su generación. Cualquiera que hace diez años escrutara el futuro del ciclismo español vería en él un ciclista único. Escalaba como los mejores, remataba en las cronos.

Esa excepcionalidad le dio rápida ventaja, siendo uno de los ganadores más jóvenes, y controvertidos, de la historia del Tour de Francia. Lo que entonces pareció un ejercicio de sumar y sumar se convirtió en una tortura de problemas, declaraciones desafortunadas, vetos, exclusiones, sanciones y estados de forma que no acompañaban.

Contador no lo ha tenido fácil

En otras circunstancias, en otros tiempos, Alberto Contador tendría muchas más victorias, más importantes y posiblemente caminara por la leyenda de ciclistas inasequibles al paso del tiempo. Pero no lo ha tenido sencillo, Contador se ha batido en el peor momento del ciclismo y se le ha mirado con lupa cualquier movimiento, cualquier parpadeo.

Él se lo ha ganado, cabe decirlo todo. En su caso todo ha sido interpretable, y los líos que no le han llegado por la propia inercia de los tiempos, se los ha granjeado él.

El ciclismo en la prensa

Para muchos la “comedieta” que ha envuelto su inicio en esta Vuelta a España será anécdota.

Si bien es cierto que la misma no quita un ápice de mérito a su trabajo tras el Tour, creo que no ha sido necesaria, primero porque la gente le tiene tomadísima la matrícula y segundo porque los hechos han vuelvo a dejar en evidencia sus palabras, vacías, frívolas

y utilizadas por algunos medios para hablar de “milagro” cuando la gente del deporte sabe que milagros se producen a diario en este canibalesco entorno.

Y lo más triste es que Contador juegue a la retórica mal explicada cuando la experiencia le ha jugado malas pasadas.

Es recurrente en su persona comentarios sobre solomillos y chuletones irundarras. Aquellas explicaciones que dio en el caso del clemburerol y que al final el TAS falló en su contra pueden sonar igual de vacías que nos parecieron sus lamentos al arranque de carrera.

Una forma de explicar las cosas que debería tenerle escarmentado pues por el camino le desposeyeron de un Giro y un Tour, corridos enteros y ganados en la carretera, con los años de salud y forma que ello implica.

Contador ha ganado la Vuelta porque ha sido sencillamente el mejor

estamos seguros que en el Tour habría sido un dignísimo rival para Nibali, pero sigue nadando en un complejo de inferioridad que el golpe de pedal que demuestra en la carretera no justifica.

Foto tomada de  www.lavuelta.com

INFO

Para poder trasportar correctamente tu bicicleta con el embalaje NACEX BICIBOX, debemos tener en cuenta lo siguiente

1nacex

–  Debe girar y desmontar el manillar

-Deben desmontar los pedales y ruedas (una o las dos dependiendo del tamaño)

– Se deben proteger los elementos sensibles (cuadro, tijas) y aquellos que queden desmontados con papel burbuja o similar

– Introducir en la caja cuidadosamente evitando golpes y arañazos

– Transportar siempre en posición vertical

DESTACADO

El año de Alejandro Valverde

Alejandro Valverde JoanSeguidor

La Challenge Mallorca es un extremo del arcoíris de Alejandro Valverde

El arcoíris ya salió sobre el pelotón mundial, lo ha hecho en Mallorca, la carrera que no tiene directo, y Alejandro Valverde va por el medio.

Mientras Mikel Landa suma una caída a su currículo de golpes, Alejandro Valverde ya rueda en una temporada que no es como las demás-

¿Maldición del arcoíris?

No, eso no es un tema para él. 

Con 39 años no tiene nada que demostrar, dice, lo que quiere es sobrellevar la presión.

Ese peso que ponen sobre tus espaldas, que a algunos chafa, y a otros dispara.

Alejandro Valverde tiene marcada la hoja de ruta con la seguridad de que el arcoíris que reposa en sus espaldas lo amplificará todo.

Y lo llevará por Flandes.

En la culminación del sueño perfecto para el aficionado medio que le pedía se dejara caer por el lugar.

Pensar que Valverde podrá con los monstruos de De Ronde, es mucho pensar, pero que su presencia puede condicionar, es algo que está sobre la mesa.

¿Cuán sería el año bueno para Valverde de arcoíris?

Esa es su gran ventaja, que sale sin nada claro y todo por delante.

El Alejandro Valverde que corre sin servidumbres, ni el yugo de obsesiones que le persiguieron años -el podio del Tour, por ejemplo- acostumbra a ser un ciclista lanzado, que corre por y para la parroquia, que deja huella.

Y ahí es donde nos frotamos las manos.

El ciclista que ha seguido a ese podio del Tour, camino de cuatro años, es el que ha conectado con la gente, más que nunca si cabe.

El ciclista que gana casi sin querer, que rompe y corta grupos, que lo disputa todo con el hambre del primer día.

Endura te viste bien para el invierno

Ver a Alejandro Valverde en este estatus, 39 años, nos lleva a una conclusión: es un ciclista bendecido con casi todas las virtudes que cuelgan de este oficio.

Y ahora, además, vestido de arcoíris.

Los imprescindibles ciclistas de 2019 (vol III)

Alejandro Valverde arcoiris JoanSeguidor

Mov_Gore

Valverde, Pinot, Bardet… ciclistas que demuestran que el Tour no puede serlo todo

Valverde: El año que amanece en arcoíris

Cuando Alejandro Valverde cruzó el primero, a grito pelado, la meta de Innsbruck, pensó en 2019 y se imaginó un año entero corriendo con la prenda que más sueños le había robado.

Señalado de por sí, ahora su condición será eterna, a la vista de todos, de rivales, de afición, de cámaras, de periodistas… de todos.

Sondearán el grupo, Valverde se distinguirá de lejos.

En su temporada de arcoíris Alejandro Valverde da un paso atrás en el Tour, carrera en la que consiguió lo que quería subiendo al podio.

Y al mismo tiempo vuelve al Giro, a Italia, ese país hostil en los años de plomo.

Y se atreve con Flandes, a donde va en condición de neófito aventajado.

Que gane es muy complicado, pero que decante la balanza quizá pueda ser y lo cierto es que ese escenario en sí mismo ya pone los pelos como escarpias.

Porque Alejandro Valverde tiene algo que muchos quisiéramos.

A la puerta de los cuarenta sigue manteniendo intactos los sueños, y emociona, y se emociona, como el primer día.

Como esos críos que nunca dejaron de creer en Peter Pan.

¿El Tour francés?

Vamos, con buen paso y ritmo firme a los 35 años sin ganador francés en el Tour de Francia.

Desde entonces Jalabert, Virenque, Moreau, Voeckler, Péraud, Pinot, Bardet y otros muchos sucumbieron a la presión y los rivales.

Y así siguen tanto tiempo después, viendo como ingleses, españoles, algún italiano y un americano imprudente, les ha llevado el oro de los mismísimos Champs Elysées.

La historia sigue su curso, y el maleficio galo con ella.

Romain Bardet fue quien más cerca rodó de la gloria olvidada, pero tampoco pudo.

El año pasado de hecho dio un paso atrás importante en la general, cayéndose de un podio en el que se había hecho fuerte.

El problema de Bardet es que, con todo lo extraordinario ciclista que es, parece haber tocado techo.

Al menos en el Tour, porque otros horizontes, igualmente saludables se han abierto para él, con podios en importantes carreras de un día.

Lo mismo ocurre para Thibaut Pinot.

Ambos se la jugarán de nuevo al Tour, un Tour diseñado con su molde, a su conveniencia, desplazando la crono por montaña.

Si el Tour 2019 no es el de Bardet o Pinot, bien harían en mirar otros objetivos, que como bien han comprobado, entran en su radar y también dan gloria.

¿La última oportunidad de Nairo?

En el juego de las bolas de partido Nairo lleva unas cuantas perdidas.

Pero lo cierto es que el colombiano sigue teniendo chance, al menos de puertas hacia adentro sobre sus opciones.

Ser precoz en pisar el podio del Tour sigue siendo un aval para creer que un día puede volver a ser el que fue, o el que prometió ser.

Pero los años son piedras que pesan y juegan a la contra.

Nairo cuenta por fracasos sus últimas grandes vueltas, desde que Dumoulin le ganara el Giro 2017 y nada le sale a derechas.

Ganar una etapa reina en el Tour es pecata minuta para quien quiere el Tour entero.

Prueba en invierno, la calidad de las piezas de Endura

Colombia suspira por conquistar su última cima, el Tour, pero su baza más evidente pierde trenes por el camino.

2019 parece la última bala en el cargador.

¿Qué pasaría si esta vez tampoco hiciera diana?

Imagen tomada de FB de Il Lombardia

Entre Valverde, Perico e Indurain

Valverde Indurain JoanSeguidor

Mov_Gore

El ciclismo que vive Valverde poco tiene que ver con el de Indurain y Perico

El día de Navidad pudimos ver el documental que Teledeporte le hizo a Valverde.

Antes de entrar en algún detalle que nos llamó la atención, queríamos hacer un par de consideraciones.

Primero que fue un documental excelente, en presentación, nudo y desenlace.

Un busto de primera mano, con testimonios propios y cercanos de Alejandro Valverde que dibuja el carácter de depredador deportivo de este ciclista.

Alejandro Valverde mantiene intactos los valores que le atrajeron de la bicicleta, y no lo ha tenido fácil.

En el documental se retrataron los dos momentos que tocó fondo: la sanción de 2010 y la caída del Tour de 2017.

De ambos salió adelante.

La segunda consideración habla de la escasa producción de este tipo que hay a este lado de los Pirineos.

Todos tenemos nuestro corazoncito, nuestro deporte de los amores, pero que el ciclismo es uno que se presta a este formato es una obviedad.

Por mil motivos, por los personajes, las circunstancias, el contexto y los escenarios.

Así que, querido Carlos de Andrés, algo más así será bienvenido.

Como los reportajes que nos regala Eurosport cada poco.

Al margen de todo esto, que no es más que preámbulo, nos llamó la atención la charla de Alejandro Valverde con Miguel Indurain y Perico.

Ojo porque estadísticamente es abrumador: más de cien triunfos del murciano, por la centena de Indurain y los treinta y algo de Perico.

 

Son mundos completamente distintos, separados por veinte y treinta años.

Parece mucho, parece poco, cada uno sabrá, pero lo que dijo Perico es muy cierto: «Antes llegábamos caninos al Tour, y Valverde llega con la temporada casi resuelta«.

Eso no quitó para que Valverde les remachara: «Vosotros sí que ganasteis lo verdaderamente importante«.

Se refería al Tour, en esa eterna obsesión del murciano por la grande gala.

Todos los portabicicletas de Cruz

Sea como fuere ahí sentados había tres ciclismos: el escalador de toda la vida, de raza y furia y todo eso tan español, el metódico contrarrelojista que gestionaba las diferencias y el «ganalotodo» que no distinguía entre Liejas, Andalucías y etapas.

Tres registros que os llevan otra vez a esa pregunta: ¿Quién es el mejor ciclista español de la historia?

Para un servidor Valverde está ahí, pero volvemos a lo de siempre, lo de Miguel Indurain no lo hemos visto nunca más y posiblemente no lo volvamos a ver…

Sea como fuere escucharles es un privilegio, consideraciones al margen.

El ciclismo a este lado de los Pirineos ha dado mucho, quizá mucho más de lo que la gente le hemos devuelto.

El patrimonio de un tipo como Miguel Indurain es una tarjeta indeleble de presentación.

El futuro será futuro, pero su silueta, su legado, su todo lo echaremos en falta.

Como a Alejandro Valverde, que le llamarán el ciclista infinito por pura retórica, porque en la práctica, todos somos finitos.

#Top2018 Alejandro Valverde es el “Golden boy”

Alejandro Valverde Abu Dhabi JoanSeguidor

Mov_Gore

En su temporada número 18, Alejandro Valverde mantiene el don la ubicuidad

Diciembre, semana previa a la Navidad, y Alejandro Valverde no se baja de los escenarios.

Su presencia ilumina el paisaje, su cinta arcoíris colorea la sala.

En la presentación de Movistar, en la puesta de largo de la Vuelta a España… Alejandro Valverde sigue de sarao en sarao.

El ciclismo que ha cambiado Alejandro Valverde

España, país de vueltómamos, de amor por lo agonístico y legendario de las tres semanas, se emociona y seca sus lágrimas en un pañuelo arcoíris.

Casi tres meses después de ser campeón del mundo, Alejandro Valverde puede decir que su triunfo es el de todos, el que todos querían.

Y así quema años y años.

El que le viene por delante es de campeón del mundo, con Giro y Vuelta en la agenda y Flandes, como cuenta pendiente.

Alejandro Valverde es una suerte de Felipe II en cuyo imperio no se ponía el sol.

Bebe de las fuentes de la juventud eterna, es Peter Pan.

No tiene tope y lo increíble es que no se le adivina.

Gente de su hornada o ha colgado la bicicleta, o está cerca de hacerlo.

Él podría seguir ese camino, pero es que sigue ganando.

Sigue deleitando con triunfos de hoy, ese mundial que no se escapó, y de siempre, como esas etapas que ganó en la Vuelta ante Kwiatko y Sagan.

Dos triunfos que nos remiten al primer Valverde, ese que forjó la leyenda del “imbatido”, que rebañaba triunfos a velocistas y al día siguiente a escaladores en su terreno.

Alejandro Valverde ha cambiado el ciclismo, su sola presencia ha roto el cliché para siempre.

Y sigue engordando el pollo, sigue pisando escenarios y subiendo a podios por donde pasa.

Valencia, Indurain, Volta… todo le va bien, todo suma, sea pequeño, menos pequeño o grande.

La celeste de Valverde, a prueba

Son más de cien victorias, límite rebasado con solvencia hace tiempo y que no es suficiente.

En el debate de mejor ciclista español de la historia, pondremos los asteriscos que queramos, pero Alejandro Valverde tiene algo que muchos de su estatus no tuvieron, un hambre infinito que en la antesala de los cuarenta no se apaga, no se sacia.

Quiere más y va a por más.