Nairo Quintana echará mucho de menos a Movistar

Nairo Quintana Vuelta JoanSeguidor

A priori cualquier comparación entre Movistar y Arkea le sale en negativo a Nairo

 

Antes de empezar a sonrojarse, cabe preguntarse, en el caso concreto de Nairo Quintana y Movistar.

Eso fue una simbiosis, una alianza ganadora que duró lo que duró, nueve años si no me equivoco, y el resultado quedó claro.

¿Quién hizo a quién?

¿Movistar a Nairo? o ¿Nairo a Movistar?

¿Quién le debe más a quién?

Sinceramente, no creo que tengamos la respuesta, se han hecho recíprocamente, uno al otro, y uno al otro se deben mucho.

 

Ahora bien, no es justa ni de recibo la hostilidad que leemos en muchos medios colombianos y en algunos comentarios de aficionados contra el Movistar.

Les guste o no, la telefónica fue la casa de Nairo durante estos años y pensar que los éxitos que llegaron por asistencia del Espíritu Santo y el inmenso talento del colombiano es ingenuo.

Nairo Quintana ha tenido en Movistar el mejor y gran aliado a sus deseos.

Se ganó la plaza de capitán en ese Tour de 2013, segundo más etapa más mejor joven más montaña.

Sobre todo ese dia que el corte pilló a Valverde y Movistar tuvo claro que Nairo era la baza.

 

Desde entonces todo lo que llegó fue por el trabajo de ambas partes.

Que no olviden que Gorka Izagirre y su viveza le valieron un potosí en aquella bajada del Stelvio, una bajada en la que Nairo tuvo cerca la renuncia, helado como estaba.

Que no se olviden del trabajo incondicional de Jonathan Castroviejo el día que Nairo supo que Contador era la rueda a seguir, camino de Formigal, para distanciar a Froome.

Nairo Quintana va a echar mucho de menos a Movistar, porque los azules tuvieron mil fallos, los tendrán seguramente. pero ahí se hizo el corredor que es.

Cruz Race: portabicicletas de diseño funcional 

Nairo pudo haber ganado el Tour con Movistar, quizá.

Siempre pensamos que su Tour el de 2015, el segundo de Froome, aquel que subió con Valverde al podio.

Menuda estrategia.

El Movistar de los Schleck. 

Quizá el Giro de Dumoulin que perdió porque fue inferior incluso con el apretón del neerlandés en la base del Stelvio.

 

La Vuelta que ganó Contador, hace cinco años, la encaraba de rojo hasta que en esa curva se fue todo al traste.

Recuerdos, retazos de una historia que podemos considerar de éxito, a pesar de algunos capítulos circenses que hayamos visto: las pullas del Tour de 2017, la relación congelada con Landa…

Esas cosas no se pueden evitar, la perfección no existe, menos en ciclismo, pero  Nairo puede decir que en Movistar tuvo todo lo que necesitó, que no fue poco, y fue líder, capo, incluso cuando otros llamaban a la puerta, aquel Romandía del 16 en el que no se tuvo en cuenta el liderato de Ion Izagirre.

Ya veis qué nombres, Landa, los Izagirre, Castroviejo, Valverde… seguro que Nairo dirá que prefiere compañeros que anden menos pero que sean fieles.

En Movistar, salvo momentos puntuales, tuvo la lealtad que mereció y dio lo que dio.

Otra cosa es lo que se le viene ahora en Arkea.

Si Nairo fuera Greg Lemond, si irradiara la mitad de su magia, podríamos pensar que en Arkea podría hasta resucitar el equipo francés, pero permitidnos lo dude.

Lemond hizo fortuna en un equipo que no había por dónde cogerlo, aquel ADR, hace treinta años, con deudas inclusive.

SQR – GORE

 

El Arkea mejora incluso aquel equipo, el entorno ya lo conocemos, dos hombres de confianza, Dayer y Anacona, y un equipo de idioma diferente y dos líderes franceses tan dispares como Barguil y Bouhanni.

Fuera del World Tour, nada más llegar le dijeron que de correr el Tour Colombia nada, que al Ventoux, al Tour de la Provenza.

No ha hecho más que empezar, y ya echará de menos a los azules.

La triste realidad de Nairo Quintana en el Arkea

Nairo Quintana Arkea JoanSeguidor

No parece que Arkea esté reuniendo el mejor equipo para el sueño amarillo de Nairo Quintana

En el anuncio de los equipos del World Tour para 2020 destaca la no presencia del Arkea de Nairo Quintana.

Lo que se puede vender de muchas maneras, es un paso atrás en toda regla, no sé si la forma exacta de cotizar una figura que se ha ido apagando en los años recientes, éste es el valor real del corredor ahora mismo: que Nairo Quintana esté en el Arkea, viniendo del Movistar no se puede considerar un progreso.

 

Y ya no es sólo por no estar en el World Tour, eso para ciertos equipos, especialmente si eres francés y tienes cierto nivel, no es problema.

Muy mal se ha de dar para que el Tour no te invite, ni una buena ristra de organizaciones, que si ya les invitaba con Barguil y Greipel ahora no vacilarán con Nairo Quintana vistiendo los colores del Arkea.

Estar en el World Tour no es la panacea, de hecho vemos equipos con bagajes paupérrimos, que en términos globales son superados por equipos del escalón de abajo.

El Corendon Circus tiene mejores estadísticas que el Katusha o el Dimension Data, y ya no sólo por Mathieu Van der Poel, también porque los dos citados han sido bloques ausentes todo el año.

Pero volviendo sobre Nairo Quintana y el Arkea, la no presencia en el World Tour tiene un punto de exigencia que quizá no case del todo con la pretensión de ganar el Tour por parte del colombiano.

En esta entrevista a Emmanuel Hubert, responsable del equipo bretón, habla de la «necesidad de resultados», hecho que choca contra lo que el corredor ha dicho años atrás en Movistar, cuando disputaba y ganaba la Tirreno en marzo, teniendo el Tour como objetivo en julio.

SQR – GORE

 

Este plan ofrece dudas casi de inicio, y no sólo eso.

Nairo podría tener mil quejas de la entrega de sus compañeros en Movistar, los mismos en gran parte que le ayudaron en las dos grandes que ganó, pero el nivel de ayuda en Arkea es complicado compararlo con el que tenía en el equipo celeste.

Que Nairo vivía una prórroga en Movistar, creo que desde el Tour de 2017 era una obviedad, pero no sé si el equipo bretón ha sido la mejor opción, en materia de gregarios.

Al frente aparece Warren Baguil, la sombra de aquel corredor que voló hace un par de años, ganando hasta en el Izoard con el polka jersey.

Barguil dejó Sunweb porque se negaba a trabajar para Tom Dumoulin ¿qué hace pensar que sea diferente ahora para Nairo Quintana?

Dice Hubert que tendrán que trabajar el uno para el otro, dependiendo de la carrera, será curioso verles juntos en el Tour, uno mirando el amarillo y el otro a todo lo demás.

Al final, la parroquia colombiana le tomará cariño a Mikel Landa.

Winner Anacona volverá a ser el gran apoyo de Nairo, a la espera que su hermano Dayer dé el tono que prometió aquel día en el Oro y Paz.

Diego Rosa es otra de las adquisiciones, un ciclista que Astana volaba, que en Ineos pasó inadvertido y que es una moneda al aire.

Pensar que la otra estrella del equipo, Nacer Bouhanni, dé una pedalada de más por la causa del colombiano resulta dantesco.

Esto es lo que hay, ahora mismo, y esto es lo que Arkea tiene para rodear a Nairo Quintana, no hace falta irse ni a Ineos ni Jumbo para darse cuenta que no hay color.

Y es que al final acabamos pensando que los bretones fueron los únicos en plegarse a los deseos del colombiano que la fuerza de los hechos, muy a su favor, ya no tiene.

Nairo Quintana, fuera del Movistar hace mucho frío

Nairo Quintana Arkea JoanSeguidor

Que Nairo Quintana deja Movistar lo venimos oyendo hace mucho tiempo

Es curioso cómo pinta el «mercato» ciclista.

No sé si ha sido el triunfo de Richard Carapaz en el Giro, el hecho de que Nairo Quintana y Mikel Landa expiren sus compromisos el 31 de diciembre…

No sé qué ha sido, pero el corrimiento de sillas que se anuncia es interesante, e inédito, diría yo, en pleno mes de junio, en el dulce paseo que va desde el Giro al Tour.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

De todo lo que se ha dicho, sinceramente, la opción de Nairo Quintana al Arkea francés me parece una opción sin pies ni cabeza.

Y por varios motivos.

Yo no sé si Nairo Quintana esté bien o no en Movistar, aunque a veces las cosas se hayan ido un poco de madre, como la vez que el papá del corredor habló hace un par de años, cuando lo que sucedía, es que su hijo no iba más.

Al margen de aquello, de la obsesión casi enfermiza de poseer el liderato en exclusiva por parte del colombiano, Nairo Quintana no creo que pueda quejarse de este periplo en el Movistar, el equipo en el que se ha hecho ciclista y la estrella que es.

SQR – Cerdanya Cycle

 

El rumor de Nairo Quintana al Arkea, para cobrar dos kilos y medio por campaña suena tan raro, que no leímos ni oímos un fichaje más complicado desde aquellos días que se dijo que Purito podía recalar en el Argon, sí el entonces equipo de Kittel y Degenkolb, un equipo hecho para rodar en el llano apostado a uno de los mejores escaladores del mundo.

El Arkea es clase media del pelotón, un equipo que capitanear por una buena pasta puede ser interesante, si no fuera porque el proyecto deportivo no hay por donde compararlo.

Si Nairo espera tener niñeras del nivel de Erviti, Castroviejo o Gorka Izagirre, sin olvidar el periplo de Fran Ventoso, en el Arkea, será complicado, a día de hoy que se lo solucionen.

Brice Felliu, lo más sonado de su carrera empezó y acabó en llegada a Andorra, hace diez años, en el Tour, Amael Moinard, un clásico de las escapadas de primera semana del Tour, Kévin Ledanois, un joven que promete…

Eso es lo más granado.

Si Nairo quería un equipo de perfil bajo, voila. 

DT-Swiss Junio-Agosto

 

Luego está la capitanía, esa letra pequeña que debe figurar en cualquier acuerdo que Nairo deba firmar.

En el Arkéea corre uno de los ciclistas más rebeldes del pelotón, aquel que con la sola posibilidad de trabajar por otro salió pues en polvorosa para recalar en un profesional, viniendo del un World Tour.

Será interesante saber el nivel de compromiso sería capaz de asumir Warren Barguil en la causa de Nairo Quintana.

 

 

El resto del Arkéa es complicado valorarlo, no entraremos en la opción de Greipel, quien cada vez parece más ajeno al ciclismo porque sencillamente los años pasan.

No hay punto de comparación.

El Cruz Criterium está diseñado para el transporte seguro de la mayoría de tipos de bicicletas

La oferta puede parecer golosa, de ser cierta, el proyecto deportivo no lo es, ni siquiera en el caso que Nairo volviera a ser el de antes, cosa que ya hemos visto que no es sencilla.

SQR – GORE

 

Por que otros ya lo experimentaron, un saludo a Rui Costa, salirse de ciertos sitios significa entrar en la intemperie más cruel y atroz.

Movistar puede parecer una mala opción hasta que pruebas otras cosas, otros sitios, y eso los celestes lo tienen bien hilvanado.

Que el tiempo de Nairo en el equipo telefónico hace meses que expiró creo que lo tenemos claro, otra cosa es adónde vaya y cómo marche.

Porque una cosa es querer ser cabeza de ratón y otra creerse pilotar un elefante.

Imagen: FB de Tour Colombia