Giro «made in Holland»

El velódromo de Apeldoorn, un espacio multifuncional, a buen recaudo, moderno, bonito, chic, fue el escenario de la salida del Giro. Todo un evento esta carrera en este país de provincias, los Países Bajos, milagroso entramado de tierras ganadas al mar que no paran de cavilar como ganarle la partida a la naturaleza y al cambio climático.

El año pasado el Tour salió desde Utrech, el Giro lo hizo en Amsterdam hace seis y ahora en Apeldoorn, es una apuesta segura, un tiro hecha, los Países Bajos aseguran todo, gran afluencia de público, paisajes eminentemente ciclistas y caudal económico. La Vuelta intentó salir de aquí hace poco, pero se paró todo, aunque en 2009 ya lo hizo, en un circuito, algo horrible, en Assen.

Volviendo sobre el velódromo, el anillo de Apeldoorn, desde su pelousse se armó todo el festival que dio la bienvenida a la salida del Giro. Un tinglado tremendo, como solo el ciclismo es capaz de armar. Una pelousse llena de invitados, algunos muy ajenos al ciclismo, como en las carpas del Tour de Flandes, con sus mesas y copas de vino blanco entre ciclistas, auxiliares y mecánicos nerviosos y prestos, ofreciendo una estampa digna de una carrera de seis días, aunque en el marco de un prólogo de una gran vuelta.

Y el rey, qué decir del rey Guillermo. omnipresente y con corbata rosa, hablando con Tom Dumolin mientras calentaba a los pies del bus del equipo, primero, y lavaba lactato tras el esfuerzo comprobando que Cancellara no le ganaba. Luego entre los invitados, viendo y revisando el montaje, y lo mejor, a la izquierda de la rampa de salida, tremendo, mientras un corredor del IAM salía a todo tren.

En lo competitivo poco que reseñar más allá de lo folclórico de un prólogo. Algunas diferencias, ojo Landa para la crono larga, y algunos apuntes: el de Andrey Amador, marcando músculo frente al líder natural de su equipo. Amador defiende una cuarta plaza, no olvidemos. Tamibén Marcel Kittel amparándose en su condición de velocista-croner para no perder la maglia de su radar y Tom Dumolin, el ciclista del ruido, seguirle por el trazado era sencillo por la algarabía que despertaba… al final, todo redondo, salida holandesa y ganador holandés. Esta vez no hubo un Dennis que estropeara la fiesta.

Por cierto que el último en salir, Michael Hepburn fue primero una vez aquí, campeón del mundo de persecución por equipos en 2011, cuando Apeldoorn fue el ombligo del universo ciclista por unos días.

Imagen tomada de FB del Giro de Italia

El macuto del ciclista

El seis de enero del año siguiente -1912- 34 ciclistas ataviados con forros de lana y gruesos gorros, estaban en el más crudo invierno, se dieron cita en la parte alta de eso que se llamaba Barcelona, una ciudad vieja y medieval todavía por ensamblar en aquel entonces. En la zona de Reina Elisenda se puso en marcha el primer pelotón de la Volta. Habría de ganar Sebastià Masdeu. Le sucedieron en el palmarés Josep Magdalena y Joan Martí. Tres ediciones, hasta 1913, que dieron a Catalunya su Volta, una carrera interrumpida por los rigores de la Primera Guerra Mundial, hasta que Ramon Torres y la Unión Velocipédica Española la recuperaron en 1920, al inicio de la década feliz e irreal, con la primera victoria de un foráneo, el francés José Pelletier. Al cabo de dos años ya estaría la sección ciclista de la Unió Esportiva de Sants al comando de la carrera.

El relato de la salida de la segunda Volta a Catalunya, extracto de «El primer campeón«, menciona de forma somera los artilugios textiles que hacían más complicada la supervivencia del ciclista hace más de cien años. Con el tiempo, en los veinte, los Pelissier fueron expulsados del Tour por llevar dos maillots, uno encima de otro, qué absurdez y que lejano de lo que tenemos en 2016. Mirad lo que Santi Segú explicó la semana pasada del kit de ropa que Movistar le ha dado a Andrey Amador para el nuevo año, resulta que cabe en la caja de una bicicleta desmontada. Nada que ver con aquellos tiempos.

1

Relación del material:

1 Bicicleta CANYON R39 Ultimate CF SLX

1 Zapatillas Diadora Vortex PRO2

1 GPS GARMIN 520

1 Bolsa GARMIN

15 Maillot corto Endura

5 Maillot Largo Endura

6 Culote Corto Endura

7 Culote Largo Endura

5 Chaqueta Invierno Endura

3 Chubasquero Endura

3 Paraviento Endura

9 Manguitos Endura

6 Perneras Endura

10 Calcetines verano Endura

5 Calcetines Invierno Endura

2 Camiseta interior Endura verano

2 Camiseta interior Endura entre tiempo

5 Camiseta Interior invierno Endura

6 Guantes cortos Endura

8 Guantes largos Endura

4 Guantes lluvia Endura

1 Botines neopreno Endura

4 Botines lluvia Endura

4 Punteras zapatillas Endura

2 Chaqueta de abrigo Diadora

2 Chándal Diadora

1 Chubasquero Diadora

1 Chanclas Diadora

#RadioVuelta – Semana 6

#Trend  Llega el núcleo duro de la primavera  

Tras Harelbeke y Wevelgem las cosas ya no están para bromas en Flandes. La veda se ha abierto y la semana que iniciamos rompe en la Ronde, la carrera de las carreras, y segundo gran momento del año, tras la Milán-San Remo. En el camino hacia la gran cita, Peter Sagan se ha adelantado con una victoria y podio en las dos clásicas preparatorias. Especialmente bonito fue el desenlace de Harelbeke con el eslovaco vestido de pleno capo. En Wevelgem Degenkolb sacó provecho de la clásica adoquinada más propicia para los velocistas. Mientras el Omega vela armas y Fabian Cancellara espera ser el de antaño. Todo presto para que el menú flamenco sea provechoso.

 

#Click ¿El Criterium fue internacional?

Otrora carrera prestigiosa, el Criterium Internacional fue una prueba casi invisible en un fin de semana donde los ojos del  aficionado estuvieron entre Bélgica y Catalunya. Jean Christophe Peraud puede celebrar un triunfo que suena bien en cualquier palmarés, pero ello no esconde una paupérrima participación en cantidad y calidad que desde luego destapa la difícil relación entre ASO y los equipos. Por no estar ni siquiera se presentó el Team Sky que hace un año firmó aquí mismo un doblete con Chris Froome y Richie Porte.

 

#Profile Purito entre dos Voltas

Cuatro años pasaron desde la primera Volta a Catalunya en el palmarés de Purito Rodríguez. Cuatro años que le han significado como uno de los fichajes más rentables en la historia reciente del ciclismo pues desde 2010 el catalán ha sido el gran líder del Katusha, ese equipo que nació para dar salida el talento ruso pero que ha tenido una importante cuota para el ciclismo español.  Desde su fichaje Purito ha ganado etapas y sido podio en las tres grandes, líder en Vuelta y Giro, dos Voltas a Catalunya y dos Giros de Lombardía, entre otras grandes victorias y ha sido tres veces el mejor ciclista del mundo, según la UCI.

 

#Clipping

Paradojas en el Team Sky. No está siendo, hasta la fecha, la temporada de los hombres de negro. Si se compara con el año pasado, la deriva es obvia pero es que además los problemas se acumulan en la mesa de Brailsford con el tema Henao, sin solución a la vista, la salud de Richie Porte, quien hasta empieza a dudar de su concurso en el Giro, y la dupla Froome-Wiggins que no está en su mejor momento. Por el contra las actuaciones en las clásicas mejoran los discretos resultados de años atrás. Stannard, Thomas y Boasson Hagen son por el momento las únicas alegrías del equipo británico.

Las continuas perlas de Nairo Quintana cada vez que le ponen un micro cerca sobre su ausencia en el Tour denotan que los calendarios del Movistar han sido cerrados en falso. En el As el colombiano volvió a expresar su anhelo mientras Alejandro Valverde se sorprendía de lo bien que rodó por los adoquines. Sin embargo el Movistar de la semana fue Andrey Amador, realmente espléndido en Wevelgem.

El Gran Premio Miguel Indurain se celebrará salvándose in extremis en lo que se ha convertido en otra costumbre muy española: sacar carreras del hoyo a última hora mediante patrocinios negociados por llamadas telefónicas de tú a tú como si en los meses anteriores las gestiones no hubieran existido.

 

#hashtags by @LiveCiclismo

#Voltalimburg, #Ddp o #DePanne, # AdelieVitre, #GPIndurain, #Tourdumaroc, #VueltaLaRioja, #RvV

Hiere como una bala, flota cual silbido, es Nairo Quintana

Hay un pequeño cuerpo, que no es extraño, pero sí solvente en el corazón de la vanguardia del pelotón. Su nombre asoma, cada vez, más por encima de la trinchera. Viene de Boyacá, una región central en el mapa colombiano. Cercada de montañas por el oeste, un ramal andino. Tunja es su capital, y en su perímetro hay un lugar llamado Duitama, ¿lo recuerdan? Sí aquel mundial del 95, retransmitido en prime time, por la noche. Un país, dos ciclistas. Qué hermosa tarde de Abraham Olano y Miguel Indurain.

Pero volvemos a ese ser azul, que trepa como los ángeles, como si sus tubulares no friccionaran sobre el quebrado asfalto de Vallter 2000 o Port Ainé. En ésta última, a menos de dos kilómetros de meta, le vimos, entre Vandenbroucke y Purito. La elegancia de su sincronía nos reclamaba la mirada. Es Nairo Quintana. Es un angel. Levita sobre su bicicleta, pero hiere en el golpe directo. Su futuro se anuncia esplendoroso.

Recordamos Cuitu Negru. La los tres grandes de la Vuelta en la locura. Un cuarto se les añade y les desborda. En este ciclismo de porcentajes increíbles Nairo impone su poder de escalador flotante. Pero además está en un equipo que le da la dosis de gloria lo suficientemente dosificada como para que le sepa a poco y quiera más. Incluso no frustra su potencial como Sky hace con Uran y Henao, dos talentos entregados al rodillo negro. Le da cuerda. Le suelta la rienda. Esto es bueno. Se acostumbra a ganar.

Posiblemente se haya convertido en la mejor pieza alrededor de Alejandro Valverde. Le ayudó en Andalucía, y el murciano ganó. En la París-Niza pudo haber optado al podio. En Catalunya maniobra en el terreno de Purito e incluso le moja la oreja. Miren lo que pasó en la cima de Vallter 2000. El saludo torero, no explicado por el momento, deja claro que éste ya se ha tomado la alternativa.

Tiene sólo 23 años. Esta temporada ya lleva un buen bagaje. Ha estrenado incluso el casillero. Pero su tono es constante. Ese físico pequeñín y frágil en apariencia no le priva de ser convidado principal durante todo el año. El pasado por ejemplo anotó varias veces, y no en cualquier sitio, Vuelta a Murcia y  Dauphiné, incluso en una clásica como Giro de Emilia, sucediendo a un antioqueño apellidado Betancour.

La segunda línea del Movistar crece y empuja, tanto que incluso una generación intermedia queda hasta descolocada. Nairo nos enamora, pero Andrey Amador camina por las quinielas de los grandes, Angel Madrazo despierta pasiones y Jonathan Castroviejo tiene un motor enorme. Unzué es de todo menos tonto. Ficha bien. Esperemos que los lleve mejor.

Foto tomada de http://www.eitb.com