Los motivos para hacer el Camino de Santiago en bicicleta

Hay tantos motivos como personas que se lanzan a realizar el Camino de Santiago, en nuestro caso en bicicleta

Donibane Garazi, punto de partida, el camino hacia Santiago en bicicleta.

Siempre nos ha gustado más su nombre en euskera para mencionar la francesa población de St. Jean Pied de Port.

Su sonoridad, la belleza de su pronunciación, no sólo nos evoca a una de las ciudades más bonitas del Camino de Santiago, sino que también nos hace escuchar los ecos de los peregrinos que desde aquí inician su aventura, al otro lado de la frontera, sea a pie o en bicicleta.

Porque a pesar de este límite administrativo, todos estamos de acuerdo en que la muga no ha influenciado en la cultura y en las costumbres de estos valles pirenaicos, que comparten una misma lengua y una historia casi en común lo cual no ha impedido salir de ellos a sus gentes por motivos de fe o por la necesidad de caminar más allá.

Los más expertos dicen que la mejor manera de iniciar la ruta jacobea es desde la Porte d’Espagne de esta antigua ciudad amurallada que formó parte del Reino de Navarra. Pero es también la más osada, porque es la forma más dura de meterse de lleno en el Camino, pero del mismo modo la más bella.

Leaderboard Canarias

 

No es fácil, ya sea a pie o en bici, ponerse en marcha desde los 165 metros sobre el nivel del mar del inicio para, dirección Roncesvalles, superar el desnivel que representa alcanzar los 1236 metros del Puerto de Arnostegi, por su vertiente de Honto, dura y muy exigente, una de las diferentes y variadas maneras por las que se puede acceder a este tremendo y típico collado de Iparralde.

Una escalada sin tregua que el pasado mes de agosto afrontamos a lomos de nuestras bicis y en la que coincidimos en el Camino con muchos peregrinos que se habían dispuesto a cruzar a pie los Pirineos por este auténtico rompe piernas que los iba a poner a prueba.

Charlamos con ellos y nos dimos cuenta que hay tantos motivos como personas que se lanzan a realizar el Camino de Santiago, en nuestro caso en bicicleta.

Hay peregrinos por «fe», cuyo único objetivo es alcanzar la tumba del Apóstol Santiago y conseguir «La Compostela», exclusiva acreditación que se otorga por motivos religiosos.

Hablando con otros, su reto es simplemente deportivo.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

El deseo de estos «peregrinos», fáciles de distinguir del resto equipados con material atlético de última generación, pulseras GPS y monitores de ritmo cardíaco variados, es poner a prueba su resistencia y condición física.

Igual que nosotros que, no sin menos esfuerzos, nos enfrentamos a las terribles rampas cercanas al 20% de este coloso, pero que bien valían la pena porque los paisajes pirenaicos que nos ofrece son impresionantes.

Fuertes repechos. Y mucha calma, siguiendo la Ruta de Napoleón, alternando la contemplación de caseríos (baserris) con grandes y verdes prados, mientras águilas y halcones sobrevuelan por encima de nuestras cabezas.

Oreka Training
Cruz 400×400
Cambrils 400×400 OCT20

 

Es momento de pensar, reflexionar y fijarnos que, en la inmensidad de estos parajes, muchos entiendan este Camino como una iniciación a su mundo espiritual.

Aquí, rodeado de estas montañas y este cielo, dónde si no, caminando en soledad, a pie o en bici, es donde uno se encuentra así mismo, en actitud contemplativa y en contacto con la naturaleza y en el que todo nuestro cotidiano mundo, el que hemos dejado atrás, es banal y que lo que verdaderamente importa es llegar al refugio para comer y descansar.

Porque es aquí cuando uno se siente vulnerable y si necesita desahogarse y echarse a llorar, pues lo hace, sin vergüenza alguna.

BIKEPACKING: lo que no cabe no se necesista  

«Todo peregrino llora al menos una vez durante el Camino».

Como lo podemos hacer cualquiera de nosotros, salvando las fuertes y salvajes pendientes a través de duras revueltas, mientras vamos contemplando en lo alto, y a lo lejos, las figuras inequívocas de las siluetas de los peregrinos recortadas en la niebla del horizonte.

Extraños personajes de diferente pelaje. Todos ellos. De férreas voluntades y donde también se reencuentran con la solidaridad hacia los demás, en la que todos se ayudan y no existen clases sociales. Todos somos iguales ante la inmensidad de estas montañas.

Gore 400×100 MArzo2020

Llegamos al refugio de Orisson. Hemos alcanzado los 800 metros de altitud. Muy cerca, la Virgen de Biakorri, en medio de la montaña y llena de ofrendas, bendice a todos los que por allí pasan. A partir de aquí, seguimos ascendiendo por el Camino, aunque de manera más suave, mientras seguimos descubriendo praderas y tupidos bosques de hayas. Una ruta espectacular mientras ahora, coronando Arnostegi, contemplamos las ruinas de la Torre-trofeo situada en la cima del monte Urkulu.

Porque aquí, en Arnostegi, el buen Camino también es Historia y Cultura, porque a ritmo sosegado, sin prisas, se pueden disfrutar de todos estos tesoros al aire libre. Y de la amistad, que muchos también vienen buscando, lobos solitarios que aquí encuentran apego y compañía, y por qué no, su alma gemela.

Cada uno de aquellos peregrinos nos transmitieron muy bien sus sensaciones y sus maneras de sentir el Camino, pero hubo alguien que nos dijo, parafraseando un anónimo refrán, que «no era la fuerza de la bravura navarra la que le empujaba ni atraía, que él no sabía explicar… ¡qué sólo el de Arriba lo sabía!».

Foto: https://labicikleta.com/