La marca España no vende en el maillot

He de admitir que la semana pasada me sorprendió mucho que la gente se sorprendiera con el maillot que Jesús Herrada iba a llevar al Tour de Francia. Y me sorprendió porque en definitiva era idéntico al que José Joaquín Rojas llevó toda la campaña, que en definitiva bebía del que Alejandro Valverde había vestido anteriormente y así hasta el infinito. Es la marca España que se cae del maillot o mejor, la marca España que se disimula en el maillot.

El maillot de campeón de España ha caído en desgracia, como admitiera hace un tiempo Eusebio Unzué, cuadrar la banderita en las necesidades corporativas de Movistar es un fastidio, una pesadilla que cada año resuelve de forma discreta y casi clandestina.

Nada que ver con las piezas que lucieron Joaquim Rodríguez y Rubén Plaza, cuando éste vino de Portugal siendo campeón, y que vistió la misma pinta que el catalán un año antes. Siempre he oído a Purito lo bien que se sintió con aquel maillot, lo mucho que le identificaba en el pelotón y la buena campaña que salió con esos colores: fue decisivo, entre otras cosas, en la segunda Lieja que ganó Valverde.

Alejandro Valverde vistió un modelo de perfil bajo en Caisse, casi como el que muchos años antes lució Miguel Indurain, cuyo campeonato nacional se condensaba en las mangas y cuello, el resto era por y para Banesto. En esos años Ignacio García Camacho, Jesus Montoya, en el Motorola, e incluso tiempo después Juanma Gárate en Quick Step, lucían prendas que realmente identificaban al campeón español.

Para cuadrar el círculo, el campeón contra el reloj, el hiper flexible Jonathan Castroviejo, vistió el sábado el maillot de campeón de Europa, que por cierto luce fenomenal, en escala de azules que cuadran perfectamente con los colores de quien paga. Es decir no hay pseudo maillot hispano en las cronos.

Es curioso que en Movistar Alex Dowsett y Nelson Oliveira vistieran piezas realmente singulares con sus colores nacionales, y el país al que pertenece el equipo se minimice su cuota. Es como si la marca España no vendiera. Desconozco la reglamentación vigente, pero creo que la RFEC tendría algo que decir, como lo hacen las federaciones portuguesa o inglesa. Cummings por ejemplo viste el mismo esquema que Cavendish y Kennaugh años atrás.

Y todo esto entronca con el maillot que Sheila presentó el otro día en su muro de FB con motivo de la puesta de largo del Giro femenino. Al lado de otros maillots nacionales, la bandera es una franja a modo de cintura abdominal, si se mira la apariencia de las campeonas holandesa o polaca, nada que ver.

Vemos en el Tour a Arnaud Demare entre los grandes velocistas emergiendo en tricolor, e incluso a Fabio Aru con los colores de la nazionale perfectamente cuadrados en el buzo de Astana. Oliver Naesen es el campeón belga en AG2R y así sucesivamente, dando color y singularidad a su periplo por el hexágono, todo eso que no tiene Jesús Herrada.

Imágenes tomadas de Movistar Team, @Endura y FB de Sheyla Gutiérrez

INFO

La inscripción a La Cerdanya Cycle Tour incluye

Bolsa y welcome pack
Bebida isotónica
Placa para bicicleta
Chip de control de tiempo
Servicio de duchas y vestuario
Avituallamientos sólidos durante el recorrido
Avituallamientos líquidos durante el recorrido
Servicio de masajistas
Asistencia mecánica
Participación en el sorteo de material de los patrocinadores
Diploma finisher
Comida a la llegada
Servicio médico
Acceso gratuito a la piscina de Alp

¿Deberá Wiggins devolver el dinero?

El otro domingo nos asombramos con lo que vimos. Un evento ciclista de primer orden, en una ciudad de clase mundial, con “guest stars” por la pelouse y un aforo completo desde el mismo momento de poner a la venta entradas. Una buena puesta en escena, una actuación cuasi robótica y un desenlace feliz. Todo perfecto.

Sin embargo el récord de la hora no parece estar concebido de forma tan perfecta, tan cuadrada. Si ya la descalificación de los registros de Boardman, Rominger e Indurain en los noventa, nos descoloraron, parece que esta escalada de desconcierto sigue en aumento y nada queda claro de si el registro del británico pasará o no a los anales con el inmaculado expediente que merece.

Unas horas después de los 54,5 kilómetros que Wiggns clavó en una hora, salen voces que ponen en duda la legalidad del mismo, que Wiggo usara una bici que no está claro si se comercializa es un argumento, el otro es su manillar “prêt-à-porter”, a medida e impreso 3D.

Las dudas, razonables de inicio, vienen por una persona que en algunos medios se etiqueta de coach de Alex Dowsett, pero que según el CM de Movistar es el encargado del velódromo, entendí yo, aunque luego me advirtieron que su rol era más cercano al corredor. De los técnicos de Dowsett yo no he oído palabra.

Al mismo tiempo Rohan Dennis, antepenúltimo titular del récord, dice que quiere volver a intentarlo. Todo al final muy típico de la UCI: Sí pero no, una leyenda como Wiggo para prestigiar la hora, perfecto, pero que ponga el listón tan alto que desincentive internarlo, pues no. Una vez más, medio de la zozobra el aficionado, atribulado, sin saber a quién creer y a dónde mirar. ¿Tan difícil es trazar una línea y ser tajante? Parece que no cuando en la ambigüedad está en negocio.

Los cálculos de Wiggins

Circula un cosquilleo este domingo de junio, el segundo del calendario, de que Brad Wiggins puede situar el récord de la hora en guarismos inasequibles para la inmensa mayoría. Uno de los más grandes de la historia, pero también singulares, amenaza con llevar el registro de kilómetros en sesenta minutos allí donde nadie lo ha hecho. Dowsett, Voigt, Dennis,… entremeses, teloneros.

Una de las máximas que sigue a todo deporte de masas es el trato de los medios con influencia. En el Reino Unido, que hacen del ciclismo un asunto mayor, la rivalidad entre sus ciclistas por batir un registro históricamente en manos del ciclismo antiguo, el continental, el de Coppi, Merckx e Indurain, ha generado prensa y líneas y líneas. Las entradas para ver a Wiggo abordar el registro de Dowsett se agoraton hace tiempo, como contadas andan las del Mundial de pista en Londres dentro de un año. Qué envidia, qué suerte, por allá el ciclismo está en boga.

Hace unos días salió este hilarante artículo en Cycling Weekly hablando del nacimiento de una gran rivalidad entre Wiggo y Dowsett. Mientras que el aspirante ha lanzado vaticinios de registros estratosféricos, el poseedor hasta el 7 de junio de dicho registro ha vuelto a la carretera con resultados óptimos además, pues logró su etapita y generar en la Bayern Rundfahrt. La pieza en cuestión se traslada al tiempo Boardman, el hombre cuya perfección Wiggins aborreció, y Obree para explicar una rivalidad que no vemos por ningún lado, pues mucho me temo que ambas partes tienen muy claro que el ganador del Tour de 2012 es muy superior a sus contendientes.

La entradas para ver a Wiggins se agotaron en un momento, pero mucho me temo, y así debería ser, que la calculadora echará a funcionar en más de un momento. A no ser que el Sir pase de renovar su registro con un nuevo show y una suculenta  venta de entradas, este récord no debe batir por muchísimo el de Dowsett. Un registro inaccesible no interesa a nadie, ni al titular del mismo ni a sus rivales ni a los gestores del invento, que al final son los que sacar jugo de este juego que en España ni por asomo vemos desde hace años.

INFO

Wiggins, en Eurosport

El ganador del Tour de Francia en 2012 intentará batir el récord de la hora el próximo domingo desde las 19:30. El intento podrá ser seguido en España en directo y en exclusiva en Eurosport, con los comentarios de Antonio Alix y el ex ciclista Eduardo Chozas.

Eurosport da a partir de las 19:30 el intento de Récord de la Hora del cuatro veces Campeón Olímpico y primer ganador británico del Tour de Francia, Sir Bradley Wiggins (CBE). Los aficionados al ciclismo podrán seguir la lucha de Wiggins contra el crono en Eurosport tanto Europa como en la región Asia-Pacífico. La emisión será en exclusiva en España, Francia, Alemania, Holanda, Bélgica y Polonia.

El récord lo ostenta en la actualidad Alex Dowset, corredor que recorrió un total de 52.937 km el pasado 2 de mayo, prueba que también fue ofrecida en directo y en exclusiva en Eurosport.

Bradley Wiggins realizará el intento en el velódromo londinense de Lee Valley, sede de las pruebas de ciclismo en pista durante los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Además de emitir el intento minuto a minuto, Eurosport ofrecerá entrevistas con invitados especiales desde las 19:15 y las reacciones de los protagonistas justo al acabar la prueba.

Las entradas para asistir al intento se agotaron en tan sólo 15 minutos, lo que pone de manifiesto el gran interés que ha suscitado entre los aficionados este evento en el que Wiggins intentará establecer un récord duradero y fuera del alcance de los próximos aspirantes. Este intento es parte de la preparación del ciclista británico de cara a los Juegos Olímpicos de Río 2016 y lo realizará con su nuevo equipo llamado WIGGINS, creado para con el objetivo de facilitar su camino hacia el oro en Río.