A Cavendish lo que es de Cavendish

En este Tour hecho con los pies, Mark Cavendish tuvo en la séptima etapa, que acabó en Fougères, ese lugar con un castillo tan imponente como nos contó Gerardo Fuster, un todo o nada que al final le salió lo primero. Aunque hayan pasado unas horas de su éxito, la victoria de Cav en la última etapa clara, sobre el papel, para velocistas hasta prácticamente Valence, el decimoquinto día, es para quitarse el sombrero.

Sabéis que el velocista inglés no es santo de mi devoción. Es un niño prodigio, creado en los algodones del British Cycling, sin más educación que la que recibiría cualquier hooligan borracho de la Premier, con los modales de cualquiera de estos, su cara además le delata.

Un tipo que no ha dudado en poner a parir a ciclistas como Geraint Thomas cuando éste un día falló en lanzarle. Ya veis, Geraint, el ciclista con más clase en todos los sentidos del peloton, que gana en clásicas, sube con los mejroes en el Tour, es campeón de pista y no se le conoce un mal gesto. Ese es Cav, un ciclista sin escrúpulos con la victoria en el horizonte, como si no hubiera un mañana.

Pero hay una segunda parte de esta historia, una que habla de un corredor legendario, porque sus números así lo atesoran, y de un ciclista tenaz como pocos, corroído por la ansiedad de verse derrotado por aquellos que hace un tiempo ganaba con solvencia.

Con su triunfo de etapa en este Tour Mark Canvedish es el tercer ciclista más laureado de la historia del Tour, de 102 ediciones como dos soles. Es realmente complicado, por no decir que imposible que cualquier cosa de hoy en día se compare con antaño, porque hablamos de cosas diferentes, de ciclismos diferentes, de tiempos diferentes, sin embargo Cavendish incluye en su fecundo palmarés 26 etapas ganadas desde 2008 hasta hoy.

26 triunfos que descuelgan a André Leducq, ganador de dos ediciones y 25 etapas, y dejan lejos a André Darrigade y Nicolas Frantz. Ahora sólo dos ciclistas están por encima de Cav: Bernard Hinault y Eddy Merckx. El primero sólo le lleva dos triunfos de ventaja, ojo porque un día de estos le recibe en el podio para decirle que le ha empatado. Más lejos anda Merckx, a ocho triunfos que sinceramente me parece complicado rebase con la jauría de velocistas que crece alrededor del de Man, un corredor que a pesar de todo es un corredorazo.

Que lo sepáis, cuando veáis a Cav es como ver a Boonen, Cancellara o Contador, ciclistas que por valor deportivo son leyendas en activo.

Imagen tomada del FB del Tour de Francia

INFO

Mira los maillots de Movistar en la web de Endura… 

1