Astana ¿Qué pasa con los sueldos?

Astana Team JoanSeguidor

Astana le debe todo el 2020 a su gente

Con quince años en el pelotón, entró en aquellos convulsos tiempos del Tour de 2006, aquellos días recordad también se acababa el mundo para el ciclismo, con una de las plantillas más potentes del World Tour, Astana admite que debe dinero a su gente.

No es la primera vez, hace dos años, casualmente, ya ocurrió, y ahora refrescamos la pieza -abajo- de entonces para hablar del presente.

Coinciden estas noticias en horas muy bajas para los países exportadores de petróleo, pero al margen de eso, espero la suerte del equipo no esté indexada al 100% a ese baremo, que el World Tour tenga un equipo que le debe dos meses a sus trabajadores no es lo hablado cuando nos vendieron las bondades de este sistema.

Ciclobrava – 400×100 Landing
400×100 Sea otter Landing
Gravel Ride 400×100

Aquí corren profesionales como Luisle, los Izagirre, Omar Fraile, Alex Aramburu y Oscar Rodríguez, estos tres últimos con contratado hasta 2021, leemos aquí.

Es más, nos preguntamos si Aramburu y Rodríguez habrán cobrado alguna nómina en el equipo celeste si por lo que vemos se les adeuda todo lo que «corrido» en 2020.

Pero no sólo ellos, Jakob Fuglsang, Miguel Ángel López, uno de los corredores más espectaculares del pelotón, Alexey Lutchenko…

Astana maneja viruta por valor de veinte millones de euros al año, un pastizal, hablando de ciclismo.

Hace dos años ya admitieron problemas serios, ahora piden paciencia… no puede ser sencillo pedirlo cuando te dejas lo mejor de tu juventud a gente con ese nombre en el pecho.

Ciclo 21 – 400×100
Cruz 400×100 Banner Landing
Mov_Gore

—escrito 24 de febrero de 2018

La situación de Astana nos hace temer lo peor

Lo trágico son las personas, los corredores, los auxiliares, el equipo técnico, mecánicos… lo trágico es el factor humano del Astana.

Eso es lo triste de toda esta historia que espero no acabe como otras veces hemos visto.

Lo supimos ayer. Astana se tambalea, se debate en el fino hilo de los números que no cuadran porque el mecenas no cumple.

¿El motivo?

No quiero ser mal pensado.

¿Es casualidad que Astana no cumpla sus compromisos?

Astana lleva en ciclismo más de diez años. Recordaréis su entrada, fue atropellada, por la estampida del Liberty y Wurth tras la Operación Puerto.

Cogieron el mando de un equipo que ha pasado por mil estadios y ha visto líderes de todos los colores.

Astana ha sido varios equipos bajo el mismo nombre, pero con estructuras y corredores muy separados.

De los primeros kazajos, Alexander Vinokourov al frente, a la actualidad, con un equipo coral, sin líder definido.

Páginas: 1 2

Itzulia: Schachmann, Alaphilippe y el resto

Max Schachmann JoanSeguidor

El duelo de Schachmann con Alaphilippe es la clave de la Vuelta al País Vasco

Hay una imagen de esta Itzulia que nos suena: los Astana surcando sterratos camino a meta, exhibiendo los motivos de su temporada cargada de resultados.

Una imagen que marca, pero que en la ruta hacia Gorraitz era papel mojado, porque la etapa, como se vio iba por otros cauces.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Si Astana es la imagen de la victoria en la campaña que vive inmersa en el meollo de la primavera, la contradicción se instala en el Bora.

En el ciclismo de bloques, de equipos potentísimos, de equipos de multimillonarios, cada uno tiene sus conejos en la chistera para el momento más insospechado.

Pirinexus 300×250

 

Y mientras el equipo espera que su líder espiritual y efectivo, Peter Sagan, vuelva por donde solía, aún le queda de Roubaix a Lieja, pasando por Amstel, la segunda línea ha dado un paso al frente.

Ahí están las victorias de Sam Bennett, el excepcional rendimiento de Davide Formolo en la etapa final de la Volta, y el músculo coral que exhiben en la Itzulia con Emmanuel Buchmann y Patrick Konrad, sin olvidar la presencia en clásicas de Lukas Postlberger y la triste baja Peter Kennaugh.

 

Sin embargo la mejor noticia del Bora, viene de la mano de un corredor que hace un año por estas fechas ya estaba dando que hablar.

Si la exhibición de Formolo en BCN, fue para enmarcar, la de Max Schachmann dos días antes, en Sant Cugat, no le fue a la zaga.

El alemán es un corredorazo, de 25 años con la rara capacidad de dejar huella cada vez que toma el mando de una carrera.

Es un rodador portentoso, tipo Bob Jungels, pero con predicamento en las cuestas.

En esta Itzulia ganó una contrarreloj que se le hizo bola a más de uno, las imágenes de George Bennett zarandeándose… 

 

Cuando el año pasado Schachmann fue uno de los talentazos que dejó el Quick Step ya avisamos sobre su potencial.

A la vista de cómo les ha ido a otros cuando han dejado el equipo azul, el alemán mantiene el tono.

 

 

El azar le ha puesto además delante de un corredor que conoce bien y con el que ha colaborado intensamente.

En la llegada de la jornada del sterrato, Julian Alaphilippe ganó porque ahora mismo no hay otro como en él en este tipo de llegadas.

Julian-Alaphilippe JoanSeguidor
Gonzalo Moreno Arroyo- Getty Images

El francés y el alemán fueron caballo ganador en la pasada Flecha Valona, donde la escapada de Max Schachmann hasta la panza del muro de Huy creo que fue la clave para que Valverde y Movistar fueran a contrapié durante gran parte del día.

 

Luego remató Alaphilippe, de forma magistral.

Pero ojo que ahora le llega al francés el momento de la defensa de dorsal uno y verá que en ciclismo no es tan sencillo mantenerse como llegar.

¿Buscas un portabicicletas de techo?

Sea como fuera la Itzulia creo que está entre estos dos corredores.

SQR – GORE

 

Ha pasado la crono, el peor trajo de Alaphilippe y ha salido vivo, otra cosa es que haga uso de esa regularidad que le suponemos, pero que rara vez hemos visto.

Aunque en este Deckeuninck coral funciona la rotación del liderazgo, Enric Mas podría ser la baza que los azules guardan para tirar abajo la fortaleza del Bora que sigue buscando la forma de Peter Sagan.

¿El resto?

Lo vemos complicado más allá de los Astana que no habrá venido para exhibiciones estériles y si nos apuráis el margen de la sorpresa que pueden dar Daniel Martínez y Daniel Martin porque Geraint sigue lejos de su mejor momento, el recorrido parece duro para Kwiato y Adam Yates tendría que apelar a la épica para salir del bucle de segundas plazas.

Imagen: © BORA – hansgrohe / Bettiniphoto

LDB_Berria 1024×140

 

Este Astana nos recuerda mucho a la ONCE

Astana Ion Izagirre JoanSeguidor

De amarillo ONCE al celeste Astana, dos máquinas de ganar en el tiempo

Ya sabéis que en este mal anillado cuaderno somos muy de mirar atrás.

Y vemos aquellos años noventa que arrancaban con algunas de las grandes estrellas invernando a la espera de las grandes citas, desperezando la maquinaria en alguna competición.

Competiciones que en España pasaban por un calendario más o menos fijo: Mallorca, Andalucía, Valencia, Murcia, Setmana Catalana, País Vasco y Aragón.

Un arco de la geografía ibérica que se volvía, generalmente amarillo.

Porque la ONCE, la ONCE de Leaniz, Herminio, Zarrabeitia, Marcelino García, Jalabert, Zulle y compañía no dejaba las migajas.

Recuerdo, creo, una Vuelta a Valencia en la que llegaron a meter cuatro corredores en el top 5.

Exhibiciones de una semana, se cinco días, era la tónica de las temporadas en las que muchos esperaban hasta julio y Miguel Indurain para saber del ciclismo.

Este arranque de campaña de 2019, a la espera de carreras más serias, Niza y Tirreno en breve, el inicio ha sido también monocromático.

No hablamos de amarillo, pero sí de celeste Astana

Hablamos del Astana y sus seis vueltas en el zurrón y no sólo eso, victorias redondeadas con más gente en el podio.

Una actuación coral que nos recuerda mucho a aquella ONCE de los noventa.

Mov_Gore

Gorka Izagirre JoanSeguidor

Si Alexey Lutsenko ha sido el coco en el Tour de Omán, ojo con éste en las clásicas, llevándose tres etapas y general, la omnipresencia de Luisle en el arranque de campaña ya le ha dado la Vuelta a Murcia, evitando el estreno de Valverde en casa, al margen de procurar el éxito de otros.

A los hermanos Izaguirre el salto a Astana ya les ha reportado un par de generales: Valencia para Ion y Provenza para Gorka.

Y mientras en la locura del Tour Colombia, Miguel Ángel López salió aupado con un temprano triunfo que seguro le vendrá bien para una campaña en la que tiene que ir a más en las grandes.

Así nació la Girona Gravel Ride

En Andalucía, el indescifrable Jakob Fuglsang se llevó el triunfo a pesar de correr de forma cuanto menos curiosa cuando camino de Granada no esperó compañeros que le ayudaran en la gestión del grupo de cabeza.

Porque en definitiva si algo ha tenido este inicio de curso para Astana ha sido el valor del colectivo, porque a los triunfos se le suman podios y victorias parciales, como la de Peio Billbao, clave en Andalucía, Valencia y Murcia, que arman la actuación más similar los tiempos de la ONCE de los últimos años.

Los Izagirre no hubieran corrido para Bernard Tapie

Gorka Izagirre JoanSeguidor

Gorka Izagirre se lleva silenciosamente el Tour de la Provenza

Gravel Ride SQR – 300×250

El arranque de la temporada ciclista lleva un apellido que se repite por donde pasa, el de los Izagirre.

Y no contentos con ello, formando parte de un color que tiñe podios y grandes cajones, porque Astana empieza, como de costumbre, fuerte.

Si Lutsenko sigue progresando en Omán, el celeste será casi hegemónico.

Luisle ganando en Murcia, en su Murcia, escapado con Alejandro Valverde, al que bate además al sprint.

Ver para creer.

Miguel Angel López que sale vivo del caótico final del Tour Colombia para auparse con el triunfo que espero cambie su suerte.

Una semana antes Ion Izagirre, haciéndose con la Vuelta a Valencia, con otros compañeros en el podio.

Y ahora Gorka Izagirre gana el Tour de la Provenza, una carrera singular, de esas que encajadas en febrero, quedan muy bien en el palmarés.

Este año el Tour de la Provenza tuvo un recuerdo claro y significado a aquel equipo que fue La Vie Claire, la ensoñación ciclista del multimillonario Bernard Tapie, una especie de Gil y Gil, pero con mucho dinero, que puso patas arriba el panorama mediático y deportivo francés de los años ochenta y noventa.

Pirinexus 300×250

Bernard Tapie construyó un equipo de grandes nombres y mejores sueldos para borrar del imaginario el proyecto de Cyrile Guimard y el dominio de Laurent Fignon.

Y lo hizo con algunos de los corredores que se pasaron por el Tour de la Provenza, a verle y recordar los tiempos que el innovador maillot de la Vie Claire corría por el pelotón.

Un maillot que era como el que vestía al líder del Tour de la Provenza.

La colección de verano de Gobik

Un recuerdo que se lleva Gorza Izagirre a casa, un recuerdo de los tiempos previos a los de su padre dominando el ciclocross patrio.

De La Vie Claire, de aquellos años, hemos leído y visto mucho, al punto que nos preguntamos si en un equipo así, los Izagirre que son ciclismo puro, podrían haber corrido.

En medio de un panorama en el que nos fijamos en otros muchos, el oficio que estos dos hermanos destilan en cada cosa que hacen, cómo trabajan, cómo progresan, cuales hormiguitas, es algo que sólo puedes querer.

El salto a Astana les ha sentado bien, ya lo creo.

En el equipo kazajo el talento español ha encontrado una salida que en casa no ha sido tal y los Izagirre siguen esa senda.

Puestos a soñar, París-Niza sería un escenario idílico.

Imagen tomada de FB Astana Pro Team 

Bohórquez es apellido kazajo

Hernando Bohorquez joanSeguidor

Mov_Gore

El fichaje de Bohórquez por Astaná es un voto de confianza para López

Mientras Dumoulin sigue sin necesitar colombianos –y españoles– para la ganar el Tour de Francia, en el resto de equipos profesionales parece que nadie comparte su opinión.

Los fichajes colombianos, que hace una década se limitaban a uno o dos buenos escaladores en ciertos equipos, ahora se multiplican por doquier y abarcan también contrarrelojistas (como Rodrigo Contreras) y velocistas (como Hodeg, Gaviria, Restrepo y Molano).

Parece que todos quisieran tener no uno sino varios colombianos en sus filas y el mejor ejemplo de ello es el Emirates con una plana de cinco.

DT-Swiss Junio-Agosto

Los kazajos, que alguna vez se inventaron un equipo de ciclismo con el nombre de su capital, Astana, según se dice con el propósito real de que Alexander Vinokurov tuviera cómo correr en bicicleta, ahora parecen inventarse otro equipo para que Miguel Ángel López aspire a ganar algo grande.

Dos colombianos más van a las filas de los kazajos: Rodrigo Contreras, quien ya estuvo una temporada con el Quick, y Hernando Bohórquez, una de las joyas pulidas del Team Manzana Postobon, el único equipo continental del país de donde también salió hace poco el sprinter Sebastián Molano.

“Supermán” López, Contreras y Bohórquez, son todos boyacenses, esa región alta y fría de los Andes colombianos donde brotan, dicen, los mejores escaladores del mundo.

Bohórquez ya fue subcampeón de alguna carrera importante en China y en Colombia acumula buenos resultados desde su etapa de juvenil.

Bohórquez: ¿Cuál será su rol en el Astana?

Creemos que estos fichajes podrían crear un entorno más familiar para López, por quien su equipo ha apostado sin temor en la última temporada.

Mientras un nuevo colombiano llega a engrosar el pelotón internacional queda el sinsabor del Team Manzana, ese equipo de talentos fenomenales que termina convertido en la división menor de otros.

Ese equipo donde se forma una y otra generación de excelentes corredores que, no obstante, no tienen otra opción sino dar el salto al World Tour porque en su país ningún conjunto les ofrecerá la oportunidad de correr algún día el Tour de Francia.

Imagen tomada de Liga de Ciclismo de Antioquia

Vuelta: La suerte que merecía Miguel Ángel López

Miguel Angel Lopez gana en Calar Alto

Llegó el día que esperaba Miguel Ángel López…

Me gusta esta Vuelta porque cada día pasan cosas que contar. La primera de las tres llegadas en alto andaluzas llevaba el pelotón hasta el cielo de Almería y desde luego algunos han visto las estrellas, sin necesidad de los potentes telescopios de la cima.

A saber, en el debe: la general queda pero que muy definida para Chris Froome. Si en las instalaciones del Pozo, ayer, no estaba satisfecho en el podio por ver a Nico Roche acercarse demasiado para su gusto en la general, el irlandés cumplió los presagios, descolgándose rápido y saliendo del top de la Vuelta. Con él Tejay Van Garderen. Las dos bazas del BMC fuera.

Agarrándose a la cabeza, Esteban Chaves en su habitual mal día que esta vez ha llegado para arriba, lo que es novedad. Si el año pasado sus podios en Giro y Vuelta pudieron esfumarse por no estar en el corte bueno en sendas etapas, esta vez Chaves no pudo estar desde el inicio de las hostilidades con los mejores.

El colombiano se va más allá de los dos minutos, y ahora mismo pensar que puede inquietar a Froome, a lo que nos agarrábamos hace un par de días, es una quimera. Chaves tendrá una ardua labor para mantener el podio, porque los rivales que viene por detrás no cejan y quieren más.

A saber, en el haber: David de la Cruz, un ciclista que crece y crece hasta en la incertidumbre y adversidad. Una avería pudo dar con todo al traste. Solo se rehízo y según cazada ilustres se hizo un gigante. Sin avería hubiera estado delante, pero de jornadas como éstas se debe sacar lo mejor y su remontada fue antológica.

Como la que está realizando Wico Kelderman, para desmentir eso de que los neerlandeses se nutren de muchas promesas que no acaban de explotar. Ha estado con los capos todo el rato y apunta al podio, dando la razón a su equipo cuando puso a Barguil fuera de la carrera por no esperarle, y demostrando que, al margen de Dumolin, aquí hay otro tulipán de Sunweb con hechuras de gran fondista.

En cuanto al líder, pues que directamente Chris Froome parece que juega con los rivales y por ende con la carrera. Ya los tiene a todos lo lejos que le permita dormir bien. Se abre hacia el final, escala posiciones, intenta disputar la etapa. ¿Teatro?. Algo muy inesperado puede quitarle la Vuelta, más cuando quedan diez delante y entre ellos tres de negro, a Froome se le suman Nieve y Moscon.

Ahora segundo es Vincenzo Nibali que, contrariamente a lo que esperábamos, ha hecho mucho daño. El siciliano prueba y prueba, se quita rivales de encima y por si suena la flauta pone a prueba a Froome. Ahora mismo Nibali se postula como favorito a ser segundo. Ojo a la clase de este pájaro, que sin ser el ciclista top de hace tres años puede acabar en el podio de dos grandes. Nibali nunca será comparsa.

Y lo mejor para el final, la justicia del ciclismo, que a veces es injusta, pero cuando cumple nos sabe a gloria. Miguel Ángel López, el ganador del Porvenir de hace tres años, se lleva una etapa que espero tuerza esa trayectoria de mala suerte e infortunio que le persigue. Ha ganado una etapa tras rehacerse por una vez más de sus heridas, la caída de Suiza, y lo ha hecho ante la plana mayor. Ha nacido una estrella, ahora sí, rutilante, y nos alegramos.

Imagen tomada del FB de Astana-Pro Team

INFO

Quieres ganar un maillot del Movistar Team

Vuelta: Astana y las dos carreras

La etapa que gana Lutsenko en la Vuelta

Hace once años que Astana está en el ciclismo. La suya es una historia curiosa, entraron de forma atropellada en este deporte, consecuencia de aquella traumática salida de Estrasburgo, en el Tour 2006, que acabó con lo que quedaba del Liberty, pasando por Würth y llegando a ser Astana.

A los pocos meses con Vinokourov al frente, el equipo celeste dominaba la escena en la Vuelta a España, con aquella famosa etapa de Granada y el maillot abierto de Alejandro Valverde en el descenso. Aquella carrera el murciano la tuvo a tocar, hasta que los kazajos se le fueron en Granada y sentenciaron en La Pandera. De esos días tenemos un nombre, Andrey Kashechkin, que da escalofríos.

Luego vendrá todo lo habría de venir, la expulsión del propio Vino y el mentado en el Tour, escándalos… pero también un fecundo periodo de triunfos importantes: Contador, Nibali y hasta Aru han pasado sus mejores días en este curioso equipo, que camaleónico, sigue delante en las mejores carreras. Si hasta Vinokourov se despidió del ciclismo con un oro olímpico y en Londres, que en términos de ortodoxia es jugar en campo contrario.

Y Astana sigue vivo. Y sigue vivo con un kazajo, mucho tiempo después, un kazajo que es el grano de mostaza patrio en un equipo con claros tintes italianos: Desde el liderazgo a la dirección, todo pasa por esa bota en la que convergen tantas sinergias ciclistas. En una carrera a la que optan con Fabio Aru, Alexey Lutsenko les ha dado el primer parcial, una pieza que se une a su buena colección de éxitos.

Porque como Astana, la Vuelta son dos carreras en una. Está la que se hizo por delante, con los Movistar agarrándose a lo que les queda, luchar por etapas, y los favoritos al cobijo de Chris Froome que no es que quiera la carrera, es que la quiere ya, sin más dilación ni duda, yo creo que este ciclista sueña, tiene pesadillas con lo de Formigal y el golpe aquello supuso.

Para Froome está clara la estrategia y ha traído a auténticos “trotones” para la empresa. En el primer muro lo ha dejado claro, tiene jornadas de media montaña que con un desestabilizador como Contador por el lugar le pueden girar las tornas. Nunca pareció tan cerca de Froome la Vuelta, y eso que vamos por la sexta etapa.

Imagen tomada de FB de La VueltaPhoto Gomez Sport

La Vuelta en @JoanSeguidor es gentileza de Endura

Qué largo se le puede hacer el Tour a Aru

Fabio Aru es el íder del Tour

No son tiempos sencillos en el Astana, podríamos decir, incluso, que son días contradictorios en el equipo celeste. La felicidad que provoca tener el maillot amarillo, sobre la tricolore además, en las espaldas de Fabio Aru, se lastra por las bajas de dos corredores del valor de Jakob Fuglsang y Dario Cataldo y la eterna pena por la pérdida de Michelle Scarponi.

Cuando veía a Jakob Fuglsang perdía contacto casi recién iniciada la etapa hacia Foix, pensaba en eso que dice tanto de que el Tour es otra cosa, el Tour es otra vuelta de tuerca, una forma de exprimir personas y ponerlas al límite, en todos los sentidos.

¿Cuántos ganadores de Dauphiné se han estrellado en el Tour?

Fuglsang es el último de un listado que engrosan otros tantos, por ejemplo ahí vemos a Andrew Talanski, perdido en los grupos, cuando él, ganó una fantástica Dauphiné a Contador y Froome hace tres años, sólo hace tres años. ¿Os acordáis de Janez Brajkovic? ganador hace siete años “le petit Tour” por la Saboya, nunca más se supo de él.

Fuglsang era el mejor jugador número doce de la carrera. Cualquier pronóstico que se hiciera sobre Fabio Aru contemplaba la suerte del danés. Y lo estaba haciendo bien, era quinto, con opciones de hacer algo interesante -como estar con Mikel Landa- y poner en apuros el inviolable Tem Sky.

Pero una caída y el ritmo infernal de esta carrera han puesto a Fuglsang más allá del límite, y lo han sacado a empujones de la carrera. Fuglsang quedándose de un grupo donde Aru iba solo, auténticamente solo, frente un piara de rivales que en cuanto se descuide le van a dar hasta en el carnet.

Sin Fuglsang ni Cataldo, varios kazajos, más el ucranio Grivko, que fichara en este equipo en el ciclo de Contador, y el danés Valgren, son los activos que le quedan al líder del Tour para ir tirando en jornadas que, desde luego, requieren de compañía y ruedas amigas.

A diferencia de Tom Dumolin en el Giro, yo creo que Fabio Aru sí necesita un buen equipo alrededor, porque tiene varios ciclistas y muy buenos cerca de él, por debajo del minuto e incluso el Team Sky tiene dos en la pomada para buscarle las cosquillas.

Eso añadido a que hay elementos distorsionadores como Nairo y Contador que, en el borde de sus opciones en la general, van a dedicarse a hacer daño, todo para completar un cuadro muy complicado para el hoy portador del “maillot jaune”.

A Fabio Aru le van a hacer falta todas las lecciones que le quedaran de Vincenzo Nibali en la gestión de situaciones adversas y las bondades de las gestiones, y talonario, de Alexander Vinokourov, mánager y exciclista con probados manejos. Ya lo vimos con el equipo de Emirates, entrando al comando cuando no les iba la vida en ello, no obstante no cabe rasgarse las vestiduras.

Esto es ciclismo y las complicidades inesperadas son más antiguas que la zapata de freno. Ante la ausencia de compañeros celestes, Aru tendrá otras ruedas amigas, pero mientras éstas aparecen tened por seguro que no podrá dormir muy tranquilo.

Imagen tomada del FB de Astana Cycling Team

INFO

Mira estas gorras, cómodas y transpirables, ideales para llevar bajo el casco. Confeccionadas en España