Beñat Intxausti y Euskadi-Murias se necesitan mútuamente

Beñat Intxausti Murias JoanSeguidor

Mov_Gore

El fichaje de Beñat Intxausti por Euskadi- Murias es la lógica evolución de ambas partes

En la salida de Andorra, mientras felicitábamos a Jon Odriozola por la campaña que estaba realizando el equipo, Beñat Intxausti estaba «por ahí».

Lo cierto es que nos alegramos de la noticia que el equipo vasco acaba de hacer oficial: el fichaje de Beñat Intxausti por el Euskadi-Murias.

Para el corredor es una forma de poner fin a un periodo negro en el Team Sky, que empezó prometedor, dominando esa Vuelta a Valencia con Wouter Poels, aunque eclipsado por su mononucleosis.

Dos años en blanco es mucho, incluso para un equipo como el inglés que creo, desde fuera, se ha comportado de forma impecable con el corredor.

DT-Swiss Junio-Agosto

Beñat Intxausti vuelve a casa, muchos años después de dejar el Euskaltel como una estrella en ciernes.

Para el Euskadi-Murias tener a Beñat Intxausti es poner nombre y apellido a su salto de calidad.

Que el equipo de Jon Odriozola es otro respecto al de hace un año es un hecho.

Más allá incluso del triunfo de Oscar Rodríguez en La Camperona. 

Los verde fosforito ha realizando una completa campaña, muy seria, con los pies en el suelo, buenos resultados y nadando en clara desventaja frente a escuadras más potentes sobre el papel.

Que Beñat Intxausti apueste por ellos es un éxito de entrada.

El Euskadi-Murias se asegura un doble ganador de etapa en el Giro, entre otras muchas cosas.

No es cualquier cosa.

Esperemos que el nuevo ciclo siente bien a ambos.

Y que arroje titulares para Beñat lejanos a los últimos que nos dio, cuando con un tweet despachó tanta bilis.

Son cosas del directo.

Suerte para ambos.

Beñat Intxausti : ¿Era necesario ese tweet?

Beñat Intxausti - Chris Froome JoanSeguidor

La reacción de Beñat Intxausti sobre las críticas al fallo de Froome es un error de dimensiones colosales, porque se desprende de toda razón nada más utilizar un lenguaje más típico de un aficionado más.

See profesional no es ser otra cosa que ejemplar en todo lo que afecte a tu trabajo. Beñat Intxausti debería saberlo.

Puedo imaginar las las circunstancias en las que el ciclista escribió su tweet.

Pero es inadmisible la carencia de clase y estilo, incluso el tono arrogante y chulesco que utiliza.

Beñat Intxausti creo que se equivoca

Yo no sé si el ciclista está embebido por los fans argentinos que opinan de fútbol, o su selección, pero su tono nos lleva a pensar en ellos…

Yo sé que muchas veces la realidad, tozuda ella, nos deja con el culo al aire.

Es algo tan usual como el agua que bebemos.

Pero ese comentario de alguien próximo al implicado en el caso no responde a la realidad.

Beñat Intxausti puede arrepentirse de ese tweet

Mov_Gore

Yo creo que en la mayoría de casos, amigo Beñat no se ha prejuzgado.

Lo que se ha hecho es expresar libremente la opinión, una opinión de personas que en un amplio número aman este deporte, sus valores y lo que transmite.

Y en ese «idilio» se lamentan de tan poca transparencia, tanto juego raro y excasas explicaciones.

Ganar como lo ha hecho Froome es lícito, es legal, sí, pero también es triste y no le hace favor alguno al deporte que dice querer tanto.

Alguien opinó por encima de su posibilidades, por cierto, un saludo a Hinault y al presi de la UCI, por ejemplo, pero conviene no olvidar que el gran público que no ha guardado silencio en este tema, ha sido porque tiene el decoro y pudor que a este circo le ha faltado más de una vez.

Carpetazo y tente tieso, eso nos ha parecido el fallo a favor de Chris Froome, y puede venir Beñat Intxausti o quien quiera a contradecirnos, porque expresamos nuestra opinión.

Eso es opinión, no prejuzgamos, porque nos faltan los elementos, ni sentenciamos, porque en otro caso si el público tuviera palabra en el veredicto, la suerte de Froome hubiera sido muy diferente.

Sólo opinamos y lo hacemos de un mundillo que es gris, opaco, que no deja ver, ni entrever…

Un mundillo que por cierto no es muy diferente a otras muchas cosas en esta vida.

¿Qué piensa Intxausti de Dumoulin, Bardet y otros colegas?

Ellos no son gran público, son compañeros del ramo, y opinan lo que una amplia mayoría.

El problema es que vivimos en un mundo donde el ruido, los tweets en mayúscula, lo ensucia todo y claro, discernir es complicado.

Beñat Intxausti le debe mucho al Team Sky, pero ello no debería hacerle perder de vista que la corriente ha soplado a favor de los suyos.

Porque es un hecho.

Que mire alrededor, que vea los compañeros que han quedado en la cuneta porque no han tenido lo que Froome si ha dispuesto y entienda que en la vida un día estás en un lado y al otro, en el opuesto.

Desconozco cuándo o cómo volverá Beñat Intxausti a las carreteras, con un dorsal en la espalda, pero su jugada, al corto plazo, no ha sido la mejor.

Ha caído en la trampa de aquellos que él dice prejuzgan.

Imagen tomada de FB de Giro d´ Italia

INFO

Cruz lanza una nueva edición de su concurso fotográfico “Cruz Summer Inspiration” en Instagram, con el objetivo de conocer cómo se ven sus productos a través de los ojos de los usuarios. Para ello propone el reto de fotografiar cualquier producto Cruz de una forma original, y que las fotografías participantes estén inspiradas en las vacaciones de verano.

El concurso se desarrollará en la cuenta de Cruz en Instagram @cruzber1963 y las bases legales pueden consultarse en la web del concurso: summerinspiration.cruzber.com

El ganador del concurso obtendrá un lote de productos y merchandising Cruz valorado en trescientos Euros (300€). El lote final será convenido entre CRUZBER y el ganador, de forma que, los productos del premio se adapten de la mejor forma posible a las necesidades de transporte y el vehículo del ganador.

La promoción será válida en todo el territorio de Europa entre el 1/07/2018 y el 30/09/2018

Beñat Intxausti busca el camino más corto

Cuando Unai Yus, hace unas semanas, nos hablaba de los juniors de oro euskaldunes, nos hablaba de Izagirre, Landa y compañía decía que ya en esa época se les veía algo, su forma de montar, de hacer fácil lo difícil. Debe ser lo que se llama clase, un don, una forma imperceptible de sacar lo mejor de cada pedalada, de cada revolución de la máquina, sin necesidad de estridencias ni ruidos, como algo natural, casi innato.

He de confesar que cuando Unai hablaba así, me acordé de Beñat Intxausti. Le conozcó siendo sub 23 prometedor en el Seguros Bilbao. Fue en la carrera que abría el calendario catalán. Era febrero, hace once años, aquel día no llovía, el cielo se desplomaba en agua sobre nuestras cabezas. Era una carrera con miga, se recorrían parte de los viñedos que vieron la carrera de fondo de los Juegos de Barcelona y entre ellos había trampas mil, repechos complicados y un respetable kilometraje.

Beñat Intxausti ganó aquel día. Con esa facilidad, tipo fino, cara afilada, ni un gramo de grasa bajo ese maillot ajustado, por donde resbalaban las gotas de lluvia. Aquel ciclista era joven, nos llamó la atención. Admitió sentirse cómodo bajo el agua y ganó a corredores mucho más formados que él, más veteranos, más todo.

Beñat les ganó y así pasó rápido al profesionalismo. Varias etapas, como Euskaltel recuerdo que llegó a pisar el podio de Itzulia, un logro entre la parroquia. En el Movistar creció y se hizo grande, muy conocido, cuando se metió en aquella fuga camino de Campitello Matese para ganar por delante de Mikel Landa. Un triunfo que creo el abrió las puertas del Team Sky.

Apoyando una causa justísima #PorUnaLeyJusta

Y lo que para muchos es el objetivo, es el sueño, para Beñat fue el paso lógico en un ciclista que acumula un interesante palmarés sobre todo porque combina, combinaba antes de todo, una excelente resistencia en la montaña con una buena planta en la lucha contra el crono.

En el Sky, sin embargo, Beñat casi no ha podido demostrar nada. Cuando subió al podio de la Vuelta a Valencia, que ganara su compañero Wouter Poels, pensamos que de negro también le iría bien, pero no, una mononucleosis le ha dejado seco, ajeno a todo, y además casi dos temporadas enteras, porque en San Sebastián no pudo ni finalizar.

Dicen que el Sky puede darle una opción a Beñat, chapeau, un equipo no sólo se basa en resultados y más resultados, aunque estos, obviamente sostengan el trabajo diario, pero es de justicia que si la salud no ha acompañado, el ciclista merece una oportunidad.

Con Kwiatkowski por ejemplo tuvieron paciencia, el año pasado no estuvo al nivel exigido, más allá de Harelbeke, y cómo ha marchado esta temporada. Y es que el fono del equipo británico es esto, nombres que entran, más otros que se mantienen en la sombra esperando su opción. Esperamos que Beñat les demuestre que no se han equivocado.

Imagen tomada de http://benatintxausti.com/web/

INFO

Con Castelli para las grandes marchas

Sobre Betancur, Intxausti, Landa y Antón

Hace un año por estas fechas hacíamos cábalas sobre los numerosos fichajes y cambios que el pelotón iba a ofrecer en la presente campaña. Nos fijamos en varios que cambiaban las tornas y los colores, incluso algunos dejando equipos a los que históricamente se vincularon durante mucho tiempo y en sus momentos más dulces, como Ryder Hesjedal, que ha colgado la bicicleta sin poder nunca volver a rendir como en el Giro que acabó ganando, o Daniel Martin, que también dejaría las huestes de de Vaughters por el Etixx firmando una temporada acorde a lo que ha hecho otras veces, ganando poco pero bueno y siempre dejando sensación que podría haber rayado algo más alto.

Sin embargo, son cuatro los nombres en los que ponemos el foco porque son sin duda cuatro ciclistas que dan para un serial con el año que han protagonizado. Hace un ano por estas fechas barruntaban sobre su cambio de equipo, y ahora ven que, a mitad de camino, porque les queda otra temporada de contrato, las cosas no han salido como esperaban.

A nadie se le escapó desde el minuto cero de su fichaje que el paso de Carlos Betancur al Movistar era una apuesta con riesgo alto. Tras ser uno de los mejores talentos de hace tres años, Betancur se fue diluyendo hasta salir por la puerta de atrás en el AG2R. Unzué le abrió la puerta, en uno de esos movimientos que muchas veces obedecen a algo más que lo deportivo, así al menos lo vemos nosotros, y 365 días después no sabemos qué conclusión extraer. Betancur estuvo bien en las Ardenas, siendo un comodín para Valverde. Curiosamente debutó en San Remo y no pudo acabar el Giro de Italia. Ahí se acabó el colombiano que siempre muestra pero nunca enseña.

Si Betancur entró, Intxausti salió del Movistar para formar parte de la colección de talentos que siempre gusta reunir en el Team Sky. La temporada del vizcaíno simplemente no ha tenido lugar. Podio en Valencia, donde ganó Wouter Poels, Intxausti ha sido neutralizado por una mononucleosis que le ha dejado con quince días de competición esta temporada. Bagaje escaso, concidionado por la enfermedad, que ahora ya no tiene vuelta de hoja, pues en el siguiente año, a Beñat no le queda mucho más margen.

También lastrado por las enfermedades, Mikel Landa pareció entrar con el pie cambiado en el Sky. ¿Cómo valorar la temporada del alavés? complicado, la verdad. Ganó rápido, en el País Vasco, tras varios debuts frustrados por temas de salud. Luego se impuso en Trentino como aviso que iba en serio para el Giro.

Aqui las cosas fueron cruzadas, sencillamente no salieron. Partía, yo creo, con un merecido favoritismo, tras lo de 2015, pero otra vez su frágil salud se nubló cuando todos le esperaban, cuando incluso había superado una crono complicadísima entre viñedos por Chianti. Se rehizo y fue parte del engranaje en torno a Froome en el Tour. Sin embargo él no vino a Sky para eso, él vino para triunfar y ahora ganarse otra vez el liderato no será sencillo con la cantidad de buenos corredores que visten de negro. Si Froome es intocable para el Tour, veremos qué pasa para el Giro, a priori su carrera…

Y por último Igor Anton, otro ex Euskaltel, y un ciclista que no se reconoce desde hace tiempo. El año pasado por estas fechas ni sabía qué suerte iba a correr, entró en el Dimension Data in extremis y poco o nada se le ha oído o visto. Perfil bajo, lejos de las cómodas huestes del Euskaltel o incluso Movistar, Anton está en la prórroga de su carrera, todo lo que muestre el año que viene puede ser el final a una de las trayectorias mas curiosas, por decirlo de alguna manera, del ciclismo español.

Imagen tomada del FB del Team Sky

INFO

Conoce el portabicicletas Cruz Bike-Rack N

El Team Sky ya está corriendo el Tour

No lo dudéis, el Team Sky está corriendo ya el Tour de Francia, y el Giro, y las clásicas que se le resisten, y las grandes citas del próximo calendario, entre las que se inscriben los Juegos Olímpicos, donde, más allá del equipo, los británicos se jugarán la supremacía en los velódromos.

Sir Dave Brailsford, el alopécico manager del equipo que viste de negro, dice que quiere ganar las tres grandes de seguido. Desplazada la idea de dobletes con el mismo ciclista, y obviada la locura de Tinkov de ganar las tres con un corredor, ahora viene la versión 2.0 del grand slam de las tres grandes: ganarlas en el mismo equipo, una opción más saludable y plausible que no buscarlo todo o casi todo con el mismo ciclista, algo que en los tiempos que corren, de limpieza y ética, es muy complicado justificar.

Sea como fuere volvemos al mes de julio y a los momentos posteriores de la Pierre de Saint Martin, cuando, al margen de lo que movió o dejó de mover Chris Froome, sus gregarios le secundaron de cerca, tanto, que dejaron a otros líderes atrás. En esos instantes la alarma corría entre la parroquia ciclista, diciendo que no era normal lo de estos ingleses. Que había cosas raras, que iban con truco, sea con motores, sea con gasofa de la buena, que aquello no parecía ni medio normal.

Y aunque la razón asistía a tal incredulidad, no cupo duda que la clave de aquello estaba meses atrás cuando Brailsford fichó talonario en mano lo que quiso o lo que necesitó. Froome estuvo rodeado en el Tour por Thomas, Porte, Roche y Poels, ciclistas que por sí solos optarían a un top ten. En ese nueve Kiryienka era un sexto espada, hoy es campeón del mundo de contrarreloj con todas las estrellas en liza.

El Team Sky ya está corriendo el próximo Tour. El Team Sky ha cerrado su plantilla y lo hace con los fichajes de Mikel Landa, Beñat Intxausti, Michal Kiatkowski y Daniel Van Poppel, entre otros. Suelta a Porte, pero trae un ciclista como Landa que con mucho menos ruido ha llegado más lejos que el australiano en una grande. El Team Sky ya está en ruta, ha fichado lo que le ha parecido y a volar. Luego cuando en julio veáis dobletes y tripletes, recordad este ciclo, más oscuro y otoñal, si queréis, pero clave para la parte dura de cada campaña.

Imagen tomada de www.thewangconnection.com

El epílogo del Giro

El de que el veterano corredor belga Iljo Keisse impusiera su ley en última instancia sobre su adversario más directo, el australiano Durbridge, en la tradicional ciudad de Milán, la capital lombarda, término de la vigésima primera etapa del Giro de Italia, no deja de ser un hecho secundario frente a lo que ha significado la actuación llevada a cabo por nuestro representante Alberto Contador, el brillante vencedor absoluto de la prueba, una distinción que ya logró en el año 2008, una fecha que nos aparece un tanto lejana.

Su historial se refuerza en gran manera si sumamos los resultados obtenidos por este corredor en las pruebas por etapas de largo kilometraje más importantes del calendario internacional, tales como el Tour de Francia, en donde  consiguió triunfar en los años 2007 y 2009, y la Vuelta a España (2008, 2012 y 2014). Son resultados loables que saltan a la vista. Se recuerda que Contador fue desposeído de sus conquistas en el Tour del 2010 y en el Giro del 2011, por el asunto desagradable de dopaje.

A Contador no se le presentaron las cosas fáciles

El ciclista español, es verdad, no ha ganado con una substancial ventaja sobre el segundo clasificado, el italiano Fabio Aru, que en las postreras etapas surgió inesperadamente volviendo por sus fueros con contundencia. Contador, todos lo sabemos, sufrió un inesperado bajón en la penúltima jornada, una fase que nadie esperaba. El hecho tuvo lugar concretamente en el denominado Colle di Finestre, cuya cumbre se eleva a una altura de 2.178 metros, y, esta vez,  rendía un justo homenaje al inolvidable campeón de otros tiempos, Fausto Coppi, un héroe casi de leyenda.

Nuestro ciclista de Pinto en un derroche de voluntad y de tesón no claudicó así como así, superando el mal trance padecido. La ventaja final, que es lo que a fin de cuentas realmente vale, es que la cuenta se ha saldado con un margen de un minuto con 53 segundos. Cabe poner a la vista sobre el tapete que Aru acumulaba a la vigilia de esta dura etapa en cuestión un retraso que lindaba a los cuatro minutos y medio.

Estos números nos vienen demostrar que Contador no ha tenido ni mucho menos la vida fácil en la ronda italiana. Para ello adicionamos las sendas caídas sufridas en el transcurso de la 6ª y la 13ª etapa, encontronazos que supusieron una seria merma en torno a sus posibilidades y a sus recursos. Las dolencias físicas que afectaron al madrileño, por suerte, no fueron a más. Con el paso de los kilómetros y de los días los malos augurios se disiparon como por arte de magia.

Elogio para el vasco Landa

De entre la escasa participación española, así de bote pronto, cabe consignar la actuación destacada protagonizada por el vasco Mikel Landa, nacido en la población de Murguía, cercana a la ciudad de Vitoria. Lleva sobre sus espaldas tan sólo 25 años. Era para nosotros un ciclista casi desconocido, que ha logrado subir al podio, gracias a su tercer puesto muy honorable y justamente conquistado, aparte de tomarse el lujo de vencer en dos etapas consecutivas con llegadas en Madonna de Campiglio (15ª etapa) y en el puerto de Aprica (16ª).

Es un corredor de evidente envergadura y con un temperamento más bien templado que sabe desenvolverse con abierta intuición e inteligencia práctica sin dejarse seducir por los impulsos del corazón, traicioneros ellos. Viéndole pedalear, asentado  sobre su máquina, léase bicicleta, inspira una abierta confianza gracias a las facultades innatas de las que viene haciendo gala. Le auguramos, en fin, un lisonjero porvenir. Nosotros apostamos sin pestañear.

Entre las camisetas amarillas y azuladas andaba el juego

En esta glosa que dedicamos a este ciclista llamado Landa, que sabe lo que lleva entre manos, quisiéramos señalar afirmando que ha sido el paladín ideal que ha poseído su compañero de escuadra, Fabio Aru, el segundo en definitiva en la tabla de la general. En el cacareado Colle di Finestre, penúltima etapa, apoyó abiertamente y facilitó el triunfo a favor de su capitán. La  actitud y la acción desplegada por Landa marcó un hito  bien hilvanado bajo el influjo del director del equipo Astaná, este equipo que estuvo en la brecha con animada frecuencia, al igual a la que desarrolló la otra escuadra rival, la que respaldaba a Contador, el Tinkoff-Saxo, que tenía la misión de amparar en todo momento al poseedor de la camiseta rosa de líder. Era una misión de rigor y sobre todo de responsabilidad.

Una vistazo a la clasificación final      

Tras los tres protagonistas que han tenido la virtud de ocupar el podio en este Giro, hemos de dedicar siquiera unas líneas a los que a continuación  han tenido el honor de hacerse con los lugares de preferencia. Sabemos que los aficionados al deporte recuerdan con prontitud los que pisan o han pisado podio. El resto de la clasificación ya es harina de otro costal. Se difumina con el paso de los años, incluso a éstos que les agrada  hacer números o exponer estadísticas.

Aún así es obligado aquí apuntar la actuación de este ciclista costarricense llamado Andrey Amador, que ha conquistado el cuarto lugar gracias a su consabida regularidad. Siempre estaba entre los distinguidos, sin desmerecer. No tuvo un día negro como a otros concurrentes. A continuación, sacamos a flote al canadiense Ryder Hesjedal, que se llevó el Giro del año 2012, y que durante esta última semana ha dado mucha guerra, subiendo a un nivel que ni el mismo esperaba. Le han seguido el checo Leopold König (6º), el holandés Steven Kruijswijk (7º), el italiano Damiano Caruso ((8º), el francés Alexander Geniez (9º) y el ruso Yuri Trofimov (10º). Estos cinco corredores que hemos destacado han constituido toda una sorpresa de estas que se palpan a primera vista. Hemos querido dar constancia de sus nombres para ilustrarnos mejor.

Los españoles han sido pocos, pero se han notado

De los tres ciclistas que han subido al podio, dos han sido españoles, Contador y Landa. ¿Acaso a esas alturas de balance se puede pedir más? ¿Quién predijo este resultado? Cabe hacer indicar de manera fehaciente al constatar a tres atletas del pedal pertenecientes al país vasco, una extensión  prolífera en ciclistas, que han concurrido en el Giro: Mikel Nieve (17º), Ion Izagirre (27º) y Beñat Intxausti (29º), entre algunos otros españoles, muy pocos, clasificados. Este último que hemos consignado tuvo serias opciones para adjudicarse el título del Gran Premio de la Montaña, título que a última hora se lo arrebató el italiano Giovanni Visconti, que fraguaba de tiempo y en silencio este codiciado trofeo.

Por  Gerardo  Fuster

Imagen tomada del FB del Giro de Italia

INFO

Endura se felicita por el gran Giro de Andrey Amador 

2

La muesca de Beñat

Tal como se vaticinaba el Giro de Italia va entrando progresivamente en la órbita de la emoción. Entre una cosa y otra, todos sabemos que la tradicional ronda transalpina se va a decidir bajo el veredicto definitivo que nos darán las cumbres alpinas. Por lo menos esta ha sido la tónica vivida a lo largo de su aquilatada historia deportiva. Esta vez nos situamos en la 98ª edición, una moneda que se hace pagar y que nos ha brindado un prestigio.

La octava etapa acaparaba para todos nosotros un especial interés. La llegada se dirimía en el Alto de Campitello Matese, que se alzaba a 1.430 metros de altura. El ciclista vasco Beñat Intxausti, que de un tiempo a esta parte viene sonando con frecuencia en los medios informativos, se llevó la victoria con cierta autoridad, siendo espoleado muy de cerca por su compatriota Mikel Landa, una segunda satisfacción en la citada jornada.

Contador, nuestra estrella, nos dio optimismo  

Pero por encima del dominio impuesto por nuestros dos corredores norteños no podemos por menos que aquilatar en nuestro comentario la actuación del madrileño Alberto Contador, el actual líder, que sufrió una aparatosa caída hace un par de días. La verdad es que nuestro corredor ha podido resarcirse del mal momento vivido e ir superando aquel tumultuoso accidente que hizo temer por su continuidad en la prueba. Las circunstancias en un principio fueron adversas y sólo nos quedaba que esperar, aunque pocos, el paso de los días. Han transcurrido un par  jornadas en difícil trance. Todo nos hace afirmar que lo peor del momento ha pasado. Se respira más optimismo ante una situación así. Cada día que pasa supone una mejora a favor de las posibilidades del ciclista de Pinto cara a su prestancia en la ronda italiana.

Sintetizando los acontecimientos de estos días de emociones un tanto  variadas, vislumbramos con más contundencia a los ciclistas que poseen más capacidad para ganar el actual Giro. Por de pronto colocamos en vanguardia a Contador, que aunque ostenta la camiseta rosa por un muy escaso margen de tiempo, se encuentra casi a paridad con el italiano Fabio Aru y el australiano Richie Porte, que quizá es el que posee sobre el papel más números para adjudicarse la corona del Giro. Este vaticinio un tanto osado, lo sabemos, está todavía por ver. Nos quedan por delante nada menos que trece etapas por dirimir y a cuál más incierta. Las conjeturas éstas se las puede llevar el viento.

La cara y cruz de la moneda

Lo más curioso del caso, haciendo referencia al desarrollo de esta etapa, que libraba su octavo asalto, fue que las subidas de temperaturas de esos días se aplacaron al llegar las lluvias, un inconveniente más para Contador que temía. Por suerte, el agua vertida no llegó a fondo y se alejaron con ella los temores. Hubo una escapada matutina protagonizada por el italiano Pellizotti, espoleado por su tierra y sus gentes, al que acompañaron el colombiano Betancur, un hombre temido, y el holandés Kruijwijk.

Este último se resistió a entregarse en el último puerto, el Campitello Matese, en donde precisamente se iba a resolver la etapa. Allí engrosaron en el baile de pedales de vanguardia, el español Intxausti, el suizo Reichenbach y el belga Vandewalle. De los cuatro mosqueteros, quedó en solitario a 5 kilómetros de la llegada el ciclista vasco, originario de Amorebieta, que ya paladeaba su triunfo, a pesar del esfuerzo de última hora realizado por Mikel Landa, que venía de atrás y que le faltó tiempo para arrebatarle la victoria.

Por Gerardo  Fuster

INFO

… y si queréis  evitar sudores sobre la bici

2Organiza y lleva todo lo que necesitas en desplazamientos diarios por la ciudad. Mantén los bolsillos de los pantalones libres para pedalear con más comodidad. Una bolsa de tamaño mayor que te permite llevar tu Tablet, libros, libretas y otros enseres.

En este Giro no hay faroles

Ensalada de emociones en la cima de Campitello Matese. Primero Beñat Intxausti que cruzó los dedos, se los besó y señaló al cielo. Hoy hace cuatro años fue testigo de la horrenda pérdida de Xavier Tondo. Sufrió como un auténtico campeón en alguno de los tramos de este puerto en el que en su día triunfara Alberto Fernández, otra ausencia mil veces evocada. Beñat vino de la fuga, de muy lejos y un suizo, Reichenbach estuvo cerca de hacerle dimitir en algún pasaje de la subida. Sobrevivió al helvético, tiró de raza, Xavi pedaleó con él, y ganó a pesar del acoso de Mikel Landa.

Segundo, mosqueado, desbordado por la ambición, Mikel Landa, el hombre que puede acabar teniendo la llave de la carrera si sigue así, delante, cerca de los mejores y muy fuerte, puede ser el ciclista que desequilibre a favor de su compañero, Fabio Aru.

Luego llegó el grupo de favoritos, con diferentes balances y sensaciones. Aru volvió a ser el dinamitero. Los mejores ciclistas italianos ahora mismo son isleños. Aru es sardo, aguerrido y lanzado. Atacó, dando continuidad al esfuerzo de su equipo, y aunque no sea líder de la carrera ejerce como tal, a la vista del perfil conservador que Contador ha tenido que asumir.

Con Aru, también en el grupo importante, Dario Cataldo, como síntoma de que en Astana vuelan, a veces tanto que eclipsan a Richie Porte y los suyos, ahora mismo en una posición cómoda, cómoda, pues su líder va sin contratiempos, mantiene la plaza y tiene una enorme corno en le horizonte. Eso sí, en este duelo de egos, Porte no omitió el ataque.

Y en medio de todos, discretamente ataviado de rosa, Alberto Contador, un líder que restaña un hombro maltrecho que quizá al final no le suponga la dificultad que muchos esperaban. Si le duele, disimula pero que muy bien. Se mantiene atento, tiene la sartén por el mango, pero el equipazo que le rodea presenta grietas porque no es normal que cuando varios compañeros rodean a Aru y Porte, al líder no le quede nadie de quien echar mano.

Viendo como funciona Astana es obvio que Tinkoff necesita algo más. Un equipo no sólo son nombres ilustres, se precisa presencia en los momentos clave y Astana va hacer de cada curva, de cada subida, de cada recoveco, un infierno para los asalariados del magnate ruso. A las puertas de atravesar el primer tercio, es obvio que aquí alguno ya ha corrido como si no hubiera un mañana.

INFO

Seis ciclistas nos enseñan sus bicis con @SantaFixie

2