Benjamí Prades: “Así fui el mejor del Asia Tour”

Benjami Prades JoanSeguidor

¿Cómo ha logrado Benjamí Prades ser el mejor del Asia Tour?

“2017 fue un muy buen año, pero he echado en falta alguna victoria más” así nos escribe Benjamí Prades sobre el pasado año, el mejor desde que está en Japón.

Así, empieza y así sigue Benjamí Prades para describir el año que acabó como líder del Asia Tour…

 

Para ganar el Asia Tour, la clave fue la regularidad que he tenido durante todo el año. Empecé la temporada en Valencia llegando muy justo de forma, a partir de allí me preparé lo mejor posible para empezar en buena forma las carreras de Asia y comencé allí ganando en Taiwán en marzo y unos días después obteniendo el 2 puesto en el Tour de Lombok.

Luego conseguí mantener la forma durante todo el año y en casi todas las carreras he estado con opciones de disputar, y eso que las carreras chinas no parecían demasiado buenas para mis características, pero bueno, al final gracias a los buenos resultados en China, acabé de coger los puntos necesarios para obtener el liderato.

Es difícil quedarse con una carrera porque todas tienen sus cosas.

Si debo escoger, lo hago con el Tour de Taiwán, sobre el papel me parecía imposible ganarla, ya que habían sacado la etapa reina del año anterior y con la dureza que tenía lo veía muy difícil.

Pero en el equipo todos confiaban en mí más que yo mismo, tanto Urtasun, como mis compañeros y preparamos la carrera para que pudiera ganarla yo. Lo que parecía imposible se convirtió en realidad gracias a la táctica y al trabajo en equipo.

Ganar una carrera sin tener el recorrido a tu favor y que sean otros factores los que decidan, hace que valores más el resultado.

Benjamí Prades: «Hay que reconocer que liderar el Asia Tour ha tenido mucha repercusión»

Ser líder del Asia Tour se nota  en todo un poquito, la verdad que la gente le ha dado mucha importancia a este logro, a mí me hace mucha más ilusión ganar una carrera, pero hay que reconocer que liderar el Asia Tour ha tenido mucha repercusión. Habrá que intentar mantenerlo


En El Velódromo…


Este invierno ha ido muy bien.

Como este año voy a empezar bastante tarde (en marzo) he tenido mucho tiempo de disfrutar de las cosas que me gustan. Lo mejor fue irme a esquiar a Canadá con mi pareja, hacía tiempo que queríamos ir pero nunca encontrábamos el momento y este año ha podido ser.

También hubo escapadita más. Acostumbro a hacer lo de todos los inviernos: suelo montar bastante en moto de campo, esquí de travesía, patinar… cosas que sirven para mantenerme en forma olvidándome de la bici.

En navidades empecé a entrenar con la bici, pero este año he cambiado un poco el sistema, he empezado haciendo mucha mtb y voy a seguir así hasta un mes antes de las competiciones importantes. Sin competiciones cerca la motivación no es la misma y aprovechando que tengo a Josep Betalú cerca, dejo que me machaque en su terreno estos primeros meses.

La temporada la empezaré en Taiwán, seguiré con el Tour de Tochigi en Japón y luego tendremos un bloque de carreras en España con Amorebieta, Castilla y Leon, Asturias, Aragón y a la espera de alguna más. Seguiremos con el Tour de Japón, Tour de Kumano y Campeonatos de España.

En la segunda parte de temporada estaremos en Ordizia y Getxo y después con el equipo decidiremos en que carreras participo en Asia.

Benjamí Prades: «Habrá que ver si el equipo le da prioridad a mantener el liderato en el Asia Tour»

Entre los objetivos  habrá que ver si el equipo le da prioridad a mantener el liderato en el Asia Tour, de todas formas es una clasificación que se decide carrera a carrera, lo más importante es mantenerse bien en todas las carreras que tengan puntos.

Éste va a ser mi quinto año en Japón, dos en Matrix y éste va a ser el tercero en Ukyo. Hasta el momento estoy muy contento con estos años, así que sí, está valiendo mucho la pena.

Ahora mismo os diría que aún me queda para rato, pero el tiempo, la carretera y las circunstancias dirán.

Yo siempre digo lo mismo, mientras algún equipo me quiera y a mi me compense, voy a seguir.

Por Benjamí Prades

Imagen Shingo Fujimaki

Viaje al corazón del Japón ciclista

Es posible que la falta de conocimiento alrededor del ciclismo japonés lleve a pensar que su nivel no sea bueno  o que no sea muy profesional. Incluso podemos suponer que no habrá tantos medios o que las carreras serán descontroladas pero una vez llegas allí, te das cuenta que la realidad es otra: hay corredores muy buenos, tanto japoneses como extranjeros, las carreras están muy bien organizadas, haciendo coincidir en un mismo día diferentes categorías, lo que influye en el número de público, los equipos disponen de lo último en material y al corredor no falta de nada.

En cuanto a la manera de correr la mayoría de carreras se asemejan a las del circuito europeo. Se da la circunstancia de que hay alguna prueba UCI, como las vueltas a Hokkaido y Okinawa, donde sólo pueden correr cinco ciclistas por equipo y ahí el descontrol está asegurado.

No debemos olvidar que la bicicleta es un medio de transporte muy utilizado y práctico para moverse. Allí tanto puedes ir por las aceras, como por la calzada, sin que nadie te ponga ningún problema, conviviendo con peatones y automóviles. Además sabes que vas a encontrar la bici en el mismo sitio que la dejaste. Que esto sea posible en un núcleo de veinte millones de habitantes y que en España no sea posible en un pueblo de 10.000, da un poco que pensar. Como anécdota recordar que lo primero que nos facilitaron, junto con el material deportivo, fue una bici de paseo para cada uno.

Podemos decir que el ciclismo esta de moda en Japón y en pleno crecimiento. Los aficionados conocen los equipos y sus corredores. Desde el primer día te animan por tu nombre, cosa que sorprende un poco. También los hay que tienen preferencia por algún equipo y en cada carrera se acercan a hacerse fotos, a traer regalos… Luego está el público general, muchos no son aficionados al ciclismo, pero allí viven cualquier evento de forma diferente y se integran en el ambiente. En el Tour de Japón por ejemplo el ambiente es espectacular.

En la Japan Protour, que sería como la Copa de España, una de las diferencias es que muchas son en circuito. Las tienen diferenciadas en tres categorías: circuito corto (criterium), circuito largo (road race), o subida a un puerto (hill climb). Hay carreras para todos los gustos, desde prácticamente llanas, hasta circuitos muy duros. Posiblemente se heche en falta alguna carrera más en línea con puertos más largos.

Otra diferencia importante es la participación. En las Japan Protour, tienen derecho a correr tanto los equipos continentales como los élite, sin restricciones de edad ni nada por el estilo,. Esto favorece a que el nivel suba y además asegura a los corredores elite un hueco en un equipo de mayor categoría si su rendimiento es bueno.

Paralelamente, en las carreras UCI hay menos diferencias con las carreras que conocemos. Vienen muchos equipos extranjeros, europeos y australianos sobretodo, con lo que el nivel es muy similar a carreras de la misma categoría en Europa. La diferencia más notable es el numero de corredores por equipo, normalmente son seis.

En el equipo hay un ambiente muy familiar. La mayoría vivimos en Osaka, tenemos dos pisos, en uno vivimos los españoles y en el otro los japoneses, para entrenar solemos salir juntos y luego cada uno hace su bloque específico. La oficina del equipo, que es el punto de reunión está a unos 150 metros de casa, por lo que lo tenemos todo a mano. También disponemos de una traductora, cada vez nos entendemos mejor con el resto del equipo.

La integración fue sin problemas. Tanto ellos como nosotros –Eduard y Benjamí Prades, Sebastián Mora y Airan Fernández– nos esforzamos para que todos estuviéramos a gusto. Creo por eso que en algunos temas, hay que abrir la mente y intentar comprender su punto de vista de las cosas, si bien en realidad no somos tan diferentes. Lo que llevo peor es el tema de la comida, pero eso es porque soy un poco tiquismiquis.

Evidentemente tener compañeros españoles hace todo más fácil y llevadero. El trato de los japoneses es magnífico, nos tratan de maravilla, es gente muy amable, siempre dispuestos ayudar. Se viven situaciones que en un país como el nuestro serian impensables.

Lamentamos no haber podido asistir a una carrera de Keirin, aunque sí hemos estado en la residencia y el velódromo en el que hacen la formación de corredores. Es una cosa que nos queda pendiente junto a ver un combate de sumo y un partido de béisbol, que son los deportes más importantes en Japón.

Ahora mismo sí que volvería, claro que me gustaría estar en un equipo español o europeo, pero es muy difícil encontrar algo con las condiciones de Japón. La única pega es la distancia pero tanto la gente del Matrix como los japoneses en general nos ha hecho sentir como en casa.

Por Benjamí Prades, ciclista este año del Team Matrix

INFO

La revista francesa líder entre los ciclistas aficionados, Le Cycle, se queda con los guardabarros de Sencillo Bikes

Emigrar es doloroso pero puede merecer la pena

Hace unos días Airan Fernández se retrataba en el aeropuerto, maleta en mano, anunciando que embarcaba para Japón. El simpático egarense es el último, por el momento, de los ciclistas españoles que prueba fortuna más allá de nuestras fronteras. Lo hace en Japón, nada menos, en un país donde entiendo que los occidentales debemos sentirnos como los marcianos. La emigración forzosa a Portugal se ha reducido drásticamente y ahora se impone el largo radio.

Sinceramente envidio a Airan, y a sus dos compañeros españoles en esta larga travesía –Sebastián Mora y Benjamí Prades, cuyo hermano, Eduard, está corriendo en Portugal-. Y lo envidio por el capital de experiencias que se va a traer desde el otro lado del mundo. Es doloroso emprender un camino tan largo, lejos de tu familia y entorno, pero también es enriquecedor como pocas cosas. Desconozco cómo debe estar remunerado en lo  económico, pero está claro que si esto fuera un motivo, casi todo el pelotón habría desistido de ser ciclista.

Hace unos años pude hablar con el hoy ciclista del Team Ecuardor, Jaume Rovira, de las carreras que emprendió en parajes tan exóticos como Oriente Medio y Extremo  y algunas repúblicas exsoviéticas. Hablaba de un ciclismo de ciencia ficción, pero real y muy vivo. Completamente desconocido para nosotros, inconcebible a nuestro cliché. El ciclismo español tiene varios trotamudos, por ejemplo los dos dubaitíes Oscar Pujol y Paco Mancebo y José Vicente Toribio, quien también ejerce en el país nipón.

Airan por ejemplo debutará con el Matrix japonés en la Vuelta a Tailandia. Llega esta competición después de un invierno que entiendo habrá sido sencillo, ni para él, ni para quienes se ven en situación similar. Entrenar sin objetivo claro, sin plan establecido es poco menos que un infierno pues a cada pedalada cuestionas la conveniencia de lo que estás haciendo mientras voces internas, y externas, te sugieren probar fortuna como ciudadano normal, con su trabajo de ocho horas y esas cosas, aunque ahora sea raro ese perfil.

Pasan los días, las semanas. Pasan el teórico plazo de vacaciones, quemas la teórica pretemporada, te cortas en la mesa de Navidad y al final se impone la realidad: emigrar. Porque como bien dice Airan “en España no hay equipos, y los pocos que hay no nos dan oportunidades. Cogen a gente de fuera diciendo que son jóvenes talentos.. Aquí también hay talentos pero si no nos dan opción a probar no tenemos más que resignarnos a seguir en amateur y que te llamen mercenario o colgar la bicicleta”.

Y antes de llegar a destino qué esperas, cómo prevés el ciclismo asiático. Otra incógnita, levemente resuelta por dimes y diretes: “Pues como me han dicho que es un poco más desorganizado que el europeo, que no se tiene tanto en cuenta el trabajo en equipo como aquí, pero cuando vaya y corra allí ya te lo confirmaré”. Su viaje se emprendió con cierto grado de incertidumbre pues tenía claro que debutaba en Tailandia y poco más. Eso sí, y a encomiendas nuestras, le hemos pedido que no se olvide la pista, incluso cuando ganarse un lugar en la selección española es harto difícil si bien Japón puede ser un buen lugar para hacer unos “bolos”.

Con todo para Airan, y aquí viene el motivo de nuestra envidia, llega un periodo de grandeza en lo personal pues le vendrán “lecciones y experiencias de todo tipo. Tanto como deportivas como culturalmente. Creo que allí creceré como persona y como ciclista”. Suerte en tal empeño y estaremos pendientes de vosotros.

 

INFO

Atlantis Internacional, empresa líder en el diseño, distribución y comercialización de todo tipo de accesorios para teléfonos móviles, Smartphones y Tablets, con marca propia Ksix, presenta su última línea de productos para la realización de deportes al aire libre (outdoor) en la edición 2014 de la feria Expo Sports, que tiene lugar en Barcelona los días 14 y 15 de Marzo.

La exposición y presentación de las novedades tiene lugar en el Stand C11, donde se pueden ver y conocer de primera mano las soluciones de Atlantis (Ksix) para la realización de actividades deportivas al aire libre (outdoor). Para mayor detalle.

Foto tomada del Facebook de Airan Fernández