El lavado y revitalizado del ciclismo alemán

Bajo el título “German cycling: shampooer and revitalised?”, Cycle Sport realiza un interesante retrato del paisaje ciclista alemán cuyos perfiles en este mal anillado cuaderno ya nos habían llamado la atención.

En 2015 la televisión pública alemana volverá al Tour de Francia y al mismo tiempo la marca del “dopaje para el pelo”, Alpecin, acompañará a Giant en su travesía por el World Tour. Con estos dos inputs se inicia un recorrido que se retrotrae hasta 2011 cuando el ente público dejó la mejor carrera del mundo hastiado de tantos escándalos de dopaje en el ciclismo.

En este periodo de ausencia, el ciclismo alemán se ha rehecho de sus cenizas sumando muchos triunfos en el Tour. Para que tomemos dimensión de este renacer conviene señalar que desde 2012 Alemania ha ganado 16 etapas, de ellas la mitad de Marcel Kittel, el mal sueño de  Mark Cavendish. Ganar 16 etapas en este periodo implica ser el país más laureado superando por cuatro al Reino Unido y sumando todas las que ganaron españoles, italianos y franceses juntos, ya saben ese viejo ciclismo.

Sea como fuere, la desaparición de T Mobile y Gerolsteiner –dos equipos asolados por los follones- fue suplida el año pasado por el regreso del NetApp-Endura, equipo que hoy es el Bora todo de negro y montando las carísima Argon 18.

Lo cierto, y ante lo que muchos pensarían “el escándalo de la confesión de Lance Armstrong no tuvo gran revuelo” en el principal país europeo, según un periodista de la revista Tour Magazin. “En Alemania, la imagen del ciclismo fue destruida por Eufemiano Fuentes”. Ya ven que las Canarias no sólo están en boga para lo turístico en aquel gran mercado.

Lo que es obvio es que la apuesta de la televisión pública abre las puertas al ciclismo al grandísimo estado con millones y millones de consumidores. Hasta la fecha quien quería ver el Tour en Alemania debía hacerlo por Eurosport, lo que no deja de ser una televisión de nicho, que conviene buscarla expresamente para disfrutar de su programación. Estar en el primer canal púbico multiplica las posibilidades de proyección del ciclismo, un deporte con el que este país enloqueció cuando Jan Ullrich se trajo el cetro del Tour, hace 18 años.

No lo tienen fácil Tony Martin, Marcel Kittel y Jonh Degenkolb, como punta de lanza. Compiten con la selección campeona del mundo de fútbol y el tetracampeón mundial de F1 Sebastian Vettel. Con todo cuatro de cada cinco alemanes pasan del ciclismo, que tiene en la vuelta de la principal televisión su gran valedor para interesar de nuevo a la masa. Alpecin lo ha visto, como vio en 2012 a Jan Ullrich su embajador ideal toda vez quedó saldado con sus casos de dopaje, eso sí, muchos años después de dejar el ciclismo.

Alpecin ve en el cuidado del ciclismo la forma de vender los cuidados del pelo para sus clientes. Su buque es Marcel Kittel, el selectivo velocista de tremendo tupé, rubio y siempre perfecto, toda vez se retira ese casco de pistard cada vez que gana. Kittel y sus no pocos triunfos son el ángulo de su apuesta. “No será como cuando Ullrich” advierte el periodista Kublik, pero se hace camino al andar.

Imagen tomada de www.colombia.com

INFO 

«Bicilovers» es la sección donde amantes de las dos ruedas nos enseñan su bicicleta

1.

El doble rasero alemán con el ciclismo

En España desde hace un tiempo hemos entrado en un bucle depresivo que sólo conduce a más desánimo y falta de perspectiva. Es cierto que los tiempos que nos acompañan no son favorables. Viento de cara y desagradable meteorología rodean nuestra actualidad: pocos equipos, calendario exiguo, ciclistas en el paro,… malas noticias que sí, son ciertas, están ahí, pero que sólo con contemplarlas y lamentarlas, posiblemente nunca las superaremos.

El ciclismo, como la vida, son ciclos. España ha tenido uno enorme en individualidades, ganando con claridad los mejores rankings y haciendo caer grandes triunfos en el zurrón, eso sí, sin estar exentos de polémicas y procesos angustiosos por dopaje, hechos que desde luego también pesan en el ánimo de los aficionados.

Sin embargo volvemos a eso que decíamos, a los ciclos y quizá convenga levantar la vista y ver como el imperio alemán, ese país que arrasaba en los Tours de los finales de los noventa con el T Mobile en vanguardia, casi se borró del ciclismo, por culpa del dopaje y una inasumible dosis de falsedad. Ahora el país germano vuelve con fuerza y por todos los frentes al deporte que denostó como a ningún otro.

Se ha confirmado que la ARD, la televisión pública alemana, volverá a dar en directo el Tour de Francia, una noticia buena para el ciclismo, pero sobretodo para ASO, cuyo porfolio de audiencia se abre a un país que pasa por ser la locomotora de este extraviado tren que es Europa. Los franceses sabrán sacarle partido.

077D1CA-TVT-P2_1

Miren las cifras que comenta José Carlos Carabias en su blog de ABC. Lo que hace seis años costaba 20 millones por tres años, ahora son cinco por dos, desde luego el precio está en consonancia con los tiempos, y en especial con el ciclismo, un deporte devaluado a niveles insospechados a pesar de ser un escaparate de primera escala.

Dice el ejecutivo de la ARD que los esfuerzos del ciclismo por contener el dopaje deben ser reconocidos y allí, que no hablan si no que actúan, lo han querido reconocer volviendo a las emisiones “live” de la mejor carrera. Es loable, le quieren dar una oportunidad a este deporte que en su día aborrecieron por el dopaje, curiosamente en un país cuya mitad comunista se distinguió por la “nacionalización” de la trampa y la carencia de miramientos con tal de liderar medalleros olímpicos. La mitad federal, la occidental, supongo que no tendrá pocos trapos sucios en el armario.

1

La segunda oportunidad germana al ciclismo llega por eso en plena recuperación de estrellas. Esta generación apuntamos hace unos meses, al calor del excelente Tour que les salió a los alemanes: John Degenkolb, Tony Martin, André Greipel, Marcel Kittel, Simon Geschje, Gerald Ciolek, Nikias Arndt y Fabian Weggman. ¿Casualidad? lo dudo, interesa de nuevo el ciclismo, se le quiere dar una segunda opcion, pero se hace con una ingente cantidad de talento triunfando en los mejores foros, de otra manera entender una apuesta económica como la realizada sería complicado.

Con los nombres mentados, más el Team Bora, la entrada de la pasta de Alpecin en el Giant y carreras que se pueden ir recuperando, esperamos que el país más grande de Europa regrese con todas al ciclismo, ese deporte con el que enloquecieron cuando Jan Ullrich besó el jarrón de Sevres en el podio de París.

Imagen tomada de www.nacion.com

INFO

Con este frío que nos encoge, conoce los tejidos de Bioracer

Iceberg 100 es un tejido elástico ligero regulador del calor con propiedades cortaviento e hidrófugas que mantiene una temperatura constante entre la piel y el tejido. El 100 significa que tiene una impermeabilidad del 100 %.

Esto convierte al Iceberg 100 en un tejido caliente y transpirable que los corredores pueden utilizar durante los recorridos invernales intensivos en condiciones frías, sin el volumen de una chaqueta de ciclismo de los tejidos de invierno comunes.

… e incluso personaliza tu propia ropa en línea

Una manera fácil y rápida de crear ropa de ciclismo. Elige en la galería de prendas y diseños actuales. Colorea tu ropa con los mismos colores que los de tu equipo y coloca el logotipo en su posición correcta. Ve a la pantalla de consultas, introduce tus datos de contacto y un representante de Bioracer se pondrá en contacto contigo para hablar y ofrecerte un presupuesto.