Anna González: una historia que mejorará la vida de las personas

#porunaleyjusta JoanSeguidor

La semana que acaba es mejor que la anterior para los ciclistas gracias a Anna González

Esta mañana de viernes de febrero desconcertante por la primavera adelantada que ha venido a visitarnos hemos recibido un mail de Javier de Change.org.

Para quienes hemos seguido la travesía en el desierto de Anna González por conseguir que el ciclista esté más protegido nos emociona leerlo.

Igual que escuchar a Anna González en la radio, por las mañanas, hablando de un logro que ella firma pero que beneficia a miles de personas que quieren salir a pedalear un rato por las carreteras de Dios, o por los miles de peatones que caminan ajenos a lo que se les puede venir encima si un desaprensivo al volante los atropella.

Queremos compartir este mail, porque es el time line de una lucha que nos debe demostrar que si se cree en algo y se hacer firmemente, no hay nada que nos pueda detener….

Anna nunca las palabras harán justicia a la hazaña que has logrado…

Mov_Gore

Este miércoles ha sido uno de los días más bonitos de los casi cinco años que llevo trabajando en Change.org.

Esta semana el Senado acordaba endurecer las penas para aquellos conductores imprudentes que causen muertos o heridos al volante. Todo surgió hace más de tres años, en enero de 2016, cuando Anna compartió en redes sociales un mensaje que nos dejó helados:

Tengo que confesar algo y hacerlo público… Hoy he atropellado a un ciclista que circulaba delante de mí, iba despistada cambiando la emisora de radio, me he metido en el arcén y le he dado. Creo que lo he matado, no he parado para comprobarlo pero, creo que no se movía. Tengo el parachoques destrozado, tendré que cambiarlo hoy mismo, me gusta que mi coche esté perfecto. Sé que no me va a pasar nada, si me localiza la Guardia Civil, nadie me va a procesar y ni siquiera pagaré nada, ya que, lo hará mi aseguradora. Ni siquiera en el peor de los casos, me retirarán el permiso de conducir…

En realidad ese texto no es lo que le ocurrió a Anna sino a su marido, Oscar Bautista. Oscar murió cuando circulaba en bicicleta por el arcén. El conductor del camión que le atropelló se dio a la fuga. Ese texto no dejó de compartirse en redes sociales y al poco Anna creó una petición en Change.org para pedir que ninguna muerte quedara impune y hoy su campaña ya tiene más de 326.000 firmas.

Anna es seguramente la única creadora de petición que ha sido recibida por dos ministros de Justicia. Primero por Rafael Catalá. Después, por Dolores Delgado.

En todo este tiempo Anna ha conseguido unir a todo el mundo del deporte en general y del ciclismo en particular para gritar todos al unísono que esto no solo va de ciclistas, que también va de personas. Que esto es va por Óscar, Jesús, María, Diego, Biel, Diego, Sergio, Iván…y tantos otros que han muerto en la carretera.

“Ha sido mucho lo que has luchado” – le decía uno de los asistentes a la votación en el Senado.

“Y mucho lo que hemos perdido” – le respondía Anna.

Y no le falta razón. Anna no estaría aquí si Oscar no hubiera muerto. Él ha estado en la mente y corazón de todos quienes hemos acompañado a Anna esta semana. El mensaje que ha lanzado a la sociedad es tan claro como contundente y necesario: el que se fuga debe pagar por ello. No se puede coger el coche habiendo bebido o habiendo tomado drogas. Tampoco se puede huir del lugar de los hechos. “Abandono del lugar del accidente” es desde ahora un nuevo delito que tendrá penas de 2 a 4 años de prisión en el caso de que el accidente sea resultado de una imprudencia. En el caso de que el siniestro fuera fortuito, tendrá penas de 3 a 6 meses de cárcel.Si quieres entender qué ha cambiado con el poder ciudadano y la campaña #PorUnaLeyJusta te recomiendo este artículo de Manuel Vilaseró en El Periódico.

Decía Anna en rueda de prensa este miércoles que el camino ha sido como una montaña, llena de subidas y bajadas, de momentos alegres y duros en el trayecto. Pero nunca ha estado sola. “Me giré y justo detrás de mi, vi a miles de personas que me seguían. Un pelotón multicolor que creyó en mi lucha” – como recordaba José Antonio Ritoré, director de Change.org en El País.

El ciclismo no se merece a Anna González

Anna González JoanSeguidor

Mov_Gore

El triunfo de Anna González va a beneficiar a gente que no se lo ha merecido

Ayer fue día de celebración en la llamada familia ciclista.

Todos estaban con Anna González, la capitana, la jefa de equipo, la persona que lo ha apostado todo por una pizca de justicia y sentido común.

Pidiendo cosas tan sencillas, tan de cajón como el que no salga impune que un conductor deje un atropellado sin atender en la cuneta.

Anna González es una persona como cualquier otra, como el que esto lee, como le que esto escribe.

Una persona de a pie, una ciudadana más, que no espera que se lo den hecho, que toma el mando, lidera y conduce a una masa informe hacia el logro más importante de la historia reciente.

Así es Anna González, ojos que hablan con el corazón, que un día perdió lo que más quería en la carretera y se rehizo para clamar justifica.

En un acto de generosidad absoluta, sacó de su dolor las fuerzas para que no haya gente que tenga que pasar por su calvario.

Ha sido na lucha de casi tres años, al menos desde que yo tengo consciencia.

Un camino que parece de rosas, pero plagado de espinas: haters de los ciclistas, políticos volátiles, «entendidos» de todo…

Le ha tocado lidiar en las peores plazas, conocer y tragar con auténticos impresentables.

Ha pagado un coste emocional y económico que no somos capaces de asumir.

Pero ahora, cuando Anna González, se mire al espejo lo podrá hacer tranquila, incluso sin plantearse el motivo del voto de los de Podemos en la sesión de ayer.

En vida, como dice Anna, hay quienes van a por ello, y otros esperan.

Yo diría que hay unos terceros, los que ni van ni esperan pero estorban.

Y me apena mucho decir que en todos los sitios veo gente de este tipo, pero me deprime ver que muchos ciclistas no han sido capaces de seguir la rueda de Anna González y lo que ha significado.

Ciclistas de redes, de foto, de postureo, grandes campeones que no descolgaron el teléfono, equipos que la dejaron plantada para un rodaje y lo peor, ciclistas que no se sumaron a las convocatorias, que no pusieron su firma en Change.org, que se saltan semáforos, que se ponen en paralelo en vías donde el sentido común pide que vayan en fila, que asaltan aceras e insultan y escupen a quienes les increpan…

Eso no son ciclistas, son GENTUZA pero lo que ellos hacen habla por un colectivo.

Todos esos se van a beneficiar de #Porunaleyjusta estorbando, todos estos ahora saldrán a la carretera más protegidos.

Por culpa de unos pocos, que hablan por unos muchos, pero que hacen el ruido de una multitud, creo que el ciclismo no se merece a Anna González.

#Porunaleyjusta: Ahora todo son urgencias

porunaleyjusta ciclistas JoanSeguidor

En #Porunaleyjusta todo son largas y promesas incumplidas  

Mov_Gore

No es necesario conocer personalmente a Anna González, para ver que su trabajo #porunaleyjusta es inasequible al desaliento y la dejadez de nuestra clase política.

No hay colores, ni carnets, menos banderas, #Porunaleyjusta excede al ciclismo.

Es una cuña que habla de la calidad de un país, de una convivencia respetuosa, de un sociedad mejor. 

Y ayer lunes, Anna González volvió a la carga, con la ministra de turno, ahora socialista, el mismo grupo que en la anterior legislatura paró máquinas en este proceso. 

Anna fue acompañada por Alberto Contador. 

Eso es poner la carne en el asador, si no toda, casi toda. 

Ir acompañado por Alberto Contador es sacar la artillería pesada.

Y como dice el madrileño, esto es una cuenta atrás: su reunión llega tras unas cuantas y los progresos son pingües. 

Todo son largas, todo son promesas vacías. 

Cambrils Movil 300×100

La ministra prometió, como el anterior ministro, pero cada uno se arrima al árbol que más le conviene. 

Y es que no puede prometer, porque esto no va de decreto ley, va de consenso de todos. 

No es tan complicado. 

Y en ese juego de espejos, el ciclismo comprueba lo barato que es matar a un ciclista, dejarle en la cunea y no dar cuenta a nadie. 

Comprueba que no hay respuesta ante gentuza que se pone al volante drogada y bebida, gente que no reporta de su imprudencia.

Gente que destroza vidas, que son asesinos. 

La urgencia de #Porunaleyjusta

Pero hay prisa y mucha. 

No sólo porque Anna González lleve más de dos años en la lucha. 

También porque por el camino pasan los interlocutores sin que se aprecie progreso alguno.

Anna González y Alberto Contador salieron con esas promesas de la ministra.

Promesas que deben plasmarse en breve y por consenso, porque entramos en periodo prelectoral, en una legislatura incierta y una lucha por el poder que no conoce la palabra escrúpulo.

Y en ese campo de batalla que los políticos se han montado, la seguridad de los ciclistas ante borrachos y drogados no da votos. 

Es triste y cierto al mismo tiempo. 

Como lo es que #Porunaleyjusta no es algo que sólo atañe a ciclistas, atañe a todo hijo de vecino que pone un pie en la calle y está expuesto a asesinos que toman el volante sin conciencia ni consciencia.

Tenemos tres, cuatro meses a lo sumo, para que esto dé un giro. 

Y si no, la incansable Anna tendrá que empezar nuestra lucha de cero.

Otra vez más. 

INFO

El conjunto de los domingos 

Ciclistas: os perdéis lo importante

Ciclistas seguridad JoanSeguidor

En el congreso sí que está el futuro de muchos ciclistas

Enroque total, así se lamentaba nuestra amiga Anna González ante la paralización de la mesa que discute «Por una ley justa», esa reforma que no sólo protege a ciclistas en la vía pública y carreteras.

Estancado está todo, es una vergüenza, una sangrante injusticia, la prueba fehaciente de que en la historia de suspense que se ha convertido algo tan obvio, flotan intereses que se nos escapan… intereses que no tienen el beneficio de los ciclistas en el foco.

Aquí, en estas ponencias del congreso, está buena parte del futuro de muchos ciclistas que han tenido, tienen o tendrán algún problema en la carretera.

Porque la carretera se ha convertido en una trampa para ciclistas

Aquí se juega buena parte para que un seguro te trate como una persona si un coche te atropella.

Aquí está el meollo de todo.

Y mientras los ciclistas miramos el dopaje en masters, el Giro, Suiza, nos preocupamos del modelo de burra y miramos si vamos conjuntados de arriba y abajo y con el entorno.

Como he dicho muchas veces, nos perdemos lo importante, aquella ley que mine la injusticia que rodea al ciclista cuando se echa a la carretera.

Esa ley ahora mismo está PARADA.

Ayer nuestro alcalaíno amigo, David, quiso dejarnos estas líneas al respecto…

Cuando en el Congreso de los Diputados se abrió a debatir la ley de «Por Una Ley Justa», porque Anna González la propició con su recogida de miles de firmas, varios representantes del colectivo de ciclistas urbanos, esos que dicen hablar en nombre de todos los que usamos una bici y salen en los diarios y TV de vez en cuando, tacharon ese debate como «Una victoria para Anna y los suyos».

Ni qué decir por mi parte que es un comentario miserable y ruin.

Hay gente que no entiende lo que buscamos los que apoyamos esa campaña, hay mucha gente que nunca sabrá lo que Anna es para muchos de nosotros y que esa lucha que está llevando, tendrá su victoria para ella y para todos y, cuando digo todos, es todas las personas que estamos expuestas a que alguien nos atropelle, nos mate, se dé a la fuga y que todo quede en casi nada, por ser una falta leve y no hace falta que vayamos en bicicleta, vale con ser peatón y que te pase algo así.

Por que la ley actual que rige este tipo de atropellos es así: simple e injusta.

Está claro que los que usamos la bici para hacer ciclismo, estamos más en el punto de mira, ya que por desgracia las estadísticas de atropellos mortales están centradas en nosotros, pero no significa que sea una victoria de Anna y los suyos.

La lucha de Por una Ley justa no se basa en que los ciclistas quieran carreteras para ellos solos o que los coches desaparezcan y sólo haya bicis, en lo que se resume esta ley es en que nadie deba pasar por lo que Anna y otras familias han pasado a la hora de sufrir un golpe tan duro cuando te comunican que una familiar tuyo ha sido atropellado y por ese acto, falleció.

La ley actual tacha de falta leve este tipo de cosas, incluso habiendo dado positivo en alcohol o drogas.

Recordemos que la joven de Oliva que mató a tres ciclistas está en la calle.

Con esta Ley en la mayoría de casos, la pena es irrisoria e incluso ni existe.

Esta ley contempla que la omisión de socorro en caso de atropello y fuga si el atropellado fallece no se juzgará porque ya está muerto, esta ley no sólo es para los atropellos a ciclistas, a vosotros que paseáis, que cruzáis pasos de cebra, que vais por la acera, si algún día Dios o el destino no lo quiera, os pasa algo así, entraréis en lA odisea e impotencia por la que muchas familias han y están pasando.

La ponencia sobre esta reforma se pospuso una semana debido a las dudas de algunos partidos políticos entre ellos el PSOE, que como dijo en su día el actual presidente del gobierno, Pedro Sánchez, endurecer estas penas a día de hoy es Populismo.

Esto va para rato y creo que los que usamos una bici sea para lo que sea creemos que la razón se impondrá y las penas serán más duros y no sólo «Anna y los suyos» habrán vencido.

Imagen tomada de FB de Giro d´Italia

La medalla más merecida de Anna González

Anna González medalla DGT JoanSeguidor

La DGT con Gregorio Serrano reconoce la labor de Anna González

Anna González ya tiene la medalla de la DGT, pero ¿sólo se merece ésta?

Para quien esté relativamente enterado de la actualidad en este bendito país, el nombre de Gregorio Serrano no es ajeno a la memoria colectiva. Ya sabéis le pillaron no sé dónde el día de la gran nevada en enero.

Luego vino la bola de nieve, lo de siempre.

No defenderemos aquí a Serrano, porque le dieron de todos los lados y desde todos los colores, pero haceros mirar la dependencia que muchos tenéis con el coche, incluso en circunstancias adversas. 

En definitiva, que a Anna González le han otorgado la medalla de la DGT.

No he leído el contenido de tal reconocimiento, no me hace falta saberlo, tengo los motivos muy claros.

Ya sé que muchos pensarán que aquí hay aprecio personal, que lo hay, pero no sólo eso, hay un ejercicio de objetividad y aprecio personales.

Anna González es la musa de los ciclistas, así de claro y cursi, al mismo tiempo. En los días que hablamos de la lucha de Clara Campoamor contra la caspa e ignorancia del sistema, tenemos aquí una buena actualización.

Páginas: 1 2

Las servidumbres de los ciclistas profesionales

Ciclistas del Team Sky reprendidos por la policia

Para los ciclistas profesionales las responsabilidades no acaban en la carretera

A puertas de la primera carrera, recién acabada la pretemporada de los equipos ciclistas profesionales, nos encontramos con la noticia de que la policía australiana paró el equipo Sky por conducta imprudente al saltarse un semáforo en rojo y cometer varias infracciones.

A la vista del video que circula por internet se aprecia perfectamente esa mala acción y no solo eso, también que uno de los ciclistas manipula el móvil con las dos manos mientras pedalea, algo que es demasiado temerario.

Desde El Cuaderno de JoanSeguidor se han publicado ya algunos textos referentes a la mala conducta desde la bici, incluso yo hice auto crítica del uso del teléfono móvil mientras se pedalea.

Durante esta pretemporada, y con el auge de las redes sociales, los equipos que han decidido ponerse a punto de cara al nuevo año ciclista en España han sido numerosos.

Siguiendo un poco las cuentas de twitter o instagram de esos equipos y sus corredores y aquí no solo entra los World Tour hemos asistido a una pretemporada con demasiados actos imprudentes a la hora de usar la bici y el móvil.

Por suerte, no es la gran mayoría, pero dado que un porcentaje de conductores nos tiene el punto de mira a la hora de usar correctamente la bici, no creo que ver a profesionales circulando en carretera y haciéndose fotos o video sea un buen ejemplo para el resto.

Como digo por suerte es una minoría, pero creo siendo ellos una parte importante del mundo de la bici esa conducta debe cambiar.

Hemos visto al equipo ruso Katusha adelantar a todo su pelotón en línea continua con una curva sin visibilidad al fondo, sólo por grabarles en video, pasando por el equipo Sky en Tenerife y las fotos y videos de Froome, mientras posan el resto de compañeros subiendo un puerto detrás.

Froome selfie JoanSeguidor

Una vez llegado el uno de enero, las primeras salidas de algunos fichajes con sus nuevos colores, mostrándolos en circulación abierta. Si hasta ciclistas italianos sub 23 en Mallorca con palo selfie para hacerse fotos mientras ruedan. Y así podría seguir con más ejemplos.

Me podéis tachar de exagerado, que sacar el móvil y hacerse una foto así es un par de segundos. Puede que sea verdad, pero ese par de segundos, es lo que un conductor de coche tarda en leer un mensaje o ver una llamada y ya sabemos que esas distracciones pueden ser fatales.

Es lo de siempre, si queremos respeto debemos respetar a la hora de montar en bici y lo profesionales deberían de dar ejemplo ya que son ídolos de niños y demás gente y sobre todo debemos respetar en la bici por Anna González.

Ella se ha partido la cara por nosotros y luchado para protegernos. Es bonito colgar un video diciendo “yo conduzco”, “yo pedaleo”, “yo respeto en carretera” y al día siguiente desenfundar el móvil y hacernos una foto con la grupeta mientras pedaleamos en carretera abierta.

En mi caso la mejor manera de darle las gracias a Anna es seguir pedaleando y seguir cumpliendo las normas.

Por David Santamaría

Imágenes tomadas de Youtube e Instagram

INFO

Nacex te lleva la bici por adelantado… 

 

¿Quién ayuda el ciclismo?

Todos dicen ser ciclistas, querer lo mejor para el ciclismo….

Este jueves recuperamos una pieza del año pasado que transcurrido este tiempo ha perdido vigencia alguna. La misma reflexionaba sobre los riesgos que muchos ciclistas aficionados, ciclistas de tiempo libre y parcial, toman en las marchas cicloturistas y carreras master.

La reflexión, compartida por redes, generó unos cuantos comentarios, todos en la misma dirección, y es lo caro que se está poniendo participar en muchas pruebas por cuanto se están llenando de ciclistas que bajan a tumba abierta, con tráfico sin cortar, y asfaltos en ocasiones mojados.

A mí me parece perfecto que haya gente que quiere apurar, pero que lo haga sin poner en riesgo a los demás. No parece complicado.

Me hablan de encunetar, de gente que intenta seguir a exprofesionales en las bajadas de grandes puertos pirenaicos, como si el Tour les fuera en ello. Me hablan de mil historias para no dormir que dejarán satisfechos a quienes las protagonizan, pero que no hacen más que poner en riesgo su salud y las de los que le rodean, y lo que es peor, hablan pésimamente del colectivo al que pertenecen y obligan a los organizadores de marchas a tomar medidas ingratas que van en detrimento de su propio negocio.

Porque un organizador es un personaje en continua cuestión que debe conciliar los intereses del lugar que paga, con los de la autoridad competente y conjugarlos con las exigencias de un cada vez más exigente colectivo de participantes. Organizar es un sinvivir para que encima cuatro descerebrados incentiven que mucha gente se plantee volver a ponerse bajo un arco de salida al año próximo.

Está muy bien querer mejorar, querer fardar en Strava, ponerlo en redes sociales, cuán daño nos están haciendo, y ser el más listo de la clase. Pero…

¿Esto ayuda al ciclismo?

Yo diría que en absoluto, como se ha visto. ¿Sabéis quién ayuda al ciclismo? Pues muchas personas y en especial una que esta semana ha visto como su carrera de fondo ha desembocado a que el Parlamento admita a trámite su petición de que matar y herir ciclistas en la carretera no salga tan barato como hasta la fecha.

Anna González ha logrado aquello que un día se propuso y ha llegado más lejos que nadie, hasta el alma del congreso, consiguiendo una unanimidad total, así se puede considerar, incluso con tres abstenciones que no podemos entender.

La negligencia ahora ser delito. Cuando esto sea una ley aprobada, una demente como la de Oliva que atropella a varios ciclistas se irá a la cárcel nueve años porque no existirán matices a su locura. Y ojo porque esto que nos arrogamos los ciclistas, es también patrimonio de los peatones. Es el éxito de #PorUnaLeyJusta.

Se acabó la impunidad y esperemos que con ella ese incesante goteo de muertes en la carretera de personas sin otro fin que pasarlo bien un rato haciendo deporte. Que se escondan los demagogos que dicen que la carretera no es para hacer deporte, que e vayan lejos y dejen a cada cual hacer lo que le plazca, pero eso sí ayudándose a uno mismo, siendo prudente, y al colectivo y su imagen, siendo respetuoso, sin creerse Contador ni Valverde, porque estos sí que se juegan el pan y además están bendecidos de gracias que el resto de mortales no se atreven a imaginar.

Imagen tomada de FB de La Purito

INFO

Las gravel de Rose Bikes, una opción para incipiente campaña de ciclocross 🙂

Accidentes ciclistas: Nuestro dorsal uno se retira

Anna González JoanSeguidor

31 segundos de realización impecable. Una puesta en escena inmejorable. Un anuncio emotivo, lleno de sentimientos y sensibilidad a flor de piel. Memorable.

En un impresionante primer plano, Anna, con su cabello a merced del viento, se nos muestra elegante, decidida e incisiva, sin dejar de lado, para los que la conocemos, un cierto aire de melancolía inquietante que nos conmueve: es emocionante el verla, y el escucharla, articulando palabra tras palabra, reforzada por los subtítulos que, leyéndolos, aún nos invitan más a la máxima atención, resumiendo en un instante el mensaje que nos quiere trasladar, y lo hace con ímpetu sereno, como es ella, cuando cualquier otra persona en su situación se podría haber derrumbado. Anna no, y se nos muestra templando su pasión, pintando un cuadro inmenso de evocación, de tristeza contenida, ayudado todo por los colores de la imagen: tonos claroscuros que realzan aún más el impresionismo de esta proclama.

En una nueva escena, ya vemos donde está ubicada nuestra Madona del Ghisallo, nuestra particular Dorleta. A distancia, contemplamos su figura, sola, justo en el centro de un bello paisaje en el que la pantalla se divide en cuatro partes: dos de cielo azul que casi se unen en una tercera en la línea del horizonte con el añil del mar que, a su a vez, abraza un rocoso acantilado coronado por una verde alfombra. Justo en medio de todo este marco está ella: Anna, en una inquietante situación que nos hace poner los pelos de punta, mientras la cámara se le va aproximando y observamos lo cerca que está del abismo: exactamente a un metro y medio, la distancia que separa la vida de la muerte.

Un escalofrío recorre todo nuestro cuerpo con esta fotografía y su arenga final, más si cabe, cuando en un nuevo plano, esta vez cenital, vemos a Anna junto al quebrado vertical, que con forma de proa de un barco, rompiendo las olas del océano, nos hace estremecer con una imagen muy difícil de olvidar. Así que desde aquí felicitar no sólo a Anna, sino también a la Dirección General de Tráfico y al creativo que ha ingeniado este maravilloso y llamativo anuncio, pues cumple todos los requisitos para llegar a sus destinatarios, cumpliendo a la perfección el compromiso para el que ha estado diseñado: un remate final para una campaña de concienciación que no olvidaremos jamás.

Una llegada a meta apoteósica después de lanzar un sprint final demoledor tras una durísima carrera de fondo, sorteando etapas, una tras otra, a cuál más dura, a cuál más dificultosa, llena de obstáculos, de subidas y bajadas, de correr mucho pero con cabeza, liderando el vasto pelotón de ciclistas, profesionales o no, cicloturistas, bikers y usuarios de la bici en todo su amplio espectro: desde el que va a trabajar moviéndose por la ciudad, hasta el que va a comprar el pan o el diario o el que simplemente la utiliza para ir a darse un baño a la playa, sin olvidarnos de los peatones. A todos ellos, a todos nosotros, por nuestra seguridad. Nos ha llevado en volandas y nosotros la hemos seguido hasta el final, a nuestro maillot amarillo. Y lo ha hecho en masa, moviendo montañas, y si nosotros no hemos podido acercarnos a ellas, Anna lo ha hecho por nosotros, con una fuerza colosal y un valor tremendo. Y es que siempre hemos creído en ella, desde que se presentó hace un año y medio como jefa de filas del pequeño equipo que por entonces se estaba forjando, con muy pocos medios: alguna foto, algún texto de llamada y una etiqueta que empezó tímida pero que ha acabado siendo toda una referencia, todo un grito reivindicativo que refleja una lucha aún inacabada pero que promete que lo haga pronto. En efecto, #porunaleyjusta se convirtió en un efecto viral que llegó a todos los confines de nuestro país, porque seguro que no hay nadie, ciclista o no, que no sepa lo que significan estas cuatro palabras unidas.

Han corrido muchos ríos de tinta sobre lo que Anna ha hecho, y aún continua haciendo, por todos nosotros; no nos vamos a repetir ahora, pero queremos que estas palabras que le volvemos a dedicar sirvan de colofón, primero, para darle las gracias, algo que nunca, nunca, nos cansaremos de hacerlo y, segundo, porque parece que este próximo 30 de junio, y según ha anunciado públicamente, Anna se va a tomar un merecido descanso para dedicar su tiempo a vivir por fin su vida, después de un trabajo impagable, completamente altruista, dando ejemplo de constancia y tenacidad, de lucha y sufrimiento, con madera de líder, auténtica, todo un ídolo a nivel mediático que echaremos de menos, como símbolo de nuestra resistencia.

Nuestro dorsal nº1 se retira, seguro momentáneamente, porque conociéndola, ella seguirá ahí, quizás de otra manera, viendo los acontecimientos desde otro punto de vista, sabiendo que ella fue pionera batallando por cambiar unas leyes para proteger una numerosa familia, con la satisfacción del «deber» cumplido -porque no era su deber-, cuando por fin se vean reflejados los resultados en la carretera y desaparezcan las noticias de siniestralidad que todos conocemos de las primeras páginas de los medios de comunicación.

A partir de ahora, Anna se aparta de la cabeza del pelotón y se deja caer hasta la «sala de recuperación» para volver, seguramente, más fuerte, dadas sus inquietudes que harán que busque nuevas luchas, nuevas batallas por la igualdad, en este o en otros ámbitos. Al tiempo, porque ha habido gente que ha visto de lo que es capaz y puede lograr y, dicho sea de paso, no estaría nada mal que alguien como Anna le diera un repaso a este sufrido país.

Por cierto, ahora nos quedará un maillot amarillo que colocar y se buscan relevos para seguir tirando del equipo, porque esto ha sido una victoria en una gran vuelta por etapas de muchas semanas, pero seguirán llegando otras, las temporadas son muy largas y esto no ha hecho más que empezar.

¿Alguien se anima a dar la primera pedalada?

Por Jordi Escrihuela