La montaña rusa de Contador mira hacia arriba

El lider, Alberto Contador

Líder destacado del World Tour y ganador de dos grandes carreras como Tirreno y País Vasco, triunfos aliñados con sendas plazas de plata en Algarve y Volta, y todo sumado a éxitos parciales dibujan un panorama presente halagüeño para un corredor que necesitaba buenas noticias como el comer.

Sin ánimo de ser ventajistas, hace pocas fechas firmábamos este post en este mismo blog.

Nos habíamos eco de la portada e interior de la revista Velo Magazine para afirmar que Alberto Contador no estaba acabado.

En el mismo se construían argumentos como las recurrentes adversidades que han sacudido su vida para explicar que 2013 fue un año de transición para este ciclista que en forma es un competidor como pocos hay en su generación. En este cambio de tendencia se barruntan varios puntos.

Todos coinciden en señalar la adquisición de la sapiencia del ex ciclista y ex técnico del Team Sky, Steven De Jongh como clave.

Los métodos de este mentor, que no pasó la prueba del algodón en el equipo inglés, hablan, sobre el papel, porque as particularidades obviamente se nos esconden, de una dieta más idónea, la tranquilidad de las alturas del Teide, donde no sé a qué esperan para organizar un trail con todas las grandes figuras que allí confían su suerte, y entrenos más metódicos.

Es increíble como ciclistas de diez años de profesionalismo demuestren aún que tienen mucho o casi todo por aprender sobre su oficio.

De cualquiera de las maneras a Contador estos cambios le han sentado muy bien. Cambios que han venido apuntalados por un sabor de revancha que desde luego siempre mueve a todo buen competidor y la tregua con el magnate ruso que posee su equipo.

Leyendo entre líneas el arranque de año firmado por Contador encontramos lecturas interesantes

como la crono final de la Vuelta al País Vasco, donde atosigado quizá por la amenaza de Alejandro Valverde, fue el de antaño y sólo superado por un especialista como Tony Martin.

También pasa a los anales su victoria en la etapa reina de la Tirreno, el mejor triunfo que yo le recuerde pues se centró en correr, sin cucamonas ni malos gestos, teniendo sólo la meta y el triunfo como objetivos.

A su vez propinó un buen golpe a uno de sus rivales de nueva generación, Nairo Quintana, una de esas derrotas que sabiendo de la ambición que mueve a estos corredores, seguro que le ha dolido.

Alberto Contador, dominante?

El dominio de Contador presenta también matices. Por ejemplo su principal rival, Chris Froome, no ha estado este año en la disposición de hacerle sombra como hace sólo unos meses.

De hecho el Team Sky ha brillado por su ausencia estos meses de vueltas por etapas y su única oposición ha llegado de la novia de Froome, aparentemente picada por los triunfos de Contador, y la gilipollez de Dany Pate, tuiteando que se comió un chuletón en Irún.

Contador sabe que tiene una fecha en rojo, son los días del Dauphiné, allí donde se cruzará con Froome antes del Tour. Veremos qué pasa.

La Volta demostró que Contador no sabe correrle a Purito

no al menos en la medida de ponerle en apuros. Que el catalán ha crecido en condición y que el madrileño ya no desborda como antes es obvio, pero que Contador no es consciente de que con el líder de Katusha no hay que esperar al final para jugarse los cuartos es un hecho.

Cierto es que la Volta quizá no presentara el mejor recorrido, pero en las etapas pirenaicas hubo opción de hacer daño de lejos, y no lo hizo. Sería por el frío, por el día, por lo que fuera, pero no le probó.

Y por último la estrategia, siempre la estrategia.

Con la Vuelta al País Vasco bien atada no fue de recibo verle tomar riesgos en Arrate.

Él solito se ventiló la única ayuda que le quedaba, la de Roman Kreuziger, cuando sólo tenía que aguantar en trago hasta el santuario pues portando el amarillo, no necesitaba arribar el morro a la cabeza lo más mínimo y tuvo suerte que Valverde, tan elocuente él, no se dio cuenta, porque en la cima eibarresa a Contador se le pudieron haber torcido mucho las cosas y quizá este balance tan espléndido presentara alguna tara.

 

INFO

Hay una ocasión para todo y cuando practicas tu deporte favorito te equipas para ello, tu spmartphone también lo necesita.

Vic Sports incorpora ARMOR-X a su lista de marcas representadas en el segmento ciclismo, completa gama de fundas protectoras y soportes funcionales para Smartphones y Tablets.

La extensa gama de productos del catálogo de ARMOR-X abarca las principales marcas del mercado de la telefonía móvil y las tabletas, aportando soluciones para casi todos los modelos de dispositivos.

Foto tomada de www.eltiodelmazo.com

La basura ciclista, la otra subida a Arrate

Arrate JoanSeguidor

Mucha porquería en las cuentas de Arrate tras la Itzulia

No conocía a Odei Gil, no sabía de su canal y de su labor hasta que esta mañana nos puso en copia en un tuit, este tuit sobre lo que vio en Arrate..

La subida a Uratza por Matzaria y posterior viaje hasta la coronilla de Arrate, el pasado sábado hizo vibrar a la afición. generó bonitos titulares. A nosotros nos gustó lo que vimos, y los ciclistas que brillaron esa lluviosa tarde.

Pero Odei habla y refleja la otra subida a Arrate, la subida que se llena de basura en las cunetas de mal llamados aficionados, que dejan todos sus desperdicios en la cuneta y alrededores.

No puede ser que el ciclismo genere vertederos

No lo puedo entender de verdad, y llamarles cerdos es quedarse corto.

A saber, no es de recibo que el ciclismo deje vertederos por donde pasa. Y sabemos de Arrate, pero a imaginar grandes vueltas y clásicas lo que generan.

Si la gran mayoría de personas que suben a una cuneta son más o menos  practicantes sobre una bicicleta, se les supone cierto aprecio por el medio ambiente y la naturaleza.

Si el aficionado a la bicicleta y el ciclismo no es ecológico ¿quién lo será?

Pero ya no es sólo eso, que una montaña de mierda cerque la subida a Arrate, como en su día lamentamos la del Angliru tras la Vuelta a España, es una imagen pésima, horrible, la peor de este deporte.

Ya no es cuestión de ser ecologista, que una cosa no obliga a la otra, es de simple educación y respeto por los demás.

Dejar Arrate lleno de mierda es el mejor argumento para que la oposición del ayuntamiento de Eibar, como cualquier otro, no quieran ni ver una carrera por sus límites.

Es como en las marchas cicloturistas y la cantidad de geles vacíos y envases varios que quedan por la ruta.

Hay zonas que están planteándose muy seriamente acoger marchas, porque a la logística previa se añade la posterior porque la ruta está sembrada de mierda.

Si el aficionado medio del ciclismo se ha considerado «diferente», con ciertas inquietudes más allá del propio deporte, porque lo practica y sabe de la agonía del pro, aquí hay una buena piedra de toque respecto a quienes disfrutan del deporte desde el sofá, encajados e ingiriendo sin parar.

Es más, el que se queda en casa, ensucia, si lo hace, en su hogar, los que se suben a Arrate a animar y dejan el rastro tras de sí ensucian un paraje al que le tengo alta estima.

Si alguien pasa por el lugar el día después, se encontrará un paisaje similar al del día después de partido de Anoeta o San Mamés.

Ni el ciclismo se los merece, ni tampoco el lugar que pisan.

Para dejar montañas de porquería, mejor incluso que no haya muchedumbre dando ambiente.

INFO

Todo en portabicicletas

Una vuelta resumida en una subida

¿Os acordáis de aquel infumable perfil de la jornada de La Camperona en la última Vuelta a España? Una etapa llana, llana, llana, por la tierra de campos leonesa, entre adobe y palomares que se decidió como un scracth en pista, a toda leche, subida brutal y maricón el último…

Esto ha sido esta Vuelta al País Vasco, una prueba corrida como un sractch en pista que, a 24 horas del final, se resume en una subida, un trecho brutal, casi en línea recta entre el barrio de Matsaria de Eibar y Arrate, que no ha resuelto casi nada, dejando la tarea de coronar al ganador en una crono más larga de lo usual. Esta subida y el paseo de David de la Cruz, camino del Boulevard Donostiarra, han servido para abreviar los cinco primeros días de esta Vuelta al País Vasco.

Entiendo que la edición presente de la Itzulia revestía sus dificultades. Por cuestiones internas de organización, que si os soy sincero tampoco estoy muy al corriente de lo que ha pasado, el recorrido no ha sido el de los últimos años. Ha resultado mucho más suave, intrascendente y ha vuelto a los orígenes, cuando las capitales de provincia eran inicio y final de etapa. Sin embargo, entiendo que algo de salsa al guiso se le podía haber metido, no sé algo más como el acceso a San Sebastián por Igueldo, algo que complicara la vida a unos ciclistas que han ido a velocidad de centella hasta el epílogo de la carrera.

Si pudo haber un acierto en recorrido ha sido precisamente este final, en menos de 24 horas poner una subida tan brutal como la de Arrate combinada con una contrarreloj, que todo lo ponía en duda y cuarentena, obligando a los que estaban obligados, a moverse con más ambición, una palabra que por cierto le va como esos «skin suits» de Endura a Alejandro Valverde, un ciclista que cumple años al revés y cada sesión que pasa mejora y mejora en base a su privilegiado físico y mejor conocimiento de ciertos lugares, como el lugar fetiche que le resulta Arrate, donde le levantó una etapa de la Vuelta a Purito entrando segundo en la última curva.

La ascensión por eso tiene su miga, es tan violenta que yo creo que hasta enfría los ánimos y quita las ganas de hacerlo desde lejos. Ni Valverde, el más activo, ha conseguido hacer hueco. Estas subidas son como un castillo de naipes, cuyos argumentos se derrumban cuando coges las clasificaciones y ves que las diferencias brillan por su ausencia.

Por eso no cabe cantar victoria, van todos apretados de cara a la crono, lo único que cabe celebrar es salir antes o después, que en una crono larga puede ir bien para medir esfuerzos y conocer tiempos rivales. Muchos detestan las bonificaciones, yo qué queréis qué os diga, creo que unos segundillos en juego habrían arreglado un poco esto, al menos en la llegada en Arrate y lo que habría significado. Es lo que hay, esperemos que el año que viene haya más y mucho mejor.

Y si me pedís un favorito, diré Ion Izagirre, me encantaría que ganara en su tierra, delante de los capos y de paso le dé carnaza a los del relevo y esas cosas.

Imagen tomada de Iberobike.com

INFO

El Cruz Bike-Rack N es el portabicicletas de techo en acero (negro)