Purito tiene mucho que perder en este Tour

 

El plan de Purito para esta temporada empezó a torcerse en las cunetas limburguesas cuando dio con sus huesos en el asfalto de la Amstel Gold Race. Desde entonces el catalán lleva una campaña a contrapié, escondiendo sus dolores, rectificando su posición sobre la bicicleta, abandonando el Giro y finalmente tomando la decisión de ir al Tour, carrera a la cual va como podio vigente, no olvidemos, pues el año pasado subió a él con Froome y Nairo Quintana.

La temporada de Purito está siendo definitivamente a contrapié. El mejor ejemplo de ello fue el momento que sucedió a su caída en la etapa del Montecassino. Su representante Angel Edo apuntó varias veces, incluso inquirido por los tuiteros que seguían la carrera por Esport3, que el Tour no podía entrar en los planes del corredor incluso habiendo abandonado la competición italiana. “La única prioridad es perderse para empezar a pensar en la Vuelta” repitió.

Al mismo tiempo, Purito tuiteaba que su mente estaba en el Tour y que si todo iba como esperaba podría estar en él. Luego tuvimos a Vitcheslav Ekimov, el director en Katusha, que dio casi como hecha la presencia del catalán en la carrera francesa si su recuperación era idónea. Los acontecimientos fueron tomando forma y el anuncio de que iba al Tour se produjo hace una semana.

Como queriendo tranquilizar a la parroquia, que no es poca, aseguró que iba al Tour para preparar la Vuelta en lo que a un servidor le resultó lo mismo que preparar la final de la Copa del Rey jugándose las semifinales de la Champions, con todos los respetos para los implicados y si se me permite el símil.

Mientras Alberto Contador probaba la resistencia del Sky con un ataque de lejos en la Dauphiné, pude leer la nota donde se  asegura que cierta seriedad y convencimiento rodean la presencia de Purito en el Tour. Acabáramos, ya me quedo más tranquilo. Descartándose para una general que convendría recordar el año pasado tuvo imposible en muchos momentos y nunca desistió, habló de buscar un triunfo de etapa y una buena plaza final, siempre con la Vuelta en el horizonte.

El matiz puede valer, pero resulta complicado de aceptar. Este Tour presenta una salida complicadísima en la que más de un favorito se dejará la suerte en un corte o en la cuneta. Luego no parece que la francesa sea la mejor carrera para preparar la Vuelta. A su vez se le añade la mentalización, a mi enteder Purito entrará en el Tour a contrapié y sin convencimiento. Mientras sus rivales del año pasado se van jugar el tiro a la carrera gala, él va a probar. No acabo de verlo, más cuando su compromiso con todas las carreras en las que ha tomado parte ha sido inequívoco y el recuerdo que le gente tiene de él en el Tour es la de su crío dándole la mano en el podio a Froome.

Imagen tomada de Facebook de Giro de Italia

El doble o nada de Purito Rodríguez

Desde su lecho de dolor, recuperándose de sus heridas y fractura de tres costillas, Purito Rodríguez apuntó que el Tour de Francia vuelve a sus pensamientos. Su temporada 2014 giraba en tres ejes y los dos primeros han volado. Aunque pudo reeditar, cuatro años después, su victoria en la Volta a Catalunya, la primavera, la primera de esas tres patas, quedó huérfana de resultados por la caída de la Amstel, reeditada a los pocos días en Flecha Valona. Sin opciones en Lieja, inició una recuperación contra el tiempo, y el consejo médico, para estar presente en el Giro.

Ayer se supo que venía muy tocado de las Ardenas. Realmente tocado, pero lo ocultó a los rivales. Sufrió como sólo son capaces de sufrir estas personas en la crono por equipos de Belfast y ocultó la fractura de dos costillas, que ahora son tres por el costalazo en la entrada de Cassino. Fue curioso, su equipo el Katusha, asomaba por cabeza a una veintena, más o menos, de kilómetros y un gesto de Luca Paolini pasó la tostada a otros equipos, los del equipo ruso pasaron a un segundo plano y llegó la hecatombe. Al final, todo está muy sujeto a la suerte, al momento, a cómo sople el viento. Cincuenta días de vida ermitaña en el Teide, te sitúas en la parte media alta del pelotón y zas, una rotonda quiebra todo lo que has estado trabajando en muchos meses.

Angel Edo, representante del corredor, afirmó en la retransmisión de este viernes en Esport 3 que la prioridad de Purito es perderse y recuperar su cuerpo que luego ya se hablará del Tour, o no. No obstante Purito ya barrunta el Tour en twitter. Da la sensación de que esta temporada se le ha complicado a Purito al punto de ir a contrapié constantemente y que esa legítima obsesión de ganar una grande sí o sí cuanto antes puede jugarle una mala pasada.

Lo digo porque el Tour no parece, a priori, una opción sólida para el corredor. Purito fue tercero el año pasado, cierto, dando muestras de correr con margen y mejora, sin embargo no podemos olvidar que la edición de referencia tuvo muchas particularidades, como el hecho de que Alberto Contador estuviera lejos del punto de forma que muestra este año más un recorrido que entonces parecía más propicio, incluso hasta con la existencia de dos cronos.

Si Purito recupera el aliento físico y llega a punto al Tour deberá ser consciente de que este esfuerzo acostumbra a pasar factura en la Vuelta, donde sí le vemos auténticas opciones de ganar y eso que los organizadores de la carrera hispana han entrado en razón situando menos cuestarrones en el recorrido. Por otro lado, jugarlo todo a la Vuelta implica un desierto de objetivos y motivación hasta agosto, pues si descontamos el Tour, el calendario no ofrece retos del calibre que busca el catalán. Difícil decisión.

Con todo, entendemos que como bien dice Edo, conviene hacer caso al médico, darle al cuerpo lo que pide y pensar con la cabeza fría. Mucho tiempo para planificar lo que en teoría es el plan que mejor le va al líder del Katusha, eso es clásicas, Giro y Vuelta, como para ahora, con el cuerpo caliente de fracturas y quemazones, decidir en dos días lo que ha de venir.

Imagen tomada de Facebook del Giro